LitERaFRicAs

Simplemente literatura

Solo en el mundo – Hisham Matar

DOBLE MIRADA-Rustica 135x215-Fotolito

Tras la historia que nos acerca el libio Hisham Matar, encuadrada en la época de los primeros tiempos de Gaddafi, hallamos la descolocación de una infancia cuando se ve envuelta en sucesos que ni los propios adultos son capaces de asimilar. Solimán tiene apenas nueve años y vive inmerso en una soledad que le imposibilita entender lo que ocurre a su alrededor. Su mundo está lleno de ocultaciones, para tapar la dura realidad que puede dañar su infancia, y de carencias afectivas fruto de los propios caracteres de sus progenitores forjados en sus íntimas experiencias.

Con esta su primera novela Hisham Matar quedó finalista del Man Booker y recibió elogios de personajes como Coetzee. Después llegaría Historia de una desaparición (Salamandra, 2012) en la que el protagonista emprende la búsqueda de su padre desaparecido, en un texto sin referencias explícitas a Gadafi, y este mismo año ha publicado su tercera obra: The Return: Fathers, Sons, and the Land in Between. Las tres  pivotan sobre unas relaciones familiares condicionadas por una realidad política y social restrictiva y minante. Son formas de exhumar el dolor y de traer el recuerdo, una vez más.

Como Aminatta Forna, Hisham Matar también tuvo la necesidad de volver a Libia para saber qué le había ocurrido a su padre. En 1990, agentes secretos secuestraron a su padre, un opositor al régimen del Guía, en El Cairo. En 2012, tras la caída de Gadafi, el escritor volvió a Libia a intentar encontrar alguna noticia sobre el paradero de su progenitor, al igual que Forna hizo lo propio en Sierra Leona. En Típoli pasó por la cárcel de Abu Salim, tristemente famosa por las torturas y las ejecuciones, en donde supo que había estado su padre, pero no pudo acercarse al lugar. Matar volvió a EEUU con las manos vacías y, desde entonces, su padre continúo en paradero desconocido.

Solo en el mundo nos habla de la ausencia del padre, un intelectual comprometido. Y también de una madre que ha tenido que asumir su destino trazado por otros, en el que también tiene su hueco el propio Solimán. En el medio, queda un niño que no entiende la mayoría de las cosas que ocurren a su alrededor pero que poco a poco comienza a necesitar hablar de ellas, racionalizarlas y darles un sentido. Desde la memoria del adulto que rememora su infancia, contempla aquellos tiempos en los que sabe que pedía “Afecto. Creo que era lo que yo deseaba. Un afecto seguro y firme. En una época de sangre y lágrimas, en una Libia llena de hombres golpeados y manchados de orina, castigados por la miseria y ansiosa de libertad, aquel niño ridículo ansiaba afecto. Entonces no me lo planteaba en estos términos, pero de pronto mi autocompasión se convirtió en odio hacia mi mismo” (pág.175).

El pequeño Solimán realiza justo los actos contrarios que debería de realizar para ser amado. Hiere a sabiendas y es violento de manera voluntaria. Matar nos dice que tras el comportamiento arisco de un niño de nueve años se puede encontrar una necesidad extrema de ser amado. Rodeado de un mundo en el que parece que los sentimientos se han encerrado bajo llave, en el que el caos y la insensibilidad han aflorado de una manera brutal, Matar vuelve una y otra vez a través de Solimán a su único hogar. En mi opinión, cuando sus padres deciden enviarle a El Cairo a estudiar para ponerle a salvo de la locura, el joven comprende que la Libia a la que no desea retornar pero que echa de menos, es la que formaban sus padres y él.

Hay muchos momentos en esta novela que te transmiten una gran carga de sentimientos. Quizás es fácil conmover cuando se escribe sobre temas tan brutales. Se dice que es una novela trillada (pérdida de la infancia y de la identidad al dejar de pertenecer a un lugar). Matar incide, sobre todo al final del texto, un tanto precipitado, en la falta de valentía a la hora de abordar nuestro propio destino. A mi me ha parecido excelente la manera en la que nos va describiendo al pequeño Solimán, cómo vamos descubriendo con él lo que de verdad está ocurriendo, observamos desalentados a través de sus ojos el brutal ambiente que lo condiciona todo, nos sentimos a su lado cuando relata cómo se aferra a la cintura de su padre y le comprendemos cuando sueña otro pasado para su madre.

Empecé a imaginar lo que habría hecho yo para salvarla. Golpeaba el cristal de la ventana de la habitación en que estaba prisionera y la ayudaba a saltar. Escapábamos a un lugar donde nadie pudiera encontrarnos. Y, para evitar murmuraciones, fingiríamos ser hermanos, porque yo tendría nueve años y ella catorce. Yo haría barritas de sésamo que vendería a los niños y repartiría por las casas en mi potente motocicleta. Con el dinero que ganara le compraría libros. Y un día ella encontraría al chico con el que estaba en el Cafe italiano y volvería a enamorarse de él. Pasaría en mi moto y los vería con las manos juntas en la mesa de un café y una gran sonrisa en los labios. Y cuando ellos hubieran descubierto muchas razones para estar juntos y leído todos los libros del mundo, llegaría el momento de que yo naciera. Repetía la historia con la imaginación: la salvaba, escapaba con ella, volvía a salvarla…hasta que el sueño me envolvió y me dejé arrastrar por él, sintiendo que dentro de mí se encendía la suave luz de la esperanza (pág. 182)

Pero también la manera en la que describe una ejecución. Estremece. Tanto la escena en sí como la reacción de la gente. Y volvemos a entender la necesidad de Solimán de hablar sobre ello.

Ficha:

  • Título: In the Country of Men
  • Idioma: Original: Inglés (2006)
  • Traducción al castellano:  Salamandra (2007)
  • Traductor: Ana María de la Fuente
  • Fotografía portada: Jake Wyman. Getty images
  • Nº páginas: 252

9780241957073

Anuncios

3 comentarios el “Solo en el mundo – Hisham Matar

  1. Laura García
    9 agosto, 2016

    Mil gracias por la reseña y por el apartado de la novela que escogiste; son magníficos. Tengo una pregunta adicional: ¿Puedes recomendarme un autor o una novela que uno pudiera leer como contrapunto de esta, es decir, más proclive o cercana al régimen de Gadafi? Sería muy importante para mí…
    De nuevo, mi gratitud por tu trabajo.
    Laura.

    Me gusta

    • sfqu
      10 agosto, 2016

      Hola Laura, estoy preparando un especial sobre Libia que saldrá en breve. Gracias por comentar. Un abrazo. Sonia

      Me gusta

      • Laura García
        10 agosto, 2016

        Estaré súper pendiente, Sonia… Un gran abrazo para ti también y mil gracias por responder

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 4 agosto, 2016 por en Matar, Hisham, Novela y etiquetada con .
“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad” Henning Mankell.

“Desde luego había aprendido mucho sobre un pequeño y relativamente poco importante pueblo de África occidental” (El antropólogo inocente– Nigel Barley. 1983)

“A la gente le cuesta menos llorar que cambiar, una regla de psicología que la gente como yo aprendió en la calle siendo niño” (James Baldwin. 1977)

“Cuando se nos muestran escenas de niños muriendo de hambre en África, con un llamado para que hagamos algo para ayudarlos, el mensaje ideológico subyacente es algo como, “¡No pienses, no politices, olvídate de las verdaderas causas de la pobreza, solo actúa, dona dinero, así no tendrás que pensar!” (Vivir en el fin de los tiempos-Slavoj Žižek, 2010)

Contador de visitas

  • 258,545 visitas

Colaboro con:

África no es un páis

Altair

mundo-negro

http://www.wiriko.org/

logoprincipalAFRIBUKU5

Fundación Sur

LOGO-WANAFRICA

Guin guin bali logo_es

Sitios que recomiendo:

alizanza internacional de editores independientes

303826_234206893296987_1206844572_n

biblioteca africana

cabecera

mary

aishlogo_0 (1)

CHEZ-GANGOUEUS-670x239

logo 2398

Literaturas Afrikanas

CR5MJnbo

Creative commons

Licencia de Creative Commons
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons. Eres libre de copiar y publicar mis artículos y fotos, siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, me acredites como autora, cites el medio donde se ha publicado el texto originalmente e incluyas un enlace o, si no es posible, la URL de este blog. Las portadas de los libros y las fotos que no aparezcan bajo mi nombre son propiedad de sus autores.

En Facebook

unnamed

Entradas:Archivo

A %d blogueros les gusta esto: