LitERaFRicAs

Simplemente literatura

La coleccionista de tesoros-Bessie Head

la-coleccionista-de-tesoros-9788496095120

En esta colección de relatos predomina el retrato de una mujer, sometida cultural y socialmente al hombre, pero fuerte y con capacidad para tomar decisiones. Aparece también, el constante choque entre dos mundos: bien sea el masculino y el femenino, el cristiano y el de las creencias botsuanas, el de las costumbres ancestrales y el de las aportaciones coloniales.

Es lo que sucede cuando chocan dos mundos. Esta afirmación pertenece al relato “Vida”, nombre de la protagonista, una mujer que hace de la prostitución un negocio por primera vez, hasta que se enamora y se casa. Es el choque entre el hombre dominador, que quiere tener a la mujer bajo su control y la realidad que quiere vivir la mujer, quien una vez instalada en su nueva vida se da cuenta de que no quiere pertenecer a la misma. En otro relato, “El río profundo historia de la migración tribal antigua” en un mundo donde no se le daba valor a la mujer, un hombre antepone su amor a su propio futuro. Valorando a la mujer, más allá de los límites establecidos, pone en tela de juicio la posición de la mujer dentro de la comunidad. En una nota de la escritora nos advierte de que se trata de una versión totalmente idealizada y novelada de la historia de la tribu de los botalaote.

La religión aparece en varios de estos cuentos. En “El cielo no está cerrado”, la cristiana Galethebege no entiende cómo su religión puede ser tan dura, cruel y devastadora. Cuando Raloke, un infiel, decide casarse con ella, la obligan a que sea con el rito cristiano bajo riesgo de excomunión. Las convicciones ancestrales de Raloke  le impiden casarse con el ritual cristiano por lo que se unirá bajo el rito setsuano, siendo excomulgada y cerradas las puertas del cielo para ambos. Sin embargo, la mujer no renunciará por ello a su dios; pero lo hará en secreto, sin ostentaciones. En “La santa del pueblo” la fachada que se ha construido una mujer (dada a intrigas y tratos rastreros) de mujer piadosa y cristiana, es derrumbada por la decisión de la mujer de su hijo, decidida a no dejarse aplastar. En otra historia, la contraposición entre el profeta Jacob, que desciende de colonos, de vida austera pero que vive con resignación los designios de su dios y el profeta Lebojang, rico y capaz de curar a la gente, y a la postre un asesino, pone en solfa ambos  tipos de creencias en el cuento “Jacob: la historia de un sacerdote que curaba”.

En cuanto a la contraposición entre la vida de siempre con la que trajo el colonialismo, la contemplamos en el relato “El viento y un niño “, conmovedora y triste historia la de Friedman y su abuela, en la que la muerte sin sentido de un niño a manos de un miembro de la nueva clase de funcionarios ricos cuyo sueldo había aumentado de forma desorbitada desde la independencia, es el final de toda una forma de vivir, ser y relacionarse, frente a los nuevos aires que traen la locura de la velocidad, la superficialidad y la no reflexión.

En mi caso, mi relato favorito es el que da titulo a la obra: ” La coleccionista de tesoros”. Dikeledi afronta una condena perpetua por haber matado a su marido cortándole sus “partes íntimas”. Mientras narra su historia a sus compañeras de celda, conoceremos cómo Dikeledi siempre ha sabido encontrar “esos pequeños momentos” a pesar de su difícil vida. Ella los llama “sus tesoros”. Dikeledi conocerá a dos tipos de hombres diametralmente opuestos, su marido Garesego, infiel, irresponsable, sin pizca de amor hacia ella o sus hijos y Paul, el marido de su vecina, fiel, bondadoso y respetuoso con la mujer. El sexo aparece también en dos versiones: como forma de mantener su cuota de poder (Garesego) y como una muestra de amor (Paul). A la larga Dikeledi, es una mujer fuerte y respetada, que logra que Paul se encargue de sus hijos mientras esté en la cárcel. Una mujer fuerte, que a pesar de los pesares, ha sabido encontrar sus “pequeños tesoros” que, como estrellas, han iluminado su vida durante instantes.

Al igual que todos los niños de pueblo, Friedman tenía a su disposición un viento que soplaba para él, pero tal vez el viento encantado que soplaba para él llenara todo el mundo de magia (Del relato “El viento y un niño”)

Ficha:

  • Título original: The Collector of Treasures and Other Botswana Village Tales (1977)
  • Idioma: Original: inglés
  • Traducción al castellano: El Cobre (2003)
  • Traductora: Mercè Diago y Abel Debritto
  • Imagen de portada: Fotografía de André Kertész, “Mi hermano menor, Jeno” (1919)
  • Páginas: 192
  • Sobre la autora: Nació en Sudáfrica en 1937. Hija de una mujer blanca adinerada y un sirviente negro, en una época en que las relaciones interraciales estaban prohibidas en aquel país. Debido a la enfermedad mental de su madre, la escritora vivió hasta los treces años con una familia de acogida y luego estudió en la escuela de una misión antes de formarse como maestra. Después de varios años dedicados a la docencia, la abandona y comienza a trabajar como periodista para el Golden City Post. Los lazos con la literatura se hacen cada vez más estrechos: experimenta con poesía y ficción y publica su primer cuento en The new african. Pero esta aparente tranquilidad se rompe. Un matrimonio fallido con el periodista Harold Head -con quien tuvo un hijo-, una profunda depresión y el régimen represivo sudafricano la empujan a huir a Bostwana en 1964. A pesar de la ocasional ayuda económica de amigos, la escritora vive en la absoluta pobreza, teniendo que instalarse con su hijo en un campamento de refugiados. Pero su suerte cambia cuando una editorial de Nueva York le ofrece escribir una novela, When rain clouds gather (1969), donde cuenta la época que pasó como refugiada. Con esta obra consigue el favor de la crítica, lo que la anima a continuar su carrera literaria con Maru (1971).Tras residir 15 años en su pais de adopción, el gobierno de Botswana inicia trámites para obligarla a volver a Sudáfrica. Esta situación, junto con problemas psiquiátricos heredados de su madre, le llevó varias veces a ser internada en instituciones psiquiátricas, aunque siguió escribiendo y creando algunas de las obras que están consideradas entre las más importantes de la literatura africana en inglés. En esta época escribe la intensa obra autobiográfica A question of power(1973), obra que recibe el aplauso inmediato de la crítica y el respeto internacional. Su prematura muerte en 1986, a la edad de 49 años, llegó en el momento en el que comenzaba a alcanzar reconocimiento y a abandonar el estado de pobreza en el que siempre había vivido. (Fuente:Casa África).Premios:Orden sudafricana de Ikhamanga por su contribución excepcional a la literatura y la lucha por el cambio social, la libertad y la paz 2003.

0435909819

Anuncios

Un comentario el “La coleccionista de tesoros-Bessie Head

  1. Pingback: Un título muy esperado por este blog es el que | ONG AFRICANDO SOLIDARIDAD CON AFRICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 octubre, 2013 por en Head, Bessie, Relatos y etiquetada con .
“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad” Henning Mankell.

“Desde luego había aprendido mucho sobre un pequeño y relativamente poco importante pueblo de África occidental” (El antropólogo inocente– Nigel Barley. 1983)

“A la gente le cuesta menos llorar que cambiar, una regla de psicología que la gente como yo aprendió en la calle siendo niño” (James Baldwin. 1977)

“Cuando se nos muestran escenas de niños muriendo de hambre en África, con un llamado para que hagamos algo para ayudarlos, el mensaje ideológico subyacente es algo como, “¡No pienses, no politices, olvídate de las verdaderas causas de la pobreza, solo actúa, dona dinero, así no tendrás que pensar!” (Vivir en el fin de los tiempos-Slavoj Žižek, 2010)

Contador de visitas

  • 247,110 visitas

Colaboro con:

África no es un páis

Altair

mundo-negro

http://www.wiriko.org/

logoprincipalAFRIBUKU5

Fundación Sur

LOGO-WANAFRICA

Guin guin bali logo_es

Sitios que recomiendo:

alizanza internacional de editores independientes

303826_234206893296987_1206844572_n

biblioteca africana

cabecera

mary

aishlogo_0 (1)

CHEZ-GANGOUEUS-670x239

logo 2398

Literaturas Afrikanas

CR5MJnbo

Creative commons

Licencia de Creative Commons
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons. Eres libre de copiar y publicar mis artículos y fotos, siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, me acredites como autora, cites el medio donde se ha publicado el texto originalmente e incluyas un enlace o, si no es posible, la URL de este blog. Las portadas de los libros y las fotos que no aparezcan bajo mi nombre son propiedad de sus autores.

En Facebook

unnamed

Entradas:Archivo

A %d blogueros les gusta esto: