LitERaFRicAs

Simplemente literatura

Gcina Elsie Mhlophe, si aquello se contó fue a través de tu voz

Fotografía: Aadatart. com 

Gcina Elsie Mhlophe (Hammarsdale, 1958), es una mujer muy conocida y querida en Sudáfrica. Contar historias es algo habitual y tradicional en África-subsahariana y Mhlophe es una de las pocas narradoras mujer de su país. Ella trabaja la narración de cuentos con poesía. Al mundo de los Griots, en Sudáfrica se une la figura del Imbongi, un cantante de alabanzas al rey, una manera de contar pensada para hombres. Sin embargo, Mhlophe lo eligió para dar a conocer su primer poema que “fue sobre un profesor que tenía en el colegio, lo describí cómo El hombre que atravesó el río, ya que tenía un gran poder de abrir los ojos de los niños hacia la poesía, hacia la cultura y el conocimiento”. Todo el mundo se sorprendió de que usara dicha manera de representación.

Los que la han visto interpretar afirman que “cuando Gcina Mhlophe se sube al escenario, anuncia su entrada a través de un ritual. Y luego entras en el ritual: se aferra a ti, él te sostiene porque ella se aferra.”

0435086006

Obra de teatro

Su actual estatus lo inició de la mano de su abuela “quien fue un elemento muy importante en mi infancia, ella me hizo sentir amada, valiosa, me enseñó todas nuestras tradiciones orales con las que pude salir adelante, yo no sabía que iba a ser una embajadora del arte”. A través de sus actuaciones, en cuatro de los idiomas sudafricanos: inglés, afrikaner, zulú y xhosa, logra mantener viva la narración oral y anima a los niños a leer. Al contrario de lo que pudiera parecer, las historias no se ciñen al pasado ancestral, “nuestros cuentos no se reducen solo a mitos, están muy relacionados con lo real. En nuestros cuentos hay todo tipo de temas como el abuso a las mujeres, los jóvenes desempleados, niños que aún buscan su identidad en el mundo, personas que están buscando un escape a la represión y el dolor de mi país”.

LA BAILARINA

Mamá,
decime que fuiste una bailarina,
decime que tenías largas
y hermosas piernas para llevar tu cuerpo grácil
me dicen que fuiste una bailarina

Mamá,
me dicen que cantabas solos hermosos
me dicen que cerrabas los ojos
siempre que el sentimiento de la canción
estaba bien y que levantabas la cara al cielo
me dicen que fuiste una bailarina encantadora

Mamá,
me dicen que siempre fuiste suave
hablan de un sauce que se balanceaba
amorosamente sobre el agua que corría clara
en la temprana primavera cuando hablan de ti
me dicen que eras una bailarina lenta

Mamá,
me dicen que eras una bailarina de casamientos
me dicen que sonreías y cerrabas los ojos
tus brazos curvados apenas hacia afuera
y tus pies revolviendo la arena;
tshi tshi tshitshitshitha, tshitshi tshishitshitha
¡Oh ji! Cómo quisiera estar ahí para verte
me dicen que era un placer verte

Mamá,
me dicen que yo también soy una bailarina
pero no sé…
No sé con seguridad qué es ser una bailarina
de casamientos, no hay más casamientos
sino muchos, muchos funerales
en los que cantamos y bailamos
corriendo rápido con los ataúdes
de una que iba a ser novia o uno que iba a ser novio
extrañas sonrisas reemplazaron nuestras lágrimas
nuestros ojos están llenos de venganza, Mamá

Querida, querida Mamá,
me dicen que soy una bailarina de funerales.

Gcina Elsie Mhlophe

Nozi-PG150

Mlophe además de activista, luchadora anti-apartheid, dramaturga, música, directora teatral y actriz, es escritora de literatura infantil. Desde 1988 ha estado llevando a cabo talleres de narración de cuentos en las bibliotecas, escuelas y centros de formación del profesorado. Su única obra traducida al castellano es una historia para niños: Nozi, madrina de libros (Ed.Ecaré).

El libro cuenta como en la aldea de Dududu la gente no comprende el amor que tiene Nozi por los libros. Tampoco entienden por qué los colecciona y los guarda ordenadamente, porque Nozi no sabe leer. Entonces un niño llamado Muzi llega a la vida de Nozi y le brinda la oportunidad de descubrir lo que los libros cuentan: maravillosas historias sobre la vida y el mundo.

Preguntada sobre su historia favorita, Mhlophe vacila antes de decidirse por una que su abuela le contó siendo niña. Es la historia de un príncipe que pasó su juventud en silencio, sin hablar. Después de ir a las montañas, el príncipe volvió, se arrodilló frente a su padre y le habló por primera vez. Las palabras fueron “Baba, Baba, quiero la piel de Nana Bulele.” Nana Bulele era una criatura rara y peligrosa y nadie más estaba dispuesto a cazarlo. El príncipe tuvo que ir por su cuenta y reclamar su premio. “Es una historia increíble para mí, y aunque mi abuela no me explicó nunca su significado, con el paso de los años, más consciente era de por qué la historia se había quedado para siempre dentro de mi ” dice.

Es una historia sobre la búsqueda de la propia voz, y sobre el coraje que hay que demostrar para llegar a una meta que nadie más siente que se pueda lograr.

Más poemas de Gcina Elsie Mhlophe [cast] y aquí [cast]
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 agosto, 2014 por en Mhlophe, GElsie, Oralidad, Poesía y etiquetada con .
“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad” Henning Mankell.

“Desde luego había aprendido mucho sobre un pequeño y relativamente poco importante pueblo de África occidental” (El antropólogo inocente– Nigel Barley. 1983)

“A la gente le cuesta menos llorar que cambiar, una regla de psicología que la gente como yo aprendió en la calle siendo niño” (James Baldwin. 1977)

“Cuando se nos muestran escenas de niños muriendo de hambre en África, con un llamado para que hagamos algo para ayudarlos, el mensaje ideológico subyacente es algo como, “¡No pienses, no politices, olvídate de las verdaderas causas de la pobreza, solo actúa, dona dinero, así no tendrás que pensar!” (Vivir en el fin de los tiempos-Slavoj Žižek, 2010)

Contador de visitas

  • 259,279 visitas

Colaboro con:

África no es un páis

Altair

mundo-negro

http://www.wiriko.org/

logoprincipalAFRIBUKU5

Fundación Sur

LOGO-WANAFRICA

Guin guin bali logo_es

Sitios que recomiendo:

alizanza internacional de editores independientes

303826_234206893296987_1206844572_n

biblioteca africana

cabecera

mary

aishlogo_0 (1)

CHEZ-GANGOUEUS-670x239

logo 2398

Literaturas Afrikanas

CR5MJnbo

Creative commons

Licencia de Creative Commons
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons. Eres libre de copiar y publicar mis artículos y fotos, siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, me acredites como autora, cites el medio donde se ha publicado el texto originalmente e incluyas un enlace o, si no es posible, la URL de este blog. Las portadas de los libros y las fotos que no aparezcan bajo mi nombre son propiedad de sus autores.

En Facebook

unnamed

Entradas:Archivo

A %d blogueros les gusta esto: