LitERaFRicAs

Simplemente literatura

Ruanda: Entre las cuatro paredes de la 1930

img040

Ruanda nos queda lejos, lo sé. Y, esforzándonos, lo más que logramos asociar con este país es el genocidio tutsi. Aquellos 100 días que comenzaron el 6 de abril de 1994 y que nos vendieron como una “lucha étnica”, de esas matanzas medievales que solo se dan en África, olvidando que nada surge de la noche a la mañana, que siempre hay un pasado y que manejar la historia sin conjugar más de dos factores, es trampearla. Luego está nuestro eterno sentimiento de culpa por no hacer. Ruanda pareció quedarse congelada para todos en aquellos brutales días, hasta el punto de ser recordada por “la tierra donde esos africanos se matan a machetazos”.

El país parecía que iba a ser incapaz de acabar con su terrorífica imagen. Pero el milagro ocurrió. Han pasado más de veinte años desde entonces y es uno de los lugares que más crecen en el mundo. The Economist calificó a su presidente Paul Kagame como “uno de los líderes más exitosos de la historia de África”. Kagame es un tutsi,  fundador del Frente Patriótico Ruandés (FPR) conocido por haber puesto fin al genocidio. Su mandato se inició en 2000 y finalizará en 2017 -haced cuentas- aunque ya se ha reformado la constitución para que pueda ostentar un tercer mandato, que podría llegar hasta 2034. Con él daba la impresión de que esta nueva narrativa cogía impulso. El país prosperaba, el gobierno era estable y fuerte, recibían elogios de todas las partes del planeta y la reconciliación entre hutus y tutsis se decía asegurada. Ruanda, pues, próximo destino de vacaciones… Sin embargo, nada es simple, nada es sencillo.

Aparecieron otras voces que hablaban de otra parte de la historia no revelada. Las voces críticas con el gobierno de Kagame fueron surgiendo y algunas fueron silenciándose (una de ellas, la del ex jefe de inteligencia de Kagame, Patrick Karageya, que fue estrangulado en la habitación de un hotel sudafricano). Otras como la de Rusesabagina, que suena más conocido si digo que es el nombre del héroe-protagonista de “Hotel Ruanda” (la película que se basó en la historia verdadera del hutu que salvó a 1.268 personas, la mayoría tutsis, de morir a machetazos), aún hoy se oyen. Según él, sería necesario hacer una segunda parte del film “para contar qué está pasando hoy en Ruanda y también en Congo, pero no creo que el Gobierno ruandés lo permitiera“. Lo sabe bien él, que dice haber sufrido varios intentos de asesinato para silenciarle; “En los campos de refugiados del Congo los soldados tutsis del FPR no mataron a los genocidas, supuestamente jóvenes y fuertes. Mataron ancianos, mujeres, niños y gente enferma”, replica. “Ésos no son los genocidas”.

Lo sabe bien también Victoire Ingabire Umuhoza.

Tras 16 años de exilio en Holanda, Victoire decidió regresar a su país. “Todo comienza a mi regreso a Ruanda” (pág.13) escribe para comenzar su libro, que relata su vida durante 3 años (de 2010 a 2013) y que condensa en ese “todo” lo que iba a vivir a partir de entonces. Fundadora del FDU-INKINGI en el exilio, Victoire cree que ya es tiempo de volver a su lugar de nacimiento y emprender un nuevo camino. Y así lo hace el 16 de enero de 2010, con la intención de inscribir su partido para participar en las elecciones a la presidencia.

En su ingenuidad, según sus palabras, nada más aterrizar se dirige al Memorial del Genocidio de Kigali en Gisozi. Allí habla sobre el genocidio tutsi pero también sobre la necesidad de hacer justicia con la memoria de los hutus asesinados tanto en Ruanda como en el este de la RD Congo. Sus palabras son consideradas “ideología del genocidio, minimización del genocidio y divisionismo”.

A partir de ese momento comienza un recorrido de pesadilla. En su libro describe el “sistema judicial ruandés” desde dentro. Interrogatorios, trampas continuas en las que cae, personas que la golpean, amenazas, los intentos por registrar su partido, la prohibición de visitar a su familia en los Países Bajos lo que conlleva los primeros baches emocionales al no poder acudir al cumpleaños de su hijo de ocho años…el ingreso en la cárcel y el miedo; “Estamos en un estado bananero, sin fe ni ley. Esos políticos son despiadados. Hay motivos para tener miedo a vivir en este país. Vengo de pasar más de doce horas entre rejas por no haber hecho nada. (pág.73).

Victoire comienza a vislumbrar que su vuelta ha hecho zozobrar la imagen que Kagame ha logrado gracias a “los elogios que le dedicaron por haber puesto fin al genocidio”, las felicitaciones por los grandes edificios y la pulcritud de las calles. Sigue una segunda detención, pasa 72 horas esposada de pie, sin dormir. Hasta el 26 de octubre en el que se produce la orden de ir a prisión.

El color rosa del uniforme que Victoire usará a partir de entonces significa que está pendiente de ser procesada. Chantal, una joven de 22 años, será su primera compañera de celda. Después vendrán otras, sobre las que hablará, contará sus vidas e incluso intentará ayudar, a pesar de saber que trabajan en su contra y la espían. La vida en prisión con toda su monotonía, algunos momentos de humor, y duras condiciones se impone.

Se la acusa de “difusión de la ideología del genocidio, complicidad con actos de terrorismo, sectarismo e intentar socavar la autoridad del estado”. Siendo uno de los puntos claves la inculpación de Ingabire en el intento de formación de un brazo armado del partido que ella fundó. Lo anterior se sustenta en el testimonio de cuatro hombres que aporta la fiscalía, entre ellos Vital (ex-FDLR) que declara que Victoire le había entregado dinero para la desestabilización del país. Ella, en cambio, se reafirma en la convicción de que “el último crimen que he cometido es criticar al gobierno“. Y trata de mostrar las diferencias con el FPR de Kagame, “invito a mis compatriotas a que tengan el valor de mirar la verdad de nuestra historia a la cara. Los invito a que reconozcan nuestra propia responsabilidad en la gestión de ese problema en vez de querer echarla sobre los extranjeros” (pág.135).

En relación a la complicidad con los actos de terrorismo, Ingabire confiesa en el libro que “la opción de crear una organización politico-militar también estuvo sobre la mesa” (pág.171) pero que, sin embargo, optaron por la vía pacífica, y añade: “sus testigos-habla al fiscal- pueden decir lo que usted les dice que digan, no encontrará en ningún lugar, ni en mis escritos, ni en mis discursos, nada donde preconicemos el recurso a la lucha armada”.

Estamos en 2016 y Victoire Ingabire sigue en la cárcel, con una condena de 15 años. Según afirman diversas ONG y organizaciones como Amnistía Internacional no ha tenido un verdadero acceso a la justicia y su proceso está plagado de irregularidades y fallas, además “sus condiciones de encarcelamiento han empeorado significativamente desde que recurrió ante la Corte africana de derechos humanos y de los pueblos, y desde que se publicó el libro Entre las cuatro paredes de la 1930, escrito en la cárcel y sacado de la misma bajo riguroso secreto.”

Mi único arrepentimiento es que haya supervivientes del genocidio que se han sentido heridos porque haya sido en el memorial de los tutsis donde he evocado los crímenes contra la humanidad perpetrados sobre los hutus. Que estén tranquilos, no fue mi intención herir a nadie. Incluso pido perdón a quienquiera que se haya sentido ofendido por mis palabras. Pero sigo convencida de que para llegar a una reconciliación efectiva del pueblo ruandés hay que hablar explícitamente de todos los crímenes cometidos en Ruanda, sin ningún tabú. (pág. 170)

Ficha:

  • Título original: Entre les quatre murs du 1930 (2015)
  • Idioma: Original: Francés (Editorial Scribe)
  • Prólogo: Judi Rever
  • Traducción al castellanoEditorial Tal y Cual (2016)
  • Traductor: Juan Carlos Figueira Iglesias
  • Lugares de venta: En la sede de Comités Umoya De lunes a viernes de 9:30 a 13:30. C/Argumosa, 1. 5ºA. Madrid. (Junto al metro Lavapiés)
    • Por email a umoya@umoya.org
    • Por teléfono en el 91 468 49 54, (de lunes a viernes de 9.30 a 13:30) para recibir por correo postal contra reembolso.

    Cuenta Twitter: @ComitesUmoya

  • Otros libros sobre el genocidio de Ruanda:
    • Una temporada de machetes de Jean Hatzfeld (Anagrama)
    • La sombra de Imana de Veronique Tadjo (El Cobre Ediciones)
    • Murambi, el libro de los huesos de Boubacar Boris Diop (Wanafrica)
    • Notre-Dame du Nil de Scholastique Mukasonga (Gallimart)
    • Rwanda l’histoire secrète (Francés) de Abdul Joshua Ruzibiza (Editions du Panama)
    • Africa’s World War: Congo, the Rwandan Genocide, and the Making of a Continental Catastrophe (Inglés) de Gérard Prunier (Oxford Univ Pr)
Anuncios

3 comentarios el “Ruanda: Entre las cuatro paredes de la 1930

  1. luispablodetorrescabanillas
    15 agosto, 2016

    Reblogueó esto en luispablodetorrescabanillas.

    Me gusta

  2. Pingback: Semana de África | 2709 books

  3. Pingback: Segunda y fructífera temporada del club de lectura Baobab | 2709 books

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15 agosto, 2016 por en Biografías y/o Testimonios y etiquetada con .
“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad” Henning Mankell.

“Desde luego había aprendido mucho sobre un pequeño y relativamente poco importante pueblo de África occidental” (El antropólogo inocente– Nigel Barley. 1983)

“A la gente le cuesta menos llorar que cambiar, una regla de psicología que la gente como yo aprendió en la calle siendo niño” (James Baldwin. 1977)

“Cuando se nos muestran escenas de niños muriendo de hambre en África, con un llamado para que hagamos algo para ayudarlos, el mensaje ideológico subyacente es algo como, “¡No pienses, no politices, olvídate de las verdaderas causas de la pobreza, solo actúa, dona dinero, así no tendrás que pensar!” (Vivir en el fin de los tiempos-Slavoj Žižek, 2010)

Contador de visitas

  • 258,549 visitas

Colaboro con:

África no es un páis

Altair

mundo-negro

http://www.wiriko.org/

logoprincipalAFRIBUKU5

Fundación Sur

LOGO-WANAFRICA

Guin guin bali logo_es

Sitios que recomiendo:

alizanza internacional de editores independientes

303826_234206893296987_1206844572_n

biblioteca africana

cabecera

mary

aishlogo_0 (1)

CHEZ-GANGOUEUS-670x239

logo 2398

Literaturas Afrikanas

CR5MJnbo

Creative commons

Licencia de Creative Commons
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons. Eres libre de copiar y publicar mis artículos y fotos, siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, me acredites como autora, cites el medio donde se ha publicado el texto originalmente e incluyas un enlace o, si no es posible, la URL de este blog. Las portadas de los libros y las fotos que no aparezcan bajo mi nombre son propiedad de sus autores.

En Facebook

unnamed

Entradas:Archivo

A %d blogueros les gusta esto: