Saltar al contenido.

Kwaito en “Perro come perro”

Todos recorrían la calle de arriba a abajo, buscando la mejor música kwaito que salía de los coches aparcados. Si la canción Mashamplanti, de Mdu, no era lo bastante animada, se iban a la otra punta, donde sonaba Sgiya Ngengoma, de B.O.P. Si Sokola, de Thebes, no les gustaba, se llegaba rápidamente hasta otra esquina, donde atronaba Weekend Special, de Brenda.

Perro come perro (Dog eat Dog) Niq Mhlongo, 2004. El Cobre ediciones, 2006 (pag.126)

Ya era hora. ¡Escuchad a Boom Shaka¡

¡Shaka Boom Boom Boom¡

¡Woo¡ !Wee¡

La gente empezó a cantar una de las canciones más marchosas de Boom Shaka

Perro come perro (Dog eat Dog) Niq Mhlongo, 2004. El Cobre ediciones, 2006  (pag.128)

Detrás de nosotros, unos altavoces vomitaban música a un volumen ensordecedor, los bajos me destrozaban los tímpanos, pero el conductor y los dos adolescentes que iban delante seguían con la cabeza el ritmo de aquella canción de Joe Nina.

Maria Podesta maan. Ding-Dong.

Yeah, yeah, yeah, yeah.

Ungishaya ding ding ding-dong.

Perro come perro (Dog eat Dog) Niq Mhlongo, 2004. El Cobre ediciones, 2006  (pag.100)

Un día mi padre llegó a casa cantando, como de costumbre. Mi madre estaba muy enfadada porque se había gastado casi todo el dinero en cerveza. Para empeorar las cosas, aquella tarde ella había vuelto con la mano desgarrada y ensangrentada. A ella y a sus amigos les habían mordido los perros de una granja cercana a Pimville.Un granjero blanco les había soltado los perros cuando vio que se dedicaban a recoger boñigas de vaca para esparcir por el suelo de la casa.  Sólo una de sus amigas logró escapar saltando la valla. A mi madre un perro le atrapó el brazo, y a otra amiga le mordió en la pierna. Tras disfrutar un rato con su sufrimiento, el granjero ordenó a sus perros que dejaran en paz a las “cafres”, pero todavía hoy es visible la cicatriz que le quedó. Mi padre usó aquel caso para componer una canción dedicada a los blancos. La canción, que compuso en inglés, dice así:

Hombre blanco, deja en paz a mi familia

Esta es la última vez que te aviso

Ha trabajado duro y he pagado la lobola de mi esposa

No como vosotros, que sólo les regalais un anillo

para que lo lleven en el dedo

Tengo ocho hijos con ella, no sólo dos.

Perro come perro (Dog eat Dog) Niq Mhlongo, 2004. El Cobre ediciones, 2006 (pag.52)

1304917

Todavía no hay comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: