LitERaFRicAs

Simplemente literatura

Vaso Roto- Alain Mabanckou

41aKkdY+SoL._SY344_BO1,204,203,200_

El Caracol Tozudo es el dueño del bar del Crédito se fue de viaje, un local mugriento congolés. Su creación se le ocurrió a su dueño tras entrar en el bar La Catedral de Camerún (en relación al del mismo nombre de la obra “Conversación en la catedral” de Vargas Llosa, una de las múltiples referencias literarias que aparecen en los libros de Mabanckou). Caracol Tozudo, ante el temor de que la vida del establecimiento, su origen y su devenir, se pierda en la memoria de la gente, decidirá que necesita plasmar la vida del bar y las historias de sus clientes y le hará el encargo a Vaso Roto, un jubilado, aficionado a la lectura, cuya mujer le abandonó por su querencia al trago largo.

Alain Mabanckou no es nuevo en el blog, pero siempre hay algo nuevo para contar sobre él. En fechas recientes le han nombrado presidente de la 40ª edición del “prix du Livre Inter”, un premio literario de la France inter (Radio France), creado por el periodista Paul-Louis Mignon, que se falla en junio 2014. Tras su nombramiento Mabanckou ha dicho que tratará de no ser un presidente normal, ya que considera que en literatura todo lo que es normal inmediatamente se convierte en aburrido.[1]

Mabanckou aporta siempre un enfoque original, huyendo de esa normalidad que tanto le asusta: “y no voy a volver al tema porque, incluso borracho, no soporto las repeticiones inútiles ni la paja como hacen ciertos escritores que tienen fama de ser unos parlanchines de mucho cuidado y que te venden la misma copla en cada uno de sus libros haciéndote creer que crean un universo”.En “Vaso Roto” desfilan un puñado de personajes, cuyas vidas, al igual que las de su narrador, rozan la marginalidad y el patetismo (un padre acusado de abusar de sus hijos, acaba tras pasar por la cárcel, teniendo que usar pañales o un marido engañado por su mujer con su propio hijo) vidas infelices todas, originales y peculiares (el crítico con la Biblia de Jerusalén o  el dandi capaz de conquistar a la inconquistable) en las que la bebida parece ser su único escape.

El texto, con grandes dosis de humor e ironía, avanza utilizando un lenguaje coloquial, a veces vulgar y otras escatológico, con comas pero sin puntos, lo que hace que los párrafos se lean de una tirada pero, y aquí la maestría de Mabanckou, sin que la falta de puntuación impida el disfrute del libro. Esta forma de narrar tiene mucho del ritmo de una conversación, evoca la oralidad del continente y, sin embargo, en su primera página Mabanckou escribe: “al  dueño del Crédito se fue de viaje no le gustan las frases hechas del tipo en África, cuando un anciano muere, arde una biblioteca y cuando oye este tópico manido, se enfada un montón y suelta al momento depende del anciano, dejaos de chorradas, yo sólo me fío de lo que está escrito.” (pág. 11). En clara alusión a uno de los iconos de la oralidad: Hampaté Bâ.

No escribe Mabanckou para complacer a nadie. Escribe contra el colonialismo: “y me resbala también el mapa de nuestro país, porque este es un país de mierda, son fronteras que heredamos cuando los blancos se repartieron el pastel colonial en Berlín, de modo que este país ni siquiera existe, es una reserva con ganado que muere debido a la hambruna”. Contra su país, contra el cristianismo, contra los intelectuales: “a partir de aquella época empecé a odiar a los intelectuales de todos los bandos porque con los intelectuales, siempre igual, mucho discutir y no proponen nada concreto al final” e incluso contra los de su propia raza: “sobre todo queríamos vivir lejos de los negros, no soy racista, Vaso Roto, digo las cosas tal como son y al cuerno con los juicios morales de los que no están de acuerdo conmigo, que se vayan a la mierda, y no por ello escribiría una carta a la Francia negra con objeto de culpar a quien sea, de hecho los demás negros que te ven con una blanca piensan que también pueden llevársela al huerto porque, se dicen, si una blanca normal y en su sano juicio se ha cepillado a un gorila del Congo, lo mismo podría también cepillarse a todo el parque zoológico, por no decir a toda la reserva,  comprendes lo que quiero decir, eh, bueno, corramos un tupido velo, no estoy aquí para hundir una raza que no ha terminado de curarse las llagas, esta raza es lo que es (pág.56).

“Vaso Roto” es además, un texto plagado de literatura. Referencias, nombres o alusiones aparecen por decenas. La primera caracterización de Vaso Roto, viene con la mención por su parte de “la historia de un escritor célebre que bebía como una esponja, un escritor que cuando estaba ebrio hasta había que recogerlo en la calle” (pág.11) y que puede ser Bukowski, lo que conduce a la creencia por parte de Caracol Tozudo de que es capaz de escribir las memorias del bar. Después habrá menciones africanas: Chinua Achebe, Emmanuelle Dongala o Cheikh Hamidou Kane, y menciones a escritores de otros continentes: Mishima, Victor Hugo, Proust, Chateaubriand, Márquez, Herman Hesse, Salinger y una larga lista. De hecho puedes pasar un rato divertido localizando obras y autores camuflados por el texto. El mismo Mabanckou afirma que en este libro está incluida su biblioteca ideal. Este entramado metaliterario es el que acaba por hacerse con la parte final de la novela, y en el que confiesa cuál es el único libro que merece realmente la pena, el más difícil y el que rara vez se consigue escribir, realizando un homenaje a su madre (el libro está dedicado a ella), la mujer más guapa del mundo (¿alguien es capaz de llevarle la contraria?) y la que guarda todos los secretos de sus tiempos felices, los de su infancia.

“y si tuviera el debido talento, habría escrito un libro titulado El libro de mi madre, sé que alguien lo ha hecho ya, pero por mucho pan nunca es mal año, sería a la vez la novela inacabada, el libro de la felicidad, el libro de un hombre solo, del primer hombre, el libro de las maravillas, y escribiría en cada página mis sentimientos, mi amor, mis pesares, inventaría a mi madre una casa al borde de las lágrimas, unas alas para que sea la reina de los ángeles del Cielo, para que me proteja siempre y siempre le diría que me perdonara esta vida de mierda.” (pág.164)

Ficha:

  • Título original:  Verre Cassé (2005)
  • Idioma: Original: Francés
  • Traducción al castellano:  Editorial Alpha Decay. 2007 www.alphadecay.org
  • Traductora: Mireia Porta i Arnau
  • Premios del libro: Premio Quest-France/Étonnants Voyageurs, Premio de los cinco continentes de la francofonía, Premio libro RFO y el Tam-tam de oro al hombre cultural del año concedido por el Ministerio de Cultura de Congo-Brazzaville
  • Nº de páginas: 169

arton5023

Anuncios

3 comentarios el “Vaso Roto- Alain Mabanckou

  1. Pingback: Gabo y los escritores africanos | LitERáFRicA

  2. Pingback: Lo cierto es que estamos hablando | ONG AFRICANDO SOLIDARIDAD CON AFRICA

  3. Pingback: Le consideran l’enfant terrible de la | ONG AFRICANDO SOLIDARIDAD CON AFRICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 febrero, 2014 por en Mabanckou, Alain, Novela y etiquetada con .
“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad” Henning Mankell.

“Desde luego había aprendido mucho sobre un pequeño y relativamente poco importante pueblo de África occidental” (El antropólogo inocente– Nigel Barley. 1983)

“A la gente le cuesta menos llorar que cambiar, una regla de psicología que la gente como yo aprendió en la calle siendo niño” (James Baldwin. 1977)

“Cuando se nos muestran escenas de niños muriendo de hambre en África, con un llamado para que hagamos algo para ayudarlos, el mensaje ideológico subyacente es algo como, “¡No pienses, no politices, olvídate de las verdaderas causas de la pobreza, solo actúa, dona dinero, así no tendrás que pensar!” (Vivir en el fin de los tiempos-Slavoj Žižek, 2010)

Contador de visitas

  • 267,094 visitas

Colaboro con:

África no es un páis

Altair

mundo-negro

http://www.wiriko.org/

logoprincipalAFRIBUKU5

Fundación Sur

LOGO-WANAFRICA

Guin guin bali logo_es

Sitios que recomiendo:

alizanza internacional de editores independientes

303826_234206893296987_1206844572_n

biblioteca africana

cabecera

mary

aishlogo_0 (1)

CHEZ-GANGOUEUS-670x239

logo 2398

Literaturas Afrikanas

CR5MJnbo

Creative commons

Licencia de Creative Commons
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons. Eres libre de copiar y publicar mis artículos y fotos, siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, me acredites como autora, cites el medio donde se ha publicado el texto originalmente e incluyas un enlace o, si no es posible, la URL de este blog. Las portadas de los libros y las fotos que no aparezcan bajo mi nombre son propiedad de sus autores.

En Facebook

unnamed

Entradas:Archivo

A %d blogueros les gusta esto: