Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Crowdfunding’

Edjengui se ha dormido… y Chema Caballero nos cuenta cómo quieren despertarlo

imagen-video

Fotografía: Goteo.org

Tras leer este libro, me he puesto a leer otra vez.

He buscado la “Declaración de las Naciones Unidas sobre los pueblos indígenas” de 2007 y me he encontrado lo que ya sabía. Mis ojos se han deslizado artículo tras artículo hasta completar los 46 que completan la lista de este sueño color rosa que son todas las declaraciones que existen y existirán para muchas personas. Después me he quedado un buen rato mirando por la ventana y reflexionando sobre nuestro mundo de asfalto y neón, tan alejado del de los pigmeos bakas, alma de este libro, que se consideraban hasta hace poco parte de la selva (pensad en esto) para verse de pronto desalojados de ella y obligados a habitar los bordes de las carreteras.

Se me ocurren unas cuantas maneras de acercarse a una comunidad indígena: a través de algún libro de antropología, de algún reportaje fotográfico o periodístico, de algún testimonio de viajero, o de manera menos frecuente conociéndolas in situ. Este libro lo consigue de una manera diferente. Si con Los hombres leopardo se están extinguiendo  (PPC, 2011) Chema Caballero había conseguido casi un “manual”, con Edjengui se ha dormido completa una mezcla de géneros, logrando un libro “intramundos” que nos mete de lleno en los poblados de los pigmeos bakas del sur de Camerún. Su recorrido parece el de un detective con los ojos muy abiertos que ha llegado a la escena después del crimen y se dispone a observar, reflexionar y entrevistar a toda persona vinculada con el caso para intentar aclarar la crítica situación que delante se le presenta. Después nos reúne a todos para ofrecernos sus conclusiones y, para ya sin sorpresa, mostrarnos que el culpable no es uno sino muchos y otro tanto ocurre con el motivo.

Espero no haber cometido un “spoiler” al adelantar que esta obra parte de una situación al límite y contaros un poco el final de este libro que nació con la intención de “mostrar el momento actual en el que se encuentra el pueblo baka”. La ONG Zerca y lejos nos propone unirnos a la lucha por los Derechos Humanos de los baka comprando este libro. Una manera, además, de lograr que con su lectura conozcamos y sintamos más próximos a los bakas de Camerún. Para ello han usado la vía del “crowfunding” y le han encomendado la labor a Chema Caballero. Éste, a través de un método de cirujano, abriendo, analizando, cerrando y volviendo a abrir, cumple la tarea sin arrogarse el papel de ser “la voz de los sin voz” y prefiriendo, de manera muy acertada, dar primerísima importancia a las historias personales. Que hablen ellos y ellas. Siendo a través de estas narraciones como se va encendiendo las bombillas que van dando luz a un universo desconocido y logrando que lo veamos casi como si estuviéramos sumergidos dentro de él.

¿De qué habla “Edjengui se ha dormido”?

De cuando todo se desmorona. De eso habla. De cuando ves que tu mundo deja de existir y comienzas a vagar como un fantasma al que le han quitado cualquier cimiento de solidez y no te puedes anclar a nada porque todo a tu alrededor maneja unas claves que desconoces.

No son los bakas, por desgracia, los únicos que han sido desalojados de sus tierras y que corren el peligro de perder sus culturas. A lo largo y ancho del planeta son muchos los grupos minoritarios que han visto cómo sus tierras ancestrales, aquellas que les pertenecen desde “muchos, muchísimos años” como dice una anciana en este libro, les han sido usurpadas. “Los pueblos indígenas están perdiendo la batalla contra la cultura occidental que se impone en todo el mundo” se afirma en sus páginas (¡y qué razón tiene¡). Se les expulsa de sus tierras para poder deforestar la selva y hacer negocios también de minería. El aceite de palma es uno de los últimos en sumarse a esta lista de productos que consumimos en nuestro mundo y que están ocasionando una situación irreversible en lugares como Camerún.

En el libro, a través de diversos testimonios y opiniones de personas pertenecientes a estas comunidades, se va denunciando que las concesiones para las explotaciones las da el gobierno, y que benefician además de “al presidente y a sus amigos”, a países europeos y en mayor medida los últimos años a China. Los bakas además sufren de racismo y discriminación por otros pueblos, como los bantúes que no les consideran seres humanos y que les esclavizan. El listado de derechos humanos que les es hurtado es extenso. La situación se torna descorazonadora, más aún si continúan en su posición de víctimas. Es necesario pasar a otro estadio: hay que despertar a Edjengui, el espíritu de la selva, hay que despertar a los bakas para que reclamen lo que les corresponde.

En la página 112 de su libro Los hombres leopardo se están extinguiendo, Chema Caballero escribía: “Los jóvenes son la única esperanza que le queda a África para romper con su situación actual y cambiar. Constituyen la mayoría de la población del continente. Son la fuerza que quiere que las cosas cambien en sus países y buscan medios y formas para conseguirlo”. En esta ocasión también la solución parece venir de los jóvenes que a través de la educación están consiguiendo concienciar al resto de los suyos de la importancia de no dejarse pisar y organizarse para conseguir, entre todos, que sus derechos les sean devueltos, para hacer que todas las declaraciones sobre comunidades indígenas no sean para nadie un cuento rosa.

Al igual que pasa con los culpables y con los motivos, tampoco Edjengui se ha dormido tiene un único final. El mundo que Chema Caballero nos ha mostrado se debate entre miles de interrogantes y contradicciones intentando seguir caminando después de que todo se ha desmoronado. Lo tienen difícil, son muchas las fuerzas que se ciernen sobre los pueblos indígenas empujando para que desaparezcan y con ellos todo un mundo. Estorban, sobran, no se les quiere en ningún lado. Así de sencillo y así de cruel. Zerca y lejos nos da la oportunidad de conocer y ser parte de un proyecto, a través de un libro que logra que conozcamos su lucha y su esfuerzo por levantarse ante todas las dificultades a las que se enfrentan. Es una lucha desigual, descomunal, Edjengui se ha dormido nos habla de ella, nos siembra de incertidumbres pero también de presente, a través del nuevo ciclo de vida que abren los jóvenes, y nos invita a todos a ser parte y altavoz de la situación que describe. El primer paso a tan solo un golpe de click.

 Para adquirir el libro: Zerca y lejos 

portada_rev03-480x422

Un afrocuento puede ser realidad

ilombe

Si repasamos los cuentos de nuestra infancia pronto caemos en la cuenta de que ninguno de ellos está protagonizado por personas de piel negra (tampoco por casi ningún asiático, por ejemplo, o por personas con discapacidad o LGBTI…). El elenco de narraciones que somos capaces de recordar sobrevuelan un inmenso tapiz en el que los hilos que lo cosen son los que componen nuestro propio mundo. Es una alfombra hermosa, sin duda, pero le faltan colores.

Nos hemos perdido multitud de historias por el camino que nos habrían enriquecido, hecho más empáticos, en definitiva más humanos. Esto en nuestro caso, en el de ellos es algo diferente. Han crecido casi sin referentes propios. Sin verse reflejado en lo que leían. Aprendiendo con otros modelos. Muchas infancias diversas han leído otros mundos que no son el suyo, lo cual está muy bien, pero el problema llega cuando ninguno de esos mundos leídos es el propio. En definitiva, cuando esas infancias no se encuentran reflejadas en los textos que tienen delante porque, en el peor de los casos, no existen.

Hablamos de Bibliodiversidad. Es decir, de la necesidad de que haya diversas voces presentes en los libros.

Todo lo anterior, y mucho más, subyace tras la idea que ha empujado a Alejandra Ntumutu y a la ilustradora Lydia Mba a buscar financiación para que un afrocuento, El viaje de ILombe, pueda verse publicado. Necesitamos libros diversos, claman convencidas, ellas que creen que todos los niños merecen estar representados en los cuentos que tienen entre sus manos. Por eso es tan importante para ambas impulsar la publicación de este cuento africano, que les llega de generación en generación desde Guinea Ecuatorial.

Lydia resume con estas palabras lo que ha supuesto para ella este libro: “Ilombe me ha ayudado a conocer parte de mi historia, yo soy una afrodescendiente nacida en Madrid y durante el proceso he investigado y hablado con muchos ecuatoguineanos que me han ayudado a conocer más de la historia y la magia de Guinea Ecuatorial”.

Afrodescendientes ambas, encontraron en las palabras de sus familiares la luz y el color de la cultura de la que provienen. Fueron sus narraciones, contadas con la pasión que ponen solo aquellos que saben que están transmitiendo todo un mundo, las que les abrieron puertas y ventanas hacia sus orígenes. Y más allá supuso el reconocerse por fin en aquellos relatos y recuperar su propia herencia cultural. Porque El viaje de ILombe, si contemplamos el libro como un todo desde su génesis hasta el resultado final, habla de muchas cosas, también de la travesía de aquellos que emigraron.

Hablamos de un libro que además es una herramienta imprescindible para comprender mejor el mundo. Desde los cuentos, los niños acceden a culturas y sociedades, maneras de relacionarse y de vivir, de una manera natural, fácil y duradera. Así lo creen también desde la Asociación “Afromurcia en movimiento” que impulsó la creación del proyecto PotoPoto (del que ya hablé en este blog), que dirigen con mucha ilusión, originalidad e inteligencia Alejandra y Lidya. La una, la escritora que ha acabado por dar forma al texto, convencida de que el cuento es “una forma de tejer vínculos entre generaciones”.

La otra, la ilustradora, firme defensora de la importancia que tienen los dibujos que acompañan a los cuentos en la infancia. “La imagen es un medio de comunicación más directo que el verbal. Se ha utilizado desde tiempos remotos para contar historias. Normalmente acompañan a textos para reforzarlos y ayudar a su comprensión. Su utilización en los libros infantiles es imprescindible. Porque ayudan a los niños a entender e identificar el mundo que los rodea. Hacen más fácil la lectura y ayudan a mantener la atención”, nos comenta.

Lidya añade que “para los personajes de El viaje de ILombe me he inspirado en las máscaras fang, con sus formas alargadas sus ángulos y facciones características. Y sobre todo en el pueblo ecuatoguineano, en las historias que me cuentan, en su voz, sus miradas, en mi familia. Al final lo que te rodea y la propia vida es la mayor fuente de inspiración”.

El viaje de ILombe será realidad si entre todos colaboramos para que la literatura infantil también se vaya llenando de otros relatos, con otros personajes e historias. Para ello Potopoto busca financiación a través de Verkami. El plazo termina el 25 de enero: faltan solamente 13 días. 

“Las niñas y niños que conviven con otras culturas desde pequeños lo asumen como algo natural. Los más pequeños no son racistas, no son intolerantes. Esos prejuicios los aprenden de los mayores. Inculquémosles desde ya la importancia de lo diferente, que nos enriquece y nos hace crecer como personas”, explica Alejandra Ntutumu.

…¿nos ensuciamos?.

Poto poto

No puede haber verano sin niñas/os (ni sin libros para todas/os ellas/os)

Foto: Potopoto

Foto: Potopoto

En aquel famoso discurso, que aún sigue sorprendiendo a muchos, Chimamanda Adichie Ngozie nos hablaba de cómo ella de pequeña solo leía libros en los que aparecían personajes blancos de ojos rubios, en los que no se encontraba representada.

Lo mismo le ocurrió a Deborah Ahenkorah, impulsora del “The Golden Baobab prize“, cuando un día se dio cuenta que los niños africanos seguían sin tener acceso a libros que narraran sus historias o coincidieran con sus realidades. 

Son solo dos ejemplos de una lista muy larga que pone sobre la mesa la escasa diversidad y la nula visibilización de los niños y niñas del continente en las historias que leen. Para intentar poner un ladrillo más en esta casa aún por construir es por lo que ha surgido un nuevo proyecto, esta vez desde Murcia. Se trata de “Potopoto” que ha nacido de la mano de Alejandra Ntutumu, una afrodescendiente. Esta ingeniera de telecomunicaciones lleva con la idea rondándola ya varias décadas (“por una cuestión de herencia cultural”, como ella misma afirma), pero empezó a darle forma a partir de marzo de este año.

Potopoto es un proyecto que gira en torno a la idea de publicar un álbum ilustrado para niños, el primer #afrocuento infantil ilustrado basado en componentes multiétnicos de Guinea Ecuatorial, para niños entre 4 y 8 años (se hará en versión digital, accesible para personas ciegas). Porque es necesario dar a los niños historias que coincidan con sus realidades o que narren sus historias.

Las ilustraciones correrán a cargo de Lidya Mba, quienPotopoto-logo también comparte la misma visión que Alejandra y necesidad de ver a todos los niños representados en los libros que leen. “Quiero llegue el día en el que pueda encontrar en las librerías y bibliotecas la misma diversidad que veo a la salida de un colegio”, afirma en este sentido.

La idea es realizar una campaña de crowfunding para financiar la edición y las ilustraciones, que se iniciará en septiembre. Además en la web (muy atrayente, a través de la cual nos invitan a “ensuciarnos” y que merece la pena desde ya visitar), tienen la intención de empezar a subir en breve “cuentos de Guinea Ecuatorial y de raíz afro en castellano y dar opción a que todo aquel que quiera compartir su pueda hacerlo”.

Pelo malo no existe

Pelo malo no existe

En dicha página os encontraréis también con otra idea maravillosa, se trata de una Biblioteca infantil, donde van compartiendo títulos diversos (sobre todo protagonizados por personajes afro, pero no exclusivamente) que inciden en educación en valores, desde la diversidad cultural. Uno de ellos es este del que a continuación os hablo.

Sulma Arzu-Brown decidió ponerse a escribir tras un suceso con la niñera de su hija. Para referirse al pelo rizado de su hija usaron las palabras “pelo malo”. Harta, se rebeló, y escribió Pelo malo no existe para demostrar al mundo que todos los pelos tienen el mismo valor y belleza. Con esta autopublicación, la autora consigue que los más pequeños se valoren tal como son y comprendan que “todos somos hermosos en nuestra diversidad”.

Hay muchas maneras de colaborar con el proyecto Potopoto, que en estos pocos meses ha conseguido más de 3.700 seguidores en facebook o 400 en Twitter, y Alejandra y Lidya las explican todas en su página web…

…¿nos ensuciamos?.

Poto poto

  • Web: http://potopoto.es/
  • Twitter: @PotoPotoAfro
  • Facebook: https://www.facebook.com/PotoPotoAfro/
  • Youtube: potopoto

Colaborar para impulsar

CUvnNCNWoAA8ry5

El escritor Binyavanga Wainaina sufrió a finales del año pasado un derrame cerebral y se inició una campaña a través de la plataforma M-Changa para sufragar los elevados gastos que conllevaban su tratamiento (en la actualidad se encuentra en la India). Es un ejemplo de cooperación colaborativa o crowdfunding a través del cual muchas personas tratan de hacer realidad proyectos para los que carecen de financiación. El continente africano también se ha abierto a utilizar este marco para llevar a cabo proyectos creativos (películas, documentales, tecnología, música, diseño…) algunos en forma de libros.

A través de diversas plataformas [StartMe, FundFind y ThundaFund (Sudáfrica); Funda Solva, HelpFund y Imeela (Nigeria); M-Changa (Kenia), Akkabo (Uganda) o SlizeBiz (Ghana)] personas anónimas y no tan anónimas buscan llamar la atención sobre sus ideas y conseguir la tan ansiada financiación que las pueda llevar a cabo.

#LoveAfricanLiterature

Afrikult.com es una plataforma online que analiza, explora y celebra las letras africanas. Tres amigos que aman la literatura del continente se unieron para tratar de conectar con más personas a las que también les apasiona lo mismo. En la actualidad han terminado con éxito una campaña de crowdfunding para promover la diversidad de las tradiciones africanas y darlas a conocer a través de la celebración de una serie de eventos en los cuales las personas se conozcan, se relacionen e intercambien.

ThundaFund

Concebida como una idea que parte de África para los africanos, y localizada en Sudáfrica, aspiran a ampliar su influencia por toda África del Sur. Entre sus proyectos editoriales abundan los infantiles o dirigidos a este tipo de público, pero también se pueden encontrar desde uno para que una revista sudafricana multilingüe trimestral (Prufrock) que apoya la literatura local pase a ser bimensual, hasta otro para apoyar la publicación de la  tercera antología de  Short Story Day (relatos) bajo el título de Water, pasando por el que recopila 24 obras de teatro basadas en cuentos populares africanos enfocadas a un público adolescente.

Lanzanos

puerto-de-dakar-puerta-de-africa-occidental-pdfDaniel Castillo Hidalgo acudió a esta plataforma para obtener el dinero suficiente para poder publicar su libro, “un ensayo sobre África escrito en castellano“.

Puerto de Dakar , puerta de África Occidental. Una historia económica de Senegal (1857-1957) “analiza el proceso de transición económica de Senegal y su adaptación a las dinámicas de la globalización a través de las infraestructuras del transporte”.

Obtuvo los apoyos y el libro ha sido editado por Vereda Libros en formato de libro electrónico y pdf.

 Verkami

Por Verkami ha pasado también de manera exitosa la búsqueda de financiación de la revista 5W “una publicación de crónicas de larga distancia, centradas en el ámbito internacional y con una apuesta radical por la narración y la imagen. La edita el Colectivo 5W, fundado por Xavier Aldekoa, Mikel Ayestaran, Igor G. Barbero, Maribel Izcue, Agus Morales, Pablo R.verkami_30b74db86dceefdae6960e091181b6a5 Suanzes, Anna Surinyach y Quim Zudaire, con la colaboración de una red de periodistas y fotógrafos desplegados en varios puntos de África, América, Asia, Europa y Oriente Medio.”

Pero lo que más me ha llamado la atención es el alto número de publicaciones sobre / desde El Sahara que Verkami contiene.

Tiris, rutas literarias es el trabajo que podremos leer de Bahia M.H Awah ya que el escritor saharaui sí terminó con éxito su objetivo económico. Una auténtica ruta literaria siguiendo, según sus propias palabras, los pasos de leyendas aún vivas en esta mítica región del verso y la erudición saharaui.

En el camino se quedaron RASD El estado Saharaui, un libro de fotografías de Alfons Rodriguez o Aaiún 75, un libro de acuarelas y textos, no así Viajero en Tinduf  de Javier de Blas. Este último, un volumen en forma de cuaderno con apuntes de la vida cotidiana de la vida en el campamento, se publicará en castellano, inglés y árabe. Gracias a la cantidad con la que se ha respaldado el proyecto, se podrá pagar al traductor saharaui Abdalah. Además todos los beneficios irán a la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, AAPSS.

verkami_d7a67ae09a61de4d63da7c8a9f84e7c6

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: