LitERaFRicAs

Simplemente literatura

La memoria del amor- Aminatta Forna

Para Adrian Lockheart, el psicólogo londinense y uno de los protagonistas de La memoria del amor, que decide marcharse a África, en plena crisis personal, en búsqueda de algo que le sacuda de la monotonía de una vida que fluye sin sentido, ese lugar resguardado, protegido y a salvo que todos necesitamos tener, se llama “casa”. Para el resto de africanos en este caso, que han pasado por una guerra civil, terrible, desgarradora y paralizante, a ese lugar seguro, al que se acude en modo de fuga, se llama “refugio”. Parece el mismo concepto, pero difiere el camino por el que se llega a él.

En esta novela, al contrario que en El jardín de las mujeres, tres hombres nos narran sus historias. En ella no hay cabida para la alegría, si bien no cuesta deslizarse por su historia, bien narrada y atrayente, con todos sus meandros y sus hoyos, a veces sus párrafos son en exceso largos y distraen de lo que se cuenta y sus personajes aparecen un tanto desdibujados. Sin embargo, es un texto que engancha por su enfoque y por los dilemas que plantea. Casi todos los personajes guardan algún tipo de recuerdo doloroso, porque el libro de Aminatta Forna habla sobre todo de la pérdida. Como si estuviéramos en el diván de un psiquiatra y fuera apareciendo esa corriente subterránea que atraviesa a todo ser humano y que casi siempre calla más que dice. Son los días posteriores a la guerra civil que arrancó en Sierra Leona en la década de los 90, los días en los que afloran las consecuencias de la misma, cuando llega el momento en el que víctimas y verdugos caminan por las mismas calles, héroes y traidores confunden sus historias.

Forna nos va introduciendo en la vida de un hospital psiquiátrico, donde muchas vidas irrecuperables luchan por salir adelante, nos presenta a un joven doctor británico que llega para curar lo que países europeos como el suyo han provocado y han ignorado, un occidental que no entiende lo que le pasa a aquella gente,”Caballeros de la edad moderna, cada uno de ellos en busca de su propio trofeo, su Santo Grial” (pág.280). Frente a él, el torturado Kai Manseray, el joven cirujano que guarda demasiados secretos dentro. Y en el medio, Elias Cole, un anciano enfermo que va contando su historia, su obsesión por Saffia (¿acaso era amor?) y su amistad con su marido Julius, rememorando los disturbios políticos ocurridos en 1969, en un intento por redimirse.

Podría Forna haber puesto más el dedo en la llaga de la sangría que supuso una guerra civil donde niños soldado eran obligados a cometer las mayores barbaridades imaginables, donde las mujeres eran violadas hasta la muerte y donde miles de ojos aterrados contemplaban y soportaban lo inenarrable. Pero prefiere internarnos en las secuelas, en lo que continúa a pesar de que, en apariencia, la vida siga adelante, en la incapacidad de nombrar las cosas por su nombre, en la parálisis de las palabras que se atoran en la garganta. Un grito eterno en la oscuridad. El silencio odioso que se cierne como un velo denso sobre toda la ciudad, en un intento de olvidar lo ocurrido para que desaparezca por si solo, mientras ganan las narrativas que dan la vuelta a los hechos, mientras las víctimas mantienen su silencio ante los verdugos que, sin haber rendido cuentas por sus actos, ahora pasean tranquilos por las mismas calles por donde sembraron el terror, hasta que la boca se abre,”Cada persona le contó una parte de la misma historia. Y contando la historia de otra persona, contaron la suya propia” (pág.390).

Mientras el occidental necesita encontrar algo que de sentido a lo que vive y llama “trastorno” a los traumas que va conociendo, los africanos saben que lo que transcurre delante de sus narices es la vida, “la guerra tenía el efecto de animar a la gente a tratar de seguir viva. También la pobreza. Era tan difícil sobrevivir que no podía tomarse a la ligera. Tal vez el doctor sueco se imagina intentando acabar con todo si viviera aquí” (pág.434).

Una novela que nos lleva de la mano por el paisaje humano que queda después de un conflicto bélico, y nos descubre el inmenso túnel en el que muchas personas siguen inmersas y seguirán en otros múltiples conflictos de los muchos que, por desgracia, continúan vivos a lo largo y ancho del planeta. Una novela que nos habla de lo que ya no se podrá recuperar, de todo lo que perdemos, de los seres queridos que no volverán, de la inocencia y de la belleza que se arrebató a mucha gente, allí en Sierra Leona, un lugar que apenas conocemos, un lugar al que nos cuesta mirar.

-¿Qué te contaron sobre lo que pasó aquí? Antes de que llegaras, me refiero-pregunta Mamakay, volviéndose hacia él-¿Violencia étnica? ¿Divisiones tribales? ¡Negros matándose entre ellos, violencia inconsciente¡ La mayoría de los que escribieron esas cosas jamás salieron de la habitación de su hotel, tenían demasiado miedo. Y no conocían la diferencia entre un mende y un fula. Pero siguieron escribiendo la misma historia una y otra vez. Era más fácil así. ¿Y quién había para contradecirlos?. (pág.324)

Ficha:

  • Título original:  The memory of love (2010)
  • Idioma: Original: Inglés
  • Traducción al castellano: Alfaguara (2010)
  • Traductora: Isabel Murillo
  • Imagen de portada:  Fotografía Photodisc/Alamy
  • Nº páginas: 567
  • Premios del libro: Shortlisted for the 2011 Orange Prize for Fiction
Anuncios

Un comentario el “La memoria del amor- Aminatta Forna

  1. madamebovary
    22 abril, 2014

    ‘casa/refugio’; ‘trastorno/vida’ Se siente tan distinto el paso de los días: una china en el zapato frente a la vida en juego a diario. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 abril, 2014 por en Forna, Aminatta, Novela y etiquetada con .
“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad” Henning Mankell.

“Desde luego había aprendido mucho sobre un pequeño y relativamente poco importante pueblo de África occidental” (El antropólogo inocente– Nigel Barley. 1983)

“A la gente le cuesta menos llorar que cambiar, una regla de psicología que la gente como yo aprendió en la calle siendo niño” (James Baldwin. 1977)

“Cuando se nos muestran escenas de niños muriendo de hambre en África, con un llamado para que hagamos algo para ayudarlos, el mensaje ideológico subyacente es algo como, “¡No pienses, no politices, olvídate de las verdaderas causas de la pobreza, solo actúa, dona dinero, así no tendrás que pensar!” (Vivir en el fin de los tiempos-Slavoj Žižek, 2010)

Contador de visitas

  • 246,596 visitas

Colaboro con:

África no es un páis

Altair

mundo-negro

http://www.wiriko.org/

logoprincipalAFRIBUKU5

Fundación Sur

LOGO-WANAFRICA

Guin guin bali logo_es

Sitios que recomiendo:

alizanza internacional de editores independientes

303826_234206893296987_1206844572_n

biblioteca africana

cabecera

mary

aishlogo_0 (1)

CHEZ-GANGOUEUS-670x239

logo 2398

Literaturas Afrikanas

CR5MJnbo

Creative commons

Licencia de Creative Commons
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons. Eres libre de copiar y publicar mis artículos y fotos, siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, me acredites como autora, cites el medio donde se ha publicado el texto originalmente e incluyas un enlace o, si no es posible, la URL de este blog. Las portadas de los libros y las fotos que no aparezcan bajo mi nombre son propiedad de sus autores.

En Facebook

unnamed

Entradas:Archivo

A %d blogueros les gusta esto: