Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Especiales’

Solo vemos la punta (I): todo un continente literario por descubrir

No estoy hablando de las personas que aún no se han asomado a estas literaturas. No. Ahora hablo de todo lo que se queda fuera de nuestros márgenes. Quiero decir que aquí nos llega lo que nos llega. Pero quedan cientos de libros al año publicados o escritos en páginas, blogs o revistas digitales de los que apenas se cuela noticia alguna. Seguro que no descubro nada nuevo, pero para que quede constancia; hay todo un continente literario en sus diversas formas del que solo divisamos su punta. Leer Más

Celebrando el #DíadeÁfrica: 13 listas de africanos y afrodescendientes llenas de libros

Celebrando el Día de África 2018

Parece que fue ayer y han pasado cuatro años. Era 2014 y se me ocurrió celebrar el “Día de África” leyendo. Así propuse a 8 personas conocedoras y amantes del continente que confeccionaran la suya. El resultado se pudo leer aquí.

El tiempo pasa y trae nuevas inspiraciones.

Para este 25 de mayo de 2018 decidí pedir la opinión de 13 personas de diferentes trayectorias profesionales; desde escritores hasta actores.  13 listas de recomendaciones diferentes porque giran en torno a las literaturas africanas, porque entienden literatura en un sentido muy amplio, extendiéndose a la ficción, el ensayo o el comic, pero también a los libros de arte o fotografía…, y porque las han confeccionado personas por cuyas venas fluyen Áfricas.

Leer Más

El terrorismo de estado, un tema a esquivar

En 1904 Frank Kafka escribía una carta a su amigo, el historiador de arte checo Oskar Pollak, en la cual opinaba sobre los libros que merece la pena leer: “Pienso que sólo debemos leer libros de los que muerden y pinchan. Si el libro que estamos leyendo no nos obliga a despertarnos como un puñetazo en la cara, ¿para qué molestarnos en leerlo?… Un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado dentro de nosotros. Eso es lo que creo”.

Son muchos los libros que producen el efecto anterior. En este espacio han aparecido unos cuantos. Hace poco leí un artículo que recogía una conversación entre el marroquí Mahi Binebine y el nigeriano Elnathan Jhon. Mencionaban el terrorismo de estado, me recordó a la cita anterior, y me dije que era una buena ocasión para traerlo también aquí.

Leer Más

Cerrando el 2017

Libros de Ngugi wa Thiong´o. Kenia. Foto: SFQ

Volvemos a cerrar año, con un breve resumen de la actividad literaria, como hicimos en 2013,20142015 y 2016.

Leer Más

En 2017 nos visitaron…

Entramos en la última recta del año. Los 365 días de 2017 han dado para mucho (y van a dar para más). El intento de transmitir toda la actualidad a veces deja flecos en el camino (lo cual es un signo positivo, en el sentido de que este universo se está agigantando para los de este lado, y la tendencia es al alza). Uno de ellos es la visita de diversos escritores que nos han dado la oportunidad de escucharles y han sido, por momentos, foco de atención para el mundo literario en general (y no solo de aquel que disfruta y sigue estas letras).

Leer Más

Pero, ¿qué es eso de “pornografía de la pobreza” en literatura?

El aniversario de los cincuenta años de la declaración de la fallida independencia de Biafra, han devuelto a primer plano aquellas imágenes infames de las que hablaba Chimamanda Adichie Ngozi en su novela Medio sol amarillo. La hambruna como arma de guerra llegó, así, a los hogares del mundo entero a través de los televisores. Fue la primera vez que se mostraban imágenes tan crudas desde este medio. La primera vez que los cuerpos desnudos, exhaustos, hinchados por inanición se metían de lleno en nuestras vidas. Dicen que fue el nacimiento de lo que se ha denominado “pornografía de la pobreza”.

Desde siempre (un indefinido más) se ha asociado al continente africano con la pobreza. África es pobre , nos han repetido machaconamente. Eso es lo que nos han hecho creer, cuando la realidad es otra. Sin embargo demoler esta percepción está siendo un camino largo, tal y como explicó en su día Ainehi Edoro. Las imágenes han sido una importante herramienta para perpetuar el mito.

Con el tiempo se fue haciendo cada vez más necesario cambiar este tipo de “conversación visual“.  Se criticó e incluso se agudizó el ingenio, como hizo SAIH  con sus premios “Rusty Radiator” para denunciar su uso desde el humor.

De esta polémica no se ha librado tampoco la literatura.

Binyavanga Wainaina en “Cómo escribir sobre África” insertaba esta pieza sobre la visión de “los pobres” por el mundo occidental:

Entre sus personajes no puede faltar la Africana Hambrienta, que vagabundea casi totalmente desnuda por los campos de refugiados esperando la ayuda de Occidente. Sus hijos tienen moscas sobre los párpados y sus estómagos están hinchados de tanto no comer. Debe lucir totalmente indefensa. No puede tener pasado ni historia porque esas cosas arruinan lo dramático del momento. Los gemidos son recomendables pero ella nunca debe decir nada acerca de ella misma en el diálogo excepto cuando narre su (inenarrable) sufrimiento.*

Sin embargo, en los últimos años los que han sido acusados de utilizar “pornografía de la pobreza”, la estética del sufrimiento, en sus obras han sido los escritores africanos.

En 2013, No Violet Bulawayo ganó varios premios, e incluso fue finalista del Booker Prize, con su novela We Need New Names (que, a pesar de ello, no encontró editor entre nosotros). A raíz de aquel título, varios escritores encabezados por Helon Habila la acusaron de haber usado todos los clichés que se ciernen en torno a la pobreza y África para su obra.

En fechas recientes, el término “pornografía de la pobreza” fue usado por el crítico Pa Ikhide (quien ya arremetió con dureza contra Chris Abani y su Graceland, en la que narraba la historia de un niño de la calle en la ciudad de Lagos) para describir otro título que también ha tenido eco internacional (nominación al Booker Prize y traducción al catalán incluido). Se trataba de Fiston Mujilla y su Tram83, de la cual se ha destacado su estilo y composición. El crítico nigeriano comenzaba a dar forma a su opinión con un “Requiem por el escritor africano”. Después acusaba al escritor de mostrar una África llena de estereotipos y caricaturas, tal y como occidente suele describirla. Añadiendo, además, que es misógina (otro debate interesante).

Las reacciones no se han hecho esperar. Si en el caso de No Violet Bulawayo fueron muchos los que discutieron en torno  a la cuestión, en el más reciente de Fiston Mujilla, sobre todo han hablado  Zukiswa Wanner y  Richard Oduor Oduku.

Precisamente Wanner fue parte del jurado que seleccionó la obra de Mujilla para el Premio Etisalat 2015 (primer premio pan-africano del continente). Ella es una mujer que vive y escribe en el continente. En su artículo reflexiona en voz alta sobre cuestiones como  por qué los pueblos de las naciones en desarrollo sienten que necesitan que su arte para ser considerado arte tenga que estar reconocido por alguien de occidente. Oduor llega a afirmar que todas estas polémicas no hacen sino crear más prisiones para los escritores. ¿Acaso el escritor africano tiene que ser un embajador del continente?, llegan a preguntarse.

Son visiones de realidades que el escritor no tiene porqué dejar de mostrar, añaden. Muchos lanzan interrogantes interesantes, como esta: ¿captar la realidad de la pobreza de un continente se traduce en “pornografía de la pobreza” solo porque el continente se ha convertido en sinónimo de pobreza en las narrativas globales?.

Defendiéndose del ataque, Ikhide ha vuelto a escribir sobre ello, lo que en el fondo, afirma, se está debatiendo es si la “literatura africana” que se lee en Occidente beneficia o perjudica a “África”.

Volvemos al juego de espejos.

Dan qué pensar los tours de turistas para visitar Kibera, uno de los suburbios más grandes, en Kenia. ¿Sirven para que la gente conozca una realidad diferente?, ¿convierten a sus habitantes en mero espectáculo?, ¿contribuyen a aumentar la visión de África como un lugar lleno de pobreza, suciedad etc…? …  Bien, me diréis, pero del lenguaje visual al narrativo hay un gran paso. Cierto. En los tours no hay arte. Es equivocado mezclar planos. ¿Es diferente la “pornografía de la pobreza” según cómo/desde dónde se perciba?. ¿Está bien hablar de ella cuando nos referimos a un texto literario?.

Estamos dando vueltas otra vez a lo mismo.

¿Hay que dejar de escribir sobre lo que uno ve, le preocupa o quiere transmitir solo porque contribuye a la imagen que se tiene del continente en Occidente?. El peso de la opinión en occidente es importante, lo sigue siendo, al menos eso parece. A menudo, se lee en artículos de opinión, frases del tipo: al fin un texto que no habla de menores soldados, mutilación genital femenina, guerra o violencia … destacamos a escritores que se salen de lo que se espera, de escritores que nos hablan con otras temáticas más allá de los “temas africanos”.

Mia Couto escribió Tierra sonámbula, sobre su visión de la guerra mozambiqueña, y se considera una obra maestra. Ahmadou Kourouma escribió Alá no está obligado sobre los menores soldados y se considera un clásico. Puedo seguir… Entonces, ¿el punto de inflexión está en cómo se narra?. La queja parece provenir más de la manera en cómo se plasma en las novelas comentadas el “ser africano” y no tanto en la temática que abordan.

Un poco más allá… ¿una elevada calidad literaria queda invalidada si el texto estereotipa a “África”?.

*Traducción: Ciudad de las ideas. Blogspot.

 

5 personajes literarios que nos hablan de Áfricas y colectivo LGBTIA

El sexo-y poco importa con quién se practique-no debería darnos miedo nunca” (pág.10) – El Ejército de Salvación. Abdelá Taia

No hay excesiva literatura africana cuyo protagonista sea una persona perteneciente a una minoría sexual. El colectivo LGBTIA apenas aparece contando sus historias y vivencias a través de la escritura, más allá de esa isla que ha sido Sufáfrica. Sin embargo, es una temática que interesa y que lleva recorrido un camino, no por poco abundante, insignificante. Desde el Joe Golder, aquel profesor gay en una Nigeria que castigaba la homosexualidad que creó Wole Soyinka en Los interpretes, hasta la lesbiana Marija de Nuestra hermana aguafiestas de Ama Ata Aidoo, el tejido de personajes que se asoman desde la palabra escrita para contar su vida y experiencias ha ido creciendo y enriqueciéndonos. Muestra de ello son los personajes de los cuentos del somalí Diriye Osman, la narrativa de K. Sello Duiker, o las voces frescas y sinceras de Wame Molefhe (A Sethunya le gustan las chicas, donde se cuestiona la hegemonía heterosexual) o de Beatriz Lamwaka (El señor de la casa), entre muchas otras.

Hoy os presento cinco protagonistas de otras tantas novelas. Hay más. Lo sé, como sé también que la lista DEBE aumentar.

1.-Abdelá en El ejercito de salvación (Alberdania, 2007)

El Ejército de Salvación es una novela de corte autobiográfico. Su protagonista es un trasunto del propio escritor. Abdelá Taia hace asomar por sus páginas a su familia, el amor que sintió por su hermano mayor, sus inicios en una Europa (se marchará a estudiar a Ginebra) en la que, como muy pronto se dará cuenta, él será siempre “un marroquí”. También, los primeros escarceos en los callejones de Marruecos, en los cines, donde se practica el sexo sin la mirada asfixiante de una sociedad que castiga la homosexualidad. Hasta narrar el enamoramiento de un hombre mayor, occidental, Jean, con quien descubrirá también que la libertad es una palabra que se emplea a menudo de forma ligera.

Taia narra su búsqueda por ese espacio necesario. Suyo. Que en Marruecos se le niega. Y muestra la hipocresía de una sociedad que practica la homosexualidad pero que no acepta que se hable de ella. En esta obra aparecen también el dolor del exilio (a medias autoimpuesto, valga recordar que en Marruecos la homosexualidad es delito y tabú), la desilusión al descubrir la Europa que él imaginaba en libros y películas, pero sobre todo la conmovedora, directa y franca manera en la que narra su propia búsqueda personal.

Fue llevada al cine por el propio autor en 2014.

2.-Sanju en El Jambul (Dos bigotes, 2014)

En un país, Uganda, en el que las relaciones lésbicas están prohibidas, dos mujeres se aman y muestran la fuerza y la capacidad de los seres humanos para soñar y elevarse por encima de un entorno hostil, así como la hipocresía en relación a lo que es y no moral. Miedo, intolerancia e hipocresía social, situaciones que también denuncian muchos de los anteriores escritores.

Se trata de un relato breve incluido en la antología Los deseos afines. Narraciones africanas contra la homofobia, con el que Mónica Arac de Nyeko ganó el Premio Caine en 2011.

3.-Dumi en El peluquero de Harare (Baphala, 2017)

En esta novela de Tendai Huchu, narrada en primera persona y considerada una de las mejores novelas africanas contemporáneas por The Guardian, se parte de la visión de una mujer, una peluquera. Vimbai ha sido vapuleada y abusada por los hombres con los que se ha cruzado en el pasado, tiene una hija a la que adora y es la mejor peluquera de Harare, hasta que ve peligrar su estatus ante la aparición de un hombre, Dumi. Éste representa lo que contrario a los hombres que ha frecuentado, es guapo, educado, atento y viste muy bien.

Vimbai y Dumi provienen de dos mundos diferentes. Es una novela sobre clases, que irá descubriendo lo complicado que es para ambos, cada uno con su propia problemática, vivir el día a día. Es también un texto sobre los prejuicios, los condicionantes sociales y lo difícil que es librarse de ellos, lo normal que resulta agarrarse a veces a la solución más fácil: trepar a costa de otro. Pero es, además, una obra sobre el amor; sobre lo duro que es amar a alguien cuando se tiene que estar siempre escondiéndose, forzados a llevar una doble vida, sin poder mostrar ese amor día a día, y sobre cómo el amor (aquí con “A” mayúscula) es capaz de superar hasta los obstáculos más impensables.

4.-Okomo en La bastarda (Flores raras,2016)

Trifonia Melibea Obono propone visiones nuevas de la mujer, desde su propia experiencia como parte de la etnia fang (Guinea Ecuatorial), en la que “la mujer es posesión del hombre”, afirma. Y va más allá al hablar sobre homosexualidad en un entorno en el que, al ponerlo de manifiesto y sacarlo fuera, mueres tanto para tu familia como para la sociedad que te rodea.  La Bastarda empieza de una manera rotunda y desde allí ya no hace sino llevarnos hasta el centro de una historia que impacta por su intento de mostrar la realidad de manera sincera y sin tabúes impuestos:  “Bastarda yo, una mujer fang; bastarda yo, la hija de una mujer fang; bastarda yo, lesbiana”.

Okomo, una lesbiana equatoguinea, va enfrentándose a todo un sistema familiar y social que niega la posibilidad de amar a quien una desea. Valentía y frescura, en una narración corta que mostrará para muchos una realidad que se quiere ocultar.

5.-Chinedu en El temblor -Algo alrededor de tu cuello- (Mondadori,2015 )

En esta breve historia, Chimamanda Adichie Ngozi nos presenta dos personajes nigerianos que estudian y viven en Estados Unidos. Un accidente de avión y la muerte de la primera dama nigeriana nos introducen en las preocupaciones de la obsesiva Ukamaka, cuyo novio la acaba de dejar pero a quien ella es incapaz de olvidar y quien puede haber viajado en aquel avión. Sin embargo, su soledad se verá aliviada por Chinedu, que llama a su puerta para invitarla a rezar con él por lo que está ocurriendo en su país.

“Alguien me dijo una vez que yo era la persona más heterosexual que había conocido nunca y me odié porque me gustó oírlo.”, afirma en un momento del relato Chinedu. Para pasar a relatar su historia de amor por un hombre en Nigeria. Adichie nos muestra a un personaje religioso y gay.

Visibilizar la literatura de autora africana

ACNUR Euskal Batzordea ha impulsado la publicación de tres libros para visibilizar la literatura africana de autora. Se trata de tres obras que abarcan diversas disciplinas a través de las cuales se plantean varios prismas de la realidad de la presencia de las mujeres en la literatura. Precisamente en fechas recientes ha llegado a nuestras librerías una antología Ellas [también] cuentan, del editor y traductor Federico Vivanco publicada por “Casa África” y “Baile del Sol”, que llena un poco más el todavía no demasiado notorio espacio que ocupan estas letras femeninas en el panorama literario en general.

Los tres libros se van a presentar en el marco del ciclo “Otra historia de la historia”. Ésta comenzará con una exposición por mi parte sobre mujer y literatura africana en el siglo XXI, para después centrarse en las diversas situaciones que padecen las mujeres en territorio africano y que han derivado en diversas expresiones escritas. Cerca de la mitad de refugiados y desplazados que hay en el mundo son mujeres y niñas y huyen de la guerra, de la persecución de diferentes tipos, de la violación de DDHH… Muchas son africanas y cogen la pluma como arma de denuncia, de reconocimiento, de lucha, de reclamo y de necesidad de dar la vuelta a la realidad.

Una cuantas de estas voces, por tiempo es imposible analizar en profundidad cada una de ellas, tomarán el protagonismo para mostrarnos decenas de realidades y para invitarnos a compartir cuánto de fuerte, de valeroso y de profundamente humano hay en sus letras.

Después el ciclo de charlas seguirá el siguiente guión:

Catálogo de Autoras Africanas, presentado por las autoras Estefanía Calcines y Ángeles Jurado (Casa África), que recoge la totalidad de obras de autoras africanas publicadas en el estado español. Se trata de una obra imprescindible para toda persona interesada en estas literaturas que arrojará datos y reflexiones interesantes. Sus autoras hablarán sobre el proceso de elaboración y las dificultades halladas.

La segunda parte será la presentación de Emakume oinutsa / La mujer descalza obra de Scholastique Mukasonga, que correrá a cargo mío. Partiendo del genocidio ruandés, nos internaremos en las diversas obras literarias que han hablado del mismo, para acabar centrándonos en la trayectoria de Mukasonga.

La femme aux pieds nus, es la primera obra de la ruandesa que se publica en castellano y en euskera.

Finalmente, El libro de la paz de la mujer africana en Euskadi recoge testimonios de mujeres africanas inmigradas en Euskadi sobre la percepción que tienen desde aquí de sus países, de la mujer africana, de lo que supone para ellas la paz y sus vivencias en Euskadi.

Información de interés: Conoce los lugares, los días y las horas de las presentaciones de estas conferencias en Bilbao, Vitoria y San Sebastián.

Más información: ACNUR

A %d blogueros les gusta esto: