Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Ghana’

“El enigma del pájaro azul”, una novela que combina la investigación científica con el vino de palma

Sobre esta novela he leído diversas opiniones. Una de ellas es la que mantiene que en su centro lo importante es la historia. Otra, que lo que hace que la trama avance es la focalización en el “modo” en que se ha llevado a cabo el asesinato y no en el “quién” es el asesino. Y una tercera, que mantiene que en la obra de Nii Avikwei Parkes no se hace crítica social, tal y como en la mayoría de las novelas negras africanas, al menos, ocurre. Todas, en realidad, parecen ser la cara de la misma moneda e intentan revelarnos que la trama de El enigma del pájaro azul es diferente a otras lecturas pertenecientes a este género.

Leer Más

Volver a casa, Yaa Gyasi indica el camino

VOLVER A CASA

Publicado en origen en Altaïr Magazine. 19-07-2017

En un momento determinado de esta historia, casi al final del relato y ya en los tiempos actuales, una profesora pone en su sitio a una joven descendiente de ghaneses (Marjorie), la cual estudia en un instituto estadounidense. El suceso se produce cuando ésta intenta explicar que en casa tienen otra palabra para denominar a los afroamericanos; utilizan la palabra «Akata». A través de dicho término designan a las personas que llevan ya demasiado tiempo fuera de Ghana como para seguir considerándose ghanesas. La profesora ataja la explicación de la alumna subrayando que a los blancos «que manejan el cotarro» no les importa el origen de ningún negro, «aquí un negro es un negro y punto» concluye. Con Volver a casa (ed. Salamandra, traducción de Maia Figueroa), Yaa Gyasi, nacida en Ghana y emigrada con su familia a los dos años a Estados Unidos, nos ha querido mostrar precisamente eso; la búsqueda de sus orígenes, el recorrido posterior y la necesidad de recuperar la propia «casa».

Para seguir leyendo…Altair

Cuando la pintura habla de literatura y de deseos

Nota: Este artículo no contiene imágenes de las pinturas mencionadas en él porque no me han autorizado a incluirlas. He linkado los cuadros para que podáis verlos de manera rápida. El artículo gira en torno a una interpretación mía. El resto de la obra de Crosby se puede apreciar en su página web: http://njidekaakunyili.com/

“The Beautyful Ones Are Not Yet Born” Might Not Hold True For Much Longer es un cuadro de la reciente ganadora del Premio Canson 2016, la nigeriana Njideka Akunyili Crosby, asentada en EEUU. En él se contempla a una joven de espaldas, que viste un geométrico vestido sobre una compleja alfombra compuesta por retratos fotográficos y que da la impresión de estar relajada pero atenta, esperando algo o a alguien. El collage bajo su cuerpo es un conjunto de imágenes, algunas en blanco y negro (fotografías que muestran la vida más tradicional), otras en color (las más modernas) que, a simple vista, pueden pasar desapercibidas. El anterior es un recurso que Crosby repite en todas sus obras. Se trata de retazos de revistas y anuncios, escenas de la vida nigeriana, instantáneas personales e incluso imágenes sacadas de internet. Tal composición, que muestra dos mundos o tres, logra aunar la memoria del pasado con el presente más actual.

El cuadro alude al título de la novela del mismo título, obra del ghanés Ayi Kwei Armah, que figura, para muchos, a la altura de un Achebe, un Soyinka o un Ngugi, y que sido publicada y reeditada en un sinfín de ocasiones y traducida a múltiples idiomas, pero no al castellano. Ayi Kwei Armah tituló su novela de 1968 The Beautyful Ones Are Not Yet Born (Los “hermosos” no han nacido aún) a lo que Njideka Akunyili Crosby añadió en su cuadro de 2013: Might Not Hold True For Much Longer (podría no seguir siendo una afirmación cierta mucho más tiempo).

Ayi Kwei Armah escribió su primera obra, y la que le dio reconocimiento, a la edad de veintinueve años. En aquella época, 1968, él era editor de la revista “Jeune Africa” en París. Su novela se sitúa en una Ghana post-independencia, en los últimos días del régimen del presidente Kwame Nkrumah. La voz del héroe sin nombre que narra la trama nos lleva por un texto lleno de simbolismos donde la podedumbre y la corrupción parecen no tener fin.

Tras la independencia, que debía haber traído solamente “cosas hermosas”, llegó la desilusión al comprobar cómo todo se pervertía. Inscritos en una situación deplorable, la novela de Armah dibuja un escenario sombrío y pesimista, lleno de suciedad, con una clase política aberrante y una sociedad llena de excluidos que se ha librado de una opresión para caer en otra.

El libro fue objeto de varias polémicas. Quizás una de las más recias la tuvo con Chinua Achebe,  quien en su obra Morning Yet on Creation, calificó a Armah como un escritor de gran talento pero añadió que este título era un libro enfermo, no con la enfermedad de Ghana, aclaró, sino con la enfermedad de la condición humana. No es el único en creer que el texto es demasiado pesimista, también en relación a su visión del hombre, a muchos no gustaron sus imágenes negativas, su lenguaje “vulgar”.

La palabra “Beautyful” está mal escrita en su título, ¿un error?. Ante la intriga, las cuestiones surgen: ¿es un intento de huir del lenguaje inglés y mostrar una manera de expresarse que se sale de sus reglas, incluso ortográficas? o ¿se trata de mostrar que “lo bello” siempre viene acompañado de imperfecciones?. Pero, sobre todo, nos preguntamos: ¿a qué “hermosos” se refiere con este título?.

Njideka Akunyili Crosby pintó más de cuarenta años después, entre 2013 y 2015, una serie de cuadros bajo el nombre “The Beautyful Ones”. La pintora nacida en Enugu, en una familia de clase media, se marchó de una Nigeria bajo el gobierno de Sani Abacha para estudiar. Su obra íntima escenifica su entorno más cercano uniendo el mundo nigeriano, siempre representado en los collages que pueblan sus cuadros y que se infiltran en las escenas cotidianas con una fuerte connotación de llamada, con el americano. Crosby, perteneciente a la diáspora, siente que no encaja en ninguno de los dos mundos, creando a la postre un “tercer espacio” y asumiendo que es ella misma quien tiene que contar su propia historia; “mi trabajo se basa en mi autobiografía”, afirma.

“The Beautyful Ones” es una serie de cuatro lienzos que muestran los retratos de otros tantos niños y adolescentes, del círculo familiar de la pintora. El único niño de la serie posa de manera divertida, mientras el verde lo invade todo. El panel que se eleva a su lado, junto a una puerta (otro de los elementos recurrentes en la obra de Crosby, junto a las ventanas), contiene imágenes desasosegantes de Sani Abacha y otros militares y también aparece el telepredicador Chris Okotie con su casaca roja, pero el niño tiende su mirada firme y retadora. El primero de la serie, el de la niña con gafas, tiene dos versiones en las que aparece la misma niña con idéntica indumentaria y pose. La diferencia entre la versión de 2012 y la de 2015 se encuentra en el collage fotográfico que es la marca de Crosby. En la más reciente ha preferido prescindir de muchas de ellas y resaltar una media docena que se repiten en el resto de sus cuadros también. Ninguno de los retratados apela de manera directa a la belleza. Son niños y niñas corrientes, pero que miran de frente con firmeza, como si quisieran decirnos que aceptan algún reto. Son “los hermosos”.

Volvemos al cuadro de partida, el que hacía mención al libro de Ayi Kwei Armah. En la alfombra sobre la que se sienta la joven de “The Beautyful Ones Are Not Yet Born” Might Not Hold True For Much Longer se despliegan múltiples fotografías. Todas son de mujeres; algunas con el tocado tradicional nigeriano (geles), otras con vestidos largos de noche o ropa más moderna. Entre ellas hay personalidades diversas; se puede ver en una a la escritora Chimamanda Ngozie Adichie o a la estrella de Nollywood, Genevieve Nnaji. En la mesa, una lámpara de queroseno, tan habitual en muchas zonas nigerianas donde la electricidad escasea, parece hablarnos de las dificultades que aún se tienen por delante.

“Aún no han nacido”, escribió Ayi Kwei Armah, pero él parecía creer que lo harían, que llegaría un tiempo en el que “los hermosos” harían frente a tanta injusticia y desigualdad (¿hablaba solo sobre Ghana?). Debido a su postura de no conceder entrevistas, ni escribir artículos sobre su obra, desconocemos sus intenciones de primera mano. Lo cierto es que han pasado más de cuarenta años. Desde un cuadro, una joven con su bello peinado y su atuendo vitalista, moderno, ecléctico y hermoso, nos está hablando de una fuerza nueva que ha ido surgiendo. De espaldas, mirando hacia la puerta, ella espera atenta.

Nota: Del título The Beautyful Ones Are Not Yet Born otras traducciones que he encontrado: Lo mejor está aún por llegar/Lo mejor no está por llegar

Nuestra hermana aguafiestas – Ama Ata Aidoo

Nuestrahermanaaguafiestas(portada).indd

¿Por qué no ha aparecido Ama Ata Aidoo en este blog siendo una de las grandes escritoras africanas?. Intento explicarme. La primera vez que lo pensé, Carlos Bajo (para “Wiriko”) publicó un artículo sobre ella y creí que difundiéndolo ya contribuía a resarcir su omisión en LitERaFRicA. Sin embargo, me volvieron las ganas de hablar de ella justo cuando Aurora Moreno (para “Por fin en África”) escribía sobre esta “gran retratista de la mujer africana moderna”, en otro artículo. Mientras, seguía sin leer nada de esta escritora. Estaba a puntito de hacerme con Changes: a love story, cuando desde “Casa África” anunciaron la publicación en castellano de Our sister Killjoy, la novela que hoy comento, y Angela Wackuka iniciaba su estupenda acción de conocimiento/fomento de la lectura #100DaysOfAfricanReads (1 y 2) bajo el nombre @sisterkilljoy, toda una declaración de intenciones.

La verdad es que es de lamentar que no se haya publicado ninguna obra de esta escritora (nada en castellano, salvo error y edición en algún país hispanoamericano, ni en euskera, catalán o gallego) hasta la fecha. Pero he de decir que la publicación de Nuestra hermana aguafiestas (subitulada, o reflexiones desde una neurosis antioccidental) viene acompañada de un imprescindible prólogo de, la también traductora y africanista, Marta Sofía López con menciones a Conrad y su “Corazón de las tinieblas”, a la activista negra Sojourner Truth y a la escritora Audre Lorde.

“Concebida en los años sesenta, cuando la propia escritora era una jovencísima y lúcida estudiante que recorría el mundo occidental a la manera de su protagonista, y publicada a finales de los años setenta, el texto de Aidoo resuena de principio a fin con tonos de profecía apocalíptica en nuestros oídos contemporáneos. En ningún momento la autora se deja deslumbrar por “los soles de las independencias”, esa ola de optimismo sobre el futuro del continente africano que recorrió el mundo entero en la era de las descolonizaciones. Y mucho menos por el oropel del mundo occidental, especialmente de una Europa paternalista y falsamente benevolente que aparentaba (y sigue aparentando) apostar por el desarrollo, las políticas democráticas y el lavado de conciencia colectivo sobre la historia del esclavismo, el imperialismo, la colonización y la neocolonización” (Del prólogo de Marta Sofía López).

La neurosis antioccidental de una bizca de ojos negros

¿Qué es Nuestra hermana aguafiestas? Ante todo una obra innovadora. Un híbrido que es una novela, un poema, una pieza de oratura y un texto de impecable escritura que se desliza tomando forma de epístola, monólogo, ensayo, libro de viajes, diario… Y al igual que la forma que va adaptando, flexible, para encajar todos los agravios, todas las críticas e injusticias, todas las interpelaciones que asoman  una y otra vez por sus páginas, surgen brillantes los pensamientos, las ideas, las vivencias y la agria realidad.

Dividida en cuatro partes Sissie, una estudiante ghanesa que obtiene una beca para viajar por Inglaterra y Alemania, se explaya sobre la realidad africana desde su conciencia de los problemas de África y, en particular, del neocolonialismo y la corrupción y la hipocresía de la élite africana, y sobre la visión de una Europa hostil y racista, pero dotada del encanto de las sirenas.

En un tono áspero y agresivo, refleja la conciencia política de una escritora indignada por las circunstancias. La novela censura cualquier forma de opresión y describe la condición de la mujer en todo el mundo, dentro del contexto general de la historia humana. Ama Ata Aidoo considera que en la historia siempre ha habido grupos que se autoproclamaban superiores y hacían llevar la carga a otros grupos que ellos mismos juzgaban inferiores. Por consiguiente, para la escritora ghanesa, la mujer —o la feminidad— se convierte en una metáfora de la condición humana para todos los colectivos que se ven forzados a sufrir la explotación y la opresión [“Diccionario de Literatura del África subsahariana”. pág 17]

Dando la vuelta al corazón de las tinieblas

 

  • El viaje es de África a Europa: En Nuestra hermana aguafiestas publicada en 1977, pero escrita casi una década antes, se emprende un viaje “al contrario” del que se emprendió en la obra de Conrad En el corazón de las tinieblasmostrando las asimétricas relaciones entre África y Europa; si Kurtz (un hombre blanco) va adentrándose en el “África más oscura”, Sissie (una mujer negra) hace lo propio en una Europa abominable y que trafica con seres humanos; “una sistemática deconstrucción que, desde una perspectiva poscolonial y feminista, Aidoo llevaba a cabo con respecto a El corazón de las tinieblas“, tal y como afirma su prologista.
  • Feminismo africano: A pesar de ser considerada una de las feministas más importantes del continente, parece reticente a ser considerada así, al igual que Mariama Bâ, Paulina Chiziane o Tsitsi Dangarembga. Lo anterior puede deberse a que consideran que dicho término alude a una realidad del mundo occidental o al reduccionismo etnócentrico del Norte.”El coqueteo de Aidoo con el feminismo es radicalmente africano, y eso la acerca más al “womanism” (mujerismo) de Alice Walker”, según la crítica literaria Chikwenye Okonjo Ogunyemi. Aidoo explica que podría discutir la validez del término (ya sea feminismo o mujerismo), lo cual no significaría negarle validez al mismo, al tiempo que señalaría las dificultades que plantea para las mujeres africanas.
  • Lebianismo: En la novela hay una extraña relación entre Sissie y una mujer alemana, Marija, y una velada insinuación lésbica por parte de la alemana. Sin embargo, Aidoo explica que no introdujo el suceso de manera consciente, que se trata de una situación que se vive en los internados africanos y que ella trasladó a la novela de manera subconsciente. Fiel a si misma añade que la escena le llegó y la plasmó en el papel y decidió no quitarla, ya que habría sido como realizar autocensura con su propia escritura.

Mi Amado, ver y escuchar las versiones perfeccionadas de nuestra pérdida de perspectiva aquí borraría la sonrisa más animosa de cualquier rostro. Nos hemos convertido en maestros en pescar nuestra propia muerte, no importa en qué envoltorio venga embalada. Justo como nuestros grandes profesores. Que siendo conscientes del trabajo agotador que es desaprender lo que los amos nos enseñaron, y de que aprender algo nuevo es todavía más dificil, se pasan las horas entre cervezas bien frías, acosejándonos que “no atrasemos el reloj ni intentemos cambiar la Historia,” y bla, bla, bla…Dicen que, después de todo, la literatura, el arte, la cultura, toda la información es universal. Así que debemos apresurarnos a perder nuestra identidad para unirnos a la gran familia del hombre… (Pág. 130)

Ficha:

  • Título original:  Our sister killjoy  (1977)
  • Idioma: Original: Inglés
  • Traducción al castellano: Casa África. Colección de literatura (2014)
  • Traductora: Marta Sofía López Rodríguez. In Memoriam Manuel Serrat Crespo, traductor de gran parte de las obras de la colección
  • Prólogo: Marta Sofía López Rodríguez
  • Nº páginas: 142
  • Casa África celebra un nuevo encuentro de su Club de Lectura leyendo Nuestra hermana aguafiestas. El encuentro, que será moderado por la escritora y periodista Ángeles Jurado, tendrá lugar el jueves 26 de febrero de 2015 a las 19:00 horas en el Auditorio Nelson Mandela de Casa África.

Our-Sister-Killjoy_Ama-Ata-Aidoo

Adinkra, el valor de los símbolos

eee519a36c39435da5bae484e50b7415

Los instrumentos musicales, como el tambor, los adornos y las escarificaciones corpóreas, entre otros, sirven de lenguaje para comunicar sentimientos y estados de ánimo o momentos de la comunidad y pueden llegar a ser, también, una carta de identidad del individuo.

A menudo, la comunicación también surge a través de los símbolos.

Los pueblos Asante de Ghana utilizan adinkra “para expresar la conexión entre lo verbal y lo visual en la cultura Akan.”

Los símbolos visuales adinkra son comunes en varias culturas y civilizaciones del oeste africano. Creados originalmente por la etnia Ashanti de Ghana y los Gyaman de Costa de Marfil, su producción y uso ha llegado a ser más asociado con el pueblo Ashanti, el más numeroso de los Akan que con cualquier otro grupo de personas. Los Ashanti son un importante grupo africano en la actual Ghana, su lengua es el “twi”, que lo hablan siete millones de personas.

Los adinkra representan conceptos complejos o aforismos. Cada símbolo tiene un significado propio, también un nombre y un proverbio asociado. Estas palabras de sabiduría reflejan las creencias religiosas, los valores sociales, la filosofía y la historia política del pueblo akan.

Un poco de historia

Adinkra. Carta de símbolos

Su origen es remoto, encontrándose plenamente desarrollados entre los ashanti de Ghana a partir del siglo XVIII.

Una leyenda afirma que los símbolos se originaron en el reino de Gyaman y que fueron importados al país Ashanti tras la guerra de anexión que sostuvieron en 1818, el último rey del reino vencido sería Nana Kofi Adinkra, de allí vendría el nombre. Sin embargo hay evidencias de un uso muy anterior y se conserva al menos una pieza de tela de 1817 estampada con sellos Adinkra hechos de calabaza.

Cloth wrapper (adinkra) belonging to King Prempeh I. Asante peoples, Ghana, ca. 1896. Imported cotton cloth, black pigment. 210.8 x 302.3 cm. Museum purchase. National Museum of African Art, 83-3-8.  Photograph by Franko Khoury

Adinkra worn by King Agyeman Prempeh when he was deposed by the British in 1896. Photograph by Franko Khoury

Otra teoría afirma que puesto que Adinkra quiere decir “despedida” en el idioma Twi de la rama Akan, este nombre estaría asociado a uno de los usos de los símbolos, pues estos decoran algunos de los trajes que se llevan en los funerales o con los que se amortaja a los fallecidos.

El tejido más antiguo  que se conoce data de 1817. Fuente: Wanafrica

Algunos motivos adinkra se cree que son adaptaciones sueltas de los símbolos que aparecen en amuletos musulmanes que se extendieron por la región a finales del XVIII y principios del siglo XIX, y que se adoptaron gradualmente como amuletos de buena suerte por los seguidores de las religiones tradicionales africanas. Fuente: Hart Cottage

Un proceso de elaboración sin cambios

Para hacer los sellos se usan calabazas ahuecadas que son talladas y montadas en palos. La tinta se obtiene de la corteza del árbol Kuntunki con escoria de hierro que se hierve hasta formar una pasta llamada Adinkra aduru. El sello se sumerge en el tinte y luego se pulsa repetidamente sobre el paño para crear patrones.

 via Africland Man Printing Adinkra Cloth. Ghana

via Africland Man Printing Adinkra Cloth. Ghana

Otros artistas trabajan en una tabla larga que tiene esteras de cacao debajo para absorber el tinte y proporcionar una superficie de trabajo. Se marcan los lugares y se va alternando el motivo encerrado dentro de cada cuadrado.

A menudo la persona que crea los adinkra tiene sus propios maneras de ejecutarlo: por ejemplo, utilizar un peine con dos ‘dientes’ para dibujar los diseños cuadrados y triángulos. Otros usan sellos tallados para producir el mismo diseño.

Adinkra hoy

Tradicionalmente han sido usados en tejidos, como ornamento en las viviendas y en objetos de uso cotidiano. Actualmente su uso simboliza la recuperación de las raíces africanas siendo empleados además como logotipos, símbolos de entidades (asociaciones, partidos políticos, empresas, etc.), iconos de Internet e incluso tatuajes y escarificaciones.

5628f440f5178ede7ec28df339276e0c ad25a8599508b53222845021ab86dccd 84c474cd7c381028151e6cb8b1d2bc7e

Hoy en día, se usan en la arquitectura, muebles, metales, cerámica, tejidos, tallas en madera, como por ejemplo los juegos de mancala. Bajo el nombre colectivo de mancala se reúnen múltiples variables de uno de los juegos de mesa más antiguo del mundo. Hay una gran variedad de formas de jugar al awalé pero siempre sobre la base de que no es un juego de azar, sino de estrategia y cálculo. Debido a una transmisión oral del juego, sin instrucciones fijas, de tribu a tribu, son muchas las variaciones del juego que nos podemos encontrar.

Los símbolos: significados

Los símbolos no solo tienen una función decorativa, también representan objetos que encapsulan mensajes sugerentes y que transmiten la sabiduría tradicional, aspectos de la vida o el medio ambiente. Hay muchos símbolos diferentes con significados diferentes, a menudo vinculados con refranes.

Cada símbolo tiene un nombre y un significado basado en los valores humanos universales como la familia, la integridad, la tolerancia, la armonía, la determinación, entre muchos otros. Sus nombres provienen de la lengua de la gente Ashante, Twi.

Existen en torno a un millar de símbolos adinkra. Cada símbolo lleva asociado varios significados a menudo dependen del contexto en que se encuentra el símbolo y los símbolos que lo acompañan, por ello el adinkra se encuentra a medio camino entre el pictograma y el ideograma.

En cuanto a los colores, estos son los significados que nos llegan vía Wanafrica:

  • Negro: representa la fuerza de los antepasados. En la simbología panafricanista representa al pueblo negro.
  • Blanco: indica esperanza y paz. También se asocia al luto: “que descanse en paz”.
  • Rojo: simboliza la sangre de la vida, la salud, la vitalidad y la creatividad. También indica virilidad y espíritu guerrero. En la simbología panafricanista representa la sangre derramada por los antepasados.
  • Amarillo: suele representar la riqueza, el oro. En la simbología panafricanista es la riqueza de África. Para los rastafaris representa al León de Judá, el buen Gobierno de África unida.
  • Verde: fertilidad tanto de la tierra como de la mujer. En la simbología panafricanista representa la fértil madre África.

A continuación os presento una galería con algunos símbolos, tened en cuenta que siguen creándose más símbolos adinkra. (Hay más, además de los que recojo a continuación, recopilados por la revista Wanafrica. Fuente: adinkra.org e Internet, traducido por: wanafrika.org)

sesa_lg

SESA WO SUBAM “Cambio” Representa la estrella de la mañana en una rueda. Simboliza la importancia del cambio en la formación del carácter.

BOA ME NA ME MMOA WO “Ayúdame y deja que te ayude” Simboliza la cooperación e interdependencia.

nkon_lg

NKONSONKONSON “Eslabones de cadena” Simboliza la interdependencia de las relaciones humanas. Recuerda que se debe contribuir para el progreso de la comunidad.

sank2_lg

SANKOFA (otra versión) “Regresa y tómalo” Símbolo de la importancia de aprender del pasado Es el pájaro que se atusa las alas antes de volar

adin_lg

ADINKRAHENE “El principal de los signos Adinkra” Símbolo de grandeza, carisma y liderazgo Es el símbolo primario que origina el diseño del resto

nkyi_lg

NKYINKYIM “Retorcimiento” Símbolo de iniciativa, dinamismo y versatilidad

Fuentes:

Kwame Dawes, el poeta amante del reggae

Hoy ha comenzado el Festival StoryMoja, un importante acontecimiento cultural y literario que se va a celebrar en Nairobi hasta el próximo 21 de septiembre, bajo el título “Imagine the World! Waza Dunia!”. Se trata ante todo de un gran encuentro entre escritores; por allí pasarán, entre otros, Wole Soyinka, Beatrice LamwakaLiyou Libsekal, Vuyelwa Maluleke, Doreen Baingana, Teju Cole o Kwame Dawes.

Sobrino de Kofi Awoonor, el aclamado poeta quien fue una de las víctimas del ataque terrorista a un centro comercial en Nairobi el año pasado, nació en Ghana (1962) y creció en Jamaica. Kwame Dawes es, además de poeta como su tío, novelista, narrador, editor, crítico, actor, músico y profesor. También es director de programación del “Festival Internacional de Literatura Calabash” y es uno de los miembros del Consejo Editorial de “The African Poetry Book Fund“, que surgió para promover la escritura y la publicación de la poesía africana.

lyrical2

Bob Marley-Lyrical Genius

En 2009 inició un proyecto que le hizo viajar por todo Jamaica para recoger testimonios y experiencias de cientos de personas que viven con el VIH-SIDA. Las vivencias reunidas durante su viaje fueron incluidas en Hope: Living and Loving with HIV in Jamaica (Esperanza: Viviendo y amando con VIH en Jamaica) por el que ganó un premio Emmy. Se trata de una página web multimedia en la que resume todo su trabajo realizado durante el viaje. Hay poemas, fotografías, relatos de las vidas que están detrás de los poemas, que se cuentan a través también de dos documentales cortos y de composiciones de poemas con música.

Cantante en una banda de reggae, Ujamaa, durante años ha colaborado con artistas y músicos para crear múltiples y dinámicas actuaciones sobre la base de su poesía que han resultando ser “algunas de las presentaciones más atractivas y desafiantes de la poesía que se realiza hoy en día“. De su obra, compuesta por poemas, libros de ficción, para niños y ensayos, como buen amante del reggae, destaca su libro Bob Marley-Lyrical Genius (Bob Marley, el genio lírico, 2007), considerado uno de los mejores libros sobre el artista.

No es de extrañar, por tanto, que haya elegido el título de una canción de Marley para su última colección de poemas, Duppy Conqueror (2013) que reúne sus mejores trabajos y por el que fue nominado al “Premio Pen Internacional” junto a Taiye Selasie, autora de Lejos de Ghana.

Duppy Conqueror

Duppy Conqueror

Editado por Matthew Shenoda, Duppy Conqueror “reúne poemas nuevos y ya publicados en sus más de dieciséis libros de poesía, y exhibe la espiritualidad, el compromiso político, el arraigo histórico y un compromiso con la belleza que sustenta lo mejor de la música reggae.”

From “The Lessons”

Fingers can be trained to make shapes
that, pressed just right on the gleaming
keys, will make a sound that can stay
tears or cause them to flow for days.
Anyone can learn to make some music,
but not all have the heart to beat
out the tunes that will turn us inside out. . .

 

“The Golden Baobab”, impulsando la literatura infantil y juvenil desde África

The Golden Baobab prize” surgió como respuesta a una realidad que, de pronto, apareció ante los ojos de una joven. Deborah Ahenkorah, voraz lectora desde sus tiempos infantiles en Ghana, y ya estudiante en una universidad de los Estados Unidos, decidió fundar su propia organización para enviar miles de libros a más de 30 países africanos. Quería que otros niños a los que les gustaba la lectura tanto como a ella, pudieran tener acceso a todos los libros que quisieran. Un día que estaba colaborando para enviar cerca de 8.000 libros, se encontró con uno entre las manos que le reclamó con fuerza la atención; al abrirlo descubrió que en él aparecían imágenes de una niña africana. El libro la detuvo en seco. Se dio cuenta de que de los miles y miles de libros que su organización había enviado hasta entonces hacia el continente africano, éste era el primero que representaba a la gente a la cual se enviaban los libros. Deborah comprendió de golpe que desde niña había leído libros occidentales y, después de una década larga, el problema seguía siendo el mismo: los niños africanos seguían sin tener acceso a libros que narraran sus historias o coincidieran con sus realidades. Así fue como se le ocurrió crear “The Golden Baobab prize”.

Illustration PrizesDesde el baobab dorado sueñan con un mundo lleno de maravillas y posibilidades del que participen los niños africanos, quieren que cualquiera pueda entrar en una librería en cualquier parte del mundo dentro de diez años y puedan encontrar literatura infantil africana de primera línea en los estantes y que los personajes de sus historias se conviertan en nombres muy conocidos.

Fundado en 2008 cuenta con los premios como punto fuerte pero el equipo  también se dedica a la difusión, mediante charlas y talleres, y cuenta con su propia agencia literaria, que pone en contacto a creadores y editores. Entre los miembros del Consejo Asesor se encuentra la escritora Ama Ata Aidoo y suman el apoyo deAfrican Library Project“.

La convocatoria 2014 permanece abierta hasta el 29 de junio. Se otorgarán 6 premios en varias categorías diferentes (esta edición ha introducido dos para la ilustración). Se pueden presentar cuentos inéditos para niños, escritos por ciudadanos africanos, independientemente de la edad, raza o país de origen. En Noviembre se conocerá el nombre de los ganadores.

 

El Accra de Taiye Selasi

Accra, Ghana

African women old school, wearing traditional kente (Accra -Ghana). A través de Thembeka Mqadi

Kehinde va sentado de cara a la ventanilla, dándole la espalda a Taiwo, contemplando la carretera que los ha llevado desde el aeropuerto hasta Accra, algo distinta de lo que había esperado, no como Mali ni como Lagos: menos glamour, más orden. Un polvoriento barrio residencial. Las cosas habituales y típicas de África: los vendedores ambulantes a pie de carretera, los edificios del mismo tono arenoso que el aire y el follaje, las telas estampadas en tonos vivos, los solares en eterna construcción (bloques de pisos, hoteles) que prestan al conjunto un aire de casa inacabada, siempre a medio hacer, como si los operarios se hubiesen ido a comer mientras la reciente capa de pintura empieza a desconcharse y decolorarse bajo el sol, como si en realidad nunca hubiese importado de qué color la pintaban, y los bloques de hormigón se apilan unos sobre otros, como soldados a la espera de órdenes, y la maquinaria de acero adormecida interrumpe el verde. Todo le resulta familiar. Lejos de Ghana 2013, Taiye Selasi. Editorial Salamandra (2014) pág,233

Lo que le extraña es el movimiento, ni letárgico ni frenético, sino un tipo de ritmo intermedio, sin rastro de la ancestralidad de Mali ni la ambición de Nigeria, sino tan sólo un constante fluir hacia algo que él ignora. Hay los mismos grandes letreros verdes de autopista que se ven por todo el mundo, prueba indiscutible de “desarrollo”, tal como ha oído usar la palabra, como si desarrollar un país equivaliera a convertirlo en un remedo de California: supermercados, todoterrenos familiares, palmeras, contaminación y demás. Niños con camisetas que exhiben enormes retratos de estrellas de rap se acercan correteando al taxi para pregonar su mercancía: manzanas importadas y meticulosamente alineadas, gomas de mascar PK, plátanos, diarios, esponjas de exfoliar, cerillas. Importados de China, de Sudáfrica, los productos llaman la atención por sus alegres colores primarios; hechos de plástico, por dentro y por fuera, una profusión de plástico y celofán y envoltorios, como si nada les gustara más a los pobres que las baratijas envueltas como regalos. Lejos de Ghana 2013, Taiye Selasi. Editorial Salamandra (2014) pág,233

87bdba1520ea970eb05fb10ae71a7808

‘Hope City’ IT hub se planea construir cerca de Ghana. Será el edificio más alto del continente. Foto: Bill Zimermman

Lejos de Ghana- Taiye Selasi

lejos de ghana

A menudo me pregunto si el libro que tengo entre las manos lo habría llegado a leer de no ser por el “contexto”. Es decir, por el eco de críticas, elogios y reportajes que ha producido su publicación. Hace mucho tiempo, leí a un autor decir que a los libros se debería llegar sin nombres en las cubiertas. Una idea que ahonda en el bombo que se le da a ciertos títulos, algunos incluso sin haberse terminado de redactar, y que deciden tendencias, lecturas y ventas. Sobre esto hay mucho para hablar (lo haré). Con Lejos de Ghana (uno de los debut más publicitados de los últimos tiempos) también me ha pasado. Me explico; no he llegado a la novela con la mente en blanco, sin ideas previas ni imágenes probables sobre ella. No. Ya sabía quién era la autora, incluso había indagado un poco en su pensamiento al dar a luz ese término extraño que es el “afropolitanismo” y que tanto ha dado y dará que hablar. Lo difícil ha sido desembarazarme de todo ese ruido y dejarme llevar por la novela, por la historia, que es lo importante.

Por eso voy a realizar un nuevo ejercicio con este comentario, haré dos en lugar de uno: el primero, tratando el libro como una lectura sin referentes, ya que como la misma Tayie Selasie plantea: “Ojalá pensáramos en las novelas sin tener en cuenta el país o el continente de sus autores; que pensáramos solo en los mundos y los personajes que encierran” [1] y el segundo hablando sobre el mismo desde el conocimiento de lo investigado.

Lejos de Ghana, historia de una familia

Bolsa “Ghana must go”. Foto: http://www.alamodewearhouse.com

La novela se inicia con una muerte en solitario: la de Kwaku Sai, un reputado cirujano ghanés que emigró a América y luego regresó a su país de origen, en el que  construyó una casa que él mismo había diseñado y que nadie en Ghana quería llevar a la realidad. Kwaku va evocando trozos de su vida: el recuerdo de su primera mujer, su único amor y madre de sus hijos (Fola), el nacimiento de los mismos, y su ascenso y caída como cirujano. De forma fragmentada y difusa, se va contado la historia de una familia, de la que, a menudo, no tendremos datos suficientes para entender sus acciones y/o omisiones. Podríamos decir que se trata de una novela sobre el exilio, pero no.

El padre es un ser brillante y cobarde que no quiere afrontar la realidad, lo que provoca su infelicidad y por extensión la de los que le rodean. Porque ante un desgraciado devenir en su carrera profesional tomará una decisión de “huida”. Esa clase de decisiones que son irremediables y que producen ondas sísmicas alrededor. Los detalles, tan importantes en una vida: ese abrazo que no se dio, esa palabra que no se dijo. La postura de una madre que quiere lo mejor para sus hijos, pero que descubrirá el terrible lugar al que les envió. Ondas que envolverán las vidas de sus hijos, las de Kehinde y Taiwo, los mellizos, cuya belleza eclipsa todo lo demás. La vida serena y confortable de  Olu, el recto y solidario primogénito, o la de la acomplejada hija menor, Said. El momento en el que se toma un camino en la dichosa bifurcación, por miedo esta vez (¡qué paradoja¡ precisamente a perder el amor) y por el que ya no hay marcha atrás.

Una de las cosas que más llama la atención de la novela es la aparición de la belleza a cada momento. Bien sea la de la exuberante y verde Ghana o la de las personas. Sobre todo la de estas últimas. Porque Selasi parece decidida a hacer saber el precio que se paga por ser demasiado bella; como en el caso de Taiwo (¿su alter ego?), o por la absoluta carencia de la misma; como es el caso de la pequeña de la saga, Said: “invisible.No hermosa”.

‘Ghana must go’ (“Los ghaneses deben marcharse”) es como llaman en el oeste de África a una bolsa barata hecha de nilón o plástico resistente con estampado de cuadros, con la que el exiliado, el emigrante, almacena en ellas lo imprescindible para emprender su viaje. La expresión se popularizó en Nigeria en 1983, cuando el Gobierno forzó a miles de refugiados ghaneses a abandonar el país y da título (en el inglés original) a la novela de Taiye Selasi. Se tuvieron que marchar, como el protagonista de la novela, porque en Ghana, por ejemplo, en  mitad de una operación quirúrgica se apaga de pronto la luz y no se puede continuar. Y en algún momento tuvieron la necesidad de volver.

Selasie construye una novela que se convierte, a ratos, en un bucle que se envuelve en la propia escritura, como si tomara una idea y girara sobre la misma recreándose, re-escribiéndola. Sus personajes toman decisiones que pueden parecer poco creíbles u opacas, aunque se sigue hasta el final con atención, atrapados por unos personajes infelices en búsqueda de algo que jamás regresará. La incomunicación, en definitiva. La sensación de pérdida y la necesidad de encontrar un lugar al que llamar “casa”, bien sea un edificio, o el vientre de una madre sobre el que reposar. Lejos de Ghana habla de las experiencias brutales de la infancia perdida, que lleva a las personas a convertirse en islas de mayores, incapaces de amar.

Se paseaba por las casas de sus compañeros con una dolorosa sensación de anhelo, la necesidad de formar parte de un linaje, de sentir que descendía de una serie de rostros enmarcados. Que su familia careciera de antepasados era inquietante. Parecía sugerir que todo en ellos era fingido, falso. (pág. 277)

Lejos de Ghana, la narrativa africana en un mundo globalizado

Taiye Selasi

Foto: kalamu.com

Taiye Selasi impone en las fotografías por su físico exuberante, elegante, y que transmite seguridad en si misma. En 2005 había escrito un ensayo  titulado: ByeBye Barbar or What is an Afropolitan? acuñando un nuevo concepto el “afropolitanismo“ que no ha dejado de provocar críticas y contra-críticas. Selasi cuenta además con el amadrinamiento de la Nobel Toni Morrison, los elogios de Salman Rushdie y el trabajo de su agente Andrew Wylie, alias El Chacal. La persigue su estela de mujer cosmopolita (ha estudiado en Oxford y Yale, ha nacido en Londres, de padre ghanés y madre nigeriana, ha vivido en Nueva York y en Roma) y sofisticada (los y las afropolitas son jóvenes africanos políglotas, con estudios superiores y un buen nivel económico).

Lejos de Ghana, con tintes autobiográficos, propone un amalgama de culturas, desde la nigeriana y ghanesa hasta la americana. Todo aparece mezclado, sin que los protagonistas sientan necesidad de identificarse con ninguna de ellas. Son seres “despoblados” en este sentido. No tienen raíces en ninguna parte e incluso el engarce familiar se les ha roto. Quizás el único “lugar” al que podrían llamar “origen”. Son, eso que Selasie llama afropolitano, como ella misma: “mi hogar está donde está mi portátil”.

Selasie, de todos modos, carga también contra los afropolitas, “Ling y Olu haciendo el bien en climas cálidos, dos robots programados para sacar títulos universitarios, para obtener becas, androides dedicados a hacer el bien, la viva imagen de la perfección, de la perfección a la que aspiraban los nuevos inmigrantes, de la cobardía recompensada” (pág.146) y deja claro que estas personas no buscan una identidad.

Taiwo, una de las hijas de Kwaku Saia y Fola vive en Boston, y en un momento dado mirando las casas de su barrio, piensa “que la gente que vive en ellas está en su hogar. Y ella no. Ella también tiene una casa, pero no un hogar”. El desarraigo de los inmigrantes de primera o segunda generación, que no se sienten como “del lugar” a pesar de hacer sus vidas allí. Lo mismo que piensa la propia Fola, “En esta casa o en otra, con este pasaporte u otro, en Baltimore, Lagos, Boston, Acra, con ropa cara o de segunda mano, florista o abogada, viva o muerta, en el fondo tanto daba. Si uno podía morir sin identidad, disociado de todo contexto, entonces también podía vivir del mismo modo” (pág.125).

Sin embargo, al final del libro Selasie pone en boca de Fola esta reflexión “¿no podíamos haber aprendido, aprendido a no marcharnos? (…) Aprendimos a querer. Que ellos aprendan a quedarse” (pág.343).

Vives toda la vida en este mundo, en estos mundos, y sabes lo que piensan de ti, sabes lo que ven. Dices que eres africano y acto seguido tratas de excusarte, de explicar “pero soy listo”. Sin que ello implique nngún juicio de valor, simplemente lo sientes así. Dices “Asia, la antigua China, la antigua India” y todo el mundo piensa “ooh, la sabiduría ancestral de Oriente”. Dices “la antigua África” y todo el mundo piensa “irrelevante”. Polvorienta e irrelevante. Condenada. A nadie le importa una mierda. Quieres que te vean como algo valioso, no irrelevante, polvoriento y atrasado, ¿entiendes? (pág.331)

Ficha:

  • Título original:  Ghana must go (2013)
  • Idioma: Original: Inglés
  • Traducción al castellano: Ediciones Salamandra (2014)
  • Traductora: Rita da Costa
  • Imagen de portada:  Shutterstock / Elsa Suárez Girard
  • Nº páginas: 348

Ghana Must Go

La dinámica Biblioteca Balme (Ghana)

a1cadffa1cfe99b4eff1b1286ff14e74

Construida en 1948, la Biblioteca Balme es la principal biblioteca de la Universidad de Ghana. Cuenta con materiales de referencia, libros de texto, bases de datos de revistas y lugares de estudio  para la formación de los usuarios. Sus instalaciones incluyen salas de lectura de 24 horas, servicios de impresión y encuadernación, servicio de fotocopiadora y un entorno de red con ordenadores. La Biblioteca es dinámica y continúa adaptándose a los cambios tecnológicos y las necesidades de información del usuario.Esta Biblioteca está considerada la más importante del Oeste de África.

El edificio de estilo colonial se ha ido quedando pequeño. Posee un impresionante diseño: un montón de rieles de madera de color marrón oscuro, amplios ventanales, pisos de cerámica y techos altos, destacan la sala de lectura y la zona reservada para la Biblioteca Africana.En 2011 la Biblioteca pasó por una de las primeras remodelaciones. Se reformaron dos habitaciones grandes para servir mejor a sus estudiantes ya que la tecnología juega un papel muy importante en la educación. La primera sala contiene 150 ordenadores. También hay personal disponible para apoyar a los estudiantes en su trabajo académico. Estos equipos son de estricto uso académico. Esta sala se llama del “Conocimiento común”. Proporciona un lugar para que los estudiantes tengan acceso a la Internet, catálogo en línea, bases de datos de revistas, KEWL NextGen, MS Office, impresión y escaneo instalaciones que también son de fácil acceso para los estudiantes.

La segunda sala renovada tiene capacidad para 200 persona, es la “Sala de lectura de 24 horas” esta sala proporciona un lugar para que los estudiantes estudien en silencio.
521368_459757954062033_1367017956_nGhanabalmeafricanaGhanabalmeperiodicals2

La Biblioteca Balme contiene más de 100.000 libros, 500 microfilms, discos compactos y cintas. También incluye una gran colección de libros antiguos, grabados y archivos. Hay acceso a los recursos electrónicos a través de la página web de la biblioteca.

Sirve como repositorio de publicaciones de la ONU,UNESCO,UNICEF. La mayoría de estos artículos son para uso en el salón y sólo algunos (por su importancia) son guardados en un armario cerrado con llave. El “Centro de Información para el Desarrollo” es una habitación financiado por el Banco Mundial. Otras colecciones especiales incluyen la Biblioteca Braille, la Biblioteca Árabe, la Biblioteca Africana y la Biblioteca de Referencia del Estudiante.

Fuentes:

Más allá del horizonte-Amma Darko

mas-alla-del-horizonte-9788496095168

Una pequeña editorial alemana independiente leyó el manuscrito de Amma Darko, originalmente en inglés, y decidió publicarlo en 1991 bajo el título ‘Der verkaufte Traum’. Fue tras su éxito en alemán cuando fue distribuido en inglés, entre otros países, en su Ghana natal. Publicar en África es un reto difícil, siendo mujer aún más. Si no publican en Europa, los escritores africanos parece que no existen, salvo excepciones. Muchos han de emprender ese camino para poder ver sus trabajos publicados en su propio país.

Resumen:

Contemplando la imagen de su cuerpo desnudo en el espejo, Mara reflexiona sobre su transformación, de joven ingenua de un pueblecito de Ghana a prostituta en un burdel alemán. Mara llega a Europa engañada por su marido, Akobi, en busca de un ‘paraíso’, pero a medida que se va revelando la verdad sobre Akobi y su nueva vida, se da cuenta de que está atrapada. Además, las expectativas de su familia en África la obligan a permanecer allí, viviendo una mentira. ‘Más allá del horizonte’ es una historia apasionante y provocadora sobre las dificultades de las mujeres africanas en Europa y sobre las falsas esperanzas de los familiares y amigos que dejan atrás. (Fuente: contraportada del libro).

Ficha:

  • Título original:  Beyond the horizon (1991)
  • Idioma: Inglés
  • Traducción al castellano: Editorial El Cobre (2003)
  • Traductora: Maya García Vinuesa
  • Imagen de portada: Fotografía de Kishin Shiyonama, “La morena Lily” (1968)

Tras leerlo:

Amma Darko sintió la llamada de Europa cuando era joven y una vez allí vio como sus estudios y su preparación le servían para obtener trabajos de camarera o doméstica. Después escribió este libro que perturba, te persigue una vez terminado y no deja indiferente. Desde la primera página seguimos a Mara, la protagonista, paso a paso en la desposesión de su alma. Vamos mirando como un espectador impaciente la evolución de la protagonista a la que en cientos de ocasiones quisiéramos ayudar: “abre los ojos”, le gritamos, nosotras, las ingenuas. Si me hubieran dicho, antes de empezarlo, que se trataba de un libro que hablaba sobre un crimen, no me habría sentido, al terminarlo, tan alejada de ese resumen.

Darko orienta su libro hacia la denuncia de la situación de la mujer. Desde varios planos y diversos aspectos, es una novela que inquieta y remueve. La escritora compone una dura visión sobre la emigración (en este caso hacia Alemania), donde los mitos sobre Europa tendrán desgarradoras consecuencias para las mujeres de este libro. En esta historia casi ninguna escapa de las etiquetas que marcan, señalan y apartan. A su condición de mujeres negras y africanas, se les une la de ser emigrante ilegal.

¿Qué mujeres africanas aparecen?. Varias. La protagonista es una joven procedente del ámbito rural y analfabeta que se ve obligada a casarse con un hombre que no conoce. Sumisa, doblegada y abnegada. Bajo el yugo del hombre, podríamos decir: soporta violaciones, maltratos físicos y psíquicos, crueldad y violencia (y lo enumerado no es todo). Como ella hay otras mujeres en el libro. Pero también vemos que no todas las mujeres son tratadas por igual. Comfort, el objeto de deseo del marido de Mara, Akobi, nunca es golpeada o humillada, se la complace y se la protege.

¿Qué hombres africanos se nos muestran?. Los hombres aparecen como desprovistos de cualquier tipo de sentimiento ni de sensibilidad hacia las mujeres. Ven a las mujeres como seres inferiores. Desde el padre de la protagonista que solo piensa en la ventaja material hasta su marido. En concreto, Akobi es cobarde (tiene que beber alcohol para decirle que su única vía es la prostitución), cruel, abyecto y miserable (y lo enumerado no es todo lo que es).

¿Qué emigración conocemos?. Habla sobre la difícil y dura situación que algunas mujeres padecen cuando emigran. En Europa, serán vistas a menudo como ciudadanas de segunda, relegadas al trabajo doméstico o a la prostitución. Porque eres demasiado ilegal y demasiado negra para un trabajo normal, ¿te das cuenta?. Mara es engañada y después chantajeada, tanto para salir hacia Alemania como para no poder volver. Nada es en Europa como sus sueños presagiaban. El esfuerzo de familiares y amigos para conseguir el dinero para el viaje y el pasaporte se convierte a la larga en una pesada cadena que les impide recular. Las expectativas que se crean en torno a ese futuro, las impedirá regresar con las manos vacías. Y al tiempo, se remarca la hipocresía de muchos de esos familiares, que continúan esperando que el dinero llegue a pesar de conocer cuál es la forma en la que ha sido obtenido.

Amma Darko compone un retrato duro, sin concesiones al sentimentalismo, valiente y directo.Con un estilo ágil, no exento de momentos divertidos, y descriptivo, logra implicar al lector en la historia como si caminara al lado de la protagonista mano con mano. De la ingenua Mara a la vieja Mara parece que no ha habido más que un paso, pero en ese movimiento se ha quedado toda una vida. La ansiada independencia económica llegará a través de la prostitución y esto hará irreversible su camino. No hay arrepentimientos, se anduvo el sendero como se pudo, ella no encontró atajos reales posibles. Queda la pena y la tristeza; despojada de su alma, a Mara, sola, (cómo duele Mara), lo único que le resta es continuar. 

-Tu vida es tu camino, Mara. Dios te pone al principio de este camino y te impulsa a continuar andando, y sólo Él sabe dónde terminará tu camino, pero es el camino que ha elegido para ti y debes andarlo con gracia porque es el mejor para ti.

Sobre la  autora:

Nacida el 26 de junio de 1956, en Koforidua, Ghana. Estudió diseño industrial -no existían carreras relacionadas con la escritura- en la Universidad de Ciencias y Tecnología de Kumasi, donde se graduó en 1980. Tras permanecer unos años allí, decidió instalarse en el extranjero y vivió durante seis años en Alemania. Fue en este país donde escribió su primera novela, Beyond the horizon.  Regresó a su país sin publicarla, pero quedó una copia en Alemania y un editor se interesó en ella: apareció su primer texto, por lo tanto, en alemán.De nuevo en Ghana escribió su siguiente novela, Cobwebs (1996). Cuatro años después, apareció un libro de relatos, A cross of kind, publicado en Alemania. Sus libros empezaban a ser traducidos en todo el mundo. En 2003 aparecía Faceless -publicado en Alemania y en su país-, una novela en la que se entremezcla la vida de una mujer de clase media con la de un niño de la calle, concretamente del barrio de Accra, conocido como “Sodoma y Gomorra”. Tres años más tarde se publicaba Not without flowers, una novela centrada en las dificultades psicológicas que atraviesan las mujeres en situación matrimonial traumática. (Fuente: http://www.elcorresponsal.com)

Otras obras:

  • Her works Beyond the Horizon (1991)
  • Cobwebs (1996)
  • The Housemaid (1998)
  • A Cross of a Kind (2000)
  • Faceless (2003)
  • Not without flowers (2006)

Para saber más:

A %d blogueros les gusta esto: