LitERaFRicAs

Simplemente literatura

El enterrador compasivo y otros sueños-Biyi Bandele

escanear0029

Tras la adaptación al cine de la novela de Chimamanda Ngozie Adichie “Medio sol amarillo”, se encuentra la mirada de Biyi Bandele-Thomas, su director, que se estrena como tal con esta película. Este polifacético artista ha publicado once novelas y ha realizado obras de teatro, representadas en lugares como el Royal Court Theatre, periodismo, televisión y radio. Biyi Bandele-Thomas es, como podéis ver, un auténtico contador de historias.

Al narrador de “El enterrador compasivo y otros sueños” una mañana cualquiera su madre le da una inquietante noticia. Su hermano Rayo vaga errático y desnudo por el mercado del pueblo. Sin embargo, a nadie le extraña que haya acabado así, dada la especial forma de ser de Rayo. Un joven que ya desde niño destacaba por una inteligencia privilegiada y un empeño en intentar cambiar la realidad y que, al crecer, acabará protagonizando una lucha desigual contra el devastador régimen instaurado en Nigeria. Tras conocer la noticia, el narrador, Kayo, realizará un viaje retrospectivo intentando encontrar el momento en el que su hermano dejó de lado la cordura para sumergirse en el pozo de la locura.

La novela fluye fácil y la historia va del presente al pasado. Desde los capítulos iniciales en los que nos internamos en la vida escolar de los hermanos, cuajada de momentos únicos, hay escenas de sexo, necrofilia imaginaria e incluso pasajes escatológicos y sus protagonistas, entre muchas otras situaciones: se vengan de sus compañeros abandonándoles en cementerios, intentan suicidarse con valium, fuman marihuana, se venden a cambio del pago de sus estudios, abortan tras haber sido violadas o soportan una cruel violencia.

Esta cordura me está volviendo loco” le susurra en un momento determinado Kayo a su hermano Rayo. Y ésta devendrá en forma de historias maravillosas, “sueños” o cuentos, irónicos o crueles, con personajes improbables o muy reales, contadas por seres que de forma alucinada se plantan ante nuestros ojos para intentar que comprendamos que es la vía que les ha quedado, después de haber intentado derrocar la violencia, aislar la corrupción, poner coto a los miserables, en un entorno social malvado y terrorífico, “somos un pueblo que avanza a tientas en la oscuridad con un pánico mortal”, donde cualquier resquicio abierto a la esperanza es aplastado como se aplasta una mosca cuando se posa tras su vuelo.

Unos personajes que viven en el absurdo, tal y como Tere, la joven compañera de los dos hermanos que se atreve a vivir su vida, expresará al decir que se siente dentro de una continuación de la obra de Samuel Beckett “Esperando a Godot”. Un absurdo, un desvalimiento  y una locura a la que parece avocado todo el país entero, esa Nigeria, ahora real, ahora imaginada con nombre de un ficticio lugar Zowabia, en la que su presidente comete todo tipo de atrocidades con total impunidad, sumergida en esa “cultura colectiva de violencia incesante”. Una locura que esquiva sus lados conocidos y se define en dónde menos se la espera: “ ¿En tu universidad también hay chiflados?… En esta ciudad tenemos muchos. Y fíjate bien en lo que te digo: no me refiero a esa gente desnuda que ves en el mercado vigilando los montones de basura, te estoy hablando de los que van completamente vestidos.” Una locura que provoca el desdoblamiento (hacer algo o mantenerse al margen), la esquizofrenia.

Biyi Bandele se denomina a si mismo “pessoptimist” (término inventado por Wole Soyinka), que es aquella persona que no es ni lo uno ni lo otro. “El enterrador compasivo y otros sueños”, nos avoca a la tristeza y al desasosiego, al tiempo que nos descubre que siempre hay alguien dispuesto a ponerle freno a todo. Rayo, ese maravilloso niño, ese increíble ser humano, tratando de instaurar un mundo justo continuamente, echará de menos aquellos tiempos en los que las protestas daban resultados, para pasar a expresar en la Universidad la posibilidad de cambiar la realidad por medios pacíficos en una sociedad que está envuelta en una espiral de implacable violencia. Rayo, lúcido y necesario. Necesario, qué palabra.

Las letrinas del instituto Saint Peter de Kalanchan se remontaban a la época colonial. Habían sido diseñadas por una larga sucesión de curas irlandeses de semblante severo, cuyos conocimientos de arquitectura eran equivalentes a la comprensión por parte de los nativos conversos de la teoría de la relatividad de Einstein. A primera vista, se asemejaba a una hilera de cárceles de una única celda y para el confinamiento solitario. (pagína 86)

Ficha:

  • Título original:  The Sympathetic Undertaker and Other Dreams (1991)
  • Idioma: Original: Inglés. Bellew Publishing
  • Traducción al castellano: Ediciones El Cobre (2006)
  • Traductora: María Via
  • Imagen de portada:  Fotografía de Antoine Perigot
  • Nº páginas: 358
Anuncios

Un comentario el “El enterrador compasivo y otros sueños-Biyi Bandele

  1. Mary Okeke reviews
    16 diciembre, 2013

    Aún no he leido ninguna obra de este autor, le he añadido a mi lista.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16 diciembre, 2013 por en Bandele, Biyi, Novela y etiquetada con .
“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad” Henning Mankell.

“Desde luego había aprendido mucho sobre un pequeño y relativamente poco importante pueblo de África occidental” (El antropólogo inocente– Nigel Barley. 1983)

“A la gente le cuesta menos llorar que cambiar, una regla de psicología que la gente como yo aprendió en la calle siendo niño” (James Baldwin. 1977)

“Cuando se nos muestran escenas de niños muriendo de hambre en África, con un llamado para que hagamos algo para ayudarlos, el mensaje ideológico subyacente es algo como, “¡No pienses, no politices, olvídate de las verdaderas causas de la pobreza, solo actúa, dona dinero, así no tendrás que pensar!” (Vivir en el fin de los tiempos-Slavoj Žižek, 2010)

Contador de visitas

  • 247,110 visitas

Colaboro con:

África no es un páis

Altair

mundo-negro

http://www.wiriko.org/

logoprincipalAFRIBUKU5

Fundación Sur

LOGO-WANAFRICA

Guin guin bali logo_es

Sitios que recomiendo:

alizanza internacional de editores independientes

303826_234206893296987_1206844572_n

biblioteca africana

cabecera

mary

aishlogo_0 (1)

CHEZ-GANGOUEUS-670x239

logo 2398

Literaturas Afrikanas

CR5MJnbo

Creative commons

Licencia de Creative Commons
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons. Eres libre de copiar y publicar mis artículos y fotos, siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, me acredites como autora, cites el medio donde se ha publicado el texto originalmente e incluyas un enlace o, si no es posible, la URL de este blog. Las portadas de los libros y las fotos que no aparezcan bajo mi nombre son propiedad de sus autores.

En Facebook

unnamed

Entradas:Archivo

A %d blogueros les gusta esto: