Saltar al contenido.

Esperanza y otros sueños- Laila Lalami

escanear0050

Son catorce kilómetros los que les separan de ese destino soñado. En sus mentes desechan todo tipo de pensamientos negativos, esas voces que les advierten de los peligros y de los fracasos, y se obligan a centrarse en lo positivo, en las historias de los que lo han logrado. Creen que pueden tener un futuro mejor que el presente en el que viven si pagan el viaje y se meten en la zodiac y si ésta no naufraga ni les atrapan a su llegada. Nada le importa al patrón de la embarcación quiénes son o qué arriesgan en el intento, tampoco cuáles son sus anhelos. Tan solo ellos conocen las razones. Nosotros sabemos algo más: que serán unos “inmigrantes ilegales” cuando lleguen, como el resto de personas que han accedido a pagar el viaje, pero en esta ocasión Laila Lalami quiere contarnos sus historias.

Laila Lalami abandonó Marruecos hace tiempo. Ella también es una inmigrante, marchó a estudiar primero a Francia y después a Estados Unidos. Sus pasos en el extranjero, en cambio, nada tienen que ver con los que dan los que se montan en una zodiac o en una patera en un cayuco para arrojarse al mar, sin saber siquiera si lograrán sobrevivir. Sin embargo, tras leer una noticia en Le Monde sobre quince inmigrantes marroquíes que se habían ahogado al cruzar el Estrecho de Gibraltar en un barco de pesca, y tras comprobar que el suceso se seguía repitiendo semana tras semana, sintió que aquella situación no le era ajena. Así fue cómo empezó a investigar y empaparse de las historias de los harraga (término que se usa en Marruecos para designar a estos emigrantes y que significa “los que queman”) para escribir “Esperanza y otros sueños”, su primera novela.

En realidad son cuatro historias cuyo nexo de unión es el viaje con el que se inicia, el recorrido en la zodiac desde Tánger hasta Tarifa, después quizás Europa, interrumpido cuando el patrón de la embarcación les ordena llegar a nado hasta la costa. La novela engancha desde la primera página por la forma de narrar de Lalami, quien trata a sus personajes con suma delicadeza y por su estructura que nos llega parcelada en un “antes” y un “después” del viaje. A través de cuatro individuos, dos hombres; Murad, el joven guía y Aziz, el recién casado, y dos mujeres; Faten, la joven imbuida en la religión y Halima, la golpeada mujer y madre, Lalami nos muestra cuatro vidas, sus razones, sus dudas, sus sueños y sus pensamientos e intenta mostrarnos por qué lo hacen, cómo llegan a dar el paso.

El libro fue escrito en 2005, cuando todavía no había estallado la primavera árabe pero en él se perfila ya la desesperación y la falta de oportunidades de los jóvenes, así como la opresión. “La injusticia que vemos cada día es prueba suficiente de la corrupción del rey Hassan, el gobierno y los partidos políticos. Pero si hubiéramos sido mejores musulmanes, quizá esos problemas no hubieran caído sobre nuestro país ni sobre nuestros hermanos en cualquier otra parte” (pág.34), quien así se expresa en Faten, que sigue los preceptos del Islam con total fidelidad, personaje que en la novela dará un giro radical a su vida.

La novela engancha, a pesar de tratarse de historias cortas que dejan la sensación de no estar completadas. La escritura es precisa y algo distante, produce la sensación de estar leyendo unas vidas que se quieren contar con suma delicadeza. Se lee con interés, aunque se echa de menos un poco más de implicación emocional. Lalami acierta al narrar sobre la vida de personas corrientes, algunas de las cuales se plantean en último término si el viaje ha merecido la pena, si pensar tanto en el futuro no es hurtar de vida al presente, si serán capaces de adaptarse a un mundo que les es total y absolutamente ajeno (“se preguntaba cómo catorce kilómetros podían separar no sólo dos países, sino también dos universos totalmente diferentes” pág.7). La esperanza como estado vital de muchos que ven en la emigración la única salida, la narración como vía para anular las etiquetas vacías y sacar del anonimato un puñado de vidas y de historias.

Lalami explica que no tiene apenas nada en común con ninguno de los cuatro, pero que sabe que ella misma podría haber sido uno de ellos si la lotería de la vida le hubiera otorgado otros números. Escribir la novela le dio la oportunidad de que sus personajes vivieran un tiempo con ella, incluso una vez terminado el manuscrito. “A veces-añade- puedo escuchar sus susurros en mi oído”.

Pensó en su mejor amiga, Noura, allá en Rabat, y se preguntó qué habría sido de ella, si habría seguido con el hiyab o si, como Faten, se lo habría quitado. Era rica, podía permitirse el lujo de tener fe. Pero también, pensó, podría permitirse el lujo de no tenerla;probablemente el hiyab le habría parecido demasiado opresivo y habría acabado por quitárselo y cambiarlo por ropa de diseño. Eso era lo que pasaba con el dinero. Te permitía tomar decisiones. (pág. 149)

Ficha:

  • Título original:  Hope and other dangerous pursuits (2005)
  • Idioma: Original: Inglés
  • Traducción al castellano: Maeva Ediciones (2006)
  • Traductora: Mónica Rubio
  • Imagen de portada:  Imagen de Cover
  • Nº páginas: 199
lalami

Hope and other dangerous pursuits. Ed.Harvest Books

  1. Maia L.B. #

    El nombre Laila me estremece: en hebreo significa Noche.

    Me gusta

    17 marzo, 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: