Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Bibliotecas africanas’

Las bibliotecas digitales africanas ya son realidad

Según algunos, la tecnología digital forma parte de nuestras vidas y nos ofrece importantes campos para apoyar a la educación y a la investigación. La utilización de los recursos que ofrece la red sirve para la ampliación de conocimientos y de búsqueda de contenidos a todos los niveles, de manera rápida y eficaz. Otros, en cambio, expresan sus recelos y dudas ante lo que ven como la “invasión digital”. La escritora sudafricana Nadine Gordimer, publicó recientemente un ensayo: “The image and the world“, en el que alertaba de la transformación del libro en película y ahora en página web y solicitaba que impidiéramos que lo último ocurriera.

Difícil parece que se pueda impedir el avance. Las tasas de penetración de Internet, tanto web y móvil, en Marruecos, Túnez, Egipto, Nigeria y Kenia están por encima o cerca de la media mundial del 32 %. En la era digital, África conoce la importancia de incorporar todos los recursos que ofrece la red a  sus bibliotecas.

Tal y como recoge AllAfrica [en], y por poner algunos ejemplos, en Uganda la biblioteca municipal de Busongora ofrece servicio de SMS, radio y sesiones de formación a más de 500 agricultores de la región, mientras que en Sudáfrica, los jóvenes de una zona desfavorecida de Ciudad del Cabo reciben formación en TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), así como programas de formación y oportunidades de empleo a través de la conexión de banda ancha a Internet en su biblioteca.

Junto a la provisión de equipos informáticos, conexiones en red y formación de los usuarios, otro de los pilares sobre los que se fundamenta la buena marcha de la implantación de las TIC es la capacitación del personal que atiende las bibliotecas. Las bibliotecas en Namibia consiguieron que una parte del presupuesto a ellas destinado, se utilizara además de para la compra de libros, para invertir en TIC y ahora todas las bibliotecas de Namibia tienen al menos un bibliotecario profesional capacitado en tecnologías de la información y la comunicación.

Biblioteca digital

Además, los proyectos de bibliotecas digitales se perfilan como una de las grandes novedades que aporta la red y la digitalización de obras, artículos, revistas y contenidos es el gran reto a conseguir.

Las bibliotecas digitales pueden representar una oportunidad para el desarrollo de políticas y estrategias para el futuro digital de África. Si bien las iniciativas para poner en marcha bibliotecas digitales en África se encuentra en una etapa embrionaria, a lo que se añade la falta de coordinación, planificación y la escasez generalizada de conocimientos y recursos para administrar la infraestructura digital y la información, junto con las pocas oportunidades para el desarrollo de capacidades y el intercambio de conocimientos, no por ello se ha detenido su implantación.

Sobre el tema ya se han celebrado tres conferencias hasta el momento: la primera en Etiopía-2009, la segunda en Johannesburgo2011, y la última y más reciente en Marruecos-2013: La 3ª Conference on African digital libraries and archives  (ICADLA-3). En las tres se ha debatido y puesto sobre la mesa las carencias arriba mencionadas, junto a  los retos y los avances a conseguir.

Uno de los objetivos de las mismas es generar sinergias para la creación de la biblioteca y archivo digital africana (ADLA) bajo la dirección técnica y administrativa del Comité Permanente de la Conferencia Internacional sobre Bibliotecas y Archivos Digitales africanos (ICADLA). Dicho comité está formado por representantes de 17 países de todo el continente.

Iniciativas como Hadithi, una biblioteca en línea de libre acceso y gratuito, que tiene el objetivo de facilitar el acceso a la investigación de calidad a los estudiantes africanos y que les permite acceder desde cualquier sitio con conexión a Internet, incluso desde el propio teléfono móvil, proporcionando una gran flexibilidad a los estudiantes a la hora de trabajar en diversos entornos, o la Red de soporte a las bibliotecas digitales africanas (ADLSN)  una comunidad de profesionales africanos, entre otros, que tiene el objetivo de apoyar la conservación y difusión de contenidos locales en forma digital, nos demuestran que el interés está muy vivo y que sigue avanzando.

Las nuevas bibliotecas y los agricultores de Uganda

Más del 87 % de los 36 millones de personas de Uganda viven en zonas rurales y viven de la agricultura, según el Banco Mundial. La gran mayoría de ellos no tienen acceso a la información sobre métodos de cultivo y equipos modernos que precisan para realizar el trabajo que les proporciona su sustento diario.
Las bibliotecas públicas se convierten en puntos de acceso a la información y a la comunicación para las personas en sus comunidades. Hay más de 130 bibliotecas públicas y comunitarias distribuidas en Uganda y, sin embargo , muchos de estos proveedores de servicios de información carecen de electricidad, ordenadores o conexiones a Internet.
Gracias a una beca de la Fundación Maendeleo se han instalado paneles solares en las bibliotecas y hay ordenadores portátiles y conexiones a Internet. Además, los bibliotecarios están capacitando a los agricultores para que aprendan a utilizar los ordenadores y conectarse a Internet para buscar la información que necesitan con resultados notables.

Fuente: IEFL 

El sueño de la Biblioteca Nacional de Hargeisa (Somalilandia)

somaliland_library

El 18 de mayo de 1991, la región de Somalilandia se independizaba, tras la caída del dictador Siad Barre, de forma unilateral de Somalia. Desde entonces, este país «de facto» goza de total autonomía (diferente capital, diferente presidente, diferente moneda, diferente visado), pero no ha sido reconocido por la comunidad internacional, como dice Fernando Duclos “para todo el mundo diplomático, esta tierra desértica, de nómadas y camellos, sigue siendo parte de Somalia”.

22

Foto: James Hopkirk– Somalilandia-2013

Somalilandia es un país pacífico y estable que no logra ser reconocido como tal. El porqué, como casi siempre, no tiene una respuesta única.

121

Foto: James Hopkirk – Estación de gas

La ONU quiere una Somalia unida y tiene miedo de que su reconocimiento aliente otros deseos independentistas. Además, tiene petróleo. En septiembre de 1991, ocho meses después de la caída del dictador Siad Barre, el Banco Mundial presentaba un informe que situaba a Somalia y Sudán como los dos potenciales custodios del crudo regional.

181

Foto: James Hopkirk-Sonrisas

”A pesar de dos décadas puede parecer mucho tiempo para vivir sin reconocimiento, Somalilandia no ha estado simplemente esperando el momento oportuno, ha estado trabajando duro para lograr la reconstrucción del país y de la vida”, dijo el actual presidente Mahmud Ahmed Silanyo en junio de 2013. Mientras, la vida allí se desliza con tranquilad, no exenta de problemas, pero en medio de una ganada estabilidad que no abunda en esta zona del continente. Si el sueño de ser reconocidos internacionalmente parece aún lejano, no lo es en cambio el de construir su propia biblioteca nacional, camino que ya han comenzado a andar.

Una biblioteca que quiere ser realidad

somaliland_library3somaliland_library2

Recientemente se ha realizado un evento para recaudar fondos en apoyo de la “Biblioteca Nacional de Somalilandia“, abierta no solo a los ciudadanos del país, sino a todos los simpatizantes de la próxima biblioteca nacional en Hargeisa. A dicho evento organizado por las juventudes de Somalilandia en Qatar acudieron altos funcionarios de la comisión organizadora de la construcción de la biblioteca que informaron sobre las actividades realizadas hasta el momento.

President Silanyo L jumpstarts national library construction

Silanyo poniendo la primera piedra. Fuente:somalidansun

Será la primera biblioteca pública desde la década de 1980 en Hargeisa. La única pequeña biblioteca existente, construida por los egipcios, está en ruinas y en parte está ocupada por refugiados. La nueva biblioteca servirá a una población de casi un millón de personas, la mayoría de los cuales son menores de 25 años. Tiene el objetivo de llegar al conjunto de Somalilandia a través de un programa activo de bibliotecas regionales e institucionales y unidades de biblioteca móvil. Esto también incluye una biblioteca de camellos para llegar a los pastores nómadas.

Está pensado que los libros vengan de todo el mundo a través de diversas campañas de apoyo a la biblioteca a nivel internacional. También se va a solicitar donaciones a editoriales y particulares de colecciones personales o libros que consideren que ya no necesitan. Además la biblioteca quiere ayudar a mejorar la experiencia educativa de la población nómada y dispondrá de una pequeña planta de impresión que imprimirá material educativo donado a bajo precio para las escuelas.

La primera piedra de la futura biblioteca la puso el presidente de Somalilandia, Ahmed Mahmud Silanyo el pasado 9 de diciembre, felicitando a toda la ciudadanía a los hombres y mujeres tanto los que se encuentran en la actualidad en el país como los que están en la diáspora por su empeño en idear una biblioteca nacional y trabajar sin descanso para su realización.

Fuentes:

A los pies del desierto: la Biblioteca Chinguetti (Mauritania)

travideos.es

travideos.es

Mauritania es conocida en todo el mundo árabe, pero casi nada en Occidente, por su enorme riqueza cultural de manuscritos árabes, muchos traídos de Oriente árabe por los peregrinos que volvían de la Meca, algunos recopilados por los estudiantes del Corán  y otros compuestos por juristas propios, poetas e historiadores de Mauritania. Ahmad Yahya Ould Mohamed, director de manuscritos en el Instituto Mauritano de Investigación Científica (IRMS) en Nouakchott, cree que no es una casualidad que se haya encontrado en el pequeño pueblo de Boutilimit, a unos 150 kilómetros al este de la capital, un manuscrito completo: una gramática escrita por Ibn Rushd, conocido en Occidente como Averroes.

Chinguetti

Foto: OBlaise

04b_chinguetti.dia_3

Foto: Pasaporte3.com

Ahmad Ould Mohamed ha estado viajando a lo largo de Mauritania desde hace más de 20 años, visitando bibliotecas privadas, catalogando su contenido y exhortando a sus cuidadores para salvaguardar sus tesoros escritos. Mauritania nunca tuvo grandes centros de población sedentaria: sus cuatro ciudades de caravanas históricas, Chinguetti, Wadan, Walata y Tichit, todas ahora designadas por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, son pueblos antiguos, y sus gentes están orgullosas de sus bibliotecas.

Chinguetti: la biblioteca del desierto

Chinguetti es la que recibe la mayor fama. La ciudad fue fundada a finales del siglo XIII y fue centro de comercio de caravanas entre África del Norte y el África Negra, siendo la metrópolis de mayor apogeo cultural de la región a principios del XVII. Es la 7ª Ciudad Santa del Islam, Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1.996, Ciudad Cultural de Mauritania y Puerta del Desierto. Se encuentra ubicada en pleno desierto, en la Región del Adrar, a 600 Km de la capital y a 90 Km de Atar, la capital de la región desde donde la única vía de comunicación es por pistas de tierra. De hecho, durante muchos siglos, toda Mauritania era conocido en el Oriente árabe como “shinqit bilad- la tierra de Chinguetti“, aunque el término no aparece en ninguno de los grandes geografías árabes medievales. El más famoso escritor moderno de Mauritania, Ahmad ibn al- Amin al- Shinqiti (1863-1913), en su compendio geográfico y literario Al- Wasit, escribió elogiosamente sobre el encanto especial de su ciudad natal.

6835756827_31ac2bc833

Foto:carlosoliveirareis

Los manuscritos de Chenguetti, de gran valor, se conservan en bibliotecas privadas de varias familias. Se han conservado cerca de más de 1.300 manuscritos de incalculable valor, algunos de ellos datan de los S. IX y X, con textos del Corán, filosofía, gramática, medicina, matemáticas, poesía, astronomía, etc.

En la actualidad hay cuatro bibliotecas familiares: Al Habot, Al Ahmad Mahmoud, Al Hamoni, y Ould Ahmad Sherif. Todas bastante bien organizadas, catalogadas y abiertas para visitas tanto académicas como turísticas. De hecho, gran parte de los ingresos de la ciudad hoy en día provienen de estas visitas.

La biblioteca Al Habot es la más conocida y mejor catalogado. Fundada en el siglo XVIII por Sidi Mohamed Ould Habot (1784-1869), descendiente del primer califa del Islam, Abu Bakr al Siddiq, creció a través de adquisiciones de las bibliotecas del norte de África y de otros lugares, así como por la copia de los libros disponibles en la localidad. El más antiguo de los manuscritos de la colección de 2.000 ejemplares, es desde el año 1088. Esta biblioteca tiene la única copia completa que se conoce del autor granadino Abu Hilal al-Askari,  Tashih al-wujuh  wa al-Naza’ir (La corrección de las apariencias).

Fuentes:

La futura Biblioteca Nacional de Somalia

somalilandpress.com

somalilandpress.com

Tal y como veis en la fotografía había quedado la “Biblioteca nacional de Somalia” tras décadas de conflicto en este país. Esas ruinas se habían transformado en el refugio de decenas de personas desalojadas que vivían en su interior. Ahora parece que la situación va a cambiar, el gobierno presentó el pasado mes de junio un proyecto que ya se ha puesto en marcha en la capital somalí, Mogadiscio, para reconstruir la Biblioteca nacional del país. También buscará un hogar para las personas que residían en el edificio.

La situación sigue siendo sumamente frágil en esa región, pero hay avances que parecen estar sentando las bases para salir de la dura realidad en la que han vivido los últimos años. Desde la caída del régimen dictatorial de Siad Barre en 1991, Somalia ha sufrido un conflicto interno que ha causado más de 350.000 bajas y alrededor de un millón y medio de desplazados internos. El escenario somalí ha estado dominado por una situación de enfrentamiento generalizado entre clanes, subclanes y milicias de señores de la guerra por obtener el poder, que ha derivado en un islamismo radical yihadista. En la actualidad un gobierno de transición intenta llevar el país hacia adelante. En esta frágil situación, Somalia está intentando reconstruirse. La reconstrucción de la Biblioteca nacional es otro paso más en la tarea que llevan iniciada hace tiempo de levantar de nuevo los edificios derruidos por el conflicto civil.

La “Biblioteca nacional de Somalia” fue fundada en 1975 en Mogadiscio, y estuvo bajo la responsabilidad del Ministerio de Cultura y Educación somalí hasta el colapso del país en 1991. Intentar encontrar datos sobre ella es casi una misión imposible. En un informe que realizó la UNESCO en 1983 se puede leer que no contaba con un programa de presupuesto o de adquisición de compra y el número de volúmenes que albergaba era de 7.000, siendo la mayoría regalos de libros ingleses, italianos o árabes. Resalta la falta de personal cualificado, la carencia de presupuestos y los escasos fondos. El informe se lamentaba de lo decepcionante que era que la biblioteca no tuviera apenas una colección de documentos somalíes.

Zainab Hassan, el director del proyecto señaló la importancia de la Biblioteca: “Hay tantos jóvenes que no tienen un lugar seguro para ir a leer, no tienen electricidad en sus casas y necesitan un lugar para aprender, una Biblioteca es una de las cosas más importantes que pueden marcar la diferencia en una sociedad”.

Así es como se prevé que quede la Biblioteca:

_71860932_somalisketch2 (2)

Alrededor de 20.000 libros han sido donados por los Estados Unidos y cerca de 60.000 se esperan provenientes de países árabes. Se calcula que las obras del nuevo complejo estén terminadas en el plazo de seis meses a un costo de 1 millón de dólares. El dinero proviene del gobierno somalí, así como de hombres de negocios y de la sociedad civil.

Fuentes: 

La dinámica Biblioteca Balme (Ghana)

a1cadffa1cfe99b4eff1b1286ff14e74

Construida en 1948, la Biblioteca Balme es la principal biblioteca de la Universidad de Ghana. Cuenta con materiales de referencia, libros de texto, bases de datos de revistas y lugares de estudio  para la formación de los usuarios. Sus instalaciones incluyen salas de lectura de 24 horas, servicios de impresión y encuadernación, servicio de fotocopiadora y un entorno de red con ordenadores. La Biblioteca es dinámica y continúa adaptándose a los cambios tecnológicos y las necesidades de información del usuario.Esta Biblioteca está considerada la más importante del Oeste de África.

El edificio de estilo colonial se ha ido quedando pequeño. Posee un impresionante diseño: un montón de rieles de madera de color marrón oscuro, amplios ventanales, pisos de cerámica y techos altos, destacan la sala de lectura y la zona reservada para la Biblioteca Africana.En 2011 la Biblioteca pasó por una de las primeras remodelaciones. Se reformaron dos habitaciones grandes para servir mejor a sus estudiantes ya que la tecnología juega un papel muy importante en la educación. La primera sala contiene 150 ordenadores. También hay personal disponible para apoyar a los estudiantes en su trabajo académico. Estos equipos son de estricto uso académico. Esta sala se llama del “Conocimiento común”. Proporciona un lugar para que los estudiantes tengan acceso a la Internet, catálogo en línea, bases de datos de revistas, KEWL NextGen, MS Office, impresión y escaneo instalaciones que también son de fácil acceso para los estudiantes.

La segunda sala renovada tiene capacidad para 200 persona, es la “Sala de lectura de 24 horas” esta sala proporciona un lugar para que los estudiantes estudien en silencio.
521368_459757954062033_1367017956_nGhanabalmeafricanaGhanabalmeperiodicals2

La Biblioteca Balme contiene más de 100.000 libros, 500 microfilms, discos compactos y cintas. También incluye una gran colección de libros antiguos, grabados y archivos. Hay acceso a los recursos electrónicos a través de la página web de la biblioteca.

Sirve como repositorio de publicaciones de la ONU,UNESCO,UNICEF. La mayoría de estos artículos son para uso en el salón y sólo algunos (por su importancia) son guardados en un armario cerrado con llave. El “Centro de Información para el Desarrollo” es una habitación financiado por el Banco Mundial. Otras colecciones especiales incluyen la Biblioteca Braille, la Biblioteca Árabe, la Biblioteca Africana y la Biblioteca de Referencia del Estudiante.

Fuentes:

La Biblioteca de Tombuctú (Mali)

Fundada en el siglo XI por nómadas tuareg, Tombuctú fue el eje del impero malí. Mereció halagos de “ciudad misteriosa”, y fue considerada “la Atenas de África”. Es conocida como la ciudad de los 333 santos. Este lugar es el que alberga el “Instituto de Investigación y Documentación Islámica Ahmed Baba”, la biblioteca de Tombuctú, que atesora 30.000 manuscritos. La ciudad y sus alrededores son un archivo de textos escritos a mano en árabe y en las lenguas africanas en escritura árabe, realizados entre el siglo XIII y el siglo XX. Son depósitos importantes de la producción científica en el África occidental y el Sahara. Es sorprendente que continúen siendo, en gran medida, desconocidas e infrautilizadas. Estas colecciones merecen un estudio detallado: son el punto de partida para la reflexión sobre la tradición escrita de África.

AHMED BABA (1556-1627)

Jurista, escritor y líder espiritual, da nombre al Instituto de Tombuctú. La época de oro de Tombuctú fue abruptamente interrumpida por la invasión marroquí en 1951. La importancia intelectual y comercial de la ciudad, poco a poco comenzó a declinar después de la invasión. Ahmed Baba, cuya biblioteca personal de más de 1.600 ejemplares fue destruida, tuvo que exiliarse a Marruecos. Entre sus escritos, sobresale Mi’raj, “que constituye la primera reflexión por escrito sobre la raza por parte de un autor subsahariano de la que se tiene constancia” (1).

IHERI-AB

Se trata del nuevo centro que se creó en 2009, sustituyendo al anterior (CEDRA-B) creado en 1973. En el período comprendido entre 1973 y 1984 CEDRAB sólo había logrado adquirir 3.500 manuscritos. La búsqueda de manuscritos comenzó en las propias familias locales, que atesoraban gran número de manuscritos y se extendió, después, a los alrededores de Tombuctú. Las familias locales habían optado por su venta a instituciones extranjeras o por gestionarlas ellos mismos con ayuda internacional (Fondo Kati), por lo que fueron las pequeñas bibliotecas privadas las que engrosaron el fondo del instituto. Las herramientas de trabajo de las que disponen los bibliotecarios son precarias, pero en los últimos años se ha comenzado a su microfilmación.

¿DESTRUCCIÓN DE LA BIBLIOTECA?

A principios de 2013, saltaron todas las alarmas: los islamistas que habían controlado la histórica ciudad maliense durante los últimos 10 meses arrasaron algunos centros de conservación en su huida y quemaron numerosos ejemplares, pero, al parecer, solo consiguieron dañar una pequeña parte del total. Salvo varios cientos que fueron quemados por los islamistas cuando abandonaron Tombuctú, poco antes de que llegaran las tropas francomalienses, el resto de los 100.000 manuscritos que se reparten en una treintena de bibliotecas por toda la ciudad y algunos pueblos de alrededor están también a salvo. “El centro Ahmed Baba alberga unos 40.000 manuscritos, pero casi todos están en Bamako porque su director se los llevó de manera discreta. Lo que quemaron los radicales fueron varios cientos de manuscritos que se encontraban en las nuevas instalaciones construidas por el Gobierno sudafricano y que ya habían sido digitalizados, así que su contenido no se ha perdido”, asegura Sane Chirfi Alpha, director regional de Turismo de Tombuctú e historiador.

Este patrimonio es importante porque, entre otras razones, refuta la idea de que las culturas negras africanas fueron exclusivamente orales. 05/05/2013-Samuel. Quilombo.

tumblr_m558nunN331qgfbgio1_1280

For Centuries it was taught that Africa & Africans had no written history, literature or philosophy (claiming Egypt was other than African). In this picture we see one milion manuscripts that were found in the many Libraries of Timbuktu/Mali covering , according to Reuters “all the fields of human knowledge: law, the sciences, medicine,”. Some of the Manuscripts date back to the 13th Century. Photo and text: africlassical.blogspot.com.es.

Fuentes:

Etiopía: donde los burros llevan libros

La biblioteca móvil causa sensación entre los niños y niñas etíopes. (Adeyabeba Bekele/IPS)

(Adeyabeba Bekele/IPS)

La Biblioteca-burro móvil es creación de Yohannes Gebregeorgis, un etíope comprometido con llevar la educación a todos los rincones de su país. Fue diseñado para responder a la necesidad urgente de suministrar libros a los niños de las zonas rurales (en este caso de Awassa). Yohannes descubrió que los burros eran abundantes en estas áreas y que los libros, en cambio, no lo eran. Similar en concepto a las bibliotecas móviles en los Estados Unidos, estas bibliotecas corren un circuito de escuela a escuela y de pueblo en pueblo llevando libros a los niños.La primera Biblioburro etíope se puso en funcionamiento en 2005.

La carreta está específicamente diseñada. Debe contener un tesoro de libros, tener un espacio para llevar pequeños asientos y un compartimiento especial para llevar los alimentos para el animal. La Biblioteca-burro móvil se estaciona debajo de un árbol grande, los pequeños asientos hacen una treintena de puestos en la sombra, con espacio para hasta 200 niños. Un bibliotecario o un auxiliar de biblioteca distribuye los libros a los niños y éstos se turnan para leer para sí mismos o leer el uno al otro, bajo la dirección del bibliotecario. Cuando la sesión ha terminado, los libros y los taburetes se recogen y la Biblioteca-burro móvil se cierra hasta el siguiente sitio de lectura.

En este caso la iniciativa surgió de una persona: Yohannes Gebregeorgis. Este etíope es el fundador de Ethiopia Reads, una organización comprometida con llevar la alfabetización a los niños de Etiopía. En 2003 fundó la Biblioteca Shola en uno de los barrios más pobres de Addis Abeba. Desde entonces, han abierto otras 10 bibliotecas escolares. Y publica libros en amárico, como Silly Mammo con la colaboración de Jane Kurtz.

Os dejo que él os lo cuente con sus propias palabras: “El poder de las historias“.

Fuentes:

Los barcos del desierto de Kenia

Biblioteca-camello de Garissa. Foto:bookaid.org

El servicio de biblioteca mediante camello es una iniciativa innovadora de KNLS (Kenya National Library Service) que ha ganado premios por sus esfuerzos en la promoción de la alfabetización y la cultura de la lectura en las regiones áridas y lejanas del nordeste de Kenia. En este servicio, los camellos llevan libros en cajas hechas específicamente para el proyecto y los llevan a los niños en escuelas lejanas. También se incluyen carpas y colchonetas. Esta iniciativa ha tenido éxito desde su inicio y es una alternativa a los servicios bibliotecarios móviles motorizados disponibles en otras partes del país.

La historia de cómo KNLS utiliza los ‘barcos del desierto “para llevar los libros a los asentamientos rurales y las escuelas nómadas de la zona árida fue presentado en forma de documental el cual ha ganado un premio en Alemania.

El uso de camellos como medio de transporte para llevar los libros a las comunidades nómadas (de las regiones del norte y este de Kenia) comenzó en 1985 y se ha ganado el interés de la comunidad. La biblioteca camello móvil tiene características comunes en las granjas semi-permanentes y las tierras de pastoreo.

Fuentes:

A %d blogueros les gusta esto: