Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Congo (República democrática Congo)’

Restableciendo la verdad a través de “Tranvía 83”

Un libro llega. Algunos llevan llegando desde hace mucho tiempo. Tram 83, la primera novela de Fiston Mwanza Mujila, un joven congoleño de origen (1981 -Lubumbashi, RD Congo) afincado en Austria, es de estos. Mwanza Mujila la escribió en 2014, ganó el premio de literatura Etisalat 2015 y estuvo nominada en 2016 al Man Booker International Prize, junto con el angoleño Agualusa. Alain Mabanckou la ha calificado de “obra maestra” y han dicho de ella que es “Blade Runner en África con banda sonora de John Coltrane”. Veo vuestros dientes largos.

Leer Más

Brutal poesía, el fotógrafo que escribe con una cámara

2014-07-11-Survivre

 

Con el título “Un Regard” (Una mirada), el artista congolés Kiripi Katembo Siku  (Goma, 1979) en una serie mágica que incluye 19 imágenes tomadas cuando las calles de Kinshasa se inundaron, capturó la vida diaria de sus habitantes reflejadas en el agua sucia y los charcos, “dándole a la serie un efecto de pintura, como si estuvieran hechas por la mano de un impresionista.”

Congo_in_Four_Acts_Dieudo_Hamadi_Divita_Wa_Lusala_Kiripi_Katembo_Siku_DRC_2010

2014-07-11-Subir

“Cuando miro cada imagen de la serie, para mí siempre hay un sujeto, un título, una historia acerca de mi país” dice el artista para añadir, “Soy un escritor que escribe con una cámara

ob_1b3528_image

Para ver la serie completa: http://ow.ly/DGs1w

El arte de los “sapeurs” también vive en los libros

Sapeurs

Fotografía: Daniele Tamagni

La SAPE (Société des Ambianceurs et des Personnes Elegantes), y sus miembros los sapeurs, está de moda. Este movimiento, que nació de manera espontánea en 1922, se pasea hoy en día con fuerza por las ciudades de Brazzaville (capital de la República del Congo) y de Kinshasa (capital de la República Democrática del Congo).

El arte de vivir con elegancia en medio de la pobreza, lo plasmó, entre otros, el fotógrafo Francesco Giusti, quien ganó en 2009 con su trabajo “Sapologie“, el segundo premio de la categoría Historias de arte y entretenimiento del World Press Photo. El modisto Paul Smith en su colección de moda 2010, les dedicaba todo un desfile, y los sapeurs, más tarde, servían de inspiración para uno de los videoclips de Solange Knowles (“Losing you“), protagonizaban exposiciones, como la de África imprescindible; al sur del Sáharay asomaban en la actual nueva campaña de la cerveza Guiness, con un mini documental firmado por Héctor Mediavilla, “The men inside the suits”.

Navegando entre libros podemos llegar a visualizar y sumergirnos en el mundo creativo, diferente y único de los sapeurs, modo de vivir que les dignifica y les distingue luciendo un estilo de vida original y creativo y que demuestra la capacidad y los recursos del ser humano para poner otra cara ante la realidad más adversa.

S.A.P.EHéctor Mediavilla comenzó La sape congolesa en 2003 y estuvo trabajando en el libro hasta 2010. La editorial francesa Intervalles publicó en 2013, S.A.P.E. en una edición trilingüe (francés, inglés y castellano), con prólogo del escritor Alain Mabanckou.

S.A.P.E se interesa por todo el significado político, cultural y social que abarca. Lejos de los clichés y el exotismo fácil, se adentra en la vida diaria de los sapeurs, para mostrar, debajo de la superficie, la complejidad de las identidades poscoloniales. Así se revela la verdadera tensión dramática de este fenómeno tan explosivo como contradictorio. En él, Mediavilla vuelca en imágenes este modo de vivir con la intención de enseñar “una Africa que se muestra dinámica, creativa, orgullosa, luchadora”.

Gentleman of Bacongo

El también fotógrafo Daniele Tamagni estuvo dos años entrevistando y conociendo de cerca a los sapeurs, tras lo cual publicó Los caballeros de Bacongo (2009).

Fue el regreso de París del primer dandy congoleño, André Grenard Matsoua, lo que marcó el inicio del movimiento. Después, el músico Papa Wemba popularizó el estilo. Y, tras convertirse en símbolo de rebeldía frente a la autoridad de Mobutu Sese, ha llegado a nuestros días, envolviendo la pobreza en colores y sedas, calzando zapatos blancos, y apoyado en un bastón. Tamagni nos acerca las contradicciones y el código de conducta, el color y el espíritu pacifista de los sapeurs.

Black Bazar- Alain Mabackou

El siempre original y diferente Alain Mabanckou, proponía en Black Bazar (Alpha Decay, 2010) una inmersión en el mundo de un dandy africano de nuestros tiempos, al que apodan el culólogo, afiliado al BOMBE (Basca en la Onda de la Movida Bacilona y Elegante), enamorado de los cuellos de camisa italianos y de los zapatos Weston, que descubre su vocación de escritor cuando su novia lo abandona por un músico de tam-tam.

Si en anteriores novelas, Mabanckou va desgranando sus preferencias literarias, en Black Bazar las menciones a músicos africanos (Papa Wemba, entre otros) salpica todo el texto, lo que junto con las referencias constantes al continente, convierten la realidad de los africanos emigrantes, esta vez en la capital francesa, en su tema principal.

roisdelasape

El último libro publicado que se adentra en este mundo sorprendente es Les rois de la sape [fr], obra del ilustrador camerunés Christian Kingue Epanya,  quien acaba de publicarlo el pasado mes de mayo.

“Los reyes de la Sape”, es un libro para jóvenes, publicado por Ediciones Océan. En él aparece un África urbana, colorista y contemporánea, y nos adentra de la mano del joven Elumbu, conocido como el “príncipe de la moda”, en el mundo de la SAPE. Deambulando por las calles de Kinshasa, hacia el corazón de una realidad cotidiana que pone a las personas en el centro de la historia, Epanya nos muestra un África que existe y vive alejada de los clichés habituales sobre el continente africano.

La vida y media – Sony Labou Tansi

vidaymedia

Un exceso. Así es la lectura de La vida y mediaImaginación creativa. Brío lingüístico. Juego frenético, innovación y riqueza. El mismo autor nos avisa en el preámbulo: “La vida y media es lo que se llama escribir por atolondramiento”. Pero también es un texto duro, incómodo, violento y brutal. En una entrevista, su autor, Sony Labou Tansi (nombre prestado en homenaje al poeta Tchicaya U Tam’si),  afirmó que la había escrito en medio del dolor por el asesinato en 1977 de varios amigos, bajo pretexto de haber urdido un golpe de estado y acometido el posterior asesinato del presidente Marien Ngouabi, “sigo convencido de que mis amigos no fueron capaces de cometer un crimen político y su ejecución fue un ajuste de cuentas. El Estado simplemente sabe deshacerse de las personas inteligentes.”

Sony Labou Tansi fue el menor de una familia de siete hijos. Su padre provenía de la República Democrática del Congo (Zaire o Congo Belga), y su madre de Congo-Brazzaville (República del Congo o Congo Francés). Inicialmente fue educado en la lengua local de la región, el Kikongo, y después, a la edad de doce años, comenzó a hablar francés, “yo escribo en francés,” dijo en una ocasión, “porque ese es el idioma en el que me violaron”, cuando él y su familia se mudaron a Congo-Brazzaville. Allí se convirtió en profesor de inglés, fundó un grupo de teatro, fue administrador y escribió teatro, poesía y narrativa. Sus obras se representaron en París, Dakar y Nueva York. Sin embargo, en su propio país Tansi fue criticado por el Partido Congoleño del Trabajo debido a sus opiniones políticas. “África es un volcán”, escribió más tarde en Les Yeux du volcan (1988). Comprometido políticamente, en 1992 fue elegido diputado. Falleció en 1995, víctima del SIDA,a los 47 años, catorce días después de su esposa.

Katamalanasia es el país que nos propone Tansi, en donde después de lograr la independencia llega la dictadura de la mano del Guía Providencial, un tirano cuya autocracia roza el delirio. El País, era el nombre imaginario propuesto por su amigo, el también escritor y congoleño, Henri Lopes en Reir y llorar, donde Tito Bwakamabé se hacía con el poder e instauraba una dictadura terrible e inhumana. Tansi le dedicaba la presente obra a Henri Lopes, “puesto que, a fin de cuentas, sólo he escrito su libro”. Si bien el tema de fondo en ambas obras es el mismo: las dictaduras y su padecimiento, el tratamiento que ambos escritores le dan es diferente; Lopes utiliza la mezcla de drama y humor, Tansi la de la fábula, la sátira y el exceso. Hay quien sostiene que la escritura de Tansi contiene una envergadura lisérgica, tales son los efectos que provoca.

Marcial, su opositor, se niega a morir. A pesar de que el Guía Providencial usa y emplea contra él varias maneras de matarlo (hasta quince formas diferentes aparecen), Marcial se rebela frente a la muerte. Este cruel y abrupto comienzo, donde el dictador masacra una y otra vez a Marcial e incluso lo devora en un almuerzo grotesco, continúa con la imposibilidad de consumar el amor que siente hacia la hermosa hija del rebelde, Chaidana. Amor y muerte son dos de los temas recurrentes en la novela. Chaidana, la mujer múltiple, desde el hotel La vida y media, por cuya habitación 38 pasarán ministros, coroneles y generales que sufrirán su “muerte por champaña”, sufrirá varios tipos de violencia; la de su padre Marcial de quien recibirá una “bofetada interior” (incesto), la del Guía Providencial que la obliga a comer la propia carne de su padre, la del régimen autoritario y dictatorial de hombres que rigen los destinos dominados por sus instintos más básicos y la de todo un batallón de hombres que solo piensan en acostarse con ella, ella la luchadora del cuerpo, en cuya losa sepulcral tan solo se leerán estas palabras: “He sido un sucio paréntesis” (pág.75).

Brutal crítica feroz a los regímenes dictatoriales, infernales y carnívoros (la carne adquiere especial relevancia en esta obra), la sucesión de Guías, que abarcan varias generaciones bajo diferentes nombres (después se llamarán Juan Corazón de Piedra o Juan Coriáceo), es una oleada imparable de excesos sin límites conocidos físicos, sexuales o morales, bajo la connivencia de las potencias extranjeras. Mientras, se impone la censura, se declara la guerra contra el libro durante nueve años, con la quema de millones de toneladas de volúmenes, se prohíbe usar la palabra “infierno” (“El infierno, el infierno. ¿Sabe la gente que el infierno corresponde a la muerte de la Vida, que corresponde a la muerte de la libertad?” (pág.144) y se declara la guerra.

Sin embargo, en esta novela cuando más desea el Guía Providencial a Chaidana, más veces se le aparece el espíritu de Marcial recordándole la imposibilidad de poseerla, y cuanto más se prohíbe y se intenta doblegar al pueblo negándole incluso el derecho a expresarse, más aparece por todas partes la palabra que todo lo describe: “¡El infierno¡, ¡el infierno! No busquemos más, lo hemos encontrado, el hombre fue creado para inventar el infierno. ¿Quién se hubiera atrevido, si no?” (pág.169).

La soledad. La soledad. La mayor realidad del hombre es la soledad. Se haga lo que se haga. Simulacros sociales. Simulacros de amor. Engaño. Estás solo en ti. Llegas solo, te mueves solo, te marcharás solo, y… (página 37)

Ficha:

  • Título original:  La vie et demi (1979)
  • Idioma: Original: Francés. Éditions du Seuil
  • Traducción al castellano: Colección de literatura Casa África (2013)
  • Traductor: Manuel Serrat Crespo
  • Imagen de portada:  Imagen de Kolbjorn/iStock/Thinkstock
  • Nº páginas: 182
  • Premios del libro: Prix Spécial du Festival de la Francophonie

Labou-La-Vie-Et-Demie-Livre-835451709_ML

 

 

Caso cerrado- Henri Lopes

para portada_caso cerrado

Dicen que “Caso cerrado” es un “thriller” o novela negra. Será.

Lazare Mayele se presenta voluntario en la revista en la que trabaja para realizar un reportaje sobre los últimos acontecimientos políticos en la África francófona. Os diré que es un periodista, un escritor también, que regresa a Mossika, un país que “no figura en ningún atlas. Sin embargo, el país existe, pertenece a mi África interior” (pág.17) nos aclara el protagonista, el lugar del que huyó cuando tenía seis años tras el asesinato de su padre Bossuet Mayélé, del que no guarda ya ningún recuerdo y del que a falta de información alguna, todo su conocimiento sobre él se basa en la tradición oral transmitida por su tía Motéma, que fue quien lo crió. Su retorno no será únicamente una vuelta para realizar un trabajo, pretende enfrentarse a un continente que reivindica y le da miedo a partes iguales, pretende encontrar al asesino de su padre… y, en último término o quizás en primero, a si mismo.

Desde sus primeros y titubeantes pasos en el continente africano percibirá que encontrar el camino no le va a ser nada fácil. Su vida la ha pasado fuera, primero en Francia y después en América, tiene estudios universitarios, está casado con una blanca y ha intentado romper todo lazo con su lugar de nacimiento. En Mossika es un mestizo (condición que le coloca también en una extraña tierra de nadie) en un continente de negros y el serlo no hace que el resto lo mire como a un igual,

“-¡Psé, patrón, ese chico es bueno¡

-¿Por qué me llamas “patrón”? Mira, tenemos la misma piel. La mía era cierto, es cierto, más clara.

Él no advirtió la diferencia. ¿Mansedumbre?.

-¡Es cierto¡ Pero tú tienes dinero-dijo.

Quise entonces hablarle en lengua. La hablé torpemente y con fuerte acento. El maitre me respondió en francés y siguió tratándome de “patrón”.” (pág. 16)

Recorrerá todas las pistas tras su “tío” Goma, volverá a pedir consejo a su tía Elodi, que lleva consigo todas las tradiciones y creencias, se entrevistará con Antoinettte, la sofisticada amante de su padre que se niega a cargar todas las culpas al colonialismo, y volverá a encontrarse con las personas del pasado, hasta entrevistarse cara a cara con el señalado como el asesino de su padre que luchó por la independencia, ese hombre en la cúspide de la pirámide política y odiado por todos, intentando reconstruir una vida, una identidad. La trama se desliza entre música de jazz, estilizadas tentaciones y pérfidos seres humanos en un país imaginado, réplica en algunos aspectos de tantos otros, en el que “no han pasado del partido único al multipartidismo sino de un sistema de partido único a un sistema de múltiples partidos únicos.” (pág.73).

Lopes traza una novela fácil de leer, nos hace mantener la atención y nos zambulle en uno de los temas más frecuentados en la actualidad literaria que proviene de este continente: la de la identidad de la diáspora, en una original trama detectivesca, perdida entre claves que le cuesta reconocer. Lázare, cuyo nombre no es fortuito, descubrirá que ha regresado a África pero que no ha conocido más que una de las áfricas, porque áfricas hay muchas (Lopes tiene otra novela titulada precisamente: “El buscador de áfricas“) y en este nuevo renacimiento querrá conocerse a si mismo, de dónde viene y a dónde va, a través de la vuelta a los orígenes, para en definitiva poder cerrar.

El objetivo de la novela- prosiguió-no es informar sino formar. Leo para construirme, para corregirme. La lectura es mi oración. (pág. 242)

Ficha:

  • Título original:  Dossier-classé (2002)
  • Idioma: Original: Francés. Ediciones Seuil
  • Traducción al castellano: El Cobre Ediciones, S.L. (2003)
  • Traductor: Manuel Serrat Crespo
  • Imagen de portada:  Fotografía de Arthur Rothstein “Saturday night” (1940)
  • Nº páginas:248
~ª

Dossier-classé. Ed. Seuil

Reír y llorar- Henri Lopes

_visd_0000JPG082N1

La narrativa de Henri Lopes, quien ha ocupado varios puestos políticos en su país de origen entre los cuales figura el de primer ministro, ha sido desde sus inicios combativa (en 1961 publicó el poema Katanga sobre el asesinato de Patrice Lumumba). Sin embargo, parece que la integridad de Lopes es cuestionada por algunos intelectuales africanos quienes “lo acusan de escribir obras moralizantes que están en contradicción con su propio ejercicio del poder, marcado por una mala gestión.” [1]. Al margen de su actividad política, está considerado uno de los grandes de las letras africanas. Él define su obra literaria como “de cuestionamiento de la identidad”: no hay ninguna identidad homogénea y fijada; y en todo caso, un escritor tiene la obligación de ver la realidad como algo dinámico y en movimiento, no como algo monolítico y fijo. Mis obras son de cuestionamiento, de preguntas sobre esa identidad [2].

Reír y llorar“, considerado un clásico (estamos hablando de una obra escrita en 1982), tiene dictador dentro. El tema de las dictaduras se ha tratado en otras obras africanas como “La vida y media” de Sony Labou Tansi (que aparece mencionada como un guiño en la novela de Lopes) y Esperando el voto de las fierasde Ahmadou Kourouma. En esta obra de Lopes, tras un golpe de militar que derroca a su rival Polépole, en un estado africano cuyo nombre no se dice: “El País”, Tito Bwakamabé se hace con el poder e instaura una dictadura terrible e inhumana. Sin embargo, el propio escritor afirma que no se trata de un texto sobre “las dictaduras” sino sobre la relación entre dictador y los que lo sufren. De hecho, el narrador, un sirviente de Tito, va desmenuzando en un libro la vida bajo el régimen.

Se inicia la novela con una “Advertencia muy seria” donde la “Asociación Interafricana de Censores francófonos” nos informa sobre la poca veracidad de lo que vamos a leer, fruto de alguien que no es un verdadero hijo de África. Si para ellos el Tito que asoma en el libro es un personaje de cómic, para el lector será un ser muy próximo a dictadores como Mobutu, Idi Amin, Bokassa… Bwakamabé cree en la tradición, consulta a los videntes, y al tiempo la utiliza para su encumbramiento (“Hay una escena fundamental en la que el dictador, después de celebrar su nombramiento en una instalación moderna se traslada de noche a donde está su familia y su clan y repite su investidura, haciendo un llamamiento a la fuerza oculta de lo tradicional. Esto lo liga con la población en una relación que tiene un marcado componente irracional”[3].

Bwakamabé, es un arquetipo, asesino, déspota, bárbaro y cruel que defenestra a la mujer, a la que únicamente le adjudica el papel de mero objeto sexual, que usa la tortura, que lanza billetes a un pueblo hambriento y que se enriquece de manera obscena.”Alguien replicó enseguida haciendo el elogio del partido único. Era la única solución realista en este País. La democracia era necesaria, estaba claro, pero no hasta el punto de copiar a los blancos” (pág.124). Bwakamabé, tradicionalista y tribalista, no duda en exterminar a la tribu rival (los Djassikini) “aseguraba, cortándose el cuello con el índice, que él no era ni tribalista ni racista, pero que los djassikini eran verdaderamente unos cabrones. Así de simple. Los judíos del País” (pág.230)

La trama va avanzando, en dos planos de lectura: por un lado, la historia del dictador contada desde la posición privilegiada que ostenta el narrador al ser un sirviente del mismo y por otro lado, la historia personal de ese cuentista en la sombra, ya en el exilio, un donjuán comprometido, alegre e irónico. El “Maitre” nos sorprenderá con sus historias eróticas de una sexualidad exacerbada, que os provocarán la carcajada, para las que utiliza “una revista de posturas” para “probar la espada y la balanza, el olifante de Rolanda o la india cheyenne al acecho” (pág. 204), al tiempo que nos informa de una sociedad que ha perdido parte de su identidad sumergida en una Europa impuesta por la colonización, “vosotros camináis por el asfalto europeo, y la planta de vuestros pies desconoce el contacto con nuestro barro” (pág.20), un Occidente que continúa poniendo sus largos tentáculos en los regímenes que surgen tras las independencias.

En “Reír y llorar” tienen especial relevancia Radio Rumor, que es la voz indeterminada, plural y coral, una fuga de la represión molesta para el régimen, y las mujeres que avocadas a un papel secundario en una sociedad machista quieren reafirmarse (siguiendo el modelo de las mujeres occidentales) y acabarán siendo agente activo contra la dictadura.

La etapa del “partido único” que trajo el fin de la colonización y el inicio de las independencias, se repitió de país en país del continente africano. “Reír y llorar” nos adentra en una de ellas, desde el humor y la sátira. Cuando el “Maitre” pide opinión a uno de sus compatriotas sobre los primeros capítulos de su obra, éste le contesta que no sabría cómo encuadrar su obra, a veces parece un historiador y a veces un griot (enlazando aquí con la tradición oral del continente). Es decir, un mercader de sueños y de diversiones, para algunos, y una clave para descodificar la vida en el poblado, para otros.

Él u otro, para nosotros era siempre la misma vida. Ayer nuestras desgracias venían provocadas por el blanco que era menester echar para que llegase la felicidad. Hoy se han ido los tíos y la miseria sigue. ¿A quién hay que echar pues? (pág.28)

Ficha:

  • Título original:  Le pleurer-rire (1982)
  • Idioma: Original: Francés
  • Traducción al castellano: Ediciones del Bronce (2001)
  • Traductora: Claudine Lécrivain
  • Imagen de portada:  “El niño y la marioneta” de Henri Rosseau
  • Nº páginas: 187
  • [1]http://www.eldigitaldecanarias.net/enviar21186.php
  • [2]http://lib.ugent.be/fulltxt/RUG01/001/458/006/RUG01-001458006_2011_0001_AC.pdf
  • [3]http://www.eldigitaldecanarias.net/enviar21186.php

lopezhenrylepleurerrire

El antipueblo-Sony Labou Tansi

el-antipueblo-9788476699638

Sony Labou Tansi murió joven. A los 47 años.  Nunca podremos saber qué obras habría escrito en un futuro, o si  habría dejado de hacerlo. No lo creo. Le gustaba añadir mundos al mundo, como escribió en “Las siete soledades de Lorsa Lopez”. Y a alguien así, es muy difícil que se le agarrote la mano frente a la página en blanco. Para una cabeza tan poblada de frases dispuestas a ser colocadas, trabajadas y ensambladas con precisión, dotar de vida a más realidades, es una necesidad, como el respirar.

Breve resumen:

Esposo y padre modelo, funcionario íntegro, director adjunto de la Escuela Normal de Maestras de Kinshasa, Dadú es, en el Zaire, un ciudadano ejemplar. Pero los encantos de Yavelde, una de sus jóvenes alumnas, ponen a prueba la virtud de Dadú. ¿Cómo se resiste a la tentación, en Kinshasa o en cualquier otra parte?… Así comienza, para el honesto, tierno, lúcido Dadú una aventura extraordinaria y espantosa, que lo llevará a los calabozos de su propio país y, de allí, en un crescendo ineluctable, a la guerrilla contrarrevolucionaria del Estado limítrofe en donde le encargarán el asesinato del “Primer ministro”, el poder “antipueblo”. Y así comprenderá que la “birriedad” reina bajo los regímenes más dispares, siempre la misma pero renovada. El antipueblo es una novela truculenta, esperpéntica, una sátira político-social feroz (Fuente: El Aleph Editores).

Ficha:

  • Título original:  L´anté-peuple (1983),
  • Idioma: Original: Francés (Editions Le Seuil)
  • Traducción al castellano: El Aleph Editores. Colección El Cobre (2010)
  • Traductor: Manuel Serrat Crespo
  • Imagen de portada:  Ilustración de Sergio Piera
  • Nº páginas: 212
  • Premios del libro: Grand Prix Littéraire de l’Afrique Noire 1983

Tras leerlo:

Al comenzar la lectura del libro, me vino de inmediato a la cabeza, la novela “Lolita” de Nabokov. La atracción que surge entre la joven Yavelde y el ciudadano director Dadou llena las primeras páginas de incertidumbre por conocer si el ejemplar, honesto y prudente, director sucumbirá a la pasión y reconocerá que está enamorado de la “chiquilla”. Intentado esquivar a Yavelde, para no tenerse que verse a si mismo  como un gran cerdo en una gran pocilga, Dadou, casado y padre de dos niños, acabará ahogando sus anhelos en alcohol. Dadou bebía para encenagar su corazón (y no su cabeza) en las piernas de aquella cría.

Tansi nos describe a Yavelde como un ser de increíble belleza, como lo es también la hija del comisario,Yealdara que, de igual manera, se fija en el director, y el propio Dadou, a quien se le considera irresistible, un hombre que producía escalofríos, de hecho ambas jóvenes no son las únicas en perseguirle. Sin embargo, Dadou decidirá no sucumbir a sus deseos. Así, Yavelde, rechazada, se acostará con otro hombre y acabará suicidándose, también yo me busco por todas partes, le contestará a su padre tras su huida y búsqueda.

La inicial historia de amor dará paso a una irrefrenable caída en los infiernos de un mundo que parece ajeno al ser humano. El escritor se basó en una historia verdadera, la de un amigo suyo que fue acusado de un crimen que no había cometido. En varios momentos de la novela aparece el destino del que es inocente, la huida y la muerte. Dadou, incorruptible e íntegro, deberá soportar los comentarios de los que le rodean prestos a juzgarle sin tan siquiera preguntar por la verdad. Dadou , un inocente, entre los que más boletos tienen para estar entre rejas. Dadou, por no hacer nada, se encontrará sentenciado y en prisión, conociendo los dolorosos abismos de la injusticia; la muerte de su esposa e hijos y su propia “muerte” al no quedarle nadie fuera. Sería una situación grotesca, palabra que él repite sin cesar para describir lo que le rodea, si no fuera por su extrema dureza: Dadou había sufrido más allá del dolor.

El tiempo. El silencio del tiempo, el tiempo adora a los infelices. El tiempo hiriente, su tiempo herido por el de los demás. ¿Qué supone el tiempo para el que todo lo ha perdido?. Todo se hace náusea y vacío. El tiempo en prisión sume a Dadou en un estado de no-existencia, pero el alcaide le ayudará a salir de la cárcel y le animará a intentar una nueva vida junto a Yealdara. Cruzar el río, pasar a la otra orilla. El río aquí se llamaba Congo, allí, al otro lado, Zaire. Pero todo se debía a la estupidez de los hombres. Dadou atravesará el río.

En la orilla del río se juntará con los guerrilleros, en un país en el que te acusan incluso de tu forma de andar. Será junto a ellos, cuando Dadou constate la dura realidad. Valiéndose de una endiablada habilidad para crear frases rotundas, conmovedoras o atenazantes, estamos en el país de la lucha, hay que atreverse a vencer, hay que atreverse a caminar, o morir, sus palabras no llevan únicamente a otras palabrasTansi va perfilando la realidad social y política en la que se mueven sus personajes, descubriendo ante nuestros ojos lo que es transitar por un mundo en permanente conflicto. Y me da risa que hablen de minorías blancas cuando toda África está inundada de minorías negras, afirma Dadou, por un mundo que aparece al margen de los hombres, la vida es un escándalo. Toda la vida. Todas las vidas. En este país donde la gente reventaba como moscas, ¿por qué no se encargaba Dios de su parte en el camino de los hombres?-pensará.

Mientras, Yealdara es acogida por un viejo pescador en la otra orilla del río, que la cuidará como a una hija. Yealdara, la amada fiel, continuará su periplo y se valerá de todas sus armas para lograr que los que la rodean puedan seguir existiendo, este cuerpo de vergüenzas, este cuerpo de naúseas, es obra de un mundo de donde me han arrebatado el puesto. Solo su belleza le posibilita avanzar en el encuentro hacia su amado y su total resolución en llevarlo a cabo. Asombra la capacidad de amar de esta mujer, que no cede ante ningún obstáculo y que lucha por imponerse, a pesar de las adversidades. Hasta que un día reconozca a Dadou en un loco y, segura de su hallazgo, se mutará ella misma en un ser abandonado, cubierto de costras, para encontrarse junto a él, antes de que el antiguo director de escuela cumpla con su última y dolorosa misión.

Una preocupación menos-dijo el viejo-. Este mundo está loco. Ya sólo razonan, piensan,respiran los papeles. Los hombres, todos los hombres han enmudecido. Todos los corazones. Todas las cabezas. Todas las sangres. La única sangre que circula es la de los papeles.

Sobre el  autor:

Sony Labou Tansi, poeta, dramaturgo y novelista, es internacionalmente considerado el escritor más dotado del Congo. Sobre él se han hecho estudios y su obra ha provocado encendidos debates. Nació en Kimwanza, en lo que entonces era el Congo Belga. Después de haber cursado estudios en la Escuela Normal Superior, durante años fue profesor en varias ciudades. Su lengua madre fue el kicongo, y aprendió el francés, su lengua literaria, sólo en 1960, año de la independencia del Congo. Falleció a los 47 años de sida, en Brazzaville, justo cuatro días después del fallecimiento de su esposa debido a la misma enfermedad. La vie et demie, L’Etat honteux, L’Antepeuple, Les sept solitudes de Lorsa Lopez y Les yeux du volcan se encuentran entre las obras más conocidas de su literatura, a menudo delatadora de las dictaduras poscolonialistas y la corrupción. (Fuente El Aleph Editores)

  • Otras obras traducidas:
    • “Las siete soledades de Lorsa Lopez”.
  • Premios: Concours theatral interafricain de Radio-France Internationale, 1979 por Conscience de tracteur, Palme de la Francophonie, 1985 for Las siete soledades de Lorsa Lopez, y en 1988 the Ibsen Foundation Prize.

Para saber más:

A %d blogueros les gusta esto: