LitERaFRicAs

Simplemente literatura

El ojo del leopardo – Henning Mankell

descarga

“El paisaje invernal congelado de Härjedalen, en el norte de Suecia, me recuerda el paisaje árido de Mozambique y viceversa, así como el calor seco de África puede recordarme el frío de Suecia”, afirma el sueco Henning Mankell en una entrevista. En su novela El ojo del leopardo, escrita en 1990, en la que el protagonista se traslada de Suecia a Zambia, se produce este contraste inquietante por similar. Se contraponen a cada momento los dos mundos, en apariencia, tan opuestos, que el escritor conoce tan bien. De hecho, vive medio año en Mozambique y el otro medio año en Suecia.

Enganchado a África desde que tenía veinte años, ha ido trasladando esta pasión a su extensa narrativa. Alejándose, pero nunca abandonando, el género policíaco, que tantas satisfacciones le ha dado con la creación de su inspector Wallander, publica sucesivamente, entre otras, Comedia infantil, El Chino, El hijo del viento, además de su “Trilogía africana”, cuya protagonista es una niña Sofía mutilada por una mina antipersona:  El secreto del fuego (2000), Jugar con fuego (2001), La ira del fuego (2005).

“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad”, subraya Mankell.

Hans Olofson, abandonado por su madre desde su nacimiento y a la que nunca ha vuelto a ver, vive con su padre alcohólico manteniendo una difícil convivencia. Su universo se completa con Janine, la mujer sin nariz, y su mejor amigo. Impulsado por una especie de vacío existencial que le lleva a querer saber quién es, y teniendo la sensación de que está viviendo el sueño de otra persona (visitar la tumba de un misionero legendario, tal y como era el deseo de su añorada Janine), viajará hasta Zambia con la intención de permanecer unas semanas, que se convertirán en casi una veintena de años, sin saber cómo. “¿Por qué venimos a África? ¿por qué nos marchamos?”, son dos de las cuestiones a las que intentará responder a lo largo de ellos.

Las tensas relaciones post-independencia, entre los colonos blancos y los negros colonizados asoman desde su primer contacto en tierras africanas. La conciencia de que lo que llega a saber o conocer de África es escaso, la tendrá desde el primer momento y salpicará el texto de manera continua: “No sé casi nada de África-reconoce Hans Olofson. Lo poco que sabía ya he empezado a dudarlo. Aunque sólo llevo aquí dos días” (pág. 58). Pero, aún reconociendo esta dificultad, Hans no se encuentra a gusto en el cerrado círculo que los blancos le proponen como solución. Él intenta una vía intermedia, que le ponga más en contacto con la gente local. Mientras observa cómo a su alrededor las diferencias se enquistan y las diferencias y el odio acaban erosionando el frágil muro con el que se intenta mantener las distancias.

Entre los blancos, aterrorizados, que viven en auténticos bunkers, solo relacionándose entre ellos, construyendo un reducto de defensa con el racismo y el desprecio como manera de comportarse (explotando a los negros laboralmente). O entre lo blancos, corruptos, que utilizan su poder para turbios y asquerosos negocios. Y los negros, que padecen la tiranía de unos pocos que se han enriquecido desde el poder y que siempre están observando lo que los blancos hacen porque de ellos depende su sustento, pero que quieren que se marchen y abandonen de manera definitiva el país… Hans contará con la amistad de Peter, un hombre negro, un hombre comprometido, un hombre dispuesto a darlo todo y que le hará entender muchas cosas sobre ese África que no logra comprender.

Cerrando episodios de su vida pasada, Hans encontrará alguna respuesta en su relación con Joyce, una mujer madre de cinco hijos, a quien ayudará, la más sobrehumana resistencia que sobrevive siempre en el más pisoteado de los mundos. En ella verá la fuerza, la confianza y el futuro de África.

“Ser adulto tal vez consista en ser consciente de nuestra soledad”, piensa (pág. 251)

Ficha:

  • Título original:  Leopardens öga (1990)
  • Idioma: Original: Sueco
  • Traducción al castellano: Tusquets Editorial (2010)
  • Traductora: Francisca Jimenez Pozuelo
  • Nº páginas: 377
  • Leer comienzo del libro, aquí

descarga (1)

El pasado mes de enero, Henning Mankell dio a conocer a la prensa internacional que le habían diagnosticado cáncer. En la actualidad está bajo tratamiento y desde su página web ha comenzado a contar su experiencia con la enfermedad “desde la perspectiva de la vida”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 10 septiembre, 2014 por en Ficción, Vinieron de fuera.
“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad” Henning Mankell.

“Desde luego había aprendido mucho sobre un pequeño y relativamente poco importante pueblo de África occidental” (El antropólogo inocente– Nigel Barley. 1983)

“A la gente le cuesta menos llorar que cambiar, una regla de psicología que la gente como yo aprendió en la calle siendo niño” (James Baldwin. 1977)

“Cuando se nos muestran escenas de niños muriendo de hambre en África, con un llamado para que hagamos algo para ayudarlos, el mensaje ideológico subyacente es algo como, “¡No pienses, no politices, olvídate de las verdaderas causas de la pobreza, solo actúa, dona dinero, así no tendrás que pensar!” (Vivir en el fin de los tiempos-Slavoj Žižek, 2010)

Contador de visitas

  • 259,556 visitas

Colaboro con:

África no es un páis

Altair

mundo-negro

http://www.wiriko.org/

logoprincipalAFRIBUKU5

Fundación Sur

LOGO-WANAFRICA

Guin guin bali logo_es

Sitios que recomiendo:

alizanza internacional de editores independientes

303826_234206893296987_1206844572_n

biblioteca africana

cabecera

mary

aishlogo_0 (1)

CHEZ-GANGOUEUS-670x239

logo 2398

Literaturas Afrikanas

CR5MJnbo

Creative commons

Licencia de Creative Commons
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons. Eres libre de copiar y publicar mis artículos y fotos, siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, me acredites como autora, cites el medio donde se ha publicado el texto originalmente e incluyas un enlace o, si no es posible, la URL de este blog. Las portadas de los libros y las fotos que no aparezcan bajo mi nombre son propiedad de sus autores.

En Facebook

unnamed

Entradas:Archivo

A %d blogueros les gusta esto: