Saltar al contenido.

Entradas de la Categoría ‘wa Thiong´o, Mukoma’

La familia literaria de Ngugi wa Thiong´o

CGwmxApVIAAf8cy

Entrevista en #TheTrend

A veces conocemos escritores que se emparejan con escritores o que descienden de escritores. Más difícil es encontrar familias como la de Ngugi wa Thiong´o un caso peculiar en la literatura africana y me atrevería a decir que en la universal. Tres de sus hijos; Tee Ngugi, Nducu wa Ngugi, Mukoma wa Ngugi y su hija Wanjiku wa Ngugi, son autores con libros publicados. La celebración del 50 aniversario de la publicación de su primera novela Weep Weep Not Child Not, Child (también la primera publicada en inglés en África oriental) ha sido un buen motivo para reunirlos a todos.

En 1962, un todavía estudiante James Ngugi participó en la Conferencia sobre el estado de la literatura africana de la Universidad de Makerere, la más antigua de Uganda. Allí pudo debatir sus puntos de vista con Chinua Achebe, al tiempo que le pasó el texto inacabado de la que sería su primera novela publicada, Weep Not, Child (traducida al euskera bajo el título Negarrik ez, haurra por la editorial Txalaparta).

En 1964 sus preocupaciones giraban en torno al colonialismo y la brutal desposesión de los campesinos de sus tierras ancestrales, situación que comenzaba a peligrar ante el surgimiento de grupos como los Mau-Mau. Así, la que está considerada como la primera obra en inglés publicada en Kenia, desde el punto de vista de un estudiante denunciaba aquella situación inhumana y descubría la fuerza de un pueblo que se ha levantado, una y otra vez, contra los intentos de sometimiento.

“El neocolonialismo será vencido y África será realmente libre. Mi escritura está dentro de estas batallas ideológicas por la libertad“, contestaba sobre las razones que le impulsan a escribir. Pero los tiempos cambian y sus descendientes han optado por otro tipo de literatura, en apariencia no tan comprometida.

De los 9 hijos que tiene el escritor, cuatro han seguido sus pasos. El mayor, Tee Ngugi ha escrito hasta el momento Veil of Fear y Season of Love and Despair (2015). Este último es una colección de 7 relatos cortos, que ha tenido muy buena acogida en Kenia, y que tratan sobre el amor y la desesperación, pero que conllevan también una mirada sobre los resultados no deseados de un sistema económico injusto  [uno de esos cuentos, “Love and Damnation”, se puede leer aquí (en)].

51tq2-wDvML._SX357_BO1,204,203,200_Siguiendo con las curiosidades, tres de ellos han elegido temáticas de novelas negras o misterio. Nducu wa Ngugi inició con City Murders la que anuncia como una serie protagonizada por el periodista de investigación Jack Chidi. Un hombre de negocios es encontrado muerto en una habitación de un motel en Nairobi y lo que deviene en una novela de detectives también muestra los claroscuros de una ciudad que vive entre grandes desigualdades sociales, sobreviviendo entre la corrupción y la angustia, pero también entre el amor y la esperanza.

La única hija escritora de Ngugi, la que fue fundadora y directora del “Helsinki African Film Festival”,Wanjiku Ngugi, explora en su primera novela The Fall of Saints (2014), el Biwulo9CQAAZxU2tema del tráfico de niños. Sin embargo, las críticas no han sido demasiado alentadoras, incluso algunos lectores de “Goodreads” insinúan que la publicación de este libro solo se entiende por ser hija de quién es. Aún así, la novela ha sido traducida ya al alemán.

Por último, Mukoma wa Ngugi es, sin duda, el más conocido del clan. Profesor adjunto en la Universidad de Cornell en Estados Unidos en el departamento de inglés, co-director del “The Global South Cultural Dialogue Project” un foro que nace con la intención de facilitar las relaciones Sur-Sur entre escritores y académicos de África, América Latina o Asia y autor de un buen número de títulos.

3607515_orig

Mukoma wa Thiong´o. Fotografía de su página web

Si sus primeras publicaciones fueron un libro de ensayos, Conversing with Africa: Politics of Change (2002) en el que analizaba los problemas actuales del continente y proponía una solución pan-africana, y uno de poemas Hurling Words at Consciousness (2006), después viró hacia la novela negra con dos thrillers: Nairobi Heat (2009) y Black Star Nairobi (2013) con los que obtuvo un gran éxito. Su último trabajo, a la espera de que publique un nuevo volumen de poesía Logotherapy, ha sido la novela  Mrs. Shaw (2015) elogiada por escritores de la talla de Okey Ndibe. En ella se aparta del género negro para abordar la situación de aquellos que se habían visto obligados a dejar su país para vivir en el exilio y que tras largos años se preparan para regresar, un argumento que suena a familiar teniendo en cuenta la biografía de su padre.

2387581_origPero además Mukoma es el impulsor de un nuevo premio: The Mabati Cornell Kiswahili Prize for African Literature, que quiere premiar obras de ficción en idioma kiswahili ((o swahili). El autor se quejaba en un artículo Time to save African languages from extinction”[en] de que las más importantes obras literarias africanas no se encuentran disponibles en las lenguas africanas de origen. Así, Todo se desmorona de Chinua Achebe, quien la escribió en inglés, ha sido traducida a más de 70 idiomas (además de castellano, hay versiones en euskera, catalán y gallego) pero no a igbo la lengua materna de Achebe. Del mismo modo, en fechas más recientes, ha criticado que en la antologia “Africa39” que se publica en inglés, solamente uno de los relatos ha sido traducido de una lengua africana, mostrando un activismo próximo al que ha mostrado su padre.

En aquella conferencia de 1962 en Makerere, una “conferencia de escritores africanos en inglés“, considerada un hito en la literatura africana, se reunió toda una generación de escritores: Chinua Achebe, Wole Soyinka, John Pepper Clark, Ezekiel Mphahlele, Bloke Modisane, Lewis Nkosi, Ngũgĩ wa Thiong’o (entonces James Ngugi), Robert Serumaga o Rajat Neogy  que discutieron, entre otros, sobre el dilema de cómo debe ser comunicada la literatura africana. Han pasado más de 50 años. Gracias a aquella conferencia Chinua Achebe se quedó impresionado por la obra de Ngugi y publicó Weep Not, Child en la conocida serie Heinemann. Después Ngugi defendió que usar una lengua colonial era un auténtico “caballo de troya”, a esa literatura Ngugi la consideraba “literatura afro-europea” por lo que decidió abandonar el inglés y escribir su obra literaria en su lengua materna, gikuyu. 50 años después, su hijo Mukoma impulsa la creación literaria en lenguas africanas, alejándose de aquellos “escritores  que aún sienten que la escritura en lenguas africanas es algo romántico”, pero ninguno de sus hijos escribe en Kikuyu u otra lengua africana (excepto-salvo error por mi parte- Mukoma que sí ha escrito poemas tanto en gikuyu/kikuyu como en isiXhosa, aunque sus novelas están escritas en inglés)

A favor de las lenguas africanas

etisalatlonglist

Supongo que os habrá sorprendido que no haya escrito ninguna entrada sobre la no-concesión (un simil del no-cumpleaños que celebraban en Alicia en el País de las Maravillas) del Premio Nobel de Literatura al escritor Ngugi wa Thiong´o. Estuve tentada de hacerlo en un par de ocasiones, pero pensé que era mejor no comentar nada. Sobre este premio en cuestión Chinua Achebe, a quien tampoco se le concedió, opinaba lo siguiente “el Nobel es un premio importante. Pero es un premio europeo, no africano”. Y sobre premios va la entrada de hoy.

El 10 de octubre, un día después de la concesión del Premio Nobel al francés Patrick Modiano, Binyavanga Wainaina lanzaba una serie de tweets (de manera sorprendente) en relación al Premio Caine. El escritor, que usa con frecuencia esta red social para comunicarse y opinar, mostraba su enfado ya que consideraba que se le daba demasiada importancia a un premio que a la postre era extranjero (recordad que lo organiza una institución británica). A pesar de que él mismo ha sido ganador en la edición de 2002, expresaba su enojo al considera que en África se tiene este premio en un pedestal inmerecido y en cambio las propias instituciones literarias africanas, como Farafina, Kwani o Saraba estaban descuidadas. Ahora, en el marco del “Ake Festival” se ha presentado un nuevo premio, y esta vez la llamada de atención tiene que ver con el idioma elegido a la hora de escribir.

Los premios 

Pero antes de presentar la nueva iniciativa, quiero dar un repaso a los principales premios, los más prestigiosos y conocidos en África sub-sahariana (la gran mayoría premian obras en lengua inglesa), y quiénes han sido los premiados durante este año:

El Premio Caine, el galardón literario más importante en la esfera anglófona africana, se otorga cada año al mejor autor africano de una novela o cuento corto en inglés. En su presente edición ha premiado a la keniata Okwiri Oduor por su relato My Father´s head

images (1)

El Premio Etisalat, se inauguró el año pasado con el triunfo de NoViolet Bulawayo y su obra We need no names (otra obra que se puede incluir entre las perdidas en la traducción) y ya ha anunciado a sus 9 seleccionados para este año 2014, cuyo ganador se conocerá en Febrero 2015 y entre los que se encuentran; Tayie SelasieImran Garda, Jennifer Nansubuga Makumbi Chinelo Okparanta.

noviolet_bulawayo 68.Noviolet-Bulawayo-We-Need-New-Names

El Wole Soyinka Prize for Literature in Africa es un premio bienal que este 2014, coincidiendo con la celebración del 80 cumpleaños del Nobel,  ha ganado el nigeriano Akin Bello.

Winner-Mr.-Akin-Bello-8

El The Golden Baobab para la literatura infantil, este 2014 ha recaído en tres mujeres: Portia Dery, (Ghana) por “Grandma’s List”, Mary Ononokpono (Nigeria) con su historia”Talulah the Time Traveler” y  Xanele Puren (Sudafrica) que ha ganado el premio “al mejor ilustrador”.

golden baobab

En poesía, destaca el nuevo Brunel University African Poetry Prize que en su segunda edición se lo ha llevado la etíope Liyou Libsekal por su poema Riding Chinese Machines.

En cuanto a los francófonos, uno de los premios más importantes es el Grand prix littéraire d’Afrique noire. En 2013 lo obtuvo Venance Konan por su obra Edem Kodjo, un homme, un destin ou le parcours politique d’un intellectuel africain, sin que este año se haya otorgado a nadie.

Apoyando la literatura en swahili

Mukoma wa Ngugi

Ahora dentro del “Ake Festival”, se ha anunciado un nuevo premio: The Mabati Cornell Kiswahili Prize for African Literature, que quiere premiar obras de ficción en idioma kiswahili. El Kiswahili (o Swahili) es una de las lenguas africanas más habladas del continente (lo hablan más de 140 millones de personas) y es lengua oficial en Kenia y Tanzania. La razón del premio la explica Mukoma wa Ngugi, principal impulsor del premio, en el artículoTime to save African languages from extinction” [en]

Mukoma destaca el hecho de que las más importantes obras literarias africanas no se encuentran disponibles en las lenguas africanas de origen. Así, Todo se desmorona de Chinua Achebe ha sido traducida a más de 50 idiomas (además de castellano, hay versiones en euskera, catalán y gallego) pero no en igbo la lengua materna de Achebe. Del mismo modo, en fechas recientes, ha criticado que en la antologia “Africa39” que se publica en inglés, solamente uno de los relatos ha sido traducido de una lengua africana.

En la misma línea el etíope Hama Tuma, señalaba que la traducción de un idioma africano a otro es casi inexistente. Nadie ha traducido, por ejemplo, Petals of Blood (Pétalos de Sangre) de Ngũgĩ wa Thiong’o escrita en gikuyu al amárico, mientras que las novelas de Jeffrey Archer o Daniel Steele, sí se han traducido.

El premio, que está respaldado por Mabati Rolling Mills (una empresa establecida en Kenia) y la Universidad de Cornell, se otorgará al mejor manuscrito inédito o libro publicado dentro de los dos años anteriores al de la de concesión del mismo, en las  categorías de ficción, poesía y memoria y novela gráfica. El premio se concederá a tres escritores y la obra ganadora será publicada en kiswahili por “East African Educational Publishers” (EAEP). El mejor libro de poesía será traducido y publicado por “Africa Poetry Book Fund“.

A %d blogueros les gusta esto: