Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Marruecos’

El difícil encaje de la realidad, la yihad vista desde la ficción

9788420413525

Cuando cierras la última página de Los caballos de Dios  notas que te has quedado colgada de la historia. Atravesar la narración que el escritor marroquí Mahi Binebine ha recreado, con tanta valentía, para la ficción a partir de la realidad hace que lo sientas, que lo sientas tremendamente. Por muchas razones.

Binebine se quedó consternado, como medio mundo, con los atentados de Casablanca de 2003. Una docena de muchachos de entre 20 y 22 años habían ocasionado una cadena de explosiones, en diversos lugares, causando más de cuarenta muertos. El escritor cuenta que sintió que tenía que visitar el barrio de Sidi Moumen de donde provenían los suicidas que habían hecho estallar sus cinturones sembrando el horror.

El recorrido que le llevó a juntar información para dar forma al libro comienza en el momento en el que constata que Sidi Moumen no se divisa desde la carretera de Casablanca, está oculto. Detrás de una colina se extiende un suburbio, que carece de las más básicas condiciones para la vida. Tras solventar algunos obstáculos, un natural recelo hacia cualquier persona ajena a la barriada que se acercara buscando información sobre los atentados, logró penetrar en el corazón de la vida diaria de un lugar que hasta aquel día para él, como para muchos dentro de su propio país, no existía.

Allí lo primero que vio fue a una pandilla de niños jugando al fútbol y decidió que ellos serían los protagonistas de la novela. En aquella inmensa montaña de despojos, donde el trabajo más frecuentado se encontraba en el vertedero de basura, también encontró risas entre sus moradores. No en vano ellos vivían sus propias vidas, sin futuro, sí, pero las únicas que conocían, en las cuales también había momentos de felicidad.”Empecé a ir a visitar a su familia para ver cómo vivían, sentarme con ellos, comer con ellos. Entre 2003 y 2004 estuve muchas veces allí. También entrevisté a las familias de los kamikazes y hablé con ellos sobre lo que sentían...”.

En una entrevista Binebine resalta que la verdadera dificultad a la hora de escribir este libro fue el presentar a unas personas que habían cometido semejante atrocidad como víctimas. “No se trataba de justificarlas”, señala. De hecho comenzó a escribir la historia y tuvo que parar, tuvo dudas, sintió que necesitaba respirar otros aires y replantearse si debía continuar. No quería que aparecieran como monstruos, temía estar defendiendo lo indefendible, y el proceso de creación se volvió demasiado absorbente. También le costó encontrar la voz adecuada, no en vano aquellos muchachos carecían de cultura, ¿cómo hacer que tuvieran un discurso?. Hasta que encontró la manera: la voz del protagonista, Yashin, sería la voz de un muerto, su conciencia sería capaz de examinar los hechos desde una perspectiva diferente a la que podría llegar a mostrar en vida.

Una versión de la verdad

Escribe Paul Theroux que “la ficción es una versión de la verdad, igual que la no ficción”. Los caballos de dios nos habla de una verdad que el escritor encontró. Muchos se acercarán a este libro conociendo de qué trata, no es mi caso. Lo compré porque el Instituto Cervantes de Casablanca que participa en la campaña #100lecturasafricanas, se adelantó en su recomendación y por esta razón el título se quedó grabado en mi memoria, después el azar quiso que entrara en una librería y lo viera semioculto en una estantería. Lo leí nada más llegar a casa, y aunque lo acabé, lo he seguido leyendo durante un par de semanas más, atraída por la historia, los protagonistas, el propio escritor y por Sidi Moumen.

Tengo que decir que me ha sorprendido el enfoque y la manera de narrar. Binebine utiliza el humor dentro de una historia que a priori nos parece demasiado dramática. De hecho ha sido llevada al cine por Nabil Ayouch y galardonada con la “Espiga de oro”, versión que el escritor considera demasiado seria. En este sentido, me recordó a Kourouma y su Alá no está obligado, en donde el niño-soldado protagonista elevaba su voz tratada con la naturalidad y el desparpajo que da la infancia (¡cuántas infancias robadas¡). El humor hace de contrapunto real en una historia que podría acabar cayendo en un tono más sensiblero cuando lo que se intenta es realizar un auténtico ejercicio de introspección. Pero también hay mucha poesía y valentía a la hora de introducir temas como las relaciones homosexuales o la prostitución.

Fotograma de la película "Los caballos de Dios"

Los tiempos que vivimos son los que son. No voy a hablar de acontecimientos por todos conocidos. Lo que se expone en este libro es una de las muchas y complejas facetas que forman parte de este fenómeno. Cada vez con más frecuencia aparecen ante nosotros diversas maneras, desde el mundo libro, de acercarse al problema. Destaco dos que nos llegaron casi a la vez.

El primero es un enfoque desde el periodismo. Javier Martín, corresponsal en Oriente Medio desde hace quince años, lo hace en Estado islámico. Geopolítica del caos (Los Libros de La Catarata, 2015). El segundo es el de un experto sobre el tema. Jesús A. Nuñez Villaverde en su libro Boko Haram. El delirio del califato en África occidental (Los Libros de La Catarata, 2015) traza una de las primeras exploraciones para tratar de entender a este grupo y separar la mucha paja que se está generando del poco grano que de verdad se está consiguiendo.

Nuñez Villaverde nos adelantaba que en el seno de Boko Haram junto a los auténticamente convencidos de ser una especie de enviados divinos para restaurar un supuesto orden ideal perdido, había que contar también “(…) con los que no están en sus cabales, los que desean vivir aventuras extremas, los que pretenden vengar una afrenta personal o comunitaria, los que no tienen nada que perder, los simples mercenarios, los ingenuos, los buscavidas, los que no tienen otra opción vital para poder comer tres veces al día, los engañados, los…”

Los caballos de Dios, nos da la oportunidad de adentrarnos en las vidas de unos muchachos que vivían en un entorno de pobreza abrumador del cual trataban de escapar. “Vivir en Sidi Moumen ya era estar prácticamente muerto”, comienza diciendo Yashin, el narrador de la historia. Deberíamos ser capaces de darnos cuenta de que no hace falta decir más, que ya está todo dicho, pero lo cierto es que necesitamos más. Por eso seguimos leyendo, buscando, reflexionando, cuestionando. A  Binebine, que es también pintor y escultor, y que también fue un niño pobre, este libro le cambió la vida. Con el dinero recaudado en la subasta de un centenar de obras artísticas, Binebine y el director del filme, Nabil Ayouch, fundaron en la barriada un centro cultural y ahora preparan la apertura de espacios similares en otros barrios pobres del país porque, según Binebine, “la única respuesta al terrorismo es la educación”.

Todo se mezcla, todo se confunde, todo nos traspasa.

Veo a esos niños de la calle, veo cómo juegan a fútbol y también sus risas. Veo sus andares por las calles sin esperanza. Se convierten en “caballos de Dios” y nos matan y entonces algunos llegamos a reflexionar sobre cómo la situación de pobreza, de violencia y de rechazo continuo, cómo el cierre de todas las puertas, una y otra vez, pueden ser el caldo de cultivo de muchos de estos muchachos que se dejan colocar un cinturón a sabiendas de que ya no tienen más para perder.

Y lo sientes. Tremendamente. Por todos esos lugares en los que la gente apenas sobrevive de mala manera, rodeados de miseria y podedumbre, de pegamento y droga, prostitución y violencia, explotación y robo de sus derechos más fundamentales, sin que puedan aspirar a librarse de esa condena. Sin que importe lo más mínimo. Y piensas que no se tendría que llegar a eso, a que el horror entre en escena salpicándonos para reaccionar ante tanta carga. Sobre todo su propio país, los primeros. “El Estado es terrorista, en cierto modo. También es responsable esa mafia [yihadista], que nada tiene que ver con la religión y que se instala en Sidi Moumen sobre la miseria, con mucho dinero de Arabia Saudí. También lo es la burguesía, que da 150 euros para vivir a una familia de 10 hijos”, repite el escritor sin cesar entrevista tras entrevista.

He perseguido que te entren ganas de leer este libro, es buena literatura lo primero. Si no lo he conseguido, aún te queda la realidad, busca imágenes de ese submundo que es Sidi Moumen, busca imágenes de tantos lugares que son como Sidi Moumen. A mí me puedes encontrar con Yashin rodeando el cielo de la infancia.

La literatura marroquí cruza el charco

morocco-108640_960_720

Marruecos. Licencia CCO

Hay iniciativas que surgen tras una experiencia que nos marca. Eso le ocurrió a Leandro Calle.

“A través de dos viajes a Marruecos, me di cuenta que se conocía poco y nada la literatura marroquí en nuestro país”, afirma el poeta argentino. Marruecos lo sedujo. Lo zarandeó de arriba a abajo y le hizo querer hacer algo con los nuevos descubrimientos. Para ello precisaba otra parte que participara, como él, de semejante encantamiento. Y la encontró en Córdoba (Argentina), donde reside en la actualidad.

Juan Carlos Maldonado, el editor de Alción (una casa consolidada en el país sudamericano), le dijo que estaba dispuesto y que quería hacerlo. Ambos coincidían en una misma querencia: la de abrir las puertas a nuevas literaturas y a nuevas voces. Así surgió la Biblioteca Marroquí.

“La idea de la Biblioteca Marroquí, es presentar la riqueza y la variedad de la cultura marroquí”- afirma Leandro. “El hecho de que aparezca Roberto Arlt entre las publicaciones, es también ver cómo Marruecos ha sido recibido en la escritura de extranjeros y viajeros. Los escritores marroquíes pertenecientes a los años 60/70 tienen mucha relación a nivel político con las lecturas y compromisos de escritores latinoamericanos.”(Caso Chaui y Laâbi).

La colección comenzó en 2011 y llevan siete libros publicados, además de Cuerpo Luz (poesía) de Siham Bouhlal que está en preparación. Abarca diversos géneros desde poesía, relatos, teatro o novela.

  • Los frutos del cuerpo (poesía) de Abdellatif Laâbi. Traducción del francés: Leandro Calle.
  • Barranda (Nouvelle) de Abdelkader Chaui. Traducción del árabe: Ignacio Ferrando.
  • África (Teatro) de Roberto Arlt con Introducción de L. Calle.
  • Leer hoy el Corán (ensayo) de Rachid Benzine. Traducción del francés: L. Calle.
  • El linaje de la eternidad (poesía). Traducción del árabe: Abdellatif Zénan.
  • El examen y otros cuentos ceutíes (cuentos) de Mohamed Lahchiri. Con introducción de Cristián Ricci de la Universidad de California.
  • Antología poética (poesía) de Abdellatif Laâbi. Traducción del francés y postfacio de Leandro Calle.
  • El primer amor es siempre el último (relatos) de Tahar Ben Jelloun. Traducción del francés de Marcos Caligaris. Prólogo de Cláudia Falluh Balduino Ferreira.

Sobre estos títulos el propio director de la colección, Leandro Calle, nos da su visión: “Todos los autores que han sido publicados son autores reconocidos en Marruecos y en Europa. Por ejemplo, Abdellatif Laâbi es un reconocido intelectual y luchador político. Preso durante la feroz dictadura de Hassan II. Se lo reconoce como uno de los escritores más importantes de expresión francesa en Marruecos. Ganador del premio Goncourt y muchos más. Los dos libros editados en Alción son las primeras ediciones en Argentina y de las primeras que existen en América Latina.

Abdelkader Chaui, está considerado uno de los novelistas más importantes en lengua árabe de Marruecos. Actualmente es Embajador en Chile. Expreso político, sus testimonios y novelas han contribuido a la búsqueda de la justicia en su país. Hace pocos años fue homenajeado en el SILA (Salón Internacional del Libro Africano).

Rachid Benzine es un teólogo islámico de condición moderada y abierta. Sus textos y su persona son permanentemente consultados en Francia en cuestiones del Islam.

Ouidad Ben Moussa y Mohamed Lahchiri son escritores reconocidos, ella en lengua árabe y él en lengua española, habiendo adoptado el español del norte marroquí.”

abdelkader-chaui-baranda

Género: Novela
Autor: Abdelkader Chaui
Editorial: Alción Editora
Año de Publicación: junio 2013

Barranda es una novela que apresuradamente podría vincularse al realismo mágico. La tierra seca lo atraviesa todo, sostiene, justifica, explica y agota la costumbre pueblerina. Es quien decide la política, la ética, la hambruna y la estética del pueblo que da título al libro. Barranda podría ser la Macondo marroquí.


los-frutos-del-cuerpo

Género: Poesia
Autor: Abdellatif Laabi
Editorial: Alción Editora
Año de Publicación: enero 2012

Abdellatif Laabi, es uno de los principales escritores marroquíes de expresión francesa. Comprometido con la vida y con la literatura, a fondo, hasta tocar las raíces de lo humano, los poemas de Los frutos del cuerpo, son un testimonio insoslayable de la delicadeza del amor y el erotismo. El cuerpo se vuelve poesía.


 

 

Amor por un puñado de pelos–Mohamed Mrabet

71ByFfQ1ujL

“Transcrito por Paul Bowles”. Esto pone en la cubierta de este libro del marroquí Mohamed Mrabet, autor de otras trece obras en colaboración con el norteamericano. La presencia gigantesca del mito Bowles (que ya se encargó Mohamed Chukri de demoler en su libro El recluso de Tánger) hace de inmediato acto de presencia y parece nublarnos la vista obviando que la autoría primera no es suya.

Se trata en origen de una narración oral. Mrabet grababa en árabe dialectal sus historias para después traducirlas a castellano. Luego Bowles las transcribía y traducía al inglés. ¿Cuánto hay de autobiográfico y cuánto de imaginado?, ¿qué parte le corresponde al cuentista que afirmaba que las historias se las revelaba un pez, y qué otra al reconocido autor de El cielo protector?, ¿transcripción o relaboración?, ¿admiración hacia por el talento ajeno u oportunidad de obtener réditos?…

Mohamed MrabetMohamed Mbaret se crió en las calles, como Chukri. Prefirió ser un vagabundo, fue analfabeto y no aprendió a escribir. Trabajó en diversos oficios desde boxeador hasta pescador o camarero. A pesar de lo mucho que se ha especulado sobre su relación con Bowles, con quien convivió una larga temporada, afirma que nunca tuvo relaciones con él, sí en cambio con otras personas cuando lo necesitó para sobrevivir. Marginal y pobre, su escritura también refleja estos extremos.

Casi todas las fotografías que se conservan de Mbaret (quien aún vive) son en blanco y negro y presentan a un joven de amplia sonrisa, atractivo y con un punto canalla. Es casi imposible no pensar al ver estas imágenes en el protagonista de Amor por un puñado de pelos, en el que un joven camarero de un hotel propiedad de un inglés que lo acoge y mantiene, decide acudir a la brujería para lograr el amor de Mina, la joven de la que está perdidamente enamorado.

¿Y qué tenía el relato de Mrabet para que llamara tanto la atención a Paul Bowles? Lo explicaba perfectamente Juan Goytisolo en el prólogo que acompañaba la edición publicada por Anagrama (un prólogo que por desgracia ahora desaparece), en el que se destacaba la mezcla de fantasía y realidad que impregna esta historia de amor entre dos jóvenes marcada por hechizos y conjuros. Pero no, esto no es la enésima versión de Las mil y unas noches, porque para cualquier conocedor de la sociedad marroquí, escribía Goytisolo, “el clima mágico que envuelve los actos y sentimientos de los personajes no tiene nada de sorprendente ni extraordinario. Según la creencia popular los filtros y maleficios son responsables del estado de los locos y perturbados que vagan por las calles y hablan a solas.” De esta forma, en Marruecos, lo mágico se confunde con la realidad. Los locos son, de hecho, un claro ejemplo de lo anterior. En ellos conviven ambos mundos. Los locos, de los que tantas veces se ocupó Mohamed Chukri en su obra, el otro gran autor marroquí “producido” por Bowles. [Fuente: www.criticoestado.es]

La novela es en realidad un largo diálogo. Contiene una narración oral a la que apenas se le ha añadido metáforas o descripciones que produzcan una huida del tono íntimo, simple y fluido en el que la historia se va contando a si misma. Se trata de una gran caja que funciona a la perfección desde el principio encajando un mundo mágico y sórdido al mismo tiempo, en donde pasar del amor al desamor depende de conseguir un puñado de pelos. El Tánger internacional emerge envuelto en las vivencias de estos seres que se toman la vida embotellada en whisky, mientras se prostituyen y muestran su rostro más inmisericorde y su espíritu de supervivientes natos. Enmarcado en una atmósfera donde los filtros y brebajes ayudan a cambiar estados de ánimo de manera tan rápida como cuando uno se quita o se pone un traje. Mohamed, el protagonista, vive a expensas de un inglés con el que mantiene por interés una relación que le lleva a depender del alcohol y a estar a su servicio a cambio de trabajo, dinero y diversión. Un ser sin escrúpulos que ha aprendido a saber lo que tiene que hacer para poder seguir caminando a pesar de todo.

Mr. David se echó a reír. El mundo musulmán siempre le hacía reír, porque no sabía nada de él. (pág.79)

Ficha:

  • Título original:  Love with a Few Fairs  (1967)
  • Idioma: Original: Árabe dialectal, traducido al inglés por Paul Bowles
  • Traducción al castellano: Cabaret Voltaire (2015)
  • Traductores: Ángela Pérez y Jose Manuel Álvarez Florez
  • Nº páginas: 213
  • Imagen de portada: Escaton (2009-2013)

839471959

 

 

Fatima Mernissi, hablemos de feminismo e islam

44s72wdsussdwwisdswiws

Dicen que morir es volver a la infancia y los recuerdos de la niñez de Fatima Mernissi se retrotraen a un patio abierto hacia dentro y cerrado hacia fuera. La vida en aquel harén en Fez, que ella describió como un lugar que poco tiene que ver con la imagen estereotipada que se tiene sobre el mismo en occidente, fue tal y como lo cuenta la escritora, sobrepasada.

Aquella niña dio paso a una mujer “que impuso su voz en un mundo intelectual gobernado por los hombres“. Hija y nieta de analfabetas, solo conoció el árabe hasta los veinte años pero casi siempre escribió en francés e inglés. Se licenció en Ciencias políticas, completó sus estudios en Francia y EEUU  y fue profesora en la Universidad de Rabat. A su regreso a Marruecos se dio cuenta de que debía de revisar los textos coránicos para poder vivir en igualdad. No se casó ni tuvo hijos y se volcó en la tarea de defender los derechos de las mujeres. Mernissi se dedicó con ahínco a demoler y a descubrir. No en vano está considerada una de las más importantes escritoras marroquíes y un referente intelectual en el mundo islámico. “Para vosotros los occidentales el islam es extremismo y monocultura. Para nosotros es multiculturalismo”, afirmaba. Falleció el pasado 30 de noviembre en Rabat, a los 74 años.1Ella, siempre lucida, también contemplaba el mundo desde parámetros más globales, visión de la que no se salvaban los países árabes: “La nueva fe mundial es la religión del mercado. Y tiene un aparato eclesiástico completo. Lo dice Richard C. Foltz: hay sacerdotes (economistas), misioneros (la industria publicitaria) y una iglesia (el centro comercial). Posee hasta un sistema ético cuya máxima virtud es ir de compras. Y los fieles se llaman consumidores”, afirmaba en una entrevista.

El choque actual, asegura, no es entre civilizaciones, como afirmaba Samuel Huntington, ni siquiera entre religiones, sino entre el concepto islámico de ulfa (amor generoso, desprendido, altruista) y el consumismo occidental, individualista y feroz. O quizá, apuntó en uno de sus artículos, sea un choque de sueños: El hombre moderno ha olvidado la religión, pero lo sagrado sobrevive, enterrado en su inconsciente. Ahí está el enigma y quizá la razón del desencuentro.

¿Islam y feminismo?

De por si la imagen que tenemos cuando pronunciamos islam (o sus derivados) suele ser negativa, cargada de muchosfatima-mernissi-intelectual (1) significados que se le han ido colgando a la palabra hasta el punto de crear recelo, cuando no rechazo abierto. Nuestra ignorancia ha llegado hasta el punto de creer que el “burka” es musulmán y/o un símbolo religioso, cuando no es ni lo uno ni lo otro, es “Una forma de terrorismo intelectual, religioso y moral contra la libertad de las mujeres”, tal y como afirma Wassyla Tamzali.

Sobre feminismo hemos hablado en alguna otra ocasión, constatando que la palabra no es muy del gusto de las mujeres africanas, aunque otras, como Chimamanda, lo defienden con naturalidad. Se trata de  una cuestión de conceptos, no de principios.

Lo cierto es que no hay un feminismo monolítico, tampoco dentro del mundo musulmán (mucho más amplio que el mundo árabe). Aunque unir feminismo e islam puede originar, en el mejor de los casos desconcierto, existen desde la década de los 90 diferentes corrientes en su seno, algunas con sub-corrientes: “feminismo árabe”, “feminismo musulmán”, “feminismo islámico” y “feminismo laico”, que conviven y en ocasiones se mezclan.

No existe un único feminismo musulmán

Sin duda si hablamos de feminismo árabe el nombre que primero nos viene a la cabeza es el de Nawal al Saadawi, quien no distingue entre hombre y mujer, oriente y occidente, norte y sur… para ellaEl feminismo es liberar la mente del sistema patriarcal, de la religión y del capitalismo, que son las principales amenazas para la mujer. Aunque no solo son amenazas para la liberación de la mujer sino también para los pobres. Yo no separo entre la opresión de clase y la opresión patriarcal.”

Otras mujeres árabes como Asma Lamrabet defienden que  “El feminismo islámico es el feminismo como lo conocemos en el resto del mundo, con principios universales, que reivindican libertad, emancipación y dignidad para la mujer. Es islámico porque se refiere a unos principios que están en nuestra cultura en lo referente al mensaje espiritual que encierra el islam (…) Lo que quisiera aclarar es que cuando hablamos de religión, hablamos de sistema, de una ideología religiosa y de una institución religiosa, pero dentro de todas las religiones hay un mensaje espiritual. Lo que ha traído la discriminación de la mujer son las instituciones religiosas y el sistema religioso, no el mensaje. Nosotras queremos reivindicar los derechos a partir de este mensaje espiritual y luchar contra las instituciones religiosas, que son las que han hecho una lectura patriarcal del mensaje espiritual.”

La argelina Wassyla Tamzali es una representante del “feminismo laico” (que defiende separación entre religión y ámbitos políticos y sociales). Ella mantiene que el “feminismo islámico es un oxímoron, una impostura que se ha infiltrado no sólo en las universidades, sino en organismos internacionales como la Unesco. No nos engañemos. El feminismo es una ideología de liberación y el Islam es de obediencia.

Muchas mujeres musulmanas se quejan de cómo, en ocasiones, se las ha mirado/se las sigue mirando desde el mundo occidental por encima del hombro. A menudo se da una conexión entre cultura y opresión que 3termina en una visión de la mujer musulmana como víctima, a la que se conmina a abandonar sus creencias para liberarse. Se ha centrado la visión con bastante frecuencia en cuestiones como la del velo, sin tener en cuenta los otros miles de condicionantes que provocan su situación. Partiendo de que las situaciones que les sobrevienen son globales y las pueden padecer cualquier mujer en cualquier punto del planeta, a veces se ha presupuesto que con darles lecciones sobre cómo tienen que actuar con temas como el anterior estamos ayudándolas a levantar por fin el yugo de su sometimiento. Cuando lo que las oprime tiene que ver también con la pobreza estructural o el racismo, por ejemplo, se las ha orientado a negar su propia cultura.

El problema es que “a la mujer musulmana no se la ve como individuo sino como portadora de una cultura. Es una visión que niega la existencia de movimientos sociales de todo el mundo. Es una visión orientalista, que evoca lo exótico” dice la historiadora irlandesa Mary Nash.

De Fatima Mernissi se ha dicho que fue un cruce de caminos.

Aportaciones de Mernissi

Tras estudiar los textos coránicos, Mernissi concluyó que no hay nada en El Corán que sea discriminatorio con la mujer. Ha sido una lectura histórica del mismo, la elección de unos hadices  los más conservadores frente a otros lo que provocó que la visión misógina se extendiera y asentará en gran parte del mundo musulmán. No fue el profeta Mahoma quien empezó a considerar a las mujeres como personas de segunda clase, sino otros hombres después de él.

Si los derechos de las mujeres son un problema para muchos hombres musulmanes de hoy, no es por causa del Corán ni del Profeta, ni de la tradición islámica, sino simplemente porque esos derechos entran en conflicto con los intereses de una élite masculina. No es sólo que hayan manipulado los textos sagrados, sino que esa manipulación es una característica estructural de la práctica del poder en las sociedades musulmanas

Fatima Mernissi fue crítica con el mundo occidental. En el libro El Harén en occidente sacó a relucir la supuesta libertad que poseen las mujeres occidentales a partir de un incidente que tuvo en unos grandes almacenes americanos, y que tituló “El harén de la mujer occidental es la talla 38.  También arremetió contra el canon de belleza occidental actual que obliga a las mujeres a permanecer siempre jóvenes.

Y siempre se hizo eco de las voces de las mujeres. Silenciadas y relegadas al olvido. Mujeres que tuvieron poder político y fueron intelectuales que marcaron su época. Nunca más olvidadas.

La falta de democracia, de libertad para las mujeres, durará poco, a juicio de Mernissi. La socióloga marroquí destaca que en numerosos países musulmanes está surgiendo una élite femenina que llega a la universidad y a las profesiones liberales. “Por eso digo a los europeos: si queréis un Mediterráneo equilibrado, no hay que invertir en armas, sino en promoción de la mujer. Una mujer analfabeta tiene de cinco a seis hijos; si tiene estudios secundarios, sólo tres”, argumenta.

Mernissi a través de sus libros

331c659955805764041043e85fa40ab3 51UDNILZIQL._SY344_BO1,204,203,200_ Sin título

El harén político: el profeta y las mujeres (1987) Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, y El velo y la élite masculina (1987)

En el ensayo El harén político estudia el papel de las esposas de Mahoma. Mernissi profundiza en el Corán y  en la vida de Mahoma para demostrar que el Profeta intentó ayudar a las mujeres y que luego sus palabras han sido manipuladas.El libro fue censurado en Marruecos, al igual que El velo y la élite masculina.

El poder olvidado. Las mujeres ante un islam en cambio (1995) Editorial Icaria, 2010

“En él recopiló una serie de artículos escritos en los años ochenta y principios de los noventa que intentaban responder, desde diferentes ángulos, a la pregunta que la obsesionaba por aquel entonces: ¿por qué los Estados árabes son tan hostiles a las mujeres? ¿Por qué no las pueden ver como fuerza motriz del progreso? “No comprendí el misterio de la hostilidad estatal hacia la mujer -afirmó en una ocasión- hasta que estalló la guerra del golfo Pérsico. Fue entonces cuando se vio claramente que no se trataba de una guerra contra la feminidad sino de una guerra contra la democracia.” [Fuente]

El miedo a la modernidad (1992) Ediciones del Oriente y del Mediterráneo

“Cuando los europeos dicen que el islam no es compatible con la modernidad, ¿a qué islam se refieren: al de quince siglos de experiencias que abarcan desde Indonesia al Senegal, al de la modernidad del emir del Golfo, al del chófer del emir o al del emigrado palestino que trabaja para el emir? Creo que un musulmán sería un estúpido si no utilizase los beneficios que le reporta la modernidad: el teléfono, el fax, el ordenador, el coche; Jomeini utilizaba la casete; pero queda un espacio al que no llega esa modernidad: los derechos humanos…” [Fuente]

unademagiaporfavor-LIBRO-Las-Sultanas-Olvidadas-Fatema Mernissi-portada bernissi descarga

Las sultanas olvidadas (1990)  Muchnik Editores, 1997

Las sultanas olvidadas es un libro apasionante sobre las relaciones tormentosas entre las mujeres, el poder polí- tico mundano –en este caso, claramente diferenciado del poder espiritual–, y el olvido que las lecturas interesadas de la historia han depositado sobre el protagonismo de las mujeres árabes. El libro comienza su larga y prolija andadura a partir del asombro que, al parecer, produjo el que Benazir Bhuto, una mujer, ocupara democráticamente el poder en un estado musulmán.” (María José Guerra, “Mujeres, Poder político e Islam”)

Sueños en el umbral. Memorias de una niña del harén (1994) Editorial Península

Es su única obra narrativa. En ella desgrana su infancia y juventud en el ámbito limitado y estrecho del harén doméstico. Allí las mujeres logran traspasar sus límites, y no ceden. Tanto su madre como su abuela querrán que a Fatima le crezcan alas que la eleven.

“Por alguna razón, decía mi padre, cuando Alá creó el mundo separó a los hombres de las mujeres y colocó un mar entre musulmanes y cristianos. Existe armonía cuando cada grupo respeta los límites de los demás; la transgresión sólo causa pena y desdicha. Pero las mujeres soñaban con ella continuamente. Su obsesión era el mundo del otro lado del umbral. Fantaseaban durante todo el día con pasear por calles desconocidas, en tanto que los cristianos seguían cruzando el mar, trayendo consigo la muerte y el caos.” [Fragmento]

El amor en el Islam (2008) Ed.Aguilar

El amor en el Islam se reedita más de 20 años después de su creación debido en parte al redescubrimiento de una de las obras que lo inspira, El Collar de la Paloma, un tratado amoroso escrito por Ibn Hazm en el siglo XI que ha conseguido una importante difusión en los últimos tiempos gracias a Internet. Aquí podéis leer el prefacio a la moderna edición donde Mernissi reflexiona sobre este revival inesperado.

fatima-mernissi-7

Fatima Mernissi (1940-2015)

Necesitamos muchos nombres nuevos de escritoras africanas, y los necesitamos ya

Sin título

Publicado originalmente en África no es un país.  24/11/2015

En el libro Literaturas hispanoafricanas: realidades y contextos (Ed. Verbum, 2015) se lee que el listado de mujeres escritoras que, dentro de esta literatura, tienen al menos una obra publicada se reduce a nueve nombres: Raquel Ilombé,María Nsué, Guillermina Mekuy, Remei Sipi, Victoria Evita Ika, Tanci, Paloma del Sol, Agnés Agbotón y Céline Magneché-Ndé y que esta menguada cifra se eleva a cuarenta nombres si incluimos a aquellas escritoras africanas en otros idiomas que están traducidas al castellano. Quizás aumentaría un poco más si añadiéramos a aquellas que han elegido el catalán (gallego o euskera) para expresarse por escrito, como lo hace Laïla Karrouch.

El dato no hace sino confirmar una realidad: hasta la fecha se ha publicado en castellano muy poca literatura escrita por mujeres africanas. Pero, además, apenas llega información sobre ellas. Ante lo cual podemos hacernos algunas preguntas: ¿ocurre porque no existen escritoras africanas de calidad?, ¿o es porque la literatura africana en general interesa poco y la escrita por mujeres aún menos?.

Lo cierto es que, a pesar de los esfuerzos que se están realizando, el mundo editorial nos acerca la actualidad literaria africana con cuentagotas, mientras se nos ponen los dientes largos al llegarnos noticias, gracias a la red de redes, de la dinámica actualidad literaria del continente. Porque más allá de los libros que acaban en nuestras librerías,nos llegan informaciones de mujeres africanas que escriben, publican y tienen éxito, dentro y fuera del continente, sin que aquí apenas se pueda tener la oportunidad de conocer su obra, sus inquietudes, su visión de la vida o su pensamiento, excepto si se hace en la lengua en la que escriben. Y hablamos de literatura, donde géneros como la poesía apenas arrojan algún saldo positivo, y sin adentrarnos en el mundo del ensayo escrito por mujeres, en donde el panorama viejo y actual directamente te mira a la cara y te suelta: “¿pero qué andas buscando, ilusa?”.

Para leer el resto del artículo mapa-africa

 

Literaturas hispanoafricanas: realidades y contextos – Inmaculada Díaz Narbona (ed.)

20150630120156-literaturas-hispanoafricanas-web

Si algo vamos aprendiendo es que hay muchas literaturas dentro de las áfricas. La editora de este libro y profesora en la Universidad de Cádiz, Inmaculada Díaz Narbona, que lleva metida en esto desde el 82 (y “esto” es el estudio, la enseñanza y la difusión de la literatura africana) lo sabe de sobra. Las literaturas hispanoafricanas, aún tan desconocidas, son una de ellas.

A través de este libro se asume la tarea de dar a conocer un nuevo panorama e indagar, a través de 15 artículos de otros tantos especialistas, sobre aquellos autores, originarios o procedentes del continente africano que, por diversos motivos o por elección, han preferido escribir en castellano, catalán o gallego. No se llega a nombrar a ninguno que haya optado por el euskera y yo misma, a pesar de andar investigando, no he encontrado “de momento” ningún nombre. Además, el libro amplía su visión al profundizar en la recepción de los libros que, escritos en otras lenguas, se han traducido aquí.

Donato Ndongo

Donato Ndongo

Uno de los pilares, que no el único, sobre el que gira gran parte de los textos del volumen tiene como protagonista a la literatura Guineo-ecuatoriana. Recuerda el escritor Donato Ndongo cómo se le acusó de inventar una literatura nacional inexistente cuando publicó en 1984 la primera Antología de la literatura guineana y cómo ahora mirando hacia atrás sabe que acertó. Con aquella obra inició su trayectoria literaria que se cimenta en la denuncia y el compromiso. Señas de identidad de un escritor humano, demasiado humano, y que se desparraman por sus novelas Las tinieblas de tu memoria negra (1987), Los poderes de la tempestad y El metro (2007) analizadas por Natalia Álvarez que nos hablan del pasado y presente del continente, “Tal como expresa Ndongo-Bidyogo en alguna de sus composiciones poéticas, el escritor llora su tierra y describe la triste historia de su mundo. De ahí que en el conjunto de su obra nos transmita su conciencia ética, su pretensión de hacer conocida la realidad africana y guineana” (pág. 41)

Junto al análisis de la obra de Ndongo, el libro contiene también el de las obras de César Mba Abogo, considerado “como laZemi Kede gran esperanza de la nueva literatura guineana” tras publicar El porteador de Marlow, de la mano de Lola Bermúdez.

Otro trabajo es el dedicado a las cartografías sexuales de las obras de Guillermina Mekuy y  Agnés Agboton,  que suscribe Asunción Aragón Varo, desde la visión más occidentalizada de la primera, hasta los cuentos recopilados de Zemi Kede de la segunda que “ofrecen nuevas maneras de repensar qué es lo erótico desde una mirada distinta, profunda y “extraña” (pág.63).

Precisamente sobre Guillermina Mekuy, una escritora cuya novela El llanto de la perra tuvo un recibimiento rodeado de polémica, escribe también Victorien Lavou Zoungbo. Él mismo hace mención a la reseña que escribió en su día Marta Sofía López, quien en una entrevista con Mischa G. Hendel (2008) opinaba de esta manera sobre la obra “podría ser de Guinea Ecuatorial y podría ser de Kuala Lumpur. No hay ningún tipo de referente al contexto histórico o político de Guinea Ecuatorial“. En este sentido explicaba que “si pretendes venderte como escritora de Guinea Ecuatorial, y cuando menos en El llanto de la perra en la contraportada se hace ese referente, luego no puedes sustraerte a este peso de la historia. No puedes escribir sobre un país más o menos utópico en el que el único gran problema es que las niñas de clase bien no pueden conseguir telas bonitas para su vestido de la primera comunión”. Victorien Lavou, en contraposición, quiere resaltar la disputa del referente Guinea Ecuatorial (en el caso de la novela de Mekuy)/África: “conste que lo que está en juego es la idea del África construida por unos sujetos colectivos desde distintos lugares de enunciación y desde historicidades y compromisos contradictorios” (pág.231)

Mención aparte merece el texto que firma Justo Bolekia Boleká, quien nos invita a hablar de poesía realizando un repaso extraordinario desde los poetas “anónimos” de la tradición oral hasta los más contemporáneos (entre los que señala a Juan Tomás Ávila Laurel y a Recadero Silebo Boturu) quienes “carecen de unas mínima promoción a nivel político-cultural (reconocimiento del escritor), socioeconómico (empoderamiento del escritor y poeta) etc… (pág.100).

Para conocer la literatura que se escribe en castellano desde Marruecos recomiendo asomarse al blog del escritor Sergio Barce, en quien Enrique Lomas López rastrea la “búsqueda identitaria en la escritura de uno de los autores más paradigmáticos de esta literatura intersticial que se sitúa entre el norte de África y el sur de Europa” (pág.271).

“Marruecos: poesía y narrativa social e independentista escrita en castellano”, es el texto que firma el escritor Cristián H. Ricci (autor de  ¡Hay moros en la costa! Literatura marroquí fronteriza en castellano y catalán, Editorial Iberoamericana, 2014) que le lleva en su recorrido por los escritores marroquíes en castellano desde Sabbag hasta Azzuz, afirmando “que, salvo contadas excepciones, la literatura marroquí en castellano ha progresado cuantitativa y cualitativamente, Laila_Karrouch_6con un contenido temático genuinamente marroquí que no difiere en nada del resto de la literatura nacional contemporánea” (pág. 143).

Continuando por el norte africano, de los escritores magrebíes que han abrazado la escritura en catalán nos informa Josefina Bueno. Inmigrantes de segunda generación como Laila Karrouch, Najat El Hachmi o Said El Kadaoui que “son ejemplos de cómo la literatura está contribuyendo a redefinir las identidades en un contexto marcado por el transnacionalismo, donde los refugiados, los exiliados y los migrantes están transformando los paradigmas de las literaturas nacionales” (pág.129).

Otra de las literaturas de las que se habla en el volumen es la que viene del Sáhara, de la que se encarga Conchi Moya. La Generación de la Amistad surgió desde los campamentos de refugiados, como “la primera generación de escritores del Sáhara Occidental que tomó la decisión de constituirse oficialmente como grupo literario (pág.312) y “que ha conseguido publicar libros con cierta regularidad”. Sus obras hablan en castellano sobre el olvido, el expolio, la ocupación, el exilio y el abandono.

Pero, como he adelantado al principio, el libro contiene además otros cuatro textos que tratan otros cuatro temas interesantes. Tanto la literatura africana anglófona  (sobre la que escribe Maya G. Vinuesa) como la literatura africana francófonoa (Claudine Lécrivain) y su posterior traducción al castellano y recepción, por el público y por el mundo editorial, son sometidas a estudio. Lo mismo hace Blanca Román con la literatura hispanoafricana y con la que deriva de los mundos de la traducción escrita por mujeres africanas, con la que guardo idéntica esperanza de verlas en el lugar que se merecen.

0LL1laMA

Inongo-vi-Makomé

Por último, Inmaculada Díaz Narbona nos ofrece una monografía para la reflexión (no en vano lo cierra con una interrogante que deja en el aire) al enfrentarnos a la literatura testimonial africana que utiliza alguna de estas lenguas como vehículo. Un corpus de obras que tienen como principal característica el querer contar la historia, sus historias. Desde Calella sen Saída escrita en gallego por el camerunés Víctor Omgbá  hasta Más allá del mar de arena de Agnes Agbotón, nos encontramos frente a una literatura que no es ficción. La dureza de la decisión, el tremendo viaje y “el descubrimiento de la realidad de Eldorado ansiado, es probablemente la culminación de la crueldad del viaje” (pág.159), y después la invisibilidad y la soledad. Es aquí cuando quiero enlazar con el ensayo de Mar García sobre ese “camerunés hispanófono, un “accidente de la migración”, como se le ha denominado a Inongo-vi-Makomé, quien invierte en su obra la escala de valores dominante,”los privilegiados no son los inmigrantes que han conseguido atravesar las fronteras y mezclarse, sino los que reúnen la energía y los medios suficientes para regresar a África” (pág.194)

Literaturas hispanoafricanas: realidades y contextos es un libro sobre literatura que se puede leer de un tirón o poco a poco, a ratos, según el momento. A algunos,  a priori, os puede parecer árido, pero no lo es en absoluto, es lo que he intentado deciros. Los textos seleccionados inciden en múltiples cuestiones que pueden alargar vuestros debates interiores (y si os animáis a comentar, también los exteriores) agrandando vuestra perspectiva sobre la literatura. Díaz Narbona continúa en su labor visibilizadora, aumentando la lupa con la que miramos a veces desde algunas esquinas demasiado estrechas y ensanchando el universo de la literatura que proviene de las áfricas con aquellos que han optado por el castellano, el catalán o el gallego (euskaraz ¿oraindik ez?) para expresarse por escrito.

No podemos sino agradecerle que nos siga enriqueciendo.

Ficha:

  • Título original:  Literaturas hispanoafricanas: realidades y contextos (2015)
  • Autores: Inmaculada Díaz Narbona (ed), Donato Ndongo-Bidyogo, Natalia Álvarez Méndez, Asunción Aragón Varo, Lola Bermúdez Medina, Justo Bolekia Boleká, Josefina Bueno Alonso, Inmaculada Díaz Narbona, Mar García, María G. Vinuesa, Victorien Lavou Zoungbo, Claudine Lecrivain, Enrique Lomas Lopez, Conchi Moya, Crstián H. Ricci, Blanca Román.
  • Idioma: Original: Castellano
  • Editorial: Verbum (2015)
  • Nº páginas: 375

¿Los mejores títulos en árabe del siglo XX?

Arab Writers Union es una asociación de escritores árabes que en 2010 elaboraron una lista con los mejores 100 títulos en lengua árabe producidos en el siglo XX. Pero la cuestión es, ¿cuántos de ellos han sido traducidos?.

M Lynx Qualey  ha recogido en su blog los libros que se encuentran traducidos al inglés [ing.] A la lista he añadido los que he podido encontrar en castellano (o eusk., cat. gal.) y he entresacado los que se han escrito en el continente africano. El panorama varía según el idioma, el inglés logra bastantes títulos, mientras que lo que ocurre con el castellano es anecdótico, casi.

MARRUECOS

La literatura marroquí se escribe sobre todo en árabe clásico y árabe dialectal. Pero también en francés (Tahar Ben Jelloun o Badia Hadj Nasser),y en otras lenguas, como el inglés (en la actualidad su exponente más reconocido es Laila Lalami, que ha sido incluida en la lista de seleccionados para el “Man Booker 2015”) o el castellano (Asociación Naemle).

41dT0yjfhKL._SX320_BO1,204,203,200_ cubierta_diario.indd

51sszXmjreL._SX316_BO1,204,203,200_

The Teocrat

En la lista:

26 For Bread Alone  [Mohamed Choukri] [ing.]. El pan a secas, cuyo título original es Al-jubz-al-hafi (1973) ha sido recientemente reeditado por Cabaret Voltarie, con traducción de Rajae Boumediane El Metni y versión revisada por el propio autor. Ogi hutsa [eusk.], El pa de cada día [cat.]

46 The Game of Forgetting [Mohammed Berrada] [ing.]. El juego del olvido. Madrid: Libertarias/Prodhufi, 1993. Traducción de la novela Lu´bat al-nisyân de Berrada, cuya edición en árabe data de 1986. La traducción está a cargo de Beatriz Molina y Maribel Lázaro y la presentación de la novela corre a cargo de Juan Goytisolo

47 Winter Wind [Mubarak Al-Rabih]. Nada.

74 The Woman and the Rose [Mohamed Zafzaf] La mujer y la rosa, con traducción de Beatriz Molina y Zouhir Louassini, Agencia Española de Cooperación Internacional, Madrid, 1997. Imposible de encontrar.

83 The Theocrat [Bensalem Himmich][ing.] De este autor hay varias traducciones: Cien años después: Nietzche con rostro humanoEl Sapientísimo: memorias de un filósofo enamorado o El loco del poder con la que obtuvo el premio de la Crítica de la Novela, (en lengua árabe), en 1990.

86 The Days of Ashes [Mohammad Ezzeddine Tazi] [ing.]. Nada.

95 The Learned ‘Ala [Abdul Karim Ghalib]. Su obra Le passé enterré sí lo está en francés.

EGIPTO

Naguib Mahfouz

Naguib Mahfouz

Es, sin duda, este país africano el que recibe más menciones en la lista y el que ocupa los primeros puestos en la misma. Pero hay omisiones, como la de Nawal al-SaadawiEl edificio Yacobian de Alaa Al Aswany (que se puede encontrar tanto en castellano como en catalán y que supuso todo un bombazo editorial) o Muhammad Nagui (El escondite de Qámar), que llaman la atención.

el-oasis-9788415832478-189x300 granada Los-dias

En la lista:

1 The Cairo Trilogy [Naguib Mahfouz] [ing.] Naguib Mahfuz es, probablemente, el escritor en lengua árabe más traducido al castellano. Entre dos palacios es el primer volumen de su famosa trilogía por la que se le concedió el premio Nobel, y que continúa con las novelas Palacio del deseo y La azucarera.

3 Honor [Sonallah Ibrahim]. Sí en francés, Charaf ou l’honneur

4 War in the Land of Egypt  [Yousef Al-Qaeed] [ing.]

8 Rama and the Dragon [Edwar al-Kharrat] [ing.]

15. Zayni Barakat [Gamal al-Ghitani][ing.]

18. No One Sleeps in Alexandria [Ibrahim Abdel Meguid][ing.]

19. Love in Exile [Bahaa Taher][ing.] En castellano se puede leer El Oasis

22 The Taboo-Yusuf Idris [ing.] En castellano se puede leer Una cuestión de honor (Ed.Oriente y Mediterráneo)

30 The Elephants [Fathi Ghanem]

36 The Lamp of Umm Hashim Yahya Hakki [ing.]

37 Return to Exile [Abu El Maati Abu El Naga]. Nada.

38 The Lodging House Khairy Shalaby [ing.]

41 The Heron  Ibrahim Aslan [ing.]

44 Return of the Soul – Tawfiq al-Hakim. Nada.

50 The Seven Days of Man  Abdel-Hakim Qasim [ing.]

57 Rubaiyyat Bahari- Mohamed Gibreel. Nada.

59 Granada Radwa Ashour [ing.] También en castellano

60 The Call of the Curlew – Taha Hussein [ing.] Se puede leer Los días (Ediciones del viento)

61 Seeds of Corruption Sabri Moussa [ing.]

62 Al-Saqqa Mat (The Water Carrier is Dead)-  Yusuf al-Sibai.Nada.

63 The Emigration to the North of the Children of Hathoot Majid Tubia .[ing.]

64 After the Sunset- Mohamed Abdel-Halim Abdulla.Nada.

72 A Touch of Fear – Tharwat Abaza [ing.]

80 There Is a Man in our House-  Ihsan Abdul Quddus. Nada.

90 Clamor of the Lake  Mohammed El-Bisatie. T.[ing.]

91 The Sleepwalkers – Sa’ad Makkawi. Nada.

92 1952- Jamil Atiyah Ibrahim. Nada.

100 A Man from Bashmour Salwa Bakr [ing.] En castellano: El carro dorado y Artimañas de los hombres (Ed.Txalaparta)

104 The Open DoorLatifa Al-Zayat [ing.]

LIBIA

Lo cierto es que se trata de una literatura casi desconocida para nuestro mundo, tal y como afirma Ibrahim Al-Koni, denominado por los escritores de su país como “el gigante de la narrativa en Libia” y uno de los pocos cuya obra se puede leer en castellano, Oro en polvo fue traducida del árabe por “Galaxia Gutenberg” en 1999.

descarga descarga solo-en-el-mundo

En la lista:

11. The Animists [Ibrahim al-Koni] [ing.]

16. La trilogía:  I Shall Present You With Another City, These Are The Borders of My Kingdom y A Tunnel Lit by A Woman [Ahmad Ibrahim al-Faqih] [ing.] Por desgracia nada de este autor en castellano.

88 Eye of the Sun- Khalifa Hussein Mustapha. Nada.

TUNEZ

El tunecino Shukri al-Mabkhout se alzaba con el IPAF 2015 (más conocido como el “Booker árabe”) con su primera novela, The Italian, en origen en lengua árabe, que verá pronto su traducción al inglés, dudo mucho que también lo sea al castellano. Sin embargo, podéis ver que los nombres que se han seleccionado para esta lista son numerosos (y desconocidos).

En la lista:

9 Thus Spoke Abu Huraira,Mahmoud Messadi. En francés, Ainsi parlait Abou Hourayra y en alemán.Mahmoud_Messadi__Thus_Spoke_Abu_Huraira

23 The Night of Ten Years, Muhammad Salih al-Jabri. Nada.

39 Contact, Aroussia Naluti.Nada.

48 Return to Dar al-Basha,  Hassan Nasr, [ing.]

66 Aisha, Al-Bashir bin Salamah. Nada.

68 Al-Daqqala in Arajenha, Al-Bashir Khareef. Nada

69 The Slaver, Salah al-Din Bujah. Again, nothing.Nada.

82 And My Share of the Horizon, Abdel Qader Ben Shaikh. Nada.

94 The Conspiracy, Faraj Al-Huwar. Nada.

102 The Berries of Murr, Mohamed Al Aroussi Al Matuie. En castellano, Las moras amargas (Agencia española de cooperación internacional, 1996). Imposible de encontrar

ARGELIA

La mayoría de los escritores más conocidos de este país escriben en francés: Mohammed Dib, Assia Djebar, Kateb Yacine, Yasmina Khadra o Malika Mokeddem

De Tahar Djaout encontré “Els cercadors d’ossos” en catalán. De Jean Sénac, “Bosquejos del padre” (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo). De Kateb Yacine, “Nedjma” (Editorial Planeta) y “Teatro argelino” (Cuadernos para el diálogo). De Mammeri “Cuentos bereberes” (Espasa libros). De Feraoun, “El hijo de pobre” (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo). Añado Isabelle Eberhardt “País de arena: relatos argelinos” y Said Ferdi “Un niño en la guerra”, ambas de Ediciones del Oriente y del Mediterráneo y “El niño del chaaba” de Azouz Begag. (Ed. El Bronce), De Amin Zaoui, “La razzia” y “La Sumisión” (ambas de Ed. El Bronce)

En la lista:

cubierta_diario.indd25 Memory in the Flesh, Ahlam Mostaghanmi [ing.]

53 Wind from the South, Abdelhamid Ben Haddouka. En francés,Vent du Sud (Société nationale d’édition et de diffusion, 1975)

73 The Ace, Tahar Wattar.

75 A Thousand Years of Nostalgia, Rachid Boudjedra. En castellano, se puede leer El caracol obstinado

89 Longa and the Ghoul,  Zohor Wanissi.

SUDAN

24 Season of Migration to the North-Tayeb Salih. Se encuentra traducida al castellano, bajo el título Época de migración al Norte

MAURITANIA

49 The Windy City, Moussa Ould Ebnou, fue en origen publicada en francés en 1994 con el título Barzakh. Una versión árabe posterior titulada Madinat al-Riyah apareció en 1996.

76 Unknown Grave, Ahmed Ould Abdel-Qader. Nada.

Premio IPAF de literatura árabe 2015: 3 africanos seleccionados

original-1791-1421077972-16

Foto: arablit.org

El International Prize For Arabic Fiction (8ª edición) anunció el pasado 13 de febrero en Casablanca, aprovechando la 21ª edición de la feria anual del libro internacional que se celebra en esa ciudad, los seleccionados 2015.

Los preseleccionados salieron de una lista de 180 títulos que incluía a autores de diez países diferentes. En lo referente al continente africano: 2 de Marruecos (el renombrado Mohammed Berrada y Ahmed al-Madeeni), 1 de Tunez (Shukri al-Mabkhout), 1 de Sudán (Hamour Ziada) y 3 de Egipto (Ashraf al-Khamaisi, Hisham al-Khashin o la más conocida Muna al-Sheemi)

De la anterior lista se han seleccionado 6 nombres, de los que saldrá el ganador. Se destaca este año que son, en su mayoría, escritores jóvenes o inéditos. Provienen de seis países diferentes: Sudán, Líbano, Siria, Palestina, Túnez y Marruecos, pero sus libros se hacen eco de temas similares; represión, religión y exilio.

The-Italian

The Italian – Shukri al-Mabkhout

Willow-alley

Willow Alley – Ahmed al-Madini

The Longing of the Dervish

The Longing of the Dervish – Hammour Ziada

Shukri al-Mabkhout

Shukri-al-Mabkhout-photo

Shukri al-Mabkhout

Autor de varias obras de crítica literaria, con 53 años debuta con su primera novelaThe Italian. El escritor tunecino ha confesado que su despertar como novelista fue una respuesta a lo que supuso y trajo consigo la llamada “primavera árabe”.

Shukri al-Mabkhout eligió la novela porque consideró que dicho género era más capaz de “captar las contradicciones, conflictos, cambios y vacilaciones” del Túnez contemporáneo, aunque al principio su obra tomó la forma de un largo poema.

La novela finalista de al-Mabkhout, The Italian, cuenta la historia de Abdel Nasser (apodado «el italiano») y su misterioso ataque al Imán, su vecino, durante el funeral de su padre. El narrador, después, intenta descubrir las motivaciones del ataque, averiguando el pasado de su amigo Nasser desde la infancia y moviéndose a través de los diferentes regímenes políticos de Túnez.

La novela revela los mecanismos de control y censura ejercidas a través de la prensa, así como la fragilidad del ser humano, sus historias secretas y heridas enterradas. (IPAF)

Ahmed al-Madini

descarga

Ahmed al-Madini

El marroquí Ahmed al-Madini tiene una larga trayectoria literaria a sus espaldas. En 2003 le concedieron el Premio del Libro Nacional en Marruecos.

A pesar de su relevante papel en la renovación de la literatura marroquí, su relación con lectores y críticos no siempre ha sido amable, debido a una obra “que a veces hace que sus textos sean difíciles de asimilar“. El escritor siempre ha defendido su estilo, alegando que la complejidad lingüística es consecuencia de una escritura que debe deconstruir el horizonte del lector y animarle a la contra-reacción.

Su novela Willow Alley se ocupa de la lucha por la tierra y el desarrollo en Marruecos, centrándose en la lucha entre el cuidador de un edificio en construcción y un grupo de personas que se aferran a su tierra con el fin de sobrevivir.

La novela examina el derecho del individuo a existir en un país donde las vidas son vulnerables a la explotación y en donde los poderosos prosperan a costa de los débiles. (IPAF)

Hammour Ziada

descarga

Hammour Ziada

La nominación del sudanés Hammour Ziada era esperada después de ganar la medalla del premio Naguib Mahfouz 2014 por la misma novela por la que ha sido preseleccionado; The Longing of the Dervish.

“Todo en Sudán es una historia que contar. Todo lo que vemos y todo lo que hacemos es toda una mezcla de fantasía y realidad”, afirmó en el momento de recoger el mencionado premio, “Como cualquier otro sudanés, somos narradores naturales desde la infancia cuando esperamos oír las historias que nos cuentan nuestras abuelas cada noche”.

Ziada ha trabajado en ONGs en su tierra y como periodista en varios periódicos sudaneses.

The Longing of the Dervish cuenta la historia de dos amantes, un esclavo sudanés y una mujer griega, durante la Revolución mahdista y la caída de Jartún (1884).

La novela examina los conflictos sociales entre los cristianos blancos y la cultura islámica sufí en Sudán, explorando a su vez los conceptos de amor, religión, traición y lucha política. (IPAF)

¿Y las mujeres?

407bf35d32e28d580eb2b772c1ae6fe3

En los dos primeros años de existencia del premio, conocido como el “Booker árabe”, 2008 y 2009, los libros escritos por mujeres fueron casi inexistentes. Durante las ocho ediciones del premio, el debate sobre la poco significativa presencia de las mujeres en el mismo se ha mantenido. En 2010 comenzaron a elevarse las voces en este sentido cuando Samia Mehrez escribió un artículo bajo el título “Where are the women?” sobre la cuestión. También la novelista egipcia Salwa Bakr opinó al respecto.

La primera y única ganadora femenina del premio fue la saudí Raja Alem quien lo ganó en 2011 y de manera compartida. Raja Alem publicó en 2002 Játim, primera novela saudí traducida al castellano. Lo hizo la Editorial Huerga y Fierro, en 2007.

En esta edición de los seis seleccionados, dos son mujeres: la libanesa Jana Elhassan y la siria Lina Huyan Elhassan.

Jana Elhassan, como otros escritores, rehúsa poner el foco en la identidad del escritor y prefiere que se coloque sobre el libro en si mismo. Considera que no se debería de entrar en debates del tipo: ¿Cuántas mujeres hay en la lista? o ¿Qué países son los más seleccionados?. 

El resultado de la elección lo conoceremos el 6 de mayo.

A %d blogueros les gusta esto: