Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Relatos’

Año cero, el año en el que os encontraron

Limitada por múltiples razones, me meto de lleno en una de esas contradicciones que me han acompañado desde que me interné en este mundo. Incapacitada (¿cómo?) para poder mencionar a todas, tengo de manera forzosa que pertrechar otra incongruencia: el escribir sobre ellas de manera global en la creencia de que el subrayar, desde el principio, que hay muchas literaturas diferentes y diversas en el continente africano y su diáspora, me redimirá.

Desde la noche de los tiempos, que se dice, y generalizando, las africanas han sido, en gran parte, la memoria de sus pueblos, las encargadas de transmitir a sus sucesores las viejas historias de los antepasados. Hablamos de una literatura, la africana, que ha sido (en algunos lugares lo sigue siendo) eminentemente oral. Y, a pesar del esfuerzo por querer ignorarla, así se fraguó y así subsistió.

Leer Más

Voces saharauis en femenino: Los cuentos del erizo

Casualidades. Puede ser. Llevo varias semanas inmersa por varios costados en torno a la literatura africana y el papel que en relación a ella la mujer ha desempeñado y tiene en la actualidad.

Sin embargo, he de decir que desde que comencé mi andadura literaria-africana con este blog una y otra vez me he tropezado con escritoras que afirmaban que su primera escuela literaria había sido el fuego. Alrededor del cual sus madres, sus abuelas, les contaban relatos del pasado y del presente. La mujer fue la gran portadora de la palabra en el continente africano, pero cuando se dio el paso a la letra escrita, sus voces quedaron silenciadas por diversas razones (falta de acceso a la educación…) en favor de la de los hombres.

Muchas de aquellas niñas señalan estos relatos contados al calor de la hoguera como primera fuente literaria y una poderosa razón por la que, una vez adultas y en otras circunstancias diferentes, se convirtieron en escritoras.

A Ana Cristina Herreros y a Daniel Tornero, los principales artífices del libro que hoy os traigo, les gustan los libros bien hechos. Esto es algo que siempre se nota y se agradece. Ya en El dragón que se comió el sol y otros cuentos de la Baja Casamance dieron muestras sobradas del interés que sienten por la cultura africana, por la literatura oral y por la importancia del proceso de recuperación de historias y relatos que han ido pasando de generación en generación. Así, aquel libro es una maravilla de contenido y forma.

De nuevo han querido recorrer e ilustrar los caminos recogiendo voces que nos invitan a seguir oyendo trozos de sus vivencias e historia. Y esta vez lo han hecho desde los campamentos de refugiados del Tinduf (Sáhara Occidental). Así, mientras una recopilaba y se sumergía en la tarea de escribir los relatos que las ancianas querían contarle, el otro trabaja con los niños y niñas para conseguir ilustraciones delicadas y llenas de significados. Tornero realizó varios talleres tanto dentro de las actividades del FiSáhara como en varias bibliotecas Bubisher.

Ana, la encargada de los textos, fue grabando estas narraciones en su lengua original hassanía para después adaptarlas y traducirlas de la manera más fiel posible gracias a la labor de un grupo de traductores. Algunos de los audios se pueden escuchar en la página web de la editorial.

Daniel Tornero. Ilustración

En la “hoja de ruta” de Los cuentos del erizo Ana (que cambia su apellido por el de Griott, en lo que es toda una declaración de intenciones) afirma lo siguiente: “Son fundamentalmente las mujeres saharauis las que en las noches de antaño, noches sin televisión, convocaban a la familia en torno a ellas y contaban los cuentos y las historias que ellas habían oído de labios de sus madres, tías o abuelas.  Son ellas las que conservan la memoria de un pueblo nómada dedicado al pastoreo, son ellas las que transmiten los valores que hallamos en su rica tradición oral: que el cuidado del otro es la única fuerza que nos permite sobrevivir en un mundo hostil, que el amor a la familia es el mayor tesoro que uno puede tener, que la tenacidad y la inteligencia son más poderosas que la fuerza…”.

Junto a los cuentos aparecen hermosos collages y dibujos realizados con henna, con colores muy unidos a la tierra y apenas unas trazas de color azul.

Ilustración en henna.

El erizo, que incluso da título a este libro, es un animal que se encuentra con frecuencia en el desierto del Sáhara. “El Ganfud (el erizo), es el más listo de los animales”, nos recuerda el escritor Bahia Mahmud Awah. Y Ana Griott añade: “Muchos niños, en lugar de gatos, tienen erizos como mascotas. Y sobre todo porque es un símbolo (o arquetipo) de la resistencia del pueblo saharaui. Es un animal pequeño, con púas, que con su inteligencia y su tenacidad consigue vencer a leones y lobos. Es el cadí, el juez, el que consigue con su capacidad de razonar, y de resistir, que la justicia se restituya.”

Junto al erizo, aparecen otros personajes como Chertat (o Shertat) que solo existe en los cuentos saharauis y es el personaje más conocido de los relatos orales. “Nadie saber decir cómo es, hay quien dice que es peludo como un oso, otros dicen que tiene la cabeza muy grande, es en nuestra tradición oral Jaimito o los de Lepe. Por su aspecto peludo y cabezón yo diría que somos nosotros, el extranjero”, comenta Ana.  Además están “Yuhaa que es un personaje típico de todas las culturas mediterráneas: en Sicilia se llama Guifà, en Turquía es Nasrudin, en el norte de África es Yehaa. Es un personaje un poco clown, porque su sabiduría radica en su inocencia”- afirma Ana y añade: “Hay además muchos cuentos con protagonistas femeninas y en los cuentos de animales, el hombre es el antagonista de los animales que protagonizan la historia, pero las mujeres son seres que conviven con los animales, como en  El erizo, el burro y el carnero, que, por cierto, parece Los músicos de Bremen”.

Daniel Tornero. Ilustración.

A través de estos cuentos se enseña que el “cuidado mutuo es lo que nos salva” y algo tan sabido pero tan olvidado como que “la unión hace la fuerza”, nos comenta Ana. Ella, una apasionada de la cultura oral, nos invita a escuchar con atención, mejor si lo hacemos de noche en medio de un descampado cubiertos solo por el cielo, voces que nuestra cultura ha insistido (insiste) en silenciar. Las primeras las de la Baja Casamance (Senegal) y las segundas (que sabemos no serán las últimas) las de las mujeres del Sahara Occidental. Libros-joya. Altamente recomendables ambos.

Los cuentos del erizo. Editorial Libros de las Malas Compañías., 2017. Textos: Ana Cristina Herreros e ilustraciones: Daniel Tornero. “Todos los libros de la colección Serie Negra estarán vinculados a un proyecto solidario en la zona, que apoyaremos con la venta del libro y que podréis seguir en esta página web”. Email: info@librosdelasmalascompanias.com

 

La literatura marroquí cruza el charco

morocco-108640_960_720

Marruecos. Licencia CCO

Hay iniciativas que surgen tras una experiencia que nos marca. Eso le ocurrió a Leandro Calle.

“A través de dos viajes a Marruecos, me di cuenta que se conocía poco y nada la literatura marroquí en nuestro país”, afirma el poeta argentino. Marruecos lo sedujo. Lo zarandeó de arriba a abajo y le hizo querer hacer algo con los nuevos descubrimientos. Para ello precisaba otra parte que participara, como él, de semejante encantamiento. Y la encontró en Córdoba (Argentina), donde reside en la actualidad.

Juan Carlos Maldonado, el editor de Alción (una casa consolidada en el país sudamericano), le dijo que estaba dispuesto y que quería hacerlo. Ambos coincidían en una misma querencia: la de abrir las puertas a nuevas literaturas y a nuevas voces. Así surgió la Biblioteca Marroquí.

“La idea de la Biblioteca Marroquí, es presentar la riqueza y la variedad de la cultura marroquí”- afirma Leandro. “El hecho de que aparezca Roberto Arlt entre las publicaciones, es también ver cómo Marruecos ha sido recibido en la escritura de extranjeros y viajeros. Los escritores marroquíes pertenecientes a los años 60/70 tienen mucha relación a nivel político con las lecturas y compromisos de escritores latinoamericanos.”(Caso Chaui y Laâbi).

La colección comenzó en 2011 y llevan siete libros publicados, además de Cuerpo Luz (poesía) de Siham Bouhlal que está en preparación. Abarca diversos géneros desde poesía, relatos, teatro o novela.

  • Los frutos del cuerpo (poesía) de Abdellatif Laâbi. Traducción del francés: Leandro Calle.
  • Barranda (Nouvelle) de Abdelkader Chaui. Traducción del árabe: Ignacio Ferrando.
  • África (Teatro) de Roberto Arlt con Introducción de L. Calle.
  • Leer hoy el Corán (ensayo) de Rachid Benzine. Traducción del francés: L. Calle.
  • El linaje de la eternidad (poesía). Traducción del árabe: Abdellatif Zénan.
  • El examen y otros cuentos ceutíes (cuentos) de Mohamed Lahchiri. Con introducción de Cristián Ricci de la Universidad de California.
  • Antología poética (poesía) de Abdellatif Laâbi. Traducción del francés y postfacio de Leandro Calle.
  • El primer amor es siempre el último (relatos) de Tahar Ben Jelloun. Traducción del francés de Marcos Caligaris. Prólogo de Cláudia Falluh Balduino Ferreira.

Sobre estos títulos el propio director de la colección, Leandro Calle, nos da su visión: “Todos los autores que han sido publicados son autores reconocidos en Marruecos y en Europa. Por ejemplo, Abdellatif Laâbi es un reconocido intelectual y luchador político. Preso durante la feroz dictadura de Hassan II. Se lo reconoce como uno de los escritores más importantes de expresión francesa en Marruecos. Ganador del premio Goncourt y muchos más. Los dos libros editados en Alción son las primeras ediciones en Argentina y de las primeras que existen en América Latina.

Abdelkader Chaui, está considerado uno de los novelistas más importantes en lengua árabe de Marruecos. Actualmente es Embajador en Chile. Expreso político, sus testimonios y novelas han contribuido a la búsqueda de la justicia en su país. Hace pocos años fue homenajeado en el SILA (Salón Internacional del Libro Africano).

Rachid Benzine es un teólogo islámico de condición moderada y abierta. Sus textos y su persona son permanentemente consultados en Francia en cuestiones del Islam.

Ouidad Ben Moussa y Mohamed Lahchiri son escritores reconocidos, ella en lengua árabe y él en lengua española, habiendo adoptado el español del norte marroquí.”

abdelkader-chaui-baranda

Género: Novela
Autor: Abdelkader Chaui
Editorial: Alción Editora
Año de Publicación: junio 2013

Barranda es una novela que apresuradamente podría vincularse al realismo mágico. La tierra seca lo atraviesa todo, sostiene, justifica, explica y agota la costumbre pueblerina. Es quien decide la política, la ética, la hambruna y la estética del pueblo que da título al libro. Barranda podría ser la Macondo marroquí.


los-frutos-del-cuerpo

Género: Poesia
Autor: Abdellatif Laabi
Editorial: Alción Editora
Año de Publicación: enero 2012

Abdellatif Laabi, es uno de los principales escritores marroquíes de expresión francesa. Comprometido con la vida y con la literatura, a fondo, hasta tocar las raíces de lo humano, los poemas de Los frutos del cuerpo, son un testimonio insoslayable de la delicadeza del amor y el erotismo. El cuerpo se vuelve poesía.


 

 

Lidudumalingani, el transcriptor de imágenes

Mqombothi02

El Caine de este año nos trae un nombre nuevo. A pesar de que Lidudumalingani Mqombothi lleva tiempo escribiendo en diversos medios digitales: revistas, como Africa is not a countryproyectos editoriales, Chimurenga Chronic; o periódicos como Mail&Guardian, apenas había entrado en la escritura de no ficción.

Con Memories We Lost, un relato corto publicado dentro de la antología: Incredible Journey: Stories That Move You (Burnet Media, Sudafrica, 2015), ha conseguido uno de los premios más importantes del continente en la actualidad: Caine Prize 2016. Galardón no  africano, que año tras año viene acompañado de polémicas, aunque en esta edición parece haber contentado a muchos.

Joven, tiene 30 años, sudafricano y con las ideas claras (dice no querer entrar en la industria literaria, solamente le interesa escribir y compartir), Mqombothi se aficionó al cine y a la fotografía antes de decidirse por la escritura. Se niega a traducir de manera literal su nombre (Lidudumalingani=”Truena pero no llueve”) porque sabe que al hacerlo pierde el sentido de todo lo que está detrás de él y no quiere traicionar sus propios orígenes.

Forjado en el mundo audiovisual no puede dejar de hacer alusión a las imágenes que acaban poblando su universo tanto como las palabras. Al igual que el colectivo Jalada o, como los otros escritores que se mencionan en Brittle PaperWana Udobang, Warsan Comarca y Akwaeke Emezi (sin olvidar a Teju Cole), también Lidudumalingani otorga una gran importancia a las fotografías haciendo de ellas un medio más de transmisión de pensamientos e historias.

A Lidudumalingani le gustaría ver una editorial independiente que se centrara en los jóvenes escritores sudafricanos negros y estuviera dispuesta a tomar riesgos, no tanto por apoyar a nuevos autores sino con la idea de reinventar las viejas ideas sobre la novela. Mientras lo anterior llega, comparte sus 6 libros favoritos, entre los que se encuentran: Chike and the River (Chinua Achebe), Black Sunlight (Dambudzo Marechera) o Bom Boy (Yewande Omotoso) para que vayamos viendo por dónde discurren sus referentes literarios.

CmHJSaaXIAAGsKA

¿Otra vuelta de tuerca a la esquizofrenia?

Memories We Lost es una combinación de conversaciones con amigos, textos, imágenes, recuerdos… Y no se corresponde con un suceso determinado. Eso dice el escritor. Lo cierto es que este relato corto nos reafirma en una anterior convicción: en el conocimiento de la tierra de sus ancestros de Lidudumalingani y en el respeto que la tiene al esbozar esta historia sencilla y lírica a la vez, usando palabras que van descubriendo sin nombrar.

Sin nombrar la enfermedad mental, quiero decir, esquizofrenia.

En la novela finalista del “The Man Booker” del año pasado Los pescadores de Chigozie Obioma, un loco Mqombothi02llamado Abulu es presentado de manera ambigua, ¿puede ser un visionario?. El peso de la comunidad y su frontal rechazo hacia aquel ser al que la adjetivación que le rodea gira en torno siempre al grupo de palabras de la familia repugnante, logra a veces (y a pesar de lo que este personaje ha podido suponer en el desenlace de la trama) que le tengamos compasión. En el relato de Lidudumalingani la ambiguedad salta a un nivel más obvio: ¿es la protagonista y su hermana aquejada de una enfermedad mental-esquizofrenia-la misma persona?.

En Memories We Lost también aparece una comunidad tradicional que es quien califica las acciones de la joven como “enfermedad mental” y que además no es capaz de enfrentarla de manera efectiva (en este punto seguro que recordamos otras lecturas con argumentos semejantes, El enterrador compulsivo y otros cuentos (El Cobre, 2006), del nigeriano Biyi Bandele Thomas), por ejemplo.

El relato premiado resalta la nula efectividad de los métodos “tradicionales” (ya sea mediante oraciones o por la intermediación de un sagoma, curandero o adivino) con los que tratan de sanar a la joven, frente a la actitud de la hermana de la enferma, la más lúcida de todos ellos que solo piensa en protegerla. Con una prosa entretenida y sencilla, el sudafricano logra un impacto emocional a través de la visualización, en apenas cuatro folios, de lo que supone tener una enfermedad de este estilo en una comunidad tradicional africana. Pero también lo hermosa que puede llegar a ser una historia fraternal. A través de un cuento sin pretensiones, que se lee ágil y que parece un conglomerado de sus bellas e íntimas fotografías.

My short story was inspired by a combination of things. The first might have been mental illness, or at least the way in which villagers speak and deal with it. Then there were conversations with friends, texts and visuals that suddenly were on my radar, memories of extended family members who struggled with mental illness – many of them on and off and at varying degrees.[*]

Los caminos de mi destino – Bakala Kimani

bakala_caminos

Tiene mucho de fascinante el río Congo y, a su pesar, también de sobrecogedor. Esa serpiente enredada y enredadora que hizo que Joseph Conrad conociera y mostrara a la bestia inhumana colonizadora. Suelen tomarse estos caudales de agua como metáfora de la existencia, pero también, a menudo, como señal del afán de dividir de manera ilusoria. “El río aquí se llamaba Congo, allí, al otro lado, Zaire. Pero todo se debía a la estupidez de los hombres”, dirá Dadou el protagonista de El antipueblo de Sony Labou Tansi, el escritor de R.D. del Congo (conocido como Congo Belga) que falleció a los 47 años de SIDA, justo cuatro días después que su esposa debido a la misma enfermedad.

Bakala Kimani, natural del otro Congo (antigua colonia francesa), añade en Los caminos de mi destino: “Frente a mí tenía un río que separa las dos capitales más cercanas del mundo: Brazzaville y Kinshasa. Cruzar ese río era tan fácil que en menos de media hora, podía encontrarme fuera de peligro de muerte. Pero marcharse de Brazzaville para refugiarse en Kinshasa, es como irse del paraíso para refugiarse en el infierno”. Kimani se tuvo que exiliar por haber escrito un artículo que no gustó nada, sobre los desaparecidos del “Beach”, una matanza colectiva de refugiados que retornaban a su tierra tras el último conflicto civil (detrás del cual, como muchos otros, el escritor vio la mano de Francia). Y que convirtieron (no fueron los únicos) el corazón de Kimani en el “cementerio de los muertos desconocidos”.

Escribe Achille Mbembe que “un vínculo íntimo ha unido siempre el nombre “negro” con la muerte, el asesinato y la sepultura”. Bakala Kimani, recogiendo la idea anterior, afirma en un libro que mezcla más realidad que ficción, que él va a hablar ante todo de la muerte, tan unida al destino del África negra. De esa muerte, nada dulce y nada esquiva, sobre la que disgusta tanto hablar, pero que está tan presente y que se presenta en estos relatos asociada al SIDA, a las guerras, a la miseria y al abandono. Y sobre las vidas que se encuentra encerrada en sus relatos de muerte.

Sorteamos como podemos los textos que supuran dolor y rabia. En denuncia constante, testimonial, a ratos imposible de sostener, El camino de mi destino, repite una y otra vez Bakala Kimani, “es personal, pero no es individual”. Por esa vía le acompañan todos esos seres que murieron de mil formas para entrar en su propio destino y no abandonarle nunca más. Forma así una voz que se  nutre de la colectividad, expresada a su vez también desde apenas media docena de relatos o micro-historias que nos adentran en las tinieblas más profundas de esas vidas traspasadas, cuarteadas y abandonadas, que no pudieron elegir su destino. A través de ellas, nos muestra una realidad social y política extenuante y hace suyo el grito duro y en carne viva por aquellos que han sido una y otra vez marginados, relegados, explotados sexualmente y apartados por la homofobia, vaciados a fuerza de ser violentados día tras día, hundidos en la miseria.

Son las muertes silenciosas de un pabellón hospitalario, a donde se llega exhausto y solo, explotando de SIDA o de cualquier otra cosa.  Son las muertes en carne viva de los amigos desaparecidos, asesinados, mutilados, torturados e incinerados. Son las muertes de los ahogados en la zodiac que intenta alcanzar el otro lado. Kimali los lleva dentro y pide para ellos memoria, mientras clama también contra sus propios dirigentes africanos que permiten que esto ocurra.

Bakala Kimani pone en el centro al ser humano y lo nombra. Él mismo ha vivido cerca las historias que narra. Se baña ensangrentado en los desgarros y en las injusticias de los que ha conocido, hasta hacerse uno. Expresándolo sin velos, en toda su crudeza, mostrando esa realidad desoladora e inhumana que transcurre, a menudo, bajo nuestra propia indiferencia. Tomando todos los destinos, todos los caminos.

No tengo que extenderme porque los tiempos de los discursos ya pasaron. Un negro no tiene derecho a extenderse. Un negro debe actuar. Debe hacer. Porque desde hace siglos se ha actuado por él. Ahora tiene el deber de hacer. Tiene el deber de actuar.(pág.29)

Ficha:

  • Título original:  Los caminos de mi destino (2016)
  • Idioma: Original: Castellano
  • Traducción al castellano: Editorial Afrokairós (2016)
  • Páginas: 106

Las inquietantes (y cotidianas) visiones de Zoë Wicomb

La escritora sudafricana Zoe Wicomb. Fuente: Windham Campbell Prizes

La escritora sudafricana Zoe Wicomb. Fuente: Windham Campbell Prizes

Publicado originalmente en Wiriko-Artes y Culturas Africanas. 08/06/2016

Tenemos la costumbre de olvidarnos de algo cuando ya no aparece en primer plano. El Apartheid (en idioma afrikáans, separación), el régimen de segregación racial que comenzó en Sudáfrica en 1913, a mucha gente le parece, hoy en día, cosa del pasado. Sin embargo, solo han pasado veinticinco años desde la fecha en la que se le puso fin 1991, y como ya advirtió Nelson Mandela sigue sin ser fácil dar carpetazo a esos más de 80 años. La escritora Zoë Wicomb nació en Namaqualand en 1948, fecha que se reconoce como el inicio oficial del apartheid con la victoria del Partido Nacional, y lleva toda su vida escribiendo sobre ello, tras haber pasado por la experiencia del exilio en Gran Bretaña donde vivió treinta años antes de retornar a su tierra natal una vez finalizó el apartheid y acabar residiendo en la actualidad en Escocia.

Comenzó su trayectoria literaria con un libro de cuentos en 1987, You Can’t Get Lost in Cape Town. Después publicó las novelas David’s Story (Kwela, 2000), Playing in the Light (Umuzi, 2006) y The One That Got Away (Umuzi, 2008). En todas ellas aborda desde diferentes prismas lo que supuso el régimen de segregación racial sudafricano. October (The New Press, 2014) es su última publicación y ha sido descrita por ella misma con tres palabras, “Hogar, desarraigo y secretos familiares”. No en vano narra la historia de una mujer Marcia que vuelve desde Glasgow a su Ciudad del Cabo natal después de más de veinte años de exilio.

Para leer el resto del artículo:Wiriko

El primer relato traducido a más de 30 idiomas africanos

The Upright Revolution

No es algo nuevo el compromiso del colectivo Jalada en relación a las lenguas africanas. A finales del año pasado publicaba su número 04 bajo el título de “La cuestión del lenguaje“. Un sorprendente ejemplar que se llenaba de textos en diversos idiomas africanos y que levantaba una nueva torre en donde las lenguas africanas conviven con las europeas, las imágenes con las palabras y los audios con la escritura, en un contexto en el que la situación no es demasiado optimista: África es la región del mundo con mayor número de idiomas en peligro de extinción.

Ahora, Jalada (además de otras iniciativas que siguen surgiendo en el continente) quiere darle la vuelta a esta situación: “hay millones de personas que hablan idiomas africanos pero no así escritores”. Y ellos creen que esto tiene que cambiar.

De sobra es conocida la defensa permanente que el escritor keniano Ngugi wa Thiong´o ha realizado (y realiza) a favor de las lenguas africanas desde su intervención en la “Conferencia de Makerere de 1962” que enfrentó las dos posturas en relación a la lengua: la que representaba él mismo y la que defendió Chinua Achebe (cuya obra íntegra se realizó en inglés). Compromiso en el que se ha volcado y la razón por la que para este especial de Jalada escribió un texto inedito, The Upright Revolution or, why humans walk upright (Ituĩka Rĩa Mũrũngarũ: Kana Kĩrĩa Gĩtũmaga Andũ Mathiĩ Marũngiĩ), un cuento sobre la necesidad de unirse para conseguir logros.

El reto vino después. A partir de la fábula escrita en origen en gikuyu o kikuyu, se buscaron traductores (el proceso completo duró cuatro meses) para que la obra fuera publicada en más de 30 idiomas africanosMoisés Kilolo, cabeza visible del colectivo, reafirmando la intención de seguir publicando piezas literarias en los diversos idiomas africanos, comparte en este especial de Jalada la dificultad al buscar traductores. Afirma que para algunas de las lenguas se ha contado con profesionales pero en otras ocasiones la traslación tuvo que ser llevada a cabo por personas cuya primera experiencia en este campo era ésta. Además, se resalta que para la mayoría de las traducciones se utilizó la versión inglesa, y en menor medida la francesa y la árabe. Estamos, de nuevo, ante el doble proceso: gikuyu-inglés, inglés-hausa por ejemplo, con las dificultades que eso implica (aunque en el caso de Ngugi él mismo es el encargado de la versión inglesa lo que permite confirmar su fidelidad con respecto al orginal). La pérdida de la riqueza lingüística al trasladar a otro idioma es uno de los caballos de batalla de todos los traductores, labor imprescindible y no siempre reconocida.

Así, Jalada publica un número número bajo el nombre “La cuestión de la traducción” y permite leer el texto del keniata, además de en Gikuyu, en los siguientes idiomas: Inglés, Amharico, Dholuo, Kamba, Lwisukha (Luhya), Kipsigis, Kinyarwanda, Franbés, Árabe, Luganda, Kiswahili, Afrikaans, Hausa, Meru, Lingala, IsiZulu, Igbo, Ibibio, isiNdebele, XiTsonga, Nandi (Kalenjin), Rukiga, Bamanankan (bambara/mandingo), Lugbara, Lubukusu, Kimaragoli, Giriama, Sheng, Ewe, y Naija Langwej. Y dejan abierta la puerta a otras traducciones en nuevos idiomas.

Como ya es habitual, las diversas traducciones se acompañan además de tres audios  en los que diversos autores leen el texto en inglés, kikuyu y sheng (lengua que mezcla swahili, inglés y lenguas tradicionales como el luo, el gikuyu o el kamba), lo que permite que las lecturas lleguen a un público más amplio. Además de que se prevé que esté disponible en breve en formato de libro electrónico.

Un camino que no ha hecho sino empezar.

El trío de ases de Venance Konan

Aciertan de nuevo desde la editorial 2709 books con la publicación de otro relato del marfileño Venance Konan. Pero, ¿quién es Venance Konan?. Para los despitados os pongo sobre la pista.

“Venance Konan es un autor prolífico y premiado, pero desconocido en nuestro país. Sus relatos sarcásticos permiten reír y pensar. Y suelen enganchar: quieres más. Es crítico, también consigo mismo. Mete el dedo en la llaga africana y occidental. No esconde su compromiso. Es cercano” argumenta Marina M.Mangado, la cara visible de la editorial para “África no es un país“.

Desde Wiriko, Carlos Bajo Erro nos da una semblanza más política de este controvertido periodista, “La figura de Venance Konan es de todo menos tibia. Se trata de uno de los periodistas y escritores más conocidos de Costa de Marfil con un posicionamiento político, ante la crisis, tremendamente claro. Se colocó del lado de Ouattara durante la campaña y el conflicto posterior, lo que le permitió regresar de una especie de exilio francés, cuando Ouattara tomó posesión del poder”. Y califica su obra: “Aparecen como historias humorísticas, ligeras y desenfadadas, pero no hay que escarbar demasiado para darse cuenta de que debajo de la superficie los relatos tienen una considerable profundidad o, al menos, una considerable voluntad pedagógica. A decir verdad, además, Konan ha encontrado los mecanismos para que esa intención de transmitir un mensaje se cumpla”.

En una entrevista para este blog, Konan afirmaba que lo que le llevaba a sentarse delante del papel en blanco “son las ganas de contar cosas. A veces, son ganas de gritar.” Y que el humor es parte de su carácter y “que los asuntos serios llegan mejor cuando se narran desde el humor.” Tres son los nuevos relatos que se unen a “Robert y los Catapila” y “El entierro de mi tío” y que nos vuelven a mostrar esa narrativa fácil de leer, bien escrita y llena de humor. El cuento o relato corto tiene sus propios mecanismos, es un género difícil, pero los de Venance Konan nos dejan un buen sabor de boca al acabar de leerlos tras haber soltado alguna carcajada. Y también nos inducen a la reflexión. Una buena apuesta.

La gata de Maryse

Cubierta - La gata de Maryse - Venance Konan - 2709 booksAnte todo este relato se escribe desde el conocimiento de la realidad de las complicadas relaciones entre seres humanos de diferentes culturas. El amor (tanto el que siente el universitario marfileño hacia la francesa Maryse, como el que esta siente hacia su gata). ¿o deberíamos de hablar mejor de sexo?, es el motor que lo mueve todo… Un sentimiento que al principio surge interesado (las mujeres extranjeras suponen para los marfileños una oportunidad de lograr el pasaporte y salir del país) y que después podemos plantearnos si es sincero o una especie de coartada ante lo que va sucediendo. Máxime si tenemos en cuenta que el gato siempre está bien alimentado y luce gordo en un país en el que la pobreza y la necesidad se cuela por todas las rendijas.

La visión del otro, la corrupción política y policial y las revueltas estudiantiles aparecen como telón de fondo. Un relato no exento de crítica hacia los mismos marfileños y su postura “Vuestro objetivo no es otro que convertiros en refugiados mantenidos o trabajadores emigrados a Europa; en realidad, lo que tendríais que hacer es movilizar toda vuestra fuerza e inteligencia en el desarrollo de vuestro país”, que no nos sorprenderá en su final, pero que nos dejará con el pie cambiado.

La guerra de las religiones

</pEsta vez el escritor se atreve con la religión. La propia editorial nos resume su contenido: “La vida en la Riviera, barrio de Abiyán, se vuelve insoportable cuando Antoinette convierte su casa en la sede de un grupo de rezos nocturnos. Amon, Karamoko, Bernard y Aristide, amigos, cristianos unos, musulmanes otros, intentan hacer frente a los tejemanejes de esta mujer de labios siempre crispados que vive de los chismes del barrio y de aprovecharse de la debilidad de espíritu en tiempos de crisis.

Un relato sobre oscuras envidias, un extraño profeta cargado de oro y estrategias más o menos ingeniosas para combatir los cotilleos y el fanatismo religioso. Todo ello regado con unas cervezas en el maquis, algo de filosofía china y mucho humor «a la Konan»”

En nombre del partido

Ficha técnica – En nombre del partido ISBN: 978-84-941711-7-8 Formato: ePUB Idiomas: del original: francés (Costa de Marfil) de esta edición: castellano Publicado el 09/12/2015 PVP: 3,00 € Autor: Venance Konan Traductora: Alejandra Guarinos Viñals Cita: El Líder Carismático se otorgó el ministerio de Estado y asignó los restantes a tres miembros de la dirección del partido, cada uno originario de una región del país. En los demás ministerios, el Líder Carismático puso a dos de sus amantes, originarias de distintas regiones del país, porque en este terreno el Líder Carismático, que era un político cumplido, también hacía geopolítica. Descripción: La vida del camarada Faustin se complica cuando el Líder Carismático cuenta con él para hacerse cargo de un asunto delicado pero fundamental en el devenir del partido. Tras años de militancia durante los cuales ha sacrificado su salario, su tiempo y su libertad, llega el momento de demostrar qué está dispuesto a hacer en nombre del partido y de la gloria prometida. Un relato sobre (in)fidelidades políticas y vitales cargado de humor y despropósitos. Una ficción tan ridícula en apariencia que solo puede esconder historias y miserias reales, esas de las que son capaces los políticos cuyo único objetivo es alcanzar el poder y no irse jamás.

La política como eje vertebrador de este relato nos descubre bajo una trama hilarante el submundo de poder y vileza que se esconde detrás de las maniobras de aquellos que solo guiados por su amor al poder son capaces de cualquier cosa. Bajo la forma de un vodevil, se nos muestra una historia extravagante y muy divertida, pero tras la que no pueden esconderse las manipulaciones y los movimientos internos de los partidos políticos, en los que el sexo y el dinero aparecen como hermanos del poder. El proceso de desengaño, desde las ilusiones por querer cambiar desde la oposición el sangrante régimen del dictador, pasando por el acceso al gobierno del partido de izquierdas con su ideario de promesas y libertades y su posterior caída en la corrupción, miseria y declive se narran desde la voz de unos personajes nada edificantes. Faustin, el camarada, ex-profesor de Instituto, que lo ha sacrificado todo “en nombre del partido” comprobará en su propias carnes lo grosero de la manipulación de un sistema que ha sido establecido para perpetuar privilegios y desigualdades, justo lo que él pretendía combatir.

“Unas risas acompañadas de unas cuantas preguntas: ¿De qué son capaces los militantes por su partido? ¿Y los políticos «profesionales» por alcanzar la gloria prometida? ¿Y los líderes por mantenerse en el poder? ¿Todo está en venta? ¿Dónde están la izquierda y la derecha? ¿Qué hay detrás de ese programa electoral que casi nadie lee?. Una historia sobre (in)fidelidades políticas y vitales cargado de humor y despropósitos. Una ficción tan ridícula en apariencia que solo puede esconder historias y miserias reales, esas de las que son capaces los políticos cuyo único objetivo es alcanzar el poder y no irse jamás.”

Ficha:

  • Título original:  La chatte de Maryse/ La guerre des religions/Au nom du parti (2005) – (Extraídos de la colección de relatos Robert et les Catapila, recueil de nouvelles (2005)
  • Idioma: Original: Francés
  • Traducción al castellano: 2709 books
  • Traductora: Alejandra Guarinos Viñals
  • Formato: e-book
  • Contienen un breve vocabulario para entender mejor la historia
  • A la venta: en 2709 books y en Lektu

5 escritoras africanas para leer online

El relato corto o cuento es un género bastante frecuentado en el continente africano. Uno de los principales premios que se conceden allí es el Premio Caine, que premia, anualmente, el mejor relato original de un autor africano y publicado en inglés. A veces, es llamado el “Booker africano” y este año ha recaído en la escritora keniata Okwiri Oduor.

A continuación, os acerco cinco relatos de otras tantas escritoras africanas, que se pueden leer online y en castellano. Proceden de generaciones y países diferentes, tanto del norte del país como del áfrica sub-sahariana, y las temáticas también son diversas: desde la homosexualidad y el choque religioso, hasta el intento de explicar cómo se mueve el mundo.

2

“El Señor de la casa” forma parte del libro Los deseos afines de la editorial Dos bigotes y es un relato de Beatrice Lamwaka. Esta ugandesa, secretaria de la Asociación de Escritoras de Uganda (FEMRITE), nos acerca una historia conmovedora, mediante la evocación de una persona que sufrió en el pasado el rechazo, debido a su escasa masculinidad. Tal y como recoge la profesora Pumla Dineo Gqola en el prólogo del libro: “El señor de la casa es una historia de amor en el sentido más radical: el empeño en reclamar la parte de nosotros mismos que repele y asusta a los demás. Es lo que hacía sentir bien a la narradora cuando era una niña y ahora como una mujer adulta. Es una reivindicación del amor, entendido como una fuerza transformadora del mundo y como un regalo a uno mismo.”

Lo podéis leer aquí, vía GuinGuinBali

2

“Una experiencia privada” es uno de los relatos que componen el volumen Algo alrededor de mi cuello de la editorial Alfaguara, todos ellos escritos por Chimamanda Ngozi Adichie. Esta nigeriana que tuvo como padrino literario a Chinua Achebe, es la escritora africana más conocida y reconocida en la actualidad. No se entiende una lista con nombres de su continente en la que no aparezca ella. Hasta Beyoncé ha caído rendida a sus piesEn “Una experiencia privada” nos encontramos con dos mujeres de edades y estrato social muy diferentes; una cristiana, moderna y que conoce el extranjero, y la otra musulmana, más humilde, que jamás ha viajado fuera, que se esconden juntas en una tienda vacía, tras unos altercados en el mercado. Ellas esperan, ocultas, a que se pase el peligro conversando, “mientras las dos hablan, hay musulmanes hausas matando a cristianos igbos a machetazos y pedradas“. De eso se enterarán después.

Lo podéis leer aquí, vía Mango Street

2

“La liberada” forma parte del volumen Lejos de Medina, que reúne una serie de crónicas en las que la intención última es resucitar numerosos destinos de mujeres. No es algo nuevo en la narrativa de Assia DjebarEn realidad el nombre con el que se la conoce es el seudónimo literario de Fatema Zohra Imalayen. Esta mujer multifacética, lo mismo escribe novelas que dirige películas con gran éxito. Mujer comprometida con su país, después de la independencia de Argelia y de trabajar como periodista para un diario del FLN, ejerció de profesora en la universidad, hasta que, a causa del golpe de Estado de Bumedián, se vio obligada a abandonar Argelia. Eterna candidata al nobel de literatura, lleva mucho tiempo sin publicar nada. Desde 2005 es miembro de la Academia Francesa.

Lo podéis leer aquí, vía Mango Street

2

Eté Utú de por que en África las cosas son lo que son es un libro publicado en el 2009 cuyo título significa: “¿Y por qué?”. Incluye 31 cuentos de tradición oral de las aldeas y pueblos de la República de Benin y recopilados en sus lenguas tradicionales (gun, fon o yoruba). En estos cuentos se trata de explicar el mundo y su funcionamiento. El volumen está ilustrado con fotos en blanco y negro de Serrat Agboton y la autora de la selección es Agnes Agboton quien ha realizado una importante labor al recuperar estas narraciones orales y quien afirma: “A uno y otro lado del mar de arena los hombres y las mujeres no son, a fin de cuentas, tan distintos”.

Podéis leer dos narraciones del mismo aquí (clikar en el icono pdf), vía Biblioteca Cervantes

2

Nadine Gordimer nos abandonó este mismo año. La muerte le llegó a los noventa años, tras haber publicado en 2013 su última novela Mejor hoy que mañana, que parecía premonitoria desde el mismo título. Esta obra es una especie de testamento, en el que hace un repaso al momento actual que se vive en Sudáfrica, al tiempo que, realista y desilusionada, transmite su intención de no resignarse ya que para ella todavía quedan motivos para la esperanza. “¿No hay otro lugar donde podamos encontrarnos?” forma parte de uno de los varios libros de relatos que Nadine Gordimer escribió: La suave voz de la serpiente, y “Dos metros de tierra”, al volumen que lleva el mismo título.

Lo podéis leer aquí, vía Mango Street

 

Los deseos afines. Narraciones africanas contra la homofobia- VVAA

descarga

Esta antología es la traducción de “Queer Africa”, un libro editado por Karen Martin y  Makhosazana Xaba y que fue premiado con el “Lambda” a la mejor antología sobre temática LGBT (siglas que designan al colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) 2014.

Reúne dieciséis cuentos y dos extractos de novela, firmados por algunos grandes nombres de las letras africanas contemporáneas: Mónica Arac de Nyeko, Beatrice Lamwaka, K. Sello Duiker o Richard de Nooy.

Sobre ella ya han hablado mucho y muy bien otras personas, Octavio Caballo “Los deseos afines, una mirada al corazón queer de África” o Carlos Bajo ErroLetras contra la homofobia y los prejuicios“, por lo tanto no voy a extenderme demasiado.

¿Por qué leer estos relatos?…

Porque pienso que son una buena manera de abrir nuestras mentes y constatar, una vez más ( y van…),  que el continente africano es rico, diverso y plural.

Porque os sorprenderá comprobar la variedad de enfoques que proponen: desde la visión marginal y sórdida del que se ve obligado a prostituirse, hasta el goce de dos mujeres que se aman con pasión. Desde la delicada elección de palabras que ayudan a expresar lo que se siente, hasta el desgarro ante la desoladora constatación de lo prohibido.

Porque a pesar de la persecución, el miedo, la intolerancia y el rechazo social, se palpa que en África también se quiere vivir la sexualidad en toda su plenitud y se lucha a diario por ello, y una de esas vías es a través de la literatura.

Porque no hace falta pertenecer al colectivo LGBTI, queer o ser african@ para introducirnos en estos mundos. Se trata de amar y sentir. Allí y aquí hay que festejar siempre la capacidad de vivir conforme a nuestras elecciones.

Porque los sentimientos, el placer, lo físico y lo romántico, nos pertenecen a todos y a todas… y estos 18 relatos nos invitan a soñar.

La señorita J, no les quitaba el ojo. Sentía el pecho oprimido y el pulso acelerado. La forma en la que esa chica y el agua parecían compenetrarse era mágica. Tenía todo el cuerpo en tensión y sus movimientos eran precisos y definidos, lo que hacía que el bañador rosa pareciera más estrafalario que nunca. Pronto la señorita J. estaba concentrando toda su atención en Pip, observando intensamente y con las pupilas dilatadas cómo los músculos de la muchacha hacían ondear la superficie clara y centelleante de la piscina. Podía notar su bajo vientre tensándose de excitación al tiempo que el cuerpo de Pip se deslizaba bajo el agua. (pág. 142).

“Como pez en el agua” es un relato de Mercy Minah, autora sudafricana que escribe bajo seudónimo ya que no ha salido del armario para su familia y así puede escribir y publicar sin riesgo a ser descubierta.

Ficha:

  • Título original: Queer Africa (2013)
  • Prólogo: Eduardo Mendicutti
  • Idioma: Original: Inglés
  • Traducción al castellano: Dos Bigotes, A.C (2014)
  • Traductores: Carmen Cervantes, Raquel G. Rojas y  Clara Amechazurra
  • Nº páginas: 288
  • Uno de los relatos, el titulado “El señor de la casa” y firmado por Beatrice Lamwaka, lo podéis leer íntegro, vía GuinGuinBali, aquí.

Los 5 preseleccionados para el “Premio Caine” 2014

Bl3Cbg2CAAA_eTY

Ayer, 23 de abril, día internacional del libro, comenzó el mandato de Port Harcourt como Capital Mundial del libro 2014, convirtiéndose en la primera ciudad sub-sahariana en ser elegida. Los días previos han estado pletóricos de actividades y son una antesala de lo que queda por llegar. El 8 de abril se anunciaba la lista “África39“, una selección de los más prometedores escritores africanos por debajo de los 40, bajo la batuta del escritor Binyavanga Wainaina (elegido recientemente por TIME como una de las 100 personas más influyentes del mundo durante este año) y con la colaboración de “Rainbow Book Club”  y de “Hay Festival“.

Continuando con estos actos previos al inicio oficial de la capitalidad, el pasado 22 de abril se dio a conocer la lista de preseleccionados para el Premio Caine 2014. Este premio literario anual para el mejor relato original de un autor africano y publicado en inglés, que a veces, es llamado el “Booker africano”, también tiene motivos para la celebración este 2014, ya que cumple quince años desde que se realizó el primero, en 2000, que lo obtuvo la sudanesa Leila Aboulela (La traductora) en la “Feria del Libro de Zimbabue”. En sucesivas convocatorias ha sido entregado a escritores tan reconocidos como Helon Habila, Binyavanga Wainaina, No Violet Bulawayo, o los integrantes de la lista #Africa39: Monica Arac de Nyeko o Rotimi Babatunde.

Este año, tal y como recogen en su página web, se ha logrado una cifra récord de relatos presentados al premio: 140 historias de 17 países africanos. La lista de preseleccionados la ha dado a conocer Wole Soyinka, y la presidenta del jurado, la autora escocesa Jackie Kay, describió la lista como “conmovedora, lírica, sugerente y atractiva”. El ganador se dará a conocer el 14 de julio y como novedad en esta edición-aniversario también los preseleccionados han obtenido un premio en metálico.

Los elegidos son: la sudafricana Diane Awerbuck, Efemia Chela (mitad de Zambia, mitad de Ghana, como ella misma se define), Tendai Huchu (Zimbabue) y los keniatas Billy Kahora Okwiri Oduor. A muchos ha sorprendido la ausencia de autores nigerianos, hecho que ha sido muy criticado durante varios años en los que los escritores de este país han aparecido siempre en la lista, como ocurrió el año pasado con Tope Folarin que, además, abrió de nuevo el debate sobre a quién considerar “escritor africano”.

Caine 2014: preseleccionados

Diane Awerbuck

Foto:i tsabookthingblog.blogspot.com

Diane Awerbuck

      • Lugar  y fecha de nacimiento: Sudáfrica
  • Libros publicados hasta la fecha: The Gardening Night (2003), Cabin Fever (2011), Home Remedies (2012)
  • Se gana la vida: Es profesora de narrativa y estética, historia e inglés.
  • Alguna curiosidad: De joven el personaje de Scarlet O´Hara (Lo que el viento se llevó) le parecía lo más.[*]
  • Le inspiran: Es fan de Ray Bradbury, Barbara Kingsolver y Antjie Krog
  • Relato seleccionado: La historia de una abuela y una nieta que van a nadar desnudas al mar: “Phosphorescence” en Cabin Fever (Umuzi, Cape Town. 2011) Read Phosphorescence

Efemia Chela

Efemia Chela

Efemia Chela

  • Lugar  y fecha de nacimiento: Chikankata, Zambia en 1991. Tiene 22 años. Se crió en Inglaterra, Ghana, Botswana y Sudáfrica.
  • Libros publicados hasta la fecha: “Chicken” es su primera obra publicada.
  • Sueña con: En la actualidad se encuentra en paro. Quiere  ir a Japón y enseñar Inglés por un año, inscribirse en un Master en Traducción en el Reino Unido, ser  traductora y en general estar más involucrada en la industria editorial. Y, obviamente, seguir escribiendo ficción. [*]
  • Alguna curiosidad: Para banda sonora de su relato elegiría, entre otros, este título Only tomorrow, del grupo My bloody Valentin [*]
  • Relato seleccionado: “Chicken” in Feast, Famine and Potluck (Short Story Day Africa, South Africa. 2013). Read Chicken

Tendai Huchu

  • Lugar  y fecha de nacimiento: 1982, Bindura, Zimbabue
  • Libros publicados hasta la fecha: The Hairdresser of Harare (2010), supuso su reconocimiento internacional. El periódico The Guardian la nombró como una de las “10 mejores novelas africanas contemporáneas”.
  • Se gana la vida: Es podólogo en Edimburgo (Escocia)
  • Lo próximo: Se encuentra escribiendo un libro que se titulará The Maestro, The Magistrate, & The Mathematician 
  • Relato seleccionado: “The Intervention” in Open Road Review, issue 7, New Delhi. 2013. Read The Intervention  An audio version of Tendai Huchu’s story is also available.

Billy Kahora

descarga (1)

  • Lugar  y fecha de nacimiento: 1982, Bindura, Zimbabue
  • Libros publicados hasta la fecha: The True Story of David Munyakei (2009).  En 2007 su relato Treadmill Love fue muy elogiado por el jurado del Caine y en 2012 su relato Urban Zoning fue seleccionado.
  • Se gana la vida: Es Jefe de Redacción de la revista literaria Kwani?. (Traducido del gikuyu significa ¿y ahora qué?). Tiene una licenciatura en Periodismo y es diplomado en Ciencias de la Información
  • Alguna curiosidad: Tiene abierta una página de seguidores en facebook desde que se conoció su nominación al Caine (de momento con 8 seguidores). ” Ha sido preseleccionado por dos veces y media para el Premio Caine. Es decir, más que cualquier otro ser humano o gorila-hacen un juego con el título del relato que le han seleccionado esta vez- en la tierra.”
  • Lo próximo: Se encuentra escribiendo una nueva novela cuyo título es  The Applications 
  • Relato seleccionado: “The Gorilla’s Apprentice” in Granta (London. 2010). Read The Gorilla’s Apprentice

Okwiri Oduor

5990

  • Lugar  y fecha de nacimiento: Nairobi, Kenia
  • Libros publicados hasta la fecha: Dream Chaser
  • Se gana la vida: Enseña escritura creativa y escribe su primera novela
  • Alguna curiosidad: Pertenece al colectivo Jalada y ha sido una de las seleccionadas en la lista África39.
  • Se rumorea: Que va a dar mucho que hablar.
  • Si quieres comprobar su ingenio, date una vuelta por su cuenta de Twitter

Ingenio

El dibujo de cabecera es obra de Belemgf cuyo blog Dibujando África os invito a visitar. Ilustraciones. dibujos, bocetos, apuntes… de África

 

Arañas robóticas vigilan los oleoductos del delta del Níger

Aunque a muchos les pueda sorprender la literatura de ciencia ficción no es ajena al mundo africano. A pesar de ser un género minoritario, desde África también se quiere enlazar con mundos fantásticos y dimensiones desconocidas del pasado, presente y futuro. Tanto desde la denominación “Speculative Fiction” como tras la estética del “Afrofuturismo” surgen cada vez más escritores y obras.

Un tanto complicados, para los no iniciados, son los mundos que subyacen bajo el paraguas de la denominación “Speculative Fiction” tras el cual se hallan géneros tales como la ciencia ficción, la fantasía, la narrativa del terror, la ficción sobrenatural, los superhéroes de ficción, la ficción utópica y distópica, la ficción apocalíptica y post-apocalíptica y la ucronía (novela histórica alternativa), así como los relacionados con las artes virtuales. Más concreto parece, en principio, el término “Afrofuturismo” que tiene su origen en la diáspora afroamericana y que es un tipo de estética literaria y cultural que combina elementos de ciencia ficción, ficción histórica, fantasía y realismo mágico con cosmogonías no occidentales. Su objeto es criticar no solo la problemática actual sino también revisar, cuestionar y reexaminar los eventos del pasado. Ambas tienen sus plasmaciones en el continente africano.

Matthew Omelsky

Allí la producción de esta literatura no ha sido abundante hasta fechas recientes en las que parece ir encontrado su lugar, ya que se la ha considerado marginal, por lo que se ha ido desgranando en pocas obras y autores, auténticos pioneros del género.

images
El egipcio Ahmed Khaled Tawfiq autor de numerosas obras de ciencia ficción

Algunos de ellos son el etíope Makonnen Endalkaččäw quien escribió en 1945 una obra en amárico considerada la precursora de la ciencia ficción musulmana, Yayne AbebaTomás Mofolo (Lesotho,1986), Felix Couchoro (Benin, 1900), Abubakar Imam (Nigeria, 1911) o el camerunés Jean-Louis Njemba Medou quien escribió la novela Nnanga Kon (traducida como “fantasmas albinos” o “fantasmas blancos”) en 1932 sobre el primer contacto entre los colonialistas blancos y las personas Bulu en Camerún.

En dicha novela, Eyene Ndongo, un miembro del pueblo Bulu y su amigo Asomo Ngono son testigos del enorme impacto negativo de la primera toma de contacto entre el pueblo Bulu y los blancos colonialistas, que son casi seres sobrenaturales dada la magnitud de la devastación que causan, poseídos por una antinatural tecnología del mal, y que pretenden imponer el materialismo.

El egipcio Nihad Sherif es uno de los pioneros de la literatura de ciencia ficción del norte del continente y, junto a él, se encuentra el marroquí Ahmed Abd El-Salam El-Baqqali quien ha sido comparado con Julio Verne y Ralph Ellison y el egipcio Ahmed Khaled Tawfiq que ha escrito más de 200 libros la mayoría de ellos de ciencia ficción y de terror.

1601598_579233855492766_1868773674_n

En la actualidad, los dos grandes nombres de la literatura de ciencia ficción que se relacionan con África son los de dos mujeres: Lauren Beukes, sudafricana, y Nnedi Okorafordescendiente de padres nigerianos. Por ello no es extraño que el editor zimbabuense Ivor Hartmann recurriera a ellas para completar uno de sus sueños: una recopilación de relatos de ciencia ficción.

descargaEn 2013 Hartmann presentó la primera antología de ciencia ficción escrita por africanos, se trataba de Sciencie Fiction by african writers. Los relatos están firmados entre otros por Nnedi Okorafor, Tendai Huchu, Chinelo Onwualu, Uko Bendi Udo, Biram Mboob, Chiagozie Fred Nwonwu y Efe Okogu

AfroSF es diversa y extensa: sus colaboradores provienen de todas las partes del África subsahariana (si bien los autores sudafricanos y nigerianos dominan, hay también autores de Gambia, Kenia o Zimbaue) y la diáspora. Además las contribuciones cubren una gama asombrosa de temas; del horror al erotismo, del afrocyberpunk a la exploración espacial.

Hay relatos en los que se describe una África dominada por China (Biram Mboob “The Rare Earth”), una África llena de tierras contaminadas  a consecuencia del petróleo en donde emergen peces gigantescos y mutantes (Nnedi Okorafor “Moom!”) o una África en la que una ceremonia de iniciación en la selva se ve interrumpida por el uso de tecnología futurista: implantes oculares y auditivos (Chiagozie Fred Nwonwu “Mascarada Stories”).

¿Llegará a ser la ciencia ficción la mejor manera de imaginar el futuro del continente africano?. Necesitaríamos unas lentes futuristas para saberlo, lo que sí es seguro es que poco a poco desde África nos van llegando más historias  pertenecientes a este género que tienen un fuerte componente de conciencia social, una narrativa que contiene otro prisma, otro enfoque a la más conocida o generalizada. Tal y como lo expresa Lauren Beukes, “se trata de una ciencia ficción que está totalmente vinculada con el mundo real. Que, aunque se trate de un ridículo libro de terror o sobre el apocalipsis zombi, no renuncia a tratar temas importantes de una forma que, a decir verdad, no veo en la ciencia ficción que se escribe en otros países.”

Fuentes:
Para saber más:

Elogio del cuento africano: el valor de las historias cortas

Black Orpheus” fue una revista literaria creada en 1957 por Ulli Beier, un alemán que vivió durante un tiempo en Nigeria y que fue un gran promotor de la cultura africana. Para elaborar la revista Beier obtuvo la ayuda de Wole Soyinka y de Es’kia Mphahlele. Desde el inicio el magacín se convirtió en un prestigioso referente para todos los interesados en la literatura africana, siempre refrescante y lleno de nuevas creaciones, hasta que una década después desapareció, si bien siguieron apareciendo números hasta finales de los setenta. Con la defunción de “Black Orpheus”, tal y como ocurrió con otras revistas como “Okike” y “Transition”, se esfumó también la oportunidad de publicar y leer narraciones cortas antes de que pasaran a formar parte de antologías. Unas historias cortas a las que les ha costado un tiempo encontrar su sitio.

Algo alrededor de tu cuello voces-anochecidas Hijos del balón-VVAA En el café-Mohamed Dib

El título de esta entrada puede llevar a pensar que me refiero a los “cuentos africanos” al estilo de Hampaté Bâ, a los cuentos populares. Pienso que podemos llegar a creer que la forma narrativa por excelencia del continente africano ha de ser el cuento, bien sea por tradición, por sus leyendas o por su vinculación a la “tradición oral africana”. A menudo se enlaza todo lo que tiene que venir de allí con lo folklórico, antropológico y tradicional. Sin dejar de dar valor a esas manifestaciones, todo lo contrario, lo tienen y mucho, confieso que yo misma he caído en el error de tratar de encontrar conexiones con esa oralidad en algunas de las obras que he leído, oralidad que puede estar en la base de esa tendencia a verlo de esta manera, pero no en considerar al cuento, relato o historia corta como la más auténtica y natural forma de narrar de los africanos. Esta consideración, en mi opinión, encorseta a los autores africanos, los empequeñece y estereotipa, una vez más, su literatura.

4623792363_f420413924

Helon Habila. bbcworldservice

Las historias cortas nacieron condenadas a quedar relegadas a un segundo plano bajo el brillo de la novela. A pesar de constatar que la gente las lee y que se siguen escribiendo (incluso hay autores que han dedicado toda su trayectoria literaria al relato corto o cuento), siempre están rodeados de un halo de ninguneo y parecen relegadas a esos momentos en los que no se tiene las suficientes ganas para emprender la aventura de leer una novela. ¿A qué se debe esta apreciación?. ¿Por qué interesan tan poco los relatos?. ¿Por qué muchos críticos consideran los cuentos como un “género menor”?. En el continente africano tampoco su acogida ha sido mejor… al menos hasta fechas recientes. El escritor Helon Habila, quien dirigió la antología The Granta Book of the African Short Story, explica como en el libro African Short Story: an Introduction to a Literature in Search of Critics (1991), que es el primero en tratar en profundidad la historia de la narración corta en África, su autor F. Odun Balogun se lamenta de la falta de atención seria que la propia crítica ha dado a la historia corta, a pesar de su práctica extendida en África. Culpa tanto a las dificultades que surgen en la edición como al hecho de que el género sea frecuentado por los principiantes y los escritores consumados, de forma paradójica. Es decir, que al lector medio no le interesan demasiado los cuentos.

Leila-Aboulela’s-‘The-Translator’

Leila Aboulela. The Guardian

Ahora podemos decir que hay un auge de la historia corta africana, impulsada por premios como el Caine para escritores africanos, que surgió en 2000 y que premia al mejor cuento. Además de realizar una antología, ofrece la oportunidad de leer los relatos de todos los ganadores/as [en] desde su primera edición en la que ganó la sudanesa Leila Aboulela hasta el último de la lista, Tope Folarin (2013).

jalada-00_2-01A través de internet podemos leer más iniciativas que tienen a la historia corta como protagonista. Jalada es un colectivo de escritores pan-africano. Está formado por los escritores que participaron en un taller de escritura organizado por Kwani TrustGranta y el British Council en 2013. Han publicado la primera antología ‘Jalada 00: Sketech of a Bald Woman in Semi-Nude and Other Stories’, compendio de historias que se puede leer íntegra online [en] y preparan otras, la siguiente para abril sobre el afrofuturismo y otra para mayo con relatos sobre sexo.

A pesar de que muchos de los grandes escritores/as del continente no han frecuentado el género, han surgido y surgen nombres que se han interesado por expresarse utilizando este formato, más allá de su participación en antologías. El etíope Hama Tuma (The case of the criminal walk and other stories, 2006), la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie (Algo alrededor de tu cuello, 2010), el argelino Mohamed Dib en clave más social (En el café,1955), el humorístico Venance Konan (Robert y los catapila2005) el mozambiqueño Mia Couto (Voces anochecidas, 1986) o Nadine Gordimer reincidente con El salto y otros cuentos (1991) o Beethoven tenía algo de negro (2007), son buenos ejemplos de ello. Molara Wood se estrenó con su colección de relatos Indigo,2013 tras haber participado en diversas publicaciones con sus historias cortas. Entre las nuevas generaciones, Chinelo Okparanta, seleccionada por Granta entre las seis nuevas voces de 2012 y que estuvo en la lista del Caine ese mismo año, presentó en 2013 su colección de cuentos, Happiness, Like Water obteniendo buenas críticas y buena acogida por el público, aunque ya ha anunciado que lo próximo que escribirá será una novela. No es el caso de A. Igoni Barret, fundador de la revista online Blackbiro e impulsor de otras iniciativas, quien además de aparecer en antologías ha publicado dos libros de relatos cortos, From caves of rotten theeth (2009) y la más reciente Love is Power, or Something Like That (2013) y para quien lo más importante es la música de la página. 

Fuentes:

En el café- Mohammed Dib

escanear0040

En 1950 un pequeño número de escritores de Argelia decidieron que uno de los efectos de la colonización consistía en que la lengua francesa pertenecía a los argelinos tanto como a los franceses. Entre ellos se encontraba Mohammed Dib, que sobrevivió a sus colegas de “la generación de 1952” llegando a publicar su última novela en febrero de 2003 (falleció en mayo de ese año) [1].

Dib, que fue un prolífico escritor, militó en el partido comunista, fue expulsado por las autoridades coloniales de su país natal y residió en Francia hasta el final de sus días. Comenzó escribiendo poemas para pasarse con posterioridad a las novelas debido a los problemas que le ocasionaba la redacción de la poesía “el ejercicio de la poesía exige tal afinamiento, una búsqueda tan intensa de la expresión, una concentración tal en la imagen o en la palabra, que terminamos en un callejón sin salida”. Comparado con Zola y Chejov, apoyado en su exilio por Camus y Malraux, fue amigo de Louis Aragon quien le escribió el prefacio de la colección de poesía Ombre Gardienne. 

En el café”, primera obra de Dib traducida al castellano (la desaparecida Bassarai publicó después un poemario: “El niño jazz” 1998), reúne siete relatos que tienen en común la capacidad del escritor para plasmar en pocas páginas universos completos, habitados por seres con vidas difíciles, desposeídos o marginales que pueblan una Argelia amarga, mísera y pobre.

El relato que abre el libro, y que lleva el mismo título que el libro, es en mi opinión el mejor de los siete. Trata en apariencia de una tarde cualquiera en un café cualquiera de un hombre que lleva dos años sin trabajo, desesperado, pero que cree que puede haber algún tiempo mejor en un futuro, si aguanta. Matando el tiempo en el café, intenta eludir el momento de su vuelta a casa donde le esperan su mujer y sus dos hijos que sobreviven a duras penas. Sin embargo, la intromisión de un desconocido y su conversación harán que el hombre contemple su inmediato presente y su futuro con una desoladora visión.

Seres que luchan, seres que se resignan o seres que son vencidos por la aplastante realidad que los rodea. La escritura de Dib dibuja sus perfiles y nos los muestra con sus anhelos, sus miserias, sus vidas en las que acecha la escasez y el hambre. En el relato titulado “La espera” niños hambrientos esperan el regreso de su madre. “Su odio, su odio, ¿qué podía hacer con él? ¿Es que el odio había dejado de sostenerlo? Carecía de otros brazos donde refugiarse: en cualquier otro lugar habría sido igual, esta cárcel no cambiaría; la desgracia seguiría siendo la misma en todas partes. Deseó disolverse, empleando toda su alma de niño”(pág.122). Pero también hay relatos sobre el momento político en el que viven e incluso sobre los límites, a veces difusos y no concretos, entre la vida y la muerte.

Dib es un poeta y sus letras tienen resonancias e imágenes bellas que enmarcan a los personajes de “En el café” desde su prisma más humano. Dicen que su escritura es clásica. Lo cierto es que algo se queda atenazado dentro tras su lectura, como si hubiéramos descubierto, de una manera sumamente clara, lo difícil que es vivir cuando se ponen cortapisas a la esperanza o el mismísimo momento en el que zambullidos en una piel ajena uno vislumbra lo que es llegar a ese momento (feroz) en el que se sabe que nada va a cambiar nunca. 

Ficha:

  • Título original:  Au café (1955)
  • Idioma: Original: Francés
  • Traducción al castellano: Colección letras del oriente y del mediterráneo (1984)
  • Traductor: Fernando García Burillo
  • Imagen de portada:  A partir de Café turco, óleo sobre tela, 1914, August Macke
  • Nº páginas: 144
  • El libro contiene un pequeño glosario

Dib---au-cafe

Robert y los Catapila/El entierro de mi tío- Venance Konan

Cubierta - Robert y los Catapila - Venance Konan - 2709 books

Venance Konan es el ganador del “Gran Premio Literario de África Negra de la Asociación de Escritores en Lengua Francesa”, en la edición de 2012, por su novela “Edem Kodjo, un homme, un destin”. En 1993 obtuvo el premio al mejor periodista de investigación en su país, Costa de Marfil,  y fue corresponsal en Afrique Magazine. Hasta hace muy poco, sus obras no estaban traducidas al castellano (escribe en francés) pero ahora gracias a una pequeña editorial independiente 2709 books nacida el pasado año, cuya cara visible es Marina M. Mangado, podemos disfrutar de dos de sus creaciones que formaban parte en origen de una colección de seis relatos: “Robert y los Catapila” y “El entierro de mi tío” las cuales he tenido la oportunidad de leer. 

logo2709books802709 books nace con vocación de desarrollar un modelo de negocio responsable y sostenible (trabajan con Triodos Bank), eligiendo el formato electrónico y, a medio plazo, la impresión bajo demanda. Su objetivo es encontrar otras historias, de otros autores, que nos acerquen otras visiones del mundo y empiezan su andadura publicando narrativa africana, inspirados por la diferencia, lo desconocido y la diversidad.

Eligen el formato ePUB (acrónimo de la expresión inglesa Electronic publication – Publicación electrónica) que es un formato de documento estándar orientado a su visualización en dispositivos tipo libro electrónico (e-book) y que tiene como ventaja que puede ser adaptado a cualquier dispositivo de lectura de forma rápida y automática. Y todo ello a un precio muy asequible para el lector pero que garantiza la justa retribución a los autores. 

Una interesante iniciativa que hay que seguir de cerca y a la que os invito a conocer.

La editorial se ha estrenado con Venance Konan y hay que agradecerle que nos haya acercado dos obras de este autor:

Robert y los Catapila

Robert es una creación única: vago, derrochador y mujeriego, acostumbra a vivir de los demás. En un primer momento, acoge a los Catapila, una familia que llega sin nada, con grandes muestras de generosidad cediéndoles un trozo de bosque, que ha heredado de sus padres, para que puedan llegar a vivir de él. Así comienza una relación entre la familia Catapila, quienes en contraprestación le dan alimentos y dinero, y Robert. Los Catapila toman su nombre de las máquinas caterpilar que sirven para desbrozar bosques. El uno como la cigarra y los otros como las hormigas mantienen la situación en la que todo parece ir bien hasta que a Robert se le escapa el cuerpo detrás de la hija mayor de los Catapila y estos deciden marcharse.

Konan toma como centro del relato las disputas por la propiedad de la tierra en Costa de Marfil, que se sucedieron tras ser durante largo tiempo uno de los modelos de éxito de un país africano (se la llegó a llamar la Suiza de África). A groso modo, debido al cacao, muchos migraron a las tierras más fértiles, mientras que los vecinos de países más pobres también vieron allí una oportunidad para mejorar sus vidas. Sin embargo, la situación cambió en la década de los 90, cuando el precio comenzó a caer y el cultivo se volvió menos rentable. Los conflictos por la tierra se recrudecieron, unidos a los enfrentamientos entre diferentes etnias y nacionalidades. A pesar de ser la narración de la realidad marfileña, localizar este relato únicamente en este país es un error. Tras la historia se muestra una realidad que se vive en todas las partes del planeta en relación con la llegada del otro, del de fuera, del imigrante y subyace la pregunta de si en la situación de enfrentamiento los actores protagonistas deberían de ampliarse.

La maestría de Konan es mostrar en pocas páginas los problemas que surgen de la convivencia. Los que llegan son los extraños, a los que se les ve como ajenos y raros, los diferentes (tienen otras costumbres, otros intereses, prosperan y traen el desarrollo tecnológico), y a los que cuesta dejar un hueco para formar parte de la nueva comunidad que les rodea. Se les tolera en la medida en la que son útiles, mientras todo fluya bien y sin problemas, pero cuando la situación se tuerce son el chivo expiatorio adecuado para echarles todos los males encima. Konan, con humor, nos muestra el sentimiento adverso hacia el que se acaba viendo como un enemigo. Que el enfrentamiento llegue a producirse es fruto de muchos factores y Konan lo sabe (Los Roberts tiene sus razones también y habría que hablar de poderes superiores, por ejemplo) por eso para amplificar la lupa, los Catapila volvieron a aparecer en otra novela posterior: “Les Catapila, ces ingrats” (2009) en la que el periodista y escritor analizaba, desde su punto de vista, con humor, la historia reciente de su país y explicaba algunas de las principales razones de la crisis general de Costa de Marfil.

El entierro de mi tío

Parece que el humor no falta en las creaciones de Konan pero este relato es realmente hilarante. Escuchareis vuestras propias carcajadas. El tío Kouadjo, fue todo un carácter, de joven camorrista y de viejo un cascarrabias, ha muerto y hay que enterrarlo. Sus sobrinos intentarán hacerlo, pero todo parece complicarse. Esperando el momento de hacerlo rememoran las hazañas del tío.

En el relato se habla de los colonizadores: que obligaban a los padres a llevar a los hijos a la escuela (donde la letra entraba a base de latigazos), en contra de su voluntad, ya que si uno iba a la escuela tenía después dos caminos: o hacer un trabajo de blancos en la ciudad o ser intérprete del sacerdote blanco que quería convertirles en buenas personas. Se habla de religión: que intentaba sin éxito que los nativos creyeran en la concepción de la Virgen María y asumieran las enseñanzas del cristianismo y se habla sobre brujería y fetichismo, que afloran como engaños.

El entierro deviene en un torrente de situaciones cómicas: desde la lluvia que dificulta las labores, a las viejas rencillas, los enfrentamientos debido a las infidelidades y el propio espíritu del tío Kouadjo que parece decidido a imponerse incluso en su propio entierro. Y vaya si lo logra.

Ficha:

  • Título original:  Robert et les Catapila/ L´ enterrement de mon oncle (2005) – (Extraídos de la colección de relatos “Robert et les Catapila”)
  • Idioma: Original: Francés
  • Traducción al castellano: 2709 books (2013)
  • Traductora: Alejandra Guarinos Viñals
  • Imagen de portada:  Mapa Hall, Sidney. Western Africa, London, 1829
  • Ambos contienen un breve vocabulario para entender mejor la historia
  • Para saber más sobre Venance Konan:Olor a realidad“. Carlos Bajo Erro. Wiriko
A %d blogueros les gusta esto: