Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Poesía’

La poesía que surge de “El silencio de las nubes” de Zahra Hasnaui

Por: Conchi Moya

Zahra Hasnaui es heredera de la rica tradición oral de los hombres y mujeres saharauis, que se pierde en la noche de los tiempos. Es integrante de la Generación de la Amistad, el grupo de escritores saharauis que crean en español, segunda lengua de los saharauis. Es el idioma elegido por ellos como herramienta de creación, porque como dicen “piensan, hablan, sienten, sueñan y escriben sus poemas” también en el idioma de la metrópoli, el único legado que dejó España tras cien años de colonización, vehículo de relación con los pueblos de España y Latinoamérica con quienes tienen un pasado común. Leer Más

Girando en torno a Guinea Ecuatorial

Os traigo, a raíz de los 50 años de la independencia de Guinea Ecuatorial como colonia española, un especial con las novedades que este año han aparecido. Pido disculpas si he omitido algún título; en mi descargo diré que ha sido por absoluto desconocimiento. La puerta de este blog siempre está abierta a comentarios que enriquecen (y mucho) a los que leen los artículos.

Es una selección diversa, en la que caben varios géneros literarios, incluso la narrativa gráfica y el ensayo. He intentado poner el foco en los más jóvenes, que son los que están cogiendo el relevo generacional. incluyendo a personas afrodescendientes (cuyos padres son ecuatoguineanos). Aún así, no me he resistido a mencionar a unos pocos que son referentes por su consolidada trayectoria literaria. Sin embargo, no quiero dejar de nombrar, aquí en mi propio espacio a un hombre cuyo pensamiento alumbra,  a pesar de no tener el reconocimiento que merece. Estoy hablando de Nkogo Ondó.

Doctor en Filosofía por la Universidad complutense de Madrid, es el fundador de una nueva filosofía: el “pensamiento radical” que ha desarrollado a través de sus libros. En La encerrona (1993) critica “al inmovilismo de la Universidad española, dominada por la endogamia. Con ella se aplica el principio de rechazo automático a todo aquel que pretenda oponerse a la dogmática establecida”. Y en Síntesis sistemática de la Filosofía Africana (Ediciones Carena, 2002) nos deja patente, tal y como señala Donato Ndongo en el prólogo, “que una de las causas del empobrecimiento económico y social de África es la previa depauperación de las mentes africanas, a las que se ha condenado exclusivamente a tratar de sobrevivir. Sin sus filósofos y pensadores, sin sus intelectuales, sin sus mantenedores y transformadores de sus culturas primigenias, África se debate hoy en la agonía, cuando en realidad no es sino el continente de la vida y de la esperanza. Si queremos que progrese, África debe recuperar, en primer lugar, su dignidad. Y esa dignificación pasa, necesariamente, por la recuperación de sus culturas, por la revitalización de su ser interior.”

Al poder no le interesa que la gente piense, por eso la filosofía está tan de capa caída“, afirma Ondó en una entrevista. En un mundo como el nuestro que devoramos de manera trepidante, donde consumimos contenidos apenas sin un momento para la reflexión, la necesidad de tener un pensamiento crítico es cada vez más fuerte y la filosofía ayuda a ello, por lo que nunca debería dejar de fluir, ni de ocupar el lugar que se merece.

Dibujo: Ramón Esono

Dibujo: Ramón Esono

Leer Más

En Sudáfrica triunfa la poesía experimental de Koleka Putuma

En 2015 el movimiento estudiantil sudafricano resurgió con fuerza. Tras la consigna #Rhodesmustfall, se aglutinaba la campaña para retirar una estatua de Cecil John Rhodes situada en la explanada de la prestigiosa Universidad de Ciudad del Cabo. Uniéndose a la protesta, una joven poetisa, Koleka Putuma, dedicaba a dicha campaña su poema Dear Allen. Este, que comenzaba como la famosa frase con la que inicia su Aullido el poeta norteamericano Allen Ginsberg, era muy crítico con la cuestión racial y lo compartió ante un público mayoritariamente blanco en Stellenbosch, lugar que se dice es el corazón de la cultura afrikáner. Leer Más

Semillas de errancia, poesía desde el Congo

En fechas recientes, la argentina Babel Editorial ha publicado Semillas de errancia, un volumen de poesía de Gabriel Okoundji. Como él mismo se presenta, nació en el Congo, país cuyo nombre significa “la tierra de la pantera”, animal totémico por excelencia para los congoleños. Pasó su infancia y juventud en su país de origen hasta que partió a Francia para estudiar medicina (en la actualidad es psicólogo clínico). Después, regresó a su país natal y recuperó “lo más importante”: el título que su padre le había dado al morir (Mwènè) y para el que no estuvo preparado hasta aquel momento.

Leer Más

Un Sáhara de libros por descubrir (2): los escritores expresan y denuncian

Jaimas, jaimas,
se alzaron en Gdeim Izik.
Jaimas, jaimas,
desafiaron al colono
y retumbó la epopeya
allá donde fuere.
Se dijo, de una vez por todas:
El Sáhara no se vende.
“El grito de Gdeim Izik”-Chejdan Mahmud

El 10 de octubre de 2010, cientos de ciudadanos saharauis abandonan las ciudades ocupadas de El Aaiaún y Bojador y “montan un campamento de protesta”. Días después el campamento crece y alberga a cerca de 20.000 personas. Tras un mes, las autoridades marroquíes deciden intervenir y desmantelarlo por la fuerza. Dos años después, Noam Chomsky expresó en una conferencia lo que otros expertos también compartían; que la primavera árabe había comenzado en Sahara Occidental, en el llamado campamento de la dignidad: Gdeim Izik.

Mientras la mayoría de la opinión internacional señala a Túnez como el primer estallido de las revueltas que se sucedieron en el norte africano, varios académicos y periodistas contemplan la idea de que fue en el territorio ocupado por Marruecos donde había surgido la mecha. Es cierto que la reivindicación saharaui contiene en su interior un elemento nuevo del cual carecen el resto de los países del norte de África, el derecho de autodeterminación, pero también lo es que el campamento tuvo un componente de reivindicación de “tipo social y económica” (Yolanda Sobero), señalar que el Frente Polisario no estaba allí, “son ciudadanos que viven una situación tremenda”. Se trató, en último término, de una revuelta pacífica, no violenta, como tantas otras más conocidas que se han ido produciendo, cabe mencionar como ejemplo las de Gandhi o Luther King. En este reconocimiento, una vez más, el pueblo saharaui vuelve a ser víctima del olvido.

El objetivo era expresar y visibilizar su rechazo hacia una política marroquí que les negaba sus derechos sociales más básicos, tales como el trabajo, la vivienda o la cobertura sanitaria, entre muchos otros. También se pedía el fin de la explotación de los recursos naturales del territorio ocupado, principalmente la pesca y los fosfatos, ya que no beneficiaba económicamente a la población saharaui. [Saharathawa]

Para ponernos en antecedentes y mostrarnos lo que allí ocurrió surgió La primavera saharaui: escritores saharauis con Gdeim Izik. El volumen es una mezcla de poemas de autores saharauis (antología de la periodista Conchi Moya) pertenecientes a la denominada “Generación de la Amistad” y relatos, “nacidos de la rabia y de la impotencia“.

Pero ante todo este “libro-jaima” es un libro de resistencia.

Siempre se pone el sol,
siempre, dicen, llega la sombra.
¿Por qué esperas, 
justicia esquiva,
agotar nuestra paciencia?
“Rumores”-Zahra Hasnaui

En la parte final del libro encontramos una cronología de lo ocurrido en 2010, pero antes vamos leyendo diversas piezas, todas con claro objetivo de denuncia, pero también como vehículo de exteriorización de los sentimientos que se produjeron, sobre aquellos días en concreto que parecen englobar un inmenso “hasta aquí hemos llegado” en la situación que soporta el pueblo saharaui.

La literatura como vehículo de expresión y de búsqueda de la verdad se dan cita en esta obra. El catedrático Carlos Ruiz Miguel escribe de manera certera sobre lo que puede suponer el arte y la poesía en estas circunstancias: “este libro puede acercarnos a la comprensión de aquel fenómeno mejor que con otros medios”.

Los relatos contextualizan y aclaran, los poemas nos invitan a acompañarles en sus sentimientos más profundos, en su deseo de ser reconocidos. Lejos de ser una poesía “panfletaria”, bajo diversos estilos desde los de estructura más sencilla hasta los de factura más compleja y cuidada, los poemas componen un entramado vital de un puñado de vidas que quieren exponer lo sentido, lo pensado y lo tragado en clave de denuncia, como no podía ser de otra manera, pero también como vía de transmisión de sus cuestiones individuales más íntimas tratando a la vez de hacer eco en nuestra conciencia.

La voz inocente de un niño,
es culpable de la muerte, 
culpable del odio de los verdugos,
de la ausencia de su ciudad.
Culpable que entierren
su voz para siempre
ante el silencio cómplice
de la indiferencia.
Dirán que la bala
atravesó su cuerpo,
atravesó su alma y desgarró su corazón.
Una vez más
culparán a su madre,
a su hermano,
a sus amigos.
Y al final
los vasallos,
encerrados en la ignominia
del delito,
culparán al niño saharaui
de su muerte.

“Culpable”-Ali Salem Iselmu – Poema dedicado a Nayem Elgarhi, menor saharaui asesinado por disparos de la policía marroquí cuando intentaba acceder al campamento de Gdeim Izik.

La primavera saharaui: escritores saharauis con Gdeim Izik – Editorial Bubok, 2012.  138 págs. [Antología de Conchi Moya. Autores: Abdurrahaman Boudda, Ahmed Muley Ali Hamadi, Alí-Salem, Bahia Mahmud Awah, Chejdan Mahmud, Larosi Hadar, Limam Boisha, Mohamed Salem Abdelfatah, Mohamidi Fakal-La, Said Beilal, Saleh Abdalahi, Salka Embarek, Sukeina Aali-Taleb y Zahara Hasnaui]. También en formato e-book.

Día Internacional de la mujer: Rimas reivindicativas de mujer africana

Publicado originalmente en África no es un país.  08/03/2017

Los poemas cuentan las inquietudes femeninas sobre represión, migraciones o sexualidad

“Las mujeres africanas toman la palabra en la poesía. Lo han hecho desde tiempos inmemoriales, transmitiendo la cultura, las costumbres y la sabiduría de la tradición oral en los mitos, las historias, los relatos, las canciones y poemas de los pueblos africanos de generación en generación como educadoras y como griots o líderes de la palabra hablada”, escribe Eva Torre Fernández, experta en literatura africana en inglés. Una apasionada de la poesía de este continente, que abrió hace años un blog especializado en este género, Mashairi ya Afrika.

Duele,
la mismísima angustia
en las almas de nuestros cuerpos
cerca y a distancia.

El fragmento pertenece al poema Mi dolor, traducido por Alejandro de los Santos, de la mozambiqueña Noémia de Sousa, ya fallecida, que “fue la primera mujer africana que alcanzó reputación internacional como poeta, jugando un papel principal en los movimientos de protesta de la negritud entre pintores, poetas y escritores que lideraron el renacimiento cultural en Maputo en los años 40 y 50”, tal y como nos recuerda Torre.

Para leer el resto del artículo mapa-africa

Un poema de amor (¿y una canción desesperada?)

georgina-goodman-love-shoes-and-other-stories-malicke-sidibe-nuit-de-noel-1963

   Borracho de ternura

                                                  llamé a ti, amiga mía,

                                                  cuando los llantos

                                                  suspiraban en mi recuerdo.

                                                  (Palabras en el tiempo)

Donato Ndongo-Biyogo, del libro Olvidos; Edit. Verbum, 2016

 

Fotografía: Malick Sidibé

Un Sáhara de libros por descubrir (1): La Generación de la amistad

13344654_1027784860631992_7319900065847599981_n

En fechas recientes se ha celebrado, en el Centro Panafricano y Centro de Estudios Panafricanos, un encuentro que ha congregado a una serie de artistas, periodistas, cineastas, blogueros, africanos y afrodescendientes. Y también de escritores que han visto sus obras publicadas en fechas recientes. Entre ellos un saharaui, Bahia Mahmud Awah, antropólogo, poeta, escritor, fundador del proyecto informativo cultural Poemario por un Sahara Libre y uno de los artífices de la formación del grupo de escritores saharauis denominado la Generación de la Amistad.

“Los africanos hemos sido ninguneados en la literatura colonial. Nuestra cultura oral, nuestra memoria y la contenida en manuscritos de sabios y eruditos tienen un enorme desfase con lo reflejado en la bibliografía colonial”. (Bahía M. Awah)

Este movimiento cultural, que surgió en julio de 2005 en Madrid y también desde los campamentos de refugiados, empujado por el esfuerzo de varios intelectuales españoles, es “la primera generación de escritores del Sáhara Occidental que tomó la decisión de constituirse oficialmente como grupo literario”, tal y como nos informa Conchi Moya en el libro Literaturas hispanoafricanas: realidades y contextos colectivo que además “ha conseguido publicar libros con cierta regularidad”.

Ellos mismos se definen como “Un grupo de poetas saharauis que pretenden transmitir el sufrimiento de su pueblo, unidos por historias de pastores que se perdieron persiguiendo sus sueños tras una nube” y resaltan que “La intención de esta iniciativa es destacar la importancia de la cultura en cualquier lucha, esta es una de las mejores representaciones que podemos dar al exterior para dar a conocer quiénes somos.”

sin-titulo

Inspirándose en la Generación de poetas del 27, pero también en la poesía saharaui en hasanía, ya han publicado varias antologías, entre las que se encuentran: Añoranza (2002); Bubisher, poesía saharaui contemporánea (2003), Las voces del viento (2014), o la que ha visto la luz este mismo año bajo el título Generación de la amistad, que se edita en bilingüe: castellano-francés. El colectivo cultural lo forman un puñado de poetas que viven dispersos por el mundo: Limam Boisha, Luali Lehsan, Saleh Abdalahi Hamudi, Chejdan Mahmud, Ali Salem Iselmu, Zahra Hasnaui, Bahia Mahmud Awah, Sukeina Aali-Taleb Fernández y Mohamed Abdelfatah Ebnu, entre otros.

Sus obras hablan en castellano, lengua que nunca han considerado colonial o de imposición, ha sido un patrimonio lingüístico que han incorporado a su propia cultura e identidad.  Muchos piensan en los dos idiomas, castellano y hassanía, y expresan con ellos la nostalgia del desierto, el olvido, el expolio, la ocupación, el exilio y el abandono. También la reafirmación de su identidad, no en vano vivieron su infancia en el desierto para verse después exiliados: en los campos de refugiados, en las tierras de acogida a donde llegaron más tarde, y se sienten urgidos a reivindicar lo que son, saharauis. A todos ellos les une su amor a la poesía y la lucha para que la cultura y el pueblo saharaui no se sumerjan en el olvido.

ritos-de-jaimaSon capaces de innovar, de crear incluso nuevos géneros, como afirman ha realizado Limam Boisha, autor de Ritos de jaimaque “casi inventa un género nuevo, la “antropoesía”: poesía para escudriñar el alma de un pueblo”. El libro fue, además, el primero del sello editorial Bubisher (la red de bibliotecas y bibliobuses que se puso en marcha en 2008) y los beneficios de la venta del libro van íntegros a sostener dicho proyecto.

Sobre él escribe Javier Reverte en el prólogo, “se trata de un libro que no se parece a ningún otro”.

Están siempre dispuestos a denunciar, tal y como hicieron con La primavera saharaui. Escritores saharauis con Gdeim Izik, un conjunto de poemas y relatos escritos en aquellos días en los que se produjo el desmantelamiento de manera brutal y siniestra del Campamento Gdeim Izik, el Campamento Dignidad, a las afueras de El Aaiún, en noviembre de 2010.

Así, de la vida en el desierto se pasa a la rabia e impotencia frente a la injusticia. No en vano son escritores de un territorio al que se le sigue negando presente y futuro. Adentrarse en sus obras es hacerlo en las mismas arenas del desierto. Es recobrar los tiempos de la infancia,cascales_la-primavera-saharaui la libertad del juego, las alegrías y penas cotidianas que depara el monótono y fantástico devenir de los días, los recuerdos imborrables, y sumergirse después en la guerra, la injusticia y la opresión. Son “auténticas expresiones poéticas desde lo histórico o desde lo personal” que nos interpelan y conmueven. Teniendo siempre como fondo de este escenario lamentable, la dignidad de un pueblo que no se rinde, la necesidad de un pueblo de reivindicarse. La poesía como arma de batalla. La palabra en verso, tan próxima a esa oralidad africana, que nos atraviesa sin remedio, viene, gracias a ellos, a trasladarnos a una cultura que quiere ser oída, respetada y compartida.

Nota: Se pueden leer fragmentos de las obras de estos autores en la Biblioteca Africana Digital Miguel de Cervantes, aquí
A %d blogueros les gusta esto: