Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Burkina Faso’

Sankara vive: libros que le recuerdan

Hoy, 15 de octubre de 2017, se cumple el 30º aniversario del asesinato de un hombre que nos mostró que la utopía era posible. Hablamos de Thomas Sankara, cuyo magnicidio aconteció en 1987.

Leer Más

Thomas Sankara, ahora también en cómic

Sankara y la revolución

Portada de “Sankara y la revolución”

Hace casi un año asistíamos con admiración al alzamiento de una multitud de burkineses ante el intento de su presidente Blaise Compaoré, que llevaba 27 años en el poder, de reformar por enésima vez la constitución para poder ser reelegido. Fueron dos días de revueltas populares que nos trajeron imágenes de una sociedad civil que tomaba las calles, queriendo hacerse escuchar: “No dejaremos la calle hasta que el presidente anuncie su partida“, afirmaban. Y lo consiguieron.

El periodista José Naranjo publicaba ayer, 17 de septiembre, un artículo “Un nuevo tiempo para Burkina” en el que trazaba un recorrido por la historia reciente del país hasta la convocatoria de elecciones que debía de celebrarse el próximo 11 de octubre, pero tuvo que publicar otro a renglón seguido tras el golpe de estado contra el gobierno provisional que dinamitaba la transición en Burkina Faso.

Uno de los tres candidatos que tenía posibilidades (quizás el que menos de los tres) de ser elegido presidente era Bénéwendé Stanislas Sankara que se presentaba con “una coalición de nueve partidos que se consideran herederos de la revolución liderada por Thomas Sankara en los años ochenta“. El Sankarismo no había muerto en ningún momento, a pesar del asesinato hace ya 27 años (los mismos que llevaba Compaoré en el poder) del llamado “Che Guevara negro“.

El autor de una ilusionante revolución

Si se mira desde un avión, mientras se sobrevuela Burkina Faso, se pueden ver grandes extensiones de techos de hojalata, el horno inmenso en el que se hacinan los pobres. Ante esa visión desgarradora, las palabras de Thomas Sankara fueron una bocanada de esperanza: “Mi sueño es sacarlos de ahí. Si mi pueblo no puede vivir dignamente, no hay revolución. La revolución no es una palabra, es acción”.

Thomas Sankara fue un líder revolucionario (panafricanista, militar, internacionalista, marxista y admirador de Nelson Mandela y Ghandi) que llegó a gobernar Burkina Faso, nombre creado por él y que significa “el país de los hombres íntegros”, durante cuatro años (1983-1987) tras acceder al mismo por medio de un golpe de estado, en el que le acompañó su amigo del alma y compañero en la revolución, Blaise Compaoré.

ThomasSankaraEl uso del uniforme fue para él una forma de hacer política, repudiaba la guerra y ponía en el centro de la revolución la liberación de la mujer (lo que le llevó a prohibir la mutilación genital femenina, los matrimonios forzados y a nombrar a mujeres en altos cargos gubernamentales, alentándolas a trabajar fuera de casa), sin duda uno de sus mayores éxitos, sin precedentes en África. Luchó contra la corrupción y el enriquecimiento de la clase dirigente, bajó los sueldos a los funcionarios, quitó los lujosos coches y viajes oficiales y gobernó desde la austeridad. Devolvió la tierra a los campesinos y promovió la autosuficiencia para no depender de la ayuda exterior “La ayuda tiene que matar a la ayuda“, dijo. Además, se enfrentó a los organismos financieros internacionales, atreviéndose a decir, en voz alta y clara, que su país no pagaría la deuda externa que consideraba ilegítima.

”Yo quisiera simplemente completar y decir que la deuda no puede ser reembolsada. La deuda no puede ser reembolsada porque, en primer lugar, si no pagamos, los prestamistas no se van a morir. Estemos seguros de esto. En cambio, si pagamos, somos nosotros los que vamos a morir” (Cumbre de la Organización para la Unidad Africana en Addis Abeba, 1987).

Instauró una forma de hacer política que levantaba ampollas en Occidente (sobre todo en Francia) y en muchos líderes de países africanos. Tal y como señala el escritor Antonio Lozano (autor del libro El caso Sankara) “El sankarismo se había convertido en el máximo referente político en el continente africano para todos los pueblos que aspiraban a la transformación de sus sociedades“. Sankara se convirtió, por decirlo de forma sutil, en un personaje incómodo. A lo que se sumó la soledad en la que se sumergió por el rechazo de sus propios compañeros, entre otras razones por la rapidez con la que quería llevar a cabo las reformas. En 1987 su amigo de confianza y de revolución, el capitán Blaise Compaoré, “protagoniza un alzamiento con ayuda de Francia y liquida una de las revoluciones más ilusionantes que ha vivido África“.

Sankara y la revolución

1 2

Sankara y la revolución es una historia gráfica que ha publicado la Editorial Wanafrica (se puede encontrar en castellano y en catalán) y que en su primera edición en francés se tituló “Sankara y Blaise”. Su autor, Vianney Raynal, Viané, es un artista pluridisciplinar que profesa una gran admiración hacia el líder revolucionario al que ha querido rendir un homenaje (con anterioridad le dedicó una canción también). Sin duda Sankara levanta pasiones y Viané comenzó a buscar información para crear este cómic tras las revueltas populares del año pasado, en donde el espíritu del líder revolucionario sobrevoló con más fuerza que nunca desde su asesinato.

Confiesa que no es dibujante y ha creado el libro a partir de fotografías lo que hace que reconozcamos en múltiples viñetas algunas de las instantáneas más conocidas del que fue presidente de Burkina Faso. Tanto en solitario como en compañía de líderes africanos/franceses o de sus amigos, compañeros y familia, los dibujos (de gran colorido) nos sumergen en el momento en el que fueron obtenidas las imágenes lo que produce que empaticemos con lo que se nos cuenta.

Además Viané se ha documentado en profundidad. Hay una mezcla de frases sacadas de los discursos que Sankara pronunció junto a otras fruto de su imaginación, que el autor desde la primera página ha querido separar por medio del uso de dos tipos de “bocadillos” según las palabras hayan salido de la boca de Sankara o no. Se trata de un cómic con abundacia de texto, Viané conoce la importancia que tuvieron las frases del líder (uno de los rasgos más reseñables de su personalidad fue su capacidad dialéctica), por lo que el uso de las mismas es constante en toda la obra: “Patria o muerte. ¡Venceremos!”, “Debemos preferir la fuerza del argumento al argumento de la fuerza”, “Un hombre, por muy oprimido que esté, encuentra siempre alguien a quien oprimir: su mujer” o “¡Preferimos dar un paso adelante al lado del pueblo que cinco sin el pueblo!”

3 4

El cómic tiene cinco partes que recorren desde el golpe de estado hasta el momento de la traición. No se escatiman algunas decisiones muy duras que Sankara tuvo que tomar y se muestra la sensación de aislamiento con respecto a los líderes del resto del continente que sentía el revolucionario (sensación de soledad que también sentirá en el seno de los suyos). Además, se plasman las relaciones que Campaoré fue consolidando y que al cabo le pusieron en el lugar que deseaba. Se convirtió en un aliado de Francia, consiguió la la ayuda del señor de la guerra Charles Taylor (quien mantenía una estrecha relación con el marfileño Houphouët-Boigny) y del máximo dignatario de Libia, Gadafi.

a

Sankara y Compaoré

Pero sobre todo Sankara y la revolución es la historia de una amistad  que se tornó en traición. De su mano comprobamos la relación que unía a los dos hombres y que incluía a sus propias familias; Blaise visitaba con frecuencia a los padres de Sankara que le querían como si fuera su propio hijo, y éste fue el primero que conoció su enamoramiento de la joven Chantal, próxima al círculo de Houphouët-Boigny, cuya elección le disgustaba profundamente. Se verá también hasta qué punto el capitán confiaba en su amistad, a pesar de que a medida que fue transcurriendo el tiempo, los rumores no hicieron sino confirmar lo que él ya sabía: Blaise ambicionaba el poder y era capaz de atentar contra él para conseguirlo, hasta el punto de afirmar: Usted nunca oirá decir: ese que va por ahí es el antiguo presidente de Burkina Faso. Pero seguramente sí escuchará decir: esa que está ahí es la tumba del presidente del País de los Hombres Íntegros”.

Muchos, como el autor de este cómic, siguen recordando la figura de Sankara y piensan que la manera de hacer política que puso en marcha quizás habría dado la vuelta de manera radical al continente. Es cierto, le asesinaron y ni siquiera hoy en día ha habido justicia para él (otra lucha digna es la de Mariam Sankara y sus hijos para acabar con la impunidad). La investigación del asesinato fue silenciada y sólo se reabrió a partir de las revueltas del año pasado y la salida de Compaoré del país (pero no de muchos de sus seguidores que continuaron en el mismo). Este cómic le rinde un merecido homenaje y nos ayuda a todos (no sólo al público más joven) a recordar quién fue (con sus luces y sus sombras), qué hizo y por qué luchó. Algunos (muchos) esperan que sus palabras y sobre todo sus acciones no mueran nunca:“Aunque los revolucionarios, como los individuos, puedan ser asesinados, nunca se podrán matar las ideas”.

————————————

La periodista Gemma Parellada nos informa que el día del golpe de estado “estaban a punto de hacerse públicos los detalles de la autopsia del expresidente burkinés Thomas Sankara“.

————————————

Nota: las imágenes del cómic son propiedad de la Editorial Wanafrica.

Poemas de mi país Lobi de Philippe Roland Sib Sansan

pais lobi

Philippe Roland Sib Sansan nació en Gaoua, la capital del pueblo Lobi (Burkina Faso). Los Lobi son un pueblo que los franceses apenas pudieron colonizar. En sus calles aprendió djoula y en la escuela francés, allí leyó todo lo que pudo: títulos de Camara Laye, Fernand Oyono o de Oussoume Sembeme, el famoso escritor y cineasta. Después optó por una carrera futbolística, que no cuajó. Sobrevivió  como controlador de seguridad o trabajador de la minería, manteniendo su auténtica pasión; escribir aquí y allí en papeles dispersos. Hasta que un día Da Alexandre, escritor de Burkina Faso, le aconsejó ordenar y arreglar sus poemas.

Los escasos datos biográficos que he conseguido encontrar sobre él me los ha proporcionado el propio libro que incluye los poemas, editado por la Editorial Assata, en una cuidada edición en castellano, francés y lobi, e ilustrado con minimalistas dibujos de Luis Fernando Martin Santana.

1 2 3

Los lobi

(…) Los Lobi son una sociedad africana radicada hoy por hoy y mayoritariamente en Burkina Faso, pero son oriundos de Ghana, donde también se localizan, así como en el norte de Costa de Marfil. El término Lobi debe traducirse como conjunto de varias subetnias en las que tienen mayor notoriedad los Birifor, los Dagara, los Gans, los Dyan, Tembo, Loron y los aquí considerados, por estar emparentados desde no se sabe cuándo. Las emigraciones parecen situar a todos ellos en tierras de la actual Ghana y desde allí comenzaron a moverse a finales del siglo XVIII y el motivo fue la búsqueda de tierras útiles para el cultivo agrario, razón por la que cruzaron el Volta negro, un río considerado por muchos como sagrado y con el que conviene tener buenas relaciones. (Juan José Pastor)

Los poemas

En los 21 poemas que aparecen recopilados en esta edición la temática es variada: destacan los que se centran en su propio origen, en su pueblo Lobi, en sus tradiciones y en su sabiduría a la hora de vivir, y los que hablan sobre África, ya sea para alabarla, ya sea para lamentar la suerte que ha tenido en manos de sus verdugos.

Otro grupo de poemas está dedicado a la mujer: como madre, sobre todo, y como objeto de su amor/desamor. Incluso la música, como en el poema “Soy el balafón” tiene su lugar. El poeta se convierte en un instrumento tradicional de su tierra, y de esta manera nos habla de su apego a sus orígenes y a las raíces de su cultura, que brotan desde las narraciones de los griots, transformándose los balafones “en los primeros griots invitados para anunciar toda clase de noticias en muchos kilómetros”.

La aldea, el amor a la madre, el rol de la mujer africana, la música, los sentimientos de los lobi, y la tierra como símbolo de generosidad y entrega hacia todos los seres vivos, a los que acoge sin reservas, son los temas que han inspirado estos hermosos versos. El poeta se lamenta de la desaparición de las tradiciones africanas del pasado, al tiempo que vislumbra en los nuevos tiempos un germen de esperanza. (Assata Ediciones)

Ficha:

  • Título original:  Poèmes de mon pays Lobi  (2014)
  • Idioma: Original: Francés (edición trilingüe: castellano, francés, lobi)
  • Traducción al castellano: Assata Ediciones (2014)
  • Traductores: Del francés al lobiré, M. Jean Momo Koko
  • Para su adquisición ponerse en contacto mediante correo electrónico con la editorial:  info@assata.es

 

La Biblioteca va sobre ruedas en Burkina Faso

les-membres-de-l27association-aprocol-28929290

Con el objeto de llegar a lugares alejados, a las personas más desfavorecidas, o por la propia idiosincracia del país, en varios lugares del continente africano se ha desarrollado la posibilidad de acercar los libros, bien mediante camellos (Kenia) o bien mediante utilización de burros y carretas (Etiopía). En Burkina Faso, el medio más adecuado para ello parece ser la bicicleta, apoyada por una moto y dos carritos remolcadores diseñados para ello.

Cajón-biblioteca para ser molcado

Fotografía: Onepercentfund

En cada uno de estos países se ha iniciado de manera diferente: en el caso de Kenia fue la propia Biblioteca Nacional la que instauró el servicio, en Etiopía la iniciativa fue particular de Yohannes Gebregeorgis, un etíope comprometido con llevar la educación a todos los rincones de su país y en el de Burkina Faso, a partir de la asociación  Aprocol (Association pour la Promotion des Connaissances Livresques).

mobile burkina faso 2

Fotografía: Onepercentfund

En sus comienzos, 2001, la asociación constató “la falta de interés por la lectura, en particular entre los niños burkinabés en edad escolar, junto con la dificultad de acceso a los libros, en un país cuyos ingresos por habitante están entre los más bajos del planeta.”

Así, con el fin de fomentar la lectura entre los niños de los barrios desfavorecidos donde el libro es un producto de lujo, esta asociación planeó un acuerdo con las instituciones escolares que se comprometieron a organizar cursos de lectura y actividades culturales, al tiempo que tomó contacto con escuelas de diferentes barrios para organizar un servicio de préstamo de libros a sus alumnos. A partir de donaciones de libros procedentes de Suiza y Francia, y de la ayuda de los Fondos 1%, la asociación logró construir un local que funcionaba de Biblioteca.

Lo anterior se ha visto completado con la visita semanal a las escuelas que efectúan mediante las bibliobicicletas para fomento y animación a la lectura.

Entre los objetivos de la asociación está el ir aumentando y renovando los títulos con compras de nuevos títulos, dando cabida con preferencia a los autores africanos. La literatura escrita burkinabé se inicia en 1962 con Nazi Boni quien publicó la obra Crépuscule des temps anciens [The Dawn of Ancient Times]. En fechas recientes, el escritor y griot Frédéric Pacéré Titinga ganó el Premio Literario del África Negra en 1982 con Poèmes pour l’Angola (1982) y La Poésie des griots (1982).

Fuentes:

El caso Sankara- Antonio Lozano

Cubierta: El caso Sankara

Si se mira desde un avión, mientras se sobrevuela Burkina Faso, se pueden ver grandes extensiones de techos de hojalata, el horno inmenso en el que se hacinan los pobres. Ante esa visión desgarradora, las palabras de Thomas Sankara fueron una bocanada de esperanza: “Mi sueño es sacarlos de ahí. Si mi pueblo no puede vivir dignamente, no hay revolución. La revolución no es una palabra, es acción” (pág.77).

Antes, aquel país de África Occidental se llamó Alto Volta y su capital fue de las primeras del continente que me aprendí de memoria; me encantaba aquel nombre, Ouagadougou, porque tenía música dentro, porque era diferente o porque me sonaba a África, tan lejana para mí. Hoy, aquel país se llama Burkina Faso, porque fue el nombre con el que le rebautizó su presidente Thomas Sankara en un intento por aunar las dos lenguas mayoritarias y de “descolonizar la mente” de sus habitantes: “Burkin, en moré: tierra; Faso, en diula: hombres íntegros.¡La tierra de los hombres íntegros¡” (pág.148). Y hoy, gracias a libros como este, África está cada vez un poquito más cerca.

El caso Sankara, desde un enfoque de novela negra, se inicia la mañana del 15 de octubre de 1987, cuando cuatro años después de su llegada al poder, Sankara fue asesinado por sus propios compañeros de revolución. El periodista francés Emmanuel Durant fue la última persona que entrevistó al presidente justo antes de su muerte y es el que, en el papel de un detective, va desgranando las circunstancias que rodearon la misma, intentando contestar a los interrogantes que no cesan de aparecer en su mente; ¿quién dio la orden?, ¿qué intereses ocultos había tras el asesinato?. Sankara tuvo poco tiempo, pero en el breve periodo en el que gobernó (llegó tras un golpe de estado) se convirtió en un líder carismático, incómodo y aclamado a la vez. Se le conocía como el “presidente de los pobres” y también como el “Che Guevara africano”.

El escritor nos da un buen número de datos para conocer al personaje. El uso del uniforme fue para él una forma de hacer política, repudiaba la guerra y ponía en el centro de la revolución la liberación de la mujer, sin duda uno de sus mayores éxitos, sin precedentes en África. Luchó contra la corrupción y el enriquecimiento de la clase dirigente, bajó los sueldos a los funcionarios, quitó los lujosos coches y viajes oficiales y gobernó desde la austeridad. Además, se enfrentó a los organismos financieros internacionales, atreviéndose a decir, en voz alta y clara, que su país no pagaría la deuda externa que consideraba ilegítima.  Aún así, sobre este hombre, tal y como recoge Antonio Lozano (Tánger, 1956), no se ha escrito, ni hablado lo suficiente.

En esta obra se evidencia la admiración que siente el autor por el personaje, por aquel hombre íntegro. ¿No tenía sombras? es la pregunta que puede surgir al leer la semblanza tan perfecta que se realiza. Mi opinión es que casi todo el mundo las tiene, sólo que en este texto no aparecen. Por otro lado, el mismo Lozano comenta en una entrevista que se trata de “una novela, en la que el juego entre la ficción y la realidad es constante. Se trata en efecto de inventarse una historia, una trama que intente explicar lo que nunca se ha explicado sobre la verdad de lo ocurrido a Sankara, porque el gobierno de Compaoré (actual presidente de Burkina Faso y a quien se señala como el artífice de la muerte de Sankara) siempre se ha negado a permitir que se lleve a cabo la investigación judicial necesaria para esclarecer los hechos.”

Pero la apasionante novela de Antonio Lozano, además de acercarnos la figura de este hombre carismático, nos adentra en un aterrador viaje al fondo, complicado e infernal, del África poscolonial, en el que Sankara era un personaje incómodo, donde las potencias realizaban jugadas maestras para lograr “que todo cambie, para que nada cambie”. Los soles de las independencias de los años cincuenta surgieron bajo el manto de las potencias coloniales que manejaban los hilos, a través de sus interpuestos. “¿Para qué seguir manchándose las manos en África cuando podían poner en el poder a africanos que hicieran el trabajo en su lugar? (pág.185). Las independencias trajeron una pléyade de dictadores, en un juego estratégico en el que las potencias antes colonizadoras pervertían las reglas del juego para permanecer dominando y explotando el continente. En El caso Sankara se habla de las relaciones ocultas entre Francia y África, pero hay más. El último tramo del libro es una espiral de denuncia continua sobre lo que se encuentra detrás de la gran pantalla embaucadora con la que se nos muestran muchos enfrentamientos en los territorios más olvidados; Sierra Leona, Liberia, Biafra… van apareciendo ante nuestros ojos bajo una luz que quisiéramos apagar.

Queda por descubrir mucho para quien quiera ver, así como las vidas de otros líderes que como Sankara, con sus aciertos y sus sombras, sus pensamientos y sus acciones, nos hacen confiar en una África llena de seres (¡qué hermosa palabra sobre todo en estos tiempos¡) íntegros, dispuestos a llevar al continente al lugar que se merece.

Una especie de naúsea se iba apoderando de Emmanuel. Naúsea de pertenecer al género humano, náusea de habitar la parte del mundo que vive con los ojos cerrados, los oídos tapados, la boca cosida. En esa parte del planeta en que la mentira encuentra espléndido acomodo, donde a los dueños del mundo sólo se les pide que no cuenten la verdad sobre su manera de manejar el planeta, donde las peores atrocidades se estrellan contra el muro indestructible de la impasibilidad, la cómoda muralla de la incredulidad (pág. 280)

Ficha:

  • Título original:  El caso Sankara (2006)
  • Idioma: Original: Castellano
  • Nº páginas: 323
  • Premios del libro: Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona
  • Epílogo: Diversos testimonios, procedentes a menudo de antiguos compañeros de Charles Taylor, implican a Blaise Compaoré en el asesinato de Thomas Sankara con la complicidad de Houphouët Boigny, pero también de Francia, de la CIA y de otras personalidades africanas. En abril de 2006, el Comité de Derechos Humanos de la ONU, a petición del Colectivo Jurídico de la campaña internacional Justicia para Thomas Sankara (CIJS) y en nombre de la familia, daba la razón a los denunciantes y pedía al estado burkinabé de aclarar el asesinato de Thomas Sankara, de garantizar a la familia los medios para una justicia imparcial, de rectificar su acta de defunción, de demostrar el lugar en que está enterrado, de compensar a la familia por el trauma sufrido y de divulgar públicamente la decisión del Comité (http://www.thomassankara.net/) Sin embargo, dos años más tarde, el 21 de abril de 2008, el Comité de Derechos Humanos de la ONU, en abierta contradicción con la decisión anterior, cerró el caso sin haber abierto ninguna investigación
A %d blogueros les gusta esto: