Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Senegal’

De dos en dos

Así nos han ido llegando las novedades editoriales (en castellano) en torno a las letras africanas durante el 2015, ¿continuará la racha?. Leer Más

Una biblioteca en Casamance (Senegal): Teba Diatta

Biblioteca

Biblioteca Municipal Teba Diatta (Imagen: Facebook)

El blog de la Biblioteca Municipal Teba Diatta, situada en Oussouye (Senegal), nos permite conocer el germen, desarrollo y evolución de este interesante e ilusionador proyecto que me ha hecho llegar Fina Hernández, a quien en fechas recientes he conocido, razón por la que preveo que la Teba Diatta pueda llegar a ser la primera Biblioteca de esta serie de la que siga dando noticias de primera mano.

Oussouye es la capital de un reino situado en Casamance, una zona que queda separada del resto del país por Gambia. Allí el verde no tiene límite, los árboles enormes se elevan hacia el cielo y parecen tocarlo. Es su naturaleza exuberante junto con el conflicto de baja intensidad que sigue vivo desde hace más de 30 años lo que suele identificar a esta zona sureña de Senegal. Sin embargo, Oussouye es una isla también en este sentido; tal y como nos informan los artífices de un documental (Kassumaay que significa “paz” en la lengua diola,  realizado por miembros del “Grupo de Estudio de las Sociedades Africanas” (GESA), que quiere poner el acento en la figura de su rey (una figura tradicional y sagrada)  quien, según los autores,  ha conseguido que no haya allí ningún episodio de violencia en los últimos 10 años.

Es en este contexto en el que surge la iniciativa para construir una Biblioteca.

La Biblioteca Municipal de Oussouye

Teba Diatta, una inglesa (de padre senegalés), fue quien comenzó esta aventura. Con anterioridad parece que hubo otra que quedó anegada por las lluvias (en esta zona son torrenciales) por lo que Diatta, que se había desplazado desde Inglaterra hasta la tierra natal de su padre, decidió que era hora de levantar una nueva. “Pero la Biblioteca solo albergaba el mobiliario y unos libros de pedagogía”, nos comenta Fina. Razón por la que las autoridades locales contactaron con la asociación “Kasumay, para el desarrollo humano” que trabajaba en la zona, al objeto de dotarla de libros y ponerla en funcionamiento. Y es aquí donde entra Fina, que junto con Ana Cristina Herrerosen Agosto de 2013 hicieron las maletas hacia Senegal para hacer realidad la Biblioteca. Pero antes se tuvieron que entrevistar con el Alcalde, el Inspector de Educación, el rey Sibiloumbay Dhiedhou y el jefe religioso de la comunidad.

cabecera4

En la biblioteca hay tres responsables. El bibliotecario es Jean Bernard que era también responsable de la anterior, pero ni él ni las otras dos personas tienen formación especifica en bibliotecas. En febrero de 2014 se hizo un curso específico al que acudieron 33 profesores junto con Jean Bernard, y en el que se enseñaron algunas técnicas básicas de catalogación y animación y se discutió sobre cómo querían que fuera la Biblioteca.

En la actualidad, alberga un fondo de unos 3000 volúmenes entre libros de ficción, enseñanza de lenguas extranjeras (el conocimiento de español es muy demandado), textos escolares y de pedagogía, que se ha ido consolidando a través de donaciones particulares y de alguna editorial, además de las donaciones que realiza una ONG francesa al Ayuntamiento para compra de libros, que una vez en la Biblioteca solo se pueden usar a modo de consulta, aunque quieren que pronto sea realidad su préstamo.

La biblioteca es generalista, dirigida a toda la población de Oussouye “pero los que están yendo ahora son los niños y los jóvenes, a través de los colegios e institutos, para conocerla”, añade Fina, “sin embargo, queremos que la use toda la población, sobre todo las mujeres, es uno de nuestros objetivos, junto con las personas de los pueblos cercanos”. Tienen un sinfín de ideas para hacer de la Biblioteca un lugar de encuentro e intercambio y para fomentar la lectura por lo que plantean actividades de dinamización y animación, como dramatizaciones, teatro leído, club de lectura, exposiciones, taller de ilustración (ya hicieron uno en 2014 que acabó siendo un corto de animación), cine y cuentacuentos orales.

Impartir cursos de alfabetización para mujeres y el acceso a internet son otros de sus objetivos. De momento solo cuenta con un ordenador (el que utiliza Jean Bernard para el inventario de libros y la catalogación) y están a la espera de que el Ayuntamiento instale la conexión a Internet en la Biblioteca.

10418891_1503645183250537_4612090700567685257_n 10606135_1496474383967617_7094313484819601456_n

El dragón que se comió el sol, y otros cuentos de la Baja Casamance

Durante dos años varias personas se dedicaron a recopilar cuentos de la zona (Baja Casamance, Oussouye, Djimbering y Enampore) contados en diola (“aunque hay muchos diolas: banjal, kasa, quatay, fuñi… “).

Los niños y niñas que habían acudido a los talleres que habían organizado durante los veranos de 2014-2015 fueron los principales narradores. Junto a ellos, la familia de Bakary, las mujeres y Joseph, en Djimbering, “que tiene 100 años y sabe 100 cuentos” también colaboraron sus historias.

El resultado de este trabajo ha sido un libro, El dragón que se comió el sol, y otros cuentos de la Baja Casamance  con dibujos realizados por los niños de la Biblioteca de Oussouye (y escrito por Ana Griott e ilustrado por Daniel Tornero), que pronto saldrá a la luz y que en febrero de 2016 quieren presentar en la propia Biblioteca. Aquí podéis contemplar el dibujo del rey que han hecho los niños para el libro junto con su original.

IMG_2954 5f18c9_7322a2a0534141a0baef9d6771010177.jpg_srz_p_349_465_75_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srz

Proyecto Biblio-cine ambulante

Acercar los libros a la gente es otro de los retos que tienen por delante. En la zona hay muchos pueblos pequeños y mal comunicados en los que no hay bibliotecas o no disponen de acceso a ellas, ni a otros recursos culturales como el cine o el teatro. Para llegar a ellos han creado un pequeño proyecto que aún está sin poner en marcha (tienen necesidades previas que precisan cubrir para llegar a concretarlo) y que consistiría en realizar una ruta de ida y de vuelta con algún medio de transporte (del que aún no disponen). Al ir dejarían los libros en los lugares y al volver los irían recogiendo.

Además, les gustaría aprovechar el camino para hacer dinamización con proyecciones de películas y diversas animaciones (cine-forum, debates, cuentacuentos, teatralización…). Ideas y ganas no faltan.

Para más información: http://bibliothequetebadiatta.blogspot.com.es/

 

De Abiyán a Túnez – Mariama Ndoye

Desde luego, es una novela compleja. Parece contar las adversidades por las que pasa una familia africana de diplomáticos de origen senegalés en su recorrido, un exilio obligado desde Costa de Marfil a Túnez debido a los “disturbios políticos, otros lo llamarían estado de guerra” en el país marfileño, a través de la voz femenina de la protagonista. Pero el texto bucea en más densidades de las que a priori pudiéramos prever.

Saltando de la epístola al monólogo interior, sin temporalidad y sin acabar de encajar en ningún formato, errática, como si se tratara de dar rienda suelta a una corriente más fuerte, a una fuerza que recoge anécdotas, acontecimientos, experiencias, sentimientos y penosidades dentro de una gran red para después abrirla con brusquedad, con voracidad, con un punto de ironía a veces y siempre con gran locuacidad. Una fragmentación que evoca las sacudidas de las olas, olas del pensamiento y recuerdos de la protagonista que se elevan ante nosotros desde el primer párrafo que ya se orienta tanto al mundo de los muertos como al de los vivos, en una mezcla que no quiere distinguir porque todos pueblan, en definitiva, el mismo lugar.

Ella se nos muestra como lo que es sin necesidad de explicaciones y sí de muchos cuestionamientos y alguna directa denuncia, dejando claro desde un principio que se abre con unas “confidencias a Billy”, un leal sirviente que se dirige por las mañanas a la casa de la protagonista desde Abobo uno de los suburbios más deprimentes de Abiyán, para continuar en el capítulo siguiente con las risas de Mouskéba, la gobernanta y querida narradora cuentacuentos que tendrá un trágico destino, a quiénes no olvida en sus recuerdos.

Desde aquel Senegal féliz (donde era “una niña mimada y dependiente”) va rememorando trozos de su infancia, poblados de personajes entrañables para ella, mientras va colando acontecimientos como el del hundimiento del Joola, “el Titanic africano” (cuyo desgraciado hundimiento ocurrió una “noche satánica del 26 al 27 de septiembre de 2002” por exceso de pasaje, “precipitación, diletantismo, afán de lucro, inconsciencia” y del que aún hoy no ha habido resarcimiento ninguno) que se llevó muchas vidas y que marcó a todo el país y en concreto a su generación.

s2_07bw

“En África, fuera de la familia no existe nada” afirma, y es sin duda en torno a ella cuantos más momentos placenteros recuerda. Reviviendo los años de su infancia, en su Senegal natal, en Rufisque su fuente vital, las vacaciones en el pueblo, cuando aún vivía entre griots y escuchaba a los mandingas y sus koras, a los moriscos y su calabaza de agua, mientras degustaban el sabroso garba. Rememorando los años marfileños, los recuerdos cómicos relacionados con el vecindario durante el periodo de preguerra. Escenas cotidianas que se solapan y se conectan una tras otra, elegidas entre otras tantas que no se aparecen con igual intensidad o nitidez. La memoria siempre ha sido selectiva. Para terminar en Túnez. Donde todo es diferente: el clima y algunos comportamientos racistas que sufre Nafy (su hija) hacen que su estancia no sea todo lo cómoda que debiera (a pesar de que podría ser peor,  cree, en algún país europeo o americano, a fin de cuentas “Túnez es África“) pero será el lugar en el que se “le abrirán los ojos acerca de los misterios de la naturaleza humana” y al que denominará “pais-hermano”. La narradora nos introduce en este país a través de profusas descripciones de sus monumentos y lugares y de sus gentes logrando una auténtica guía de viaje (mientras recuenta encuentros con personas que la iluminan y a los que denomina “encuentros faros” de los que su estancia allí está plagada).

3059658601fd9664672e3cc69537fbca

Centro para mujeres. Rufisque (Senegal). Fuente: HRS

Un vaivén vital del que surgen muchos pensamientos en torno a lo que va conociendo y a lo que va viviendo. Al evocar su infancia le llegarán a menudo muchas sabrosas reflexiones de su padre sobre la realidad actual (“La sociedad de consumo incita a la adquisición desenfrenada de bienes materiales. Le gusta decir que hemos pasado de la choza al chalé de tipo suizo demasiado deprisa, lo que acarrea malversaciones de dinero público (…) la construcción de fortalezas de mal gusto, deprisa y corriendo y sin el debido respeto a las normas de seguridad e higiene medioambientales, las destrucciones masivas provocadas por la más mínima intemperie. ¿Cómo olvidar las inundaciones de triste memoria en Senegal y Argelia?”), junto a las suyas propias que salpican todo el texto (“El africano tarda en aprender”).

Todo su periplo tiene el aliento del exilio, ese ir-venir que no cesa. Y entre tanto, surgen cuestiones cotidianas y preguntas existenciales sobre la vida y sobre la muerte. Cuestiones vitales que todos nos formulamos, envueltas en conversaciones espontáneas de barrio, de ciudades que no son la propia (y al cabo quizás acaben siéndola),  como mujer y madre (“Díficil ser una buena ama de casa y “uno de los autores más prolíficos de África Occidental”), como testigo de acontecimientos históricos (“¿Qué puede florecer cuando mueren el amor y la esperanza?”) o como ser humano en permanente cuestionamiento (“La mirada que ponemos en los demás cambia en medio de la congoja, la vida es efímera (…) ¿merece la pena vivirla?”), y que vienen envueltas en decenas de referencias culturales y de canciones y artistas que completan su memoria (desde los egipcios Umm Kalzum y Abdel Wahab hasta los senegaleses Fatou Laobé o Ndongo Lo, sin olvidar al malí Salif Keita ni a la sudafricana Brenda Fraiser)

Inconexa pero vital la escritura fluye en oleadas, a veces mansas y a veces terribles y destructoras. Ella es incapaz (¿o no quiere?) de poner orden, pero conoce dónde está el inicio de cada sacudida de agua, de dónde brota. Sabe que las más suaves te mecen y te acompañan aliviando el viaje y que las más atronadoras siempre traen desolación incomprensible e injusticia. No es una anécdota la relevancia que adquieren Mouskéba y Billy en la narración, no en vano “¿Existe refugio más seguro que el corazón de un amigo?”. Ni tampoco el recuerdo del Joola.

Este mundo tan aparentemente heteróclito, pero este mundo en el que todo encaja, este mundo que solo es uno.

Ficha:

  • Título original:  D’ Abidjan à Tunis (2007)
  • Idioma: Original: Francés (Editorial abis editions)
  • Traducción al castellanoEditorial 2709 books (2015)
  • Traductora: Mar i Cel Perera Valls
  • Imagen de cubierta: In the wash, Jeff Attaway en Flickr.com
  • Formato: ePUB
  • PVP: 6,00 €
  • Glosario: El eBook incluye un pequeño vocabulario para entender mejor la historia
  • Leer un fragmento de De Abiyán a Túnez, aquí

fdf9abf6074fb96a8d0d123e93c356684e183200

Otra visión del libro desde Lecturafilia 

He descubierto literatura africana diferente, escrita por una africana de los pies a la cabeza y sin ampararse en tópicos. Mariama Ndoye es traducida por primera vez al español de la mano de la editorial 2709 books, quien nos da a conocer su obra De Abiyán a Túnez, una especie de reflexiones nacidas según el avance del propio pensamiento, y en medio de las actividades cotidianas.  Parece literatura de viajes y mezcla características de la literatura egográfica, esa que nace de los recuerdos y que alterna pasado con presenta e incluso futuro.

Mariama Ndoye nació en Rufisque, Senegal, en 1953. Estudió Letras Clásicas en la Universidad de Dakar, obtuvo la licenciatura en 1976 y se doctoró en Letras Modernas en 1982. Tras cursar Museología en la Escuela del Louvre, fue conservadora del Museo de Arte Africano del Instituto Fundamental de África Negra en Dakar hasta 1986. Más tarde, durante su estancia de quince años en Costa de Marfil, fue profesora de Letras en el Instituto Sainte Marie de Cocody, en Abiyán, y consultora del Banco Africano de Desarrollo.

Siguió una estancia en Túnez, país en el que se consagró a la escritura. De vuelta en Senegal, fue la directora del Libro y de la Lectura del Ministerio de Cultura entre 2011 y 2013. En el año 2014 fue nombrada conservadora del Museo Léopold Sédar Senghor, ubicado en la antigua residencia del presidente, que hoy es propiedad del Estado senegalés. Precisamente, en De Abiyán a Túnez salta de un espacio a otro de manera precipitada, y tanto estamos en Senegal, como en Costa de Marfil o en Túnez:

“Regreso al presente. Seis de la mañana frente al río. Dos cocoteros enmarcan la explanada-restaurante”.

Estamos delante de una obra que nos conmina a debatir, a que pensemos continuamente en temas estrictamente de preocupación africana, pero otros tantos universales, como es el caso de la familia, la educación, las (des)igualdades entre hombres y mujeres, los recuerdos, la muerte… Y lo que ante todo caracteriza a la autora es que no tiene pelos en la lengua, y opina claramente sobre temas de actualidad.

“La falta de delicadeza de los occidentales modernos sobrepasa a menudo el entendimiento de los africanos”.

“¡Que haya mujeres que esconden sus prominentes clavículas… mientras otras se empeñan en perder algunos malditos kilos…!”.

En medio de las reflexiones y la dureza del mundo que le ha tocado vivir, nos encontramos con toques de humor, con sorpresa de la autora antes los acontecimientos del día a día, y el descubrimiento de las diferentes costumbres. En medio de su día a día atareado, Mariama nos confiesa que porta un diario en que consigna “todo lo bueno y lo no tan bueno, lo sublime y lo crapuloso”.

Deconstruyendo: África más allá del tópico

 t25El Hadji Amadou Ndoye, el autor de África más allá del tópico, falleció el pasado año a la edad de 66 años. “Adiós, profesor Ndoye” fue el título que eligió el periodista José Naranjo para despedir a este escritor y profesor de lengua y literatura española en la Universidad Cheikh Anta Diop (UCAD) de Dakar. Escribe Naranjo que el consejo que siempre daba a sus alumnos era el siguiente: “Lean, lean… no dejen de leer. Eso les hará mejores personas”.

La Editorial Baile del Sol ha publicado tres de sus libros: Estudios sobre la narrativa canaria del 70A un tiro de piedra y el póstumo África más allá del tópicodonde se recogen los artículos que publicó en el semanario grancanario “La Tribuna”.

África más allá del tópico

Nos dice el escritor Antonio Lozano en el prólogo que “quienes diseñaron la personalidad del africano, que el poder político, económico y europeo requería, pudieron darse por muy satisfechos con su trabajo”. Por lo cual la labor de “descontaminar la imagen de nuestro vecino africano de las abominaciones que les hemos echado a las espaldas constituye un reto absolutamente necesario y urgente, y el libro del profesor Amadou Ndoye aborda la cuestión en una línea tan correcta como deseable”.

“En nuestros países africanos, las representaciones europeas se suelen parecer a búnkeres. Europa extiende sus fronteras a las aguas de Senegal y Mauritania y erige al mismo tiempo barreras legales, reglamentarias, constitucionales y físicas contra los nuevos “bárbaros” que amenazan “invadirla”. ¿No invadió ella África, Asia y América Latina? La maliense Aminata Traoré dijo una vez que tenía la sensación de que hoy el apartheid era mundial, según recogió el diario senegalés Le Quotidien el 18 de septiembre de 2007, porque se cierra la salida a los africanos, a sus productos y a sus puntos de vista.”

El libro se divide en tres apartados globales que recogen los textos de Ndoye:

1.-Historia

El entonces presidente francés, Nicolás Sarkozy, vino a Senegal en julio de 2007 y, dirigiéndose al continente desde nuestra capital, afirmó que “el drama de África es que el hombre africano no ha entrado lo suficiente en la historia”. Vivimos en la historia según modalidades y ritmos que no son propios, a causa de nuestro particular pasado. En Europa, el tiempo es más o menos homogéneo. Entre nosotros pelean, coexisten, se atraen y se rechazan varias edades históricas. pág.33

2.-Literatura

Los africanos han leído a Salman Rushdie, Borges, García Márquez, Kundera, Camus… en América Latina, ¿quién ha leído a Naguib Mahfuz, Ngugi Wa Thiongo o Nadine Gordimer? En  Senegal tenemos trabajos monográficos sobre autores como Machado de Assis, Vargas Llosa y hasta tesis sobre Jorge Amado. ¿En qué universidades brasileñas o argentinas se estudia literatura congoleña o marroquí?. pág. 89

3.-Inmigración

¿Será morir (dentro o fuera) la perspectiva ofrecida por África a sus jóvenes? Lo que el continente necesita es la unidad entre los países el cambio de mentalidad (el norte dista de ser el paraíso terrenal) y que se pague el precio justo a productos mineros (oro, diamantes) y agrícolas (algodón, azúcar) que existen en el suelo y en el subsuelo africano. Nos dicen que África es pobre. Si así fuera, ¿por qué se reunieron las potencias europeas en Berlín en 1885 para repartirse los distintos territorios africanos? ¿De dónde sale el café y el cacao que se sirven en los bares europeos? En parte llegan desde Costa de Marfil, Ghana, Sao Tomé y descarga (5)Principe…El pescado que consumen los europeos viene a través de la costa de Senegal, Mauritania o Marruecos, pero otros fijan los precios de los productos africanos. Por ejemplo, Malí es país productor de ganado, pero las carnes europeas compiten con las autóctonas en el mercado maliense. ¿Por qué hay guerra en Darfur? Porque hay petróleo. ¿Cuántos ciudadanos del norte tienen teléfono móvil? Cada móvil que se fabrica a partir de un producto llamado coltán. El 90% del coltán del mundo está ubicado en el este de la República Democrática del Congo. Hay una guerra en esta zona. El congoleño que saca un kilo de coltán recibe un euro. El mismo kilo está vendido en Londres a cuatrocientos euros. Entonces, ¿quién explota a quién?,¿quién ayuda a quién? La Unión Europea da más dinero para la subvención de sus propios productos agrícolas que para la ayuda al desarrollo. Las subvenciones al algodón arruinan a los campesinos del oeste africano que no reciben nada cuando el algodonero americano recibe una ayuda cuando produce y cuando exporta. ¿Dónde está la libertad de comercio, o será que estará reservada para unos pocos? pág. 164

Un conjunto de textos para llevar a cabo una tarea aún pendiente: el de la deconstrucción de la idea que del africano se ha ido consolidando en nuestro imaginario colectivo.

Ficha:

  • Título original:  África más allá del tópico
  • Editorial Baile del Sol “Textos del Desorden”. 2014
  • Nº páginas: 177

Camino de la salvación – Aminata Maïga Ka

10382635_740537916029025_5818063442523803967_n

Aminata Maïga Ka se casó en segundas nupcias con Abdou Anta Ka (reconocido como uno de los grandes dramaturgos senegaleses). Sus casas en Thies y Dakar siempre estuvieron abiertas y fueron el punto de encuentro de muchos artistas; cineastas, pintores… pero sobre todo de escritores. De hecho, la pareja puso a sus tres hijos los nombres de escritores amigos suyos, reconocidos internacionalmente; Leopold Sédar Senghor, Mariama Bâ y Birago Diop. Aminata afirmaba que habría necesitado dos páginas para escribir los nombres de todos los escritores que conocieron, pero por encima de todos ellos destacó la figura y la amistad de una escritora única: Mariama Bâ, autora de Mi carta más larga.

Ambas pusieron a la mujer en el centro de su narrativa, pero si bien Mariama Bâ se negó a ser considerada feminista, Aminata Maïga Ka no rechazó de plano el término: “A mi manera lo soy”, respondió. No en vano esta mujer comprometida había escrito cuatro novelas: La Voie du salutLe Miroir de la vie, En votre nom et au mien y Brisures de vies, con las que trataba de sacar de la oscuridad temas como la violación, los matrimonios forzosos, la ablación o la violencia contra las mujeres.

02dfb72b417892d1281fea3d502808db

Fabrice Monteiro’s “Gorean Summer”: Celebrating Senegal’s Beaches | New Republic

Camino de la salvación es una novela corta que narra la historia de Rokhaya, descrita por su propia hija con estas palabras al inicio de la novela: “Una mujer que había sabido encarar sin protestar todas las fealdades de la vida: la humillación por parte de su marido, las exigencias de su hija, los caprichos de su nieto, la mezquindad y traición de sus amigas” y de su hija, Rabiatou. Dos generaciones y dos modos de entender la vida; una representa la tradición y la otra la modernidad, buscando el camino de la salvación, ¿la esclavitud? o ¿una libertad truncada, teledirigida?.

Tiene esta novela mucho que recuerda a Mi carta más larga. En aquella, Mariama Bâ nos presentaba a una mujer viuda, Ramatoulaye, que iba desgranando su vida en una larga carta escrita a su amiga divorciada, Aïssatou. En esta, la voz desde el más allá de la madre cuenta su tragedia y la de su hija. En ambas, las mujeres de las anteriores generaciones contemplan cómo los nuevos tiempos les traen hijas que no dudan en mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio, luchar por ser independientes e incluso entrar en la política/ejercer de abogadas. En ambas, los hombres usan las tradiciones (injustas) sin tener en cuenta lo que suponen para las mujeres que, libres u obligadas, comparten sus vidas con ellos.

El camino de la salvación salpica su previsible desenlace con ideas de calado, ya sean sobre la condición de la mujer senegalesa, ya sean sobre el futuro del propio continente, o sobre el choque cultural que supone la emigración y que en el caso de Rabiatou, que va a estudiar a París, le sirve para abrir los ojos.”Ella, que se las ingeniaba para imitar al blanco hasta en su manera de vestir y su manera de hablar, se prometió a sí misma que iba a volver a ser la negra de la que quiso renegar. Su vida le había abierto los ojos: hiciera lo que hiciera, jamás sería una blanca” (pág.36).

El deseo de independencia de los colonizadores europeos y la distancia con los blancos, que se muestra casi siempre infranqueable, también ocupa gran parte de las conversaciones de los hombres y se utiliza para argumentar comportamientos machistas. A la postre, la propia Rabiatou será vista como “poco negra” y como “muy europea” por su empeño en estudiar, leer, ser abogada, no depender económicamente de su marido y disfrutar de su pareja a cada momento del día, saliendo a la calle en su compañía. Del mismo modo, los hombres se calificarán entre ellos de “poco negros” o “muy poco africanos” cuando se topan con uno de ellos (Racine, el marido de Rabiatou) que les reprocha sus infidelidades, comportamientos y su relación de mutuo respeto en el matrimonio. Aludiendo a ese orgullo de africanidad (que usa identidad y tradición a su antojo) justifican sus acciones.

Aminata Maïga Ka escribió esta obra entre 1977 y 1980, pero la reflexión acerca de la identidad, del conflicto tradición-modernidad, de los matrimonios concertados y de lo que la sociedad espera de la mujer (africana o no) sigue de actualidad. Quizá la sociedad en la que hoy vivimos no haya cambiado tanto como creemos y quizá este sea un buen motivo para leer la obra de esta escritora senegalesa. [Editorial 2709 books]

Ficha:

  • Título original:  La Voie du Salut (del volumen La Voie du Salut et Miroir de la Vie) (1985)
  • Idioma: Original: Francés (Editorial Présence Africaine)
  • Traducción al castellano: Del volumen Las africanas cuentan. Antología de relatos.
  • Traductoras: Inmaculada Díaz Narbona y Claudine Lécrivain
  • Edición actual: Editorial 2709 books (2014)
  • Formato: ePUB
  • PVP: 3,00 €
  • Glosario: El eBook incluye un pequeño vocabulario para entender mejor la historia
  • Leer un fragmento de El camino de la salvación, aquí

la-voie-du-salut-le-miroir-de-la-vie

Jimsaan, mucho más que una editorial

1528491_259151714261574_894120024_n

La editorial Jimsaan se fundó en 2011 por Boubacar Boris Diop y Felwine Sarr en St. Louis (Senegal) a los que se unió en la aventura la también escritora Nafissatou Diadescarga Diouf. Después adquirieron la librería Athéna en Dakar desde donde fueron poniendo en marcha diversas ideas y proyectos. “Queremos apoyar la producción musical, el cine y hacer de la librería un lugar de circulación de ideas, no sólo de venta de libros“, dice Felwine Sarr.

La iniciativa, que denominan  como proyecto pan-africano, partía de las condiciones reales de la oferta literaria en el continente africano. De hecho, tal y como ellos mismos afirman, es mucho más fácil encontrar trabajos africanos en las librerías de Londres, París o Lisboa que en los países de los propios autores. Así contemplaron como una urgencia poner fin a una situación donde la producción intelectual del continente es, en su mayoría, publicada en las capitales de las antiguas colonias.

Conscientes de que existen muchas editoriales en Senegal, basan la diferencia en la calidad: en la intención de que sea una editorial unida a la buena literatura. La editorial que “quiere traer nuevas voces y textos de calidad editorial” recibe originales de toda la zona francófona, incluída Argelia, y pretende publicar tanto a autores consagrados como desconocidos.

1555280_259145677595511_1075349937_n

Bachir Diagne firmando libros en la librería Athéne. Fotografía facebook

Surgieron con la intención de estimular el debate, dando prioridad a obras de ficción y textos para la reflexión. En febrero de este año lanzaron su primer libro, una nueva reedición de Comment philosopher en Islam? [fr.] (¿Cómo filosofar en el Islam?) del profesor y filósofo senegalés Souleymane Bachir Diagne. En la presentación del mismo se celebraron diversos encuentros para que los lectores pudieran interactuar con el autor. Además se difundió y promocionó en países como Francia, Bélgica y Alemania.

10556404_365671020276309_5805071894141858708_nSu segunda obra ha sido una reedición de La Plaie de Malick Fall, un clásico de 1969. Aurora Moreno señala desde “Por fin en África” que se trató de “Una novela filosófica que ponía en entredicho la solidaridad africana, especialmente entre los más pobres. Trataba de un problema individual de integración social, no tanto político, pero fue denostada y cayó en el olvido.”

Anuncian que la próxima obra editada por ellos será una novedad, un autobiografía de la escritora Léonora MianoCantate de la mer Noire, al tiempo que nos señalan cuáles son las nuevas voces que están surgiendo. Janis Otsiemi (Gabón) que escribe novela negra, Nafissatou Dia Diouf (Senegal) que es una de las promotoras de la editorial y cuyo relato “Iré…” traducido al castellano por la “Revista 2384” se puede leer aquí, Mbougar Sarr un estudiante senegalés de 23 años que acaba de ganar el premio “Radio France Internacional” de relato corto, o la prometedora Rama Salla Dieng, son los nombres que mencionan, ¿un anticipo de lo que vendrá?… veremos.

En un lugar del Atlántico-Fatou Diome

en-un-lugar-del-atlantico

Ahora que ha terminado el Mundial os hablo sobre un libro que describe, entre muchos otros temas, la pasión por el fútbol de un grupo de jóvenes senegaleses. Para estar al tanto de lo que va ocurriendo en la “Copa Europea de fútbol 2000”, uno de ellos, Madické desde una isla frente a Dakar, telefonea a su hermana, Salie, que vive en Francia, para que ésta le vaya retransmitiendo los partidos en los que juega su ídolo. En el fondo, la pasión por el fútbol no es hacia el deporte en si mismo, sino a lo que él,  junto con muchos jóvenes,  cree o piensa que puede conllevar: salida de la pobreza, respeto, fama…

Fatou Diome logró, en esta su primera novela, transmitirnos con ternura, ironía e incluso humor, varios mundos; el de un pueblecito de pescadores en Senegal y el de la Francia más inhóspita. Diome, quien afirma: “nada de aquello que concierne a la literatura es ajeno a lo humano. Así que todo lo que tiene que ver con el lugar de origen de alguien es soluble en la propia humanidad”, nos muestra la más amarga de las tristezas y el más sincero de los cariños, las tradiciones junto a la modernidad, el individuo frente a lo colectivo, el sueño y la realidad a través de un puñado de personajes de su tierra natal.

Salie vive en un pequeño apartamento en Estrasburgo, sola, después de casarse con un hombre blanco y ser rechazada por la familia de éste en Francia y divorciarse y conocer las penalidades por las que pasan la mayoría de las mujeres emigrantes africanas. En la actualidad escribe y tiene una situación más desahogada, y, sin embargo, no quiere que su hermano, que reclama su ayuda para marcharse a Francia, emigre como ella. Salie, como la propia Diome (el libro tiene muchos paralelismos con su vida), habla desde la experiencia de la emigración, intentando hacer ver a su hermano que no todo es tan “de rosa” como se lo cuentan. Pero, ¿cómo le va a convencer Salie si su hermano tiene ejemplos demoledores a su alrededor como el rico que vuelve, el hombre de Barbés, y se exhibe sin pudor, ocultando la verdad que está detrás de su prosperidad?, ¿cómo le va a convencer Salie si ella misma no quiere regresar?.

Por un lado, lo que Fatou Diome descubre en En un lugar del Atlántico es el drama del emigrante en tanto persona que marcha para llegar a una especie de El Dorado. La creencia de que fuera de África, sobre todo en Europa, la vida que le espera será por fuerza mejor, hace que el que marcha no pueda decir que ha fracasado. En este sentido, la novela de Diome nos habla sobre la imposibilidad del que parte de contarles a los suyos las penurias por las que ha pasado, la situación en la que se encuentra, incluso el mismo hecho de no haber obtenido nada de lo que pensaba obtener: el haber fracasado, en una palabra. Moussa, el joven que partió para convertirse en futbolista y que no logrará su objetivo, mostrando con su historia la de tantos “juguetes rotos” enlodados con la otra cara-trampa de este deporte, será  incapaz de contar la verdad y no soportará la vergüenza de su vuelta teniendo un final trágico. Su historia sirve de ejemplo al maestro del pueblo para que los demás jóvenes reconsideren su intención de partir, azuzada ésta por la ostentación de otros que regresan de Europa con dinero, ocultando la manera en la que lo ha logrado, orientando siempre su narración hacia el éxito y el dinero y olvidandóse de contar la otra cara de su exilio

Por otro lado, Salie, rota en varias identidades, vaga en un mundo cuyos únicos anclajes verdaderos son los afectos: su abuela, su hermano.  Y al tiempo su vida se desenvuelve en un lugar que aún extraño, forma también parte de ella. No quiere prescindir de la libertad que posee en Francia, pero sabe al mismo tiempo que el precio es demasiado alto: no estar con los que ama. Conoce lo que es perder a los que se quedan, el tremendo dolor de vivir con ese profundo surco el tiempo que le reste.”¿Qué significa la libertad, salvo la nada, cuando ya no se refiere al otro?” (pág.202).

¿Volver?. Puede llegar un momento en el que no se sepa muy bien a dónde, partida de forma salomónica en dos mitades reclamadas cada una de ellas por Europa y por África, “arraigada en todas partes, exiliada siempre” (pág. 193). Pero Salie, como Diome, escribe. No podemos olvidar que estamos escuchando la historia de una emigrante escritora.  Sabedora de que cada libro leído, cada cuaderno llenado, cada diccionario consultado suponen un ladrillo menos entre los dos mundos, Salie afirma: “Busco mi territorio en una playa blanca; un cuaderno cabe en una bolsa de viaje. De modo que mi casa es ese lugar donde dejo mis maletas” (pág.271)

El exilio es mi suicidio geográfico. Lo que está más alla me atrae pues, virgen de mi historia, no me juzga sobre la base de los errores del destino, sino en función de lo que he decidido ser; es para mi una prenda de libertad, de autodeterminación. Partir es tener el valor de parirse a una misma, pues nacer de sí es el más legítimo de los nacimientos. (Página 240)

Ficha:

  • Título original:  Le ventre de l´Atlantique (2003)
  • Idioma: Original: Francés
  • Traducción al castellano: Editorial Lumen (2004)
  • Traductor: Manuel Serrat Crespo
  • Imagen de portada:  Fotografía de
  • Nº páginas: 271

Fatou-Diome--Le-Ventre-de-l-Atlantique.jpeg

Mi carta más larga – Mariama Bâ

PORTADA DE LIBRO: MI CARTA MÁS LARGA de MARIANA BA. EDICIONES ZANZIBAR

El libro que traigo hoy a LitERaFRicA es uno de esos libros que casi todo el mundo recomienda.  Considerado un clásico, es para muchos un libro feminista, en el que una mujer viuda, Ramatoulaye, va desgranando su vida en una larga carta escrita a su amiga divorciada, Aïssatou.

Mariama Bâ publicó esta su primera novela cuando tenía cincuenta y un años. A menudo se habla sobre los escritores que comienzan jóvenes, pero apenas se resaltan los que lo hacen a una edad más avanzada. Son los escritores del no en sentido contrario, los que se mantuvieron en silencio durante largos años, antes de decidirse a escribir. Ella lo hizo tarde, ya casi a las puertas de la muerte, y apenas tuvo tiempo de publicar otro libro en vida, dejando su segunda novela concluida poco antes de fallecer.

Mi carta más larga, es un libro que habla sobre la condición de la mujer en Senegal, es cierto, pero en su breve extensión trata con acierto un buen número de temas. No quiero repetir lo que ya se ha dicho y observado en múltiples críticas y reseñas realizadas sobre la obra. Prefiero limitarme a resaltar las dos o tres ideas más poderosas que me han quedado tras la lectura del libro.

A resaltar que las dos protagonistas, mujeres africanas, son mujeres que han decidido, en el ámbito personal ante la poligamia impuesta por sus respectivos maridos. Aïssatou, ante la aparición de la segunda esposa en su vida conyugal, decide abandonar al hombre y marcharse al extranjero. Ramatoulaye, permanecerá a su lado, pero irá dando a conocer sus razones y su cambio de actitud vital como mujer, como esposa y como senegalesa.

Por un lado, la protagonista realiza un ejercicio de introspección, durante el largo período de duelo, vuelve la vista a su vida pasada y va desgranando las causas y las razones que la han llevado hasta la situación actual en la que se encuentra, abandonada tras haber realizado con rectitud el papel que se supone corresponde a toda mujer (en este caso, dentro de la sociedad senegalesa, musulmana): cuidar al marido, tener hijos, trabajar en el hogar: “Su comportamiento está condicionado: una cuñada no toca la cabeza de una esposa que ha sido cicatera, infiel o ha faltado a la hospitalidad” (pág.12). Cuando el marido decide tomar otra esposa (poligamia) es cuando Ramatoulaye se ve obligada a ponerse delante del espejo. Su capacidad para sobreponerse a la situación, hasta el punto de no optar ni por culpar a la segunda mujer (una joven a la que su propia familia ha obligado a casarse con un hombre mucho mayor que ella, un ser roto e infeliz) ni por encerrarse en si misma y lamentar su suerte. Ramatoulaye desafía al mundo, rechazando sucesivos pretendientes, “no conformándose”, sintiendo que ha de erigirse en dueña de su propio destino.

Por otro lado, la narración nos va adentrando en una nueva época, con nuevos tiempos que ha traído la independencia de su país, la protagonista contempla la actitud de sus hijas que la llevan por otros caminos, una modernidad que viste pantalones y mantiene relaciones sexuales libres antes del matrimonio, o que comparte las tareas entre los dos, creando una unidad, una vida en pareja que se complementa. Una de sus hijas sopesará, incluso, la posibilidad de dar el paso a la política, idea que después descartará: “No quiero hacer política, no porque no me interese el futuro de mi país ni el de la mujer, pero al ver los forcejeos estériles en el seno de un mismo partido y las ansias de poder de los hombres, prefiero abstenerme” (pág. 114)

Desde la primera línea, el tono de la novela es el de la confidencia. Sientes que Ramatoulaye está abriendo su ser más íntimo a su mejor amiga, y el lector se siente testigo de estas confesiones. Ese aire intimista, delicado, poético, que alterna entre lo amargo y lo dulce, lo reivindicativo y lo cruel, no cesa en ningún momento. Nos hace partícipes de una vida que intenta ser vivida en plenitud, a pesar de los obstáculos, las tristezas y los sinsabores, una vida que se nos muestra abiertas las puertas de par en par, con esperanza en lo que vendrá.

Deformar un alma es tan sacrílego como un asesinato. Los profesores-tanto los del jardín de infancia como los de la universidad-forman un ejército noble de las proezas cotidianas, nunca cantadas, nunca condecoradas. (pág. 42)

Ficha:

  • Título original: Une si longue lettre (1979)
  • Idioma: Francés
  • Traducción al castellano: Ediciones Zanzíbar (2003)
  • Traductora:  Sonia Martín Pérez
  • Imagen de portada: ©José Antonio Carrrera
  • Páginas: 141
  • Premios por esta obra: Premio japonés Norma para publicaciones africanas 1980
  • Otras ediciones de esta obra:
    • Una carta molt llarga [Catalá] (Takusan Ediciones)
    • Mi carta más larga (Ediciones Altaza)
  • Curiosidades: En 1981 escribió “Un Chant écarlate” poco antes de morir, de una larga enfermedad.

une si longue letrre

A %d blogueros les gusta esto: