Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘Sello Duiker, K.’

La dureza de las calles según K. Sello Duiker

K. Sello Duiker. Fotografía: Ed. Baile del Sol

K. Sello Duiker. Fotografía: Ed. Baile del Sol

En 2004, el escritor Phaswane Mpe fallecía a la edad de treinta y cinco años, víctima del SIDAUn mes después, su amigo y también escritor, K. Sello Duiker, se suicidaba a la edad de treinta años. Ambos parecían haber cumplido a rajatabla la frase “vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver”. Ninguno de los dos eran estrellas de rock and roll, pero casi. Estaban llamados a ser los narradores de la nueva Sudáfrica: se les consideraba las más firmes promesas de la literatura post-apartheid sudafricana. Sus repentinas y tempranas desapariciones dejaron un gran vacío en un momento en el que el panorama literario de aquel país necesitaba voces negras, jóvenes y arriesgadas en sus planteamientos literarios que alumbraran un nuevo camino para estas letras.

Kabelo Sello Duiker cumplía las tres premisas anteriores y más. Nacido en Soweto, procedía de una familia acomodada y sus padres decidieron enviarle a un colegio privado de blancos, con el objeto de proporcionarle la mejor educación posible. En aquella institución solo otro niño negro asistía a aquellas clases con él. Duiker es un apellido afrikáans, parte del peaje que pagó su familia (en origen “Lesufi”) para ser aceptados en la Sudáfrica del apartheid. El futuro escritor, de naturaleza sensible, sintió de manera profunda las diferencias raciales. Éstas le dejaron íntimas cicatrices de por vida que, con posterioridad, volcó en su obra.

Debido al trabajo de su padre, en una compañía internacional, viajó mucho con su familia a Londres y a Francia, donde prosiguió sus estudios, pero donde, sobre todo, leyó sin mesura. Duiker afirmó que fue su madre, lectora compulsiva, la que le mostró la pasión por la lectura. Entre los escritores prefería a Bessie HeadDambudzo MarecheraZadie Smith, Ayi Kwei Armah y ante todos a Ben Okri.

En 1995, retornó a Sudáfrica, un año después de las primeras elecciones que consolidaron el fin del apartheid, y se matriculó en periodismo en la Universidad de Rhodes, creando con Phaswane Mpe el círculo de poesía “Seeds”. En 1998, viajó a Ciudad del Cabo, donde escribiría la primera de sus dos novelas, ésta que acaba de publicar en castellano la editorial Baile del Sol, “13 céntimos”, y con la que nació la nueva estrella de las letras sudafricanas.

Lejos de su acomodada vida, Duiker se perdió en Ciudad del Cabo, durmió en la calle, tomó drogas y experimentó con el sexo. Allí, durante tres semanas compartió su vida con los “niños de la calle”.Vivencias que después trasladó a la ficción. El escritor llegó a afirmar que fue en esta ciudad donde encontró su voz. En apenas dos meses había escrito “13 céntimos” (un capítulo de este libro también se puede leer en la antología Los deseos afines de la editorial Dos Bigotes). Duiker había encontrado un nuevo punto de vista para narrar a su sociedad: indagando en su sexualidad.

8f835efa-6e47-436f-a64e-d1b53ecfb02dimg400Tras la desgarradora y cruda narrativa autobiográfica del marroquí Mohamed Chukri, en El pan a secas (ed. Cabaret Voltaire, 2012), el sudafricano vuelve a sumergirnos en las vidas de aquellos que por diversos motivos se ven obligados a vivir en las calles. El niño se llama Azure, un extraño nombre que le puso su madre debido al color de sus ojos azules (y que evoca al “Azaro” de La carretera hambrienta de Ben Okri, novela con la que los críticos le han encontrado influencias). Tener los ojos de ese color y la piel oscura le ha procurado no pasar nunca desapercibido, sobre todo a las penetrantes miradas adultas. Con casi trece años, Azure vive solo en las calles de Sea Point.

Arrojado a una vida de pura supervivencia, el niño se prostituye procurando sexo a cualquiera de los hombres (blancos o negros) que le den a cambio dinero suficiente para poder seguir viviendo, pero también a aquellos que le obligan a hacerlo por probar su superioridad. Escenas explícitas de sexo recorren muchas de las páginas del libro. Además, la sordidez y la penuria extrema se visitan de la mano de un Azure que huye de crearse cualquier lazo afectivo con otros niños de la calle ante la posibilidad, ya vivida, de que estos desaparezcan de un día para otro y le dejen más solo aún. Mientras se cuestiona sobre su propia sexualidad.

Ciudad del Cabo muestra otra cara. La de unas calles en las que la violencia forma parte de la rutina diaria. Las mafias controlan cualquier movimiento, mientras la policía hace la vista gorda por estar de igual manera corrupta, y obligan a los más débiles a aceptar sus normas si no quieren ser expuestos a una paliza brutal o a algo peor. No hay tregua en la vida de este niño, los criminales le conminan a hacerse fuerte, mientras le cuentan historias para hacerle creer que su madre en realidad no le quería, y le cambian el nombre en un intento por despojarle de cualquier rasgo identitario.

La situación de indefensión de Azure le lleva a ser explotado por todos de una u otra manera: sexual (tanto por personas del colectivo homosexual, como por hombres que llevan dobles vidas) y económica (personas en quien confía le roban y personas en las que tiene que confiar le engañan a cambio de protección). Mientras compartimos su tránsito a la vida adulta (trece años significa eso), asfixia caminar junto al niño y no ver ninguna salida, ningún rasgo de humanidad hacia él. “Me duelen los pies. He andado demasiado. Me duelen los ojos. Han visto demasiado. Y no acaban nunca. Sigue y sigue“, llegará a afirmar el niño que como el Azaro de Ben Okri también roza lo extraordinario y lo fantástico, alternando los momentos más duros y difíciles de leer con otros en los que se pierde la noción de realidad y ficción. En el último tramo de la novela, parece como si el protagonista derivase hacia la locura dentro de un mundo en el que cualquier rasgo de humanidad ha desparecido, en un complicado y a veces no muy logrado encaje entre el mundo real y el sobrenatural. Azure huye a las montañas, en un intento por liberarse de las pesadas cadenas que la civilización urbana le ha colocado.

Sello Duiker quería mostrar otras realidades.

Su segunda novela, más ambiciosa, The Quiet Violence of Dreams fue descrita por “The Guardian” como 51vqoiqwyl-_sx296_bo1204203200_“una mirada fascinante a la cultura juvenil y a la manera en la que los jóvenes sudafricanos, blancos y negros, tratan de crear una identidad mezcla de sus raíces africanas con una cultura más global”. Él no ocultaba su malestar ante la actidud de sus compatriotas que tenían una visión exclusivista sobre lo que debía entenderse como cultura. Además, en los últimos tiempos Duiker, a pesar de trabajar como editor y de su reconocimiento como escritor, parecía insatisfecho. Se dice que se sentía atrapado por su estilo de vida; la mercantilización y el consumismo son temas comunes en su obra, al igual que la búsqueda de la identidad.

El 19 de enero de 2005, sumido en una profunda depresión, se habla de trastorno bipolar, puso fin a su vida. Días antes había expresado a sus más cercanos que sentía cómo la medicación que tenía que tomar era un peaje a pagar demasiado grande, tanto para su creatividad artística como para mantener su alegría de vivir. Así, desaparecía una de las voces más rompedoras del país sudafricano.

Ficha:

  • Título original:  Thirteen Cents (2000)
  • Idioma: Original: Inglés
  • Traducción al castellanoEditorial Baile del Sol (2016)
  • Traductora: Alicia Moreno Delgado
  • Páginas: 148

thirteen-cents-book-cover-2

 

K. Sello Duiker, la incipiente estrella de rock literaria que se quebró

k.-sello-duiker

K. Sello Duiker

En 2004 Phaswane Mpe fallecía, a la edad de treinta y cinco años, víctima del SIDA. Un mes después, su amigo y también escritor, K. Sello Duiker, se suicidaba, ahorcándose, a la edad de treinta años. Ambos estaban considerados las más firmes promesas de la literatura post-apartheid sudafricana.

descarga (2)

K. Sello Duiker

La temprana desaparición, de manera sucesiva, de los que estaban llamados a ser los narradores de la “nueva Sudáfrica”, dejó un vacío enorme, sobre todo en los círculos literarios y en las jóvenes generaciones de escritores. Se fueron, precisamente, cuando el apartheid vivía sus últimas horas.

El también escritor Fred Khumalo resaltó que Kabelo Sello Duiker era, en aquel momento, una estrella en ascenso y estaba ungido como portavoz de su generación. “Quizás, en cierta forma, nosotros lo matamos. Lo pusimos en un pedestal. Pusimos demasiada presión y expectativas en él”, sugiere en un intento por entender los motivos de su muerte. Antes, Duiker había explorado temas poco convencionales, se había adentrado en la denuncia de la situación de los “niños de la calle” y la explotación sexual, había escrito sobre homosexualidad, un tema tabú, y estaba considerado “la más prometedora de las emergentes figuras literarias del África negra.”

Soweto, 1974

Tenemos que remontarnos a 1974, año en el se había aprobado el Decreto Medio de Afrikáans, para hallar el año de su nacimiento. En aquella época mediante el mencionado decreto se obligaba en las escuelas a usar el afrikáans, el idioma del opresor. Tras la medida, la tensión fue en aumento, hasta que en 1976 los estudiantes tomaron las calles, organizando una marcha y uniéndose frente a la “Orlando West High School”, en Soweto. La Policía dispersó a los casi 20 mil alumnos a balazos, se contaron por centenares las víctimas de aquella masacre.

Soweto, 1976

El apartheid marcó la vida de muchas personas. También la del futuro escritor. Duiker procedía de una familia acomodada y sus padres decidieron enviarle a un colegio privado de blancos, con el objeto de proporcionarle la mejor educación posible. Sólo otro niño negro asistía a aquellas clases con él. De naturaleza sensible, sintió de manera profunda las diferencias raciales que le dejaron íntimas cicatrices de por vida y que, con posterioridad, volcó en su obra.

In Search of Phaswane Mpe

Phaswane Mpe

Debido al trabajo de su padre, en una compañía internacional, viajó mucho con su familia a Londres y a Francia, donde prosiguió sus estudios, pero donde. sobre todo, leía sin mesura. Duiker afirmó que fue su madre, lectora compulsiva, la que le mostró la pasión por la lectura. Entre los escritores prefería a Bessie Head, Dambudzo MarecheraBen Okri, Zadie Smith o Ayi Kwei Armah.

En 1995, retornó a Sudáfrica, un año después de las primeras elecciones que consolidaron el fin del apartheid, y se matriculó en periodismo en la Universidad de Rhodes, creando con Phaswane Mpe el círculo de poesía “Seeds”. En 1998, viajó a Ciudad del Cabo, donde escribirá la primera de sus tres novelas.

“Thirteen cents”: encontrando su voz

Su primer libro, Thirteen cents (2000), del que se ha realizado una re-edición en 2013, y con el que ganó el “Commonwealth Writers Prize for Best First Book” 2002, lo escribió en Ciudad del Cabo, donde el autor dijo, en una ocasión, “encontró su voz”. Lejos de su acomodada vida, Duiker se perdió en Ciudad del Cabo, durmió en la calle, tomó drogas y experimentó con el sexo. Allí, durante tres semanas compartió su vida con los “niños de la calle”.Vivencias que después trasladó a la ficción.

Azure, el protagonista de Thirteen cents, un niño huérfano de apenas trece años, se ve obligado a prostituirse para sobrevivir en la ciudad. Las explícitas escenas de sexo (en Los deseos afines, se puede leer un capítulo del mismo en castellano) con una relación de comercio sexual entre el joven negro y un hombre rico blanco, junto a la descripción del sórdido, violento y despiadado mundo en el que se mueve el joven, supusieron el abordaje de temáticas novedosas y arriesgadas hasta el momento y lograron que la atención se girara hacia Duiker: había nacido la nueva estrella de las letras sudafricanas.

“The quiet violence of dreams”: la confirmación

descarga (1)Su segunda novela fue descrita por el periódico británico “The Guardian” como “una mirada fascinante a la cultura juvenil y a la manera en la que los jóvenes sudafricanos, blancos y negros, tratan de crear una identidad mezcla de sus raíces africanas con una cultura más global”.

La trama de la novela gira en torno a Tshepo, estudiante de la Universidad de Rhodes que ha estado confinado en una institución mental después de un episodio de ‘psicosis inducida por cannabis’. Una vez que consigue acabar sus estudios, marcha a Ciudad del Cabo donde comienza a trabajar como camarero pero Tshepo pierde su trabajo y, desesperado por la carencia de ingresos, acepta trabajar dando masajes para hombres bajo el seudónimo de “Angelo”.

Charl Blignaut and Sello Duiker share a moment a few months before his death. Foto: Belinda Blignaut

Con su segunda obra confirmó que “el sexo en sus novelas era una manera de volver a lo esencial, escondido detrás de la raza y el género”. Por este trabajo obtendría el “Herman Charles Bosman de literatura en inglés” y los halagos de la crítica y del público. No fue, por lo tanto, un escritor sin reconocimiento. Al contrario, gozaba de éxito de ventas y trabajaba, además, escribiendo episodios para una conocida telenovela.

Los paralelismos entre el argumento de la novela y su vida, hicieron que se especulara sobre cuánto de autobiográfico había en la misma, sobre todo en relación a su tendencia sexual. Sin embargo, cuando era interpelado sobre la cuestión, Duiker contestaba que los paralelismos se limitaban a que tanto Tshepo como él habían estudiado en la misma universidad y habían ido a Ciudad del Cabo después. Eso era todo, también en el hecho de que habían tomado drogas, admitía.

K.Sello Duiker

Dicen que Duiker, no ocultaba su malestar ante la actidud de sus compatriotas que tenían una visión exclusivista sobre lo que debía entenderse como cultura. “¿Siempre tengo que pedir disculpas por querer más de lo que tiene mi cultura que ofrecer?”, se preguntaba su personaje Thsepo, “¿Soy un vendido, un Tío Tom?, ¿Los que se adhieren estrictamente a su propia cultura no practican una especie de estancamiento, una forma de incesto?”.

En los últimos tiempos, Duiker, a pesar de trabajar como editor, parecía insatisfecho, odiaba su trabajo, se encontraba en un lugar en el que no quería estar. Se sentía atrapado por su estilo de vida, la mercantilización y el consumismo son temas comunes en su obra, al igual que la búsqueda de la identidad.

Si el adolescente de Thirteen cents pierde su nombre Azure, por el seudónimo “Azul” en referencia al color de sus ojos, y en su segunda novela Thsepo se convierte en “Angelo”, estas pérdidas de identidad son el resultado de un largo proceso. La familia de Duiker (nombre afrikáans) la vivió cuando tuvo que renunciar al original “Lesufi”, una forma como otra cualquiera de intentar ser aceptados en la Sudáfrica del apartheid.

El 19 de enero de 2005, sumido en una profunda depresión, se habla de trastorno bipolar, puso fin a su vida. Momentos antes había expresado que sentía cómo la medicación que tenía que tomar era un peaje a pagar demasiado grande, tanto para su creatividad artística como para mantener su alegría de vivir.

A %d blogueros les gusta esto: