LitERaFRicAs

Simplemente literatura

Sami Tchak vuelve a arriesgar con “La fiesta de las máscaras”

ca-1webSami Tchak tiene el rostro cruzado por profundas escarificaciones que le fueron practicada cuando él contaba solo ocho años de edad. Su físico es de los que no dejan indiferentes. Tampoco su discurso que descubre a un escritor erudito y de maneras diferentes y controvertidas. Filósofo de formación, se le describe como “enfant terrible”, usa y abusa del sexo en sus novelas y ninguna de sus obras se desarrolla en su Togo natal.

¡Puta vida¡ (El Cobre Ediciones, S.L., 2003), su primera obra traducida a castellano, era una novela exagerada, transgresora, arriesgada, ácida, divertida, cínica, muy crítica y que se escribió en un momento en el que Sami Tchak estaba muy enfadado. Era, además, un puñetazo contra la hipocresía de un mundo que se denomina “multicultural” pero que tiene culturas de primera y de segunda y contra el racismo bajo una multitud de máscaras que juegan en un baile de disfraces.

Las máscaras han sido también objeto redundante de indagación en su obra. Más aún en La fiesta de las máscaras, una novela corta (no llega a 100 páginas) en la que vuelve a tener la audacia de plantear su historia desde los meandros que proporciona el sexo, sus delirios y tristezas, pero ya sin sentido del humor, y en la que haciendo honor a su fama de escritor arriesgado introduce la necrofilia (no hay que quedarse con este dato). Novedad, sin duda, que viniendo de este escritor no sorprende.

La historia que Tchak plantea en La fiesta de las máscaras tiene forma cíclica mientras alterna momentos pasados y presentes. Gran parte de la misma se desliza entre el vodevil y la tragedia griega y se torna absurda en algunos momentos para pasar a ser hiperbólica en otros. Me ha recordado a Sony Labou Tansi y su La Vida y media, que el propio escritor reconoce como uno de sus libros de cabecera, pero sin la capacidad de incisión de una “escritura que será antes gritada que simplemente escrita“. Y todo ello, a pesar, de la mención expresa que se hace en el libro a “las siete soledades”.

Ambientada en un lugar y un tiempo que no se nos proporciona (aventuramos algún país de Sudamérica por los nombres de los actores de raíz hispana, lo que parece demostrar otra vez una cierta voluntad de huir de estereotipos africanos y trasladarlos fuera del continente), una prostituta vuelve a estar en el centro de la trama. Pero esta vez Tchak utiliza la sexualidad para mostrar los entresijos del poder corrupto. Sin embargo, ésta en apariencia principal intención de la novela, queda desdibujada ante el conflicto de identidad sexual que vive y sufre el protagonista, llamado Carlos, cuya catarsis se produce en una fiesta, en la que su hermana, Carla, le hace vestirse de mujer, y en la que logra impactar al joven capitán, parte del elenco dictatorial de ese país sin nombre. No en vano en un momento de la historia el protagonista recuerda una cita de Marguerite Yourcenar: “El hombre, la mujer, no son dos cosas antagónicas”. Carlos/Carla confunden sus papeles.

El núcleo fundamental de la novela se centra en el monólogo, una revisión de su vida, repleto de referencias literarias, de este hombre que intenta explicarse ante el hijo de la mujer que acaba de asesinar. Mientras, va desfilando la desidia moral de un mundo que está cubierto de máscaras que disfrazan lo que cada uno se rebela a ser, pero a la postre son. En un entorno en el que las personas aparecen como juguetes en manos de los déspotas o de aquellos, que de una manera u otra, en otras subescalas, detentan el poder necesario que les hace poder disponer de las vidas ajenas para sus propios propósitos, sin reparar en los daños causados y sin mostrar un hálito de humanidad.

Lo que funcionaba tan bien en ¡Puta vida! no lo hace tanto en esta novela. Si en aquella la diatriba furiosa del narrador escupía, provocaba e irritaba a racistas y no racistas, en esta la transgresión (sin poder negársele su tanto de ruptura y originalidad) no acaba de dislocarnos al ser trasplantada a un tablero diferente, que pretende mostrar la sombría cara del poder, y en el que las máscaras apenas inquietan, al mezclar dos historias que no poseen la misma fuerza e intensidad.

La fiesta de las máscaras (La fête des masques, 2004) – Editorial Baile del Sol. Colección Casa África, nº1. Traducción: Juan Ignacio Royo. 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 9 febrero, 2017 por en Novela, Tchak, Sami y etiquetada con .
“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad” Henning Mankell.

“Desde luego había aprendido mucho sobre un pequeño y relativamente poco importante pueblo de África occidental” (El antropólogo inocente– Nigel Barley. 1983)

“A la gente le cuesta menos llorar que cambiar, una regla de psicología que la gente como yo aprendió en la calle siendo niño” (James Baldwin. 1977)

“Cuando se nos muestran escenas de niños muriendo de hambre en África, con un llamado para que hagamos algo para ayudarlos, el mensaje ideológico subyacente es algo como, “¡No pienses, no politices, olvídate de las verdaderas causas de la pobreza, solo actúa, dona dinero, así no tendrás que pensar!” (Vivir en el fin de los tiempos-Slavoj Žižek, 2010)

Contador de visitas

  • 278,794 visitas

Colaboro con:

África no es un páis

Altair

mundo-negro

http://www.wiriko.org/

logoprincipalAFRIBUKU5

Fundación Sur

LOGO-WANAFRICA

Guin guin bali logo_es

Sitios que recomiendo:

alizanza internacional de editores independientes

303826_234206893296987_1206844572_n

biblioteca africana

cabecera

mary

aishlogo_0 (1)

CHEZ-GANGOUEUS-670x239

logo 2398

Literaturas Afrikanas

CR5MJnbo

Creative commons

Licencia de Creative Commons
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons. Eres libre de copiar y publicar mis artículos y fotos, siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, me acredites como autora, cites el medio donde se ha publicado el texto originalmente e incluyas un enlace o, si no es posible, la URL de este blog. Las portadas de los libros y las fotos que no aparezcan bajo mi nombre son propiedad de sus autores.

En Facebook

unnamed

Entradas:Archivo

A %d blogueros les gusta esto: