Saltar al contenido.

Una propuesta para una utopía activa ¿Afrotopia puede ser realidad?

Este ensayo está escrito por una persona que cree y ama África. Felwine Sarr quiere ofrecer no un sueño, una idealización o un fantasma, al contrario, intenta dar materia para que el continente tome sus riendas y no mire hacia los lados sino hacia su propio ser para encontrar un camino propio y diferente, un trazado nuevo que de hacerse realidad colocaría a África en la cabeza de aquellos que han optado por huir de esta loca carrera sobre la que cabalga el mundo global y capitalista.

Somos muchos los que desearíamos lo mismo. Vivir en un mundo que coloque al ser humano en el centro. Algo tan simple y parece que tan complicado. No es Sarr novedoso, no es el primero ni será el último que llame la atención sobre el modelo de desarrollo que están siguiendo la mayoría de los países africanos. Estamos en un mundo global, aquí nadie se escapa.

El senegalés ofrece a cambio en Afrotopia buenos mimbres para comenzar ese camino. Sin embargo, el tamaño de las utopías es un reto demasiado extenso y largo como para que las palabras de Sarr puedan fructificar a corto plazo, además, sin tener en cuenta la diversidad y complejidad de un continente que es diferente de norte a sur y de este a oeste (¿en qué quedamos África es un todo o no lo es?). Él es consciente de todo ello.

Cuando en 2016 se produjo el encuentro en Dakar de pensadores, intelectuales y filósofos dentro del marco de Les Ateliers de la Pensée ya se visualizó algo importante: la distancia entre la gente de la calle y estos pensadores. A pesar de ello lo cierto es que su presencia y su pensamiento es imprescindible si se quiere construir algo diferente y lo que es más importante si se quiere partir de lo que en realidad son y no de lo que los demás esperamos que sean.

Los retos son enormes. Si la tarea del pensador es abrir caminos, poner el suelo mirando el techo, Sarr ha ofrecido bien su trabajo. Ahora queda la construcción de todo ello y la voluntad de querer hacerlo.

África o el ser más que el tener

Publicado originalmente en África no es un país. 14/12/2018

Los discursos en relación a África han oscilado entre la desesperación (afro-pesimismo) y la euforia (afro-optimismo). Construcciones de pensamiento que el imaginario occidental ha ido levantado siempre al margen de los principales interesados. Así, la propensión de los otros a proyectar sus sueños y fantasías en el continente africano han marcado a fuego imágenes, clichés y estereotipos que han arraigado hasta polarizarse y convertir este espacio en el depositario de los mayores fracasos y derivas o dibujarlo, por el contrario, como el cráter de una emergencia económica y un progreso imparable.

  1. Alberto Mrteh #

    “Vivir en un mundo que coloque al ser humano en el centro.”
    Cada uno de tus artículos tienen mensajes que se me quedan grabados.
    Es un placer leerte.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

    Me gusta

    4 enero, 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: