LitERaFRicAs

Simplemente literatura

Fatima Mernissi, hablemos de feminismo e islam

44s72wdsussdwwisdswiws

Dicen que morir es volver a la infancia y los recuerdos de la niñez de Fatima Mernissi se retrotraen a un patio abierto hacia dentro y cerrado hacia fuera. La vida en aquel harén en Fez, que ella describió como un lugar que poco tiene que ver con la imagen estereotipada que se tiene sobre el mismo en occidente, fue tal y como lo cuenta la escritora, sobrepasada.

Aquella niña dio paso a una mujer “que impuso su voz en un mundo intelectual gobernado por los hombres“. Hija y nieta de analfabetas, solo conoció el árabe hasta los veinte años pero casi siempre escribió en francés e inglés. Se licenció en Ciencias políticas, completó sus estudios en Francia y EEUU  y fue profesora en la Universidad de Rabat. A su regreso a Marruecos se dio cuenta de que debía de revisar los textos coránicos para poder vivir en igualdad. No se casó ni tuvo hijos y se volcó en la tarea de defender los derechos de las mujeres. Mernissi se dedicó con ahínco a demoler y a descubrir. No en vano está considerada una de las más importantes escritoras marroquíes y un referente intelectual en el mundo islámico. “Para vosotros los occidentales el islam es extremismo y monocultura. Para nosotros es multiculturalismo”, afirmaba. Falleció el pasado 30 de noviembre en Rabat, a los 74 años.1Ella, siempre lucida, también contemplaba el mundo desde parámetros más globales, visión de la que no se salvaban los países árabes: “La nueva fe mundial es la religión del mercado. Y tiene un aparato eclesiástico completo. Lo dice Richard C. Foltz: hay sacerdotes (economistas), misioneros (la industria publicitaria) y una iglesia (el centro comercial). Posee hasta un sistema ético cuya máxima virtud es ir de compras. Y los fieles se llaman consumidores”, afirmaba en una entrevista.

El choque actual, asegura, no es entre civilizaciones, como afirmaba Samuel Huntington, ni siquiera entre religiones, sino entre el concepto islámico de ulfa (amor generoso, desprendido, altruista) y el consumismo occidental, individualista y feroz. O quizá, apuntó en uno de sus artículos, sea un choque de sueños: El hombre moderno ha olvidado la religión, pero lo sagrado sobrevive, enterrado en su inconsciente. Ahí está el enigma y quizá la razón del desencuentro.

¿Islam y feminismo?

De por si la imagen que tenemos cuando pronunciamos islam (o sus derivados) suele ser negativa, cargada de muchosfatima-mernissi-intelectual (1) significados que se le han ido colgando a la palabra hasta el punto de crear recelo, cuando no rechazo abierto. Nuestra ignorancia ha llegado hasta el punto de creer que el “burka” es musulmán y/o un símbolo religioso, cuando no es ni lo uno ni lo otro, es “Una forma de terrorismo intelectual, religioso y moral contra la libertad de las mujeres”, tal y como afirma Wassyla Tamzali.

Sobre feminismo hemos hablado en alguna otra ocasión, constatando que la palabra no es muy del gusto de las mujeres africanas, aunque otras, como Chimamanda, lo defienden con naturalidad. Se trata de  una cuestión de conceptos, no de principios.

Lo cierto es que no hay un feminismo monolítico, tampoco dentro del mundo musulmán (mucho más amplio que el mundo árabe). Aunque unir feminismo e islam puede originar, en el mejor de los casos desconcierto, existen desde la década de los 90 diferentes corrientes en su seno, algunas con sub-corrientes: “feminismo árabe”, “feminismo musulmán”, “feminismo islámico” y “feminismo laico”, que conviven y en ocasiones se mezclan.

No existe un único feminismo musulmán

Sin duda si hablamos de feminismo árabe el nombre que primero nos viene a la cabeza es el de Nawal al Saadawi, quien no distingue entre hombre y mujer, oriente y occidente, norte y sur… para ellaEl feminismo es liberar la mente del sistema patriarcal, de la religión y del capitalismo, que son las principales amenazas para la mujer. Aunque no solo son amenazas para la liberación de la mujer sino también para los pobres. Yo no separo entre la opresión de clase y la opresión patriarcal.”

Otras mujeres árabes como Asma Lamrabet defienden que  “El feminismo islámico es el feminismo como lo conocemos en el resto del mundo, con principios universales, que reivindican libertad, emancipación y dignidad para la mujer. Es islámico porque se refiere a unos principios que están en nuestra cultura en lo referente al mensaje espiritual que encierra el islam (…) Lo que quisiera aclarar es que cuando hablamos de religión, hablamos de sistema, de una ideología religiosa y de una institución religiosa, pero dentro de todas las religiones hay un mensaje espiritual. Lo que ha traído la discriminación de la mujer son las instituciones religiosas y el sistema religioso, no el mensaje. Nosotras queremos reivindicar los derechos a partir de este mensaje espiritual y luchar contra las instituciones religiosas, que son las que han hecho una lectura patriarcal del mensaje espiritual.”

La argelina Wassyla Tamzali es una representante del “feminismo laico” (que defiende separación entre religión y ámbitos políticos y sociales). Ella mantiene que el “feminismo islámico es un oxímoron, una impostura que se ha infiltrado no sólo en las universidades, sino en organismos internacionales como la Unesco. No nos engañemos. El feminismo es una ideología de liberación y el Islam es de obediencia.

Muchas mujeres musulmanas se quejan de cómo, en ocasiones, se las ha mirado/se las sigue mirando desde el mundo occidental por encima del hombro. A menudo se da una conexión entre cultura y opresión que 3termina en una visión de la mujer musulmana como víctima, a la que se conmina a abandonar sus creencias para liberarse. Se ha centrado la visión con bastante frecuencia en cuestiones como la del velo, sin tener en cuenta los otros miles de condicionantes que provocan su situación. Partiendo de que las situaciones que les sobrevienen son globales y las pueden padecer cualquier mujer en cualquier punto del planeta, a veces se ha presupuesto que con darles lecciones sobre cómo tienen que actuar con temas como el anterior estamos ayudándolas a levantar por fin el yugo de su sometimiento. Cuando lo que las oprime tiene que ver también con la pobreza estructural o el racismo, por ejemplo, se las ha orientado a negar su propia cultura.

El problema es que “a la mujer musulmana no se la ve como individuo sino como portadora de una cultura. Es una visión que niega la existencia de movimientos sociales de todo el mundo. Es una visión orientalista, que evoca lo exótico” dice la historiadora irlandesa Mary Nash.

De Fatima Mernissi se ha dicho que fue un cruce de caminos.

Aportaciones de Mernissi

Tras estudiar los textos coránicos, Mernissi concluyó que no hay nada en El Corán que sea discriminatorio con la mujer. Ha sido una lectura histórica del mismo, la elección de unos hadices  los más conservadores frente a otros lo que provocó que la visión misógina se extendiera y asentará en gran parte del mundo musulmán. No fue el profeta Mahoma quien empezó a considerar a las mujeres como personas de segunda clase, sino otros hombres después de él.

Si los derechos de las mujeres son un problema para muchos hombres musulmanes de hoy, no es por causa del Corán ni del Profeta, ni de la tradición islámica, sino simplemente porque esos derechos entran en conflicto con los intereses de una élite masculina. No es sólo que hayan manipulado los textos sagrados, sino que esa manipulación es una característica estructural de la práctica del poder en las sociedades musulmanas

Fatima Mernissi fue crítica con el mundo occidental. En el libro El Harén en occidente sacó a relucir la supuesta libertad que poseen las mujeres occidentales a partir de un incidente que tuvo en unos grandes almacenes americanos, y que tituló “El harén de la mujer occidental es la talla 38.  También arremetió contra el canon de belleza occidental actual que obliga a las mujeres a permanecer siempre jóvenes.

Y siempre se hizo eco de las voces de las mujeres. Silenciadas y relegadas al olvido. Mujeres que tuvieron poder político y fueron intelectuales que marcaron su época. Nunca más olvidadas.

La falta de democracia, de libertad para las mujeres, durará poco, a juicio de Mernissi. La socióloga marroquí destaca que en numerosos países musulmanes está surgiendo una élite femenina que llega a la universidad y a las profesiones liberales. “Por eso digo a los europeos: si queréis un Mediterráneo equilibrado, no hay que invertir en armas, sino en promoción de la mujer. Una mujer analfabeta tiene de cinco a seis hijos; si tiene estudios secundarios, sólo tres”, argumenta.

Mernissi a través de sus libros

331c659955805764041043e85fa40ab3 51UDNILZIQL._SY344_BO1,204,203,200_ Sin título

El harén político: el profeta y las mujeres (1987) Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, y El velo y la élite masculina (1987)

En el ensayo El harén político estudia el papel de las esposas de Mahoma. Mernissi profundiza en el Corán y  en la vida de Mahoma para demostrar que el Profeta intentó ayudar a las mujeres y que luego sus palabras han sido manipuladas.El libro fue censurado en Marruecos, al igual que El velo y la élite masculina.

El poder olvidado. Las mujeres ante un islam en cambio (1995) Editorial Icaria, 2010

“En él recopiló una serie de artículos escritos en los años ochenta y principios de los noventa que intentaban responder, desde diferentes ángulos, a la pregunta que la obsesionaba por aquel entonces: ¿por qué los Estados árabes son tan hostiles a las mujeres? ¿Por qué no las pueden ver como fuerza motriz del progreso? “No comprendí el misterio de la hostilidad estatal hacia la mujer -afirmó en una ocasión- hasta que estalló la guerra del golfo Pérsico. Fue entonces cuando se vio claramente que no se trataba de una guerra contra la feminidad sino de una guerra contra la democracia.” [Fuente]

El miedo a la modernidad (1992) Ediciones del Oriente y del Mediterráneo

“Cuando los europeos dicen que el islam no es compatible con la modernidad, ¿a qué islam se refieren: al de quince siglos de experiencias que abarcan desde Indonesia al Senegal, al de la modernidad del emir del Golfo, al del chófer del emir o al del emigrado palestino que trabaja para el emir? Creo que un musulmán sería un estúpido si no utilizase los beneficios que le reporta la modernidad: el teléfono, el fax, el ordenador, el coche; Jomeini utilizaba la casete; pero queda un espacio al que no llega esa modernidad: los derechos humanos…” [Fuente]

unademagiaporfavor-LIBRO-Las-Sultanas-Olvidadas-Fatema Mernissi-portada bernissi descarga

Las sultanas olvidadas (1990)  Muchnik Editores, 1997

Las sultanas olvidadas es un libro apasionante sobre las relaciones tormentosas entre las mujeres, el poder polí- tico mundano –en este caso, claramente diferenciado del poder espiritual–, y el olvido que las lecturas interesadas de la historia han depositado sobre el protagonismo de las mujeres árabes. El libro comienza su larga y prolija andadura a partir del asombro que, al parecer, produjo el que Benazir Bhuto, una mujer, ocupara democráticamente el poder en un estado musulmán.” (María José Guerra, “Mujeres, Poder político e Islam”)

Sueños en el umbral. Memorias de una niña del harén (1994) Editorial Península

Es su única obra narrativa. En ella desgrana su infancia y juventud en el ámbito limitado y estrecho del harén doméstico. Allí las mujeres logran traspasar sus límites, y no ceden. Tanto su madre como su abuela querrán que a Fatima le crezcan alas que la eleven.

“Por alguna razón, decía mi padre, cuando Alá creó el mundo separó a los hombres de las mujeres y colocó un mar entre musulmanes y cristianos. Existe armonía cuando cada grupo respeta los límites de los demás; la transgresión sólo causa pena y desdicha. Pero las mujeres soñaban con ella continuamente. Su obsesión era el mundo del otro lado del umbral. Fantaseaban durante todo el día con pasear por calles desconocidas, en tanto que los cristianos seguían cruzando el mar, trayendo consigo la muerte y el caos.” [Fragmento]

El amor en el Islam (2008) Ed.Aguilar

El amor en el Islam se reedita más de 20 años después de su creación debido en parte al redescubrimiento de una de las obras que lo inspira, El Collar de la Paloma, un tratado amoroso escrito por Ibn Hazm en el siglo XI que ha conseguido una importante difusión en los últimos tiempos gracias a Internet. Aquí podéis leer el prefacio a la moderna edición donde Mernissi reflexiona sobre este revival inesperado.

fatima-mernissi-7

Fatima Mernissi (1940-2015)

Anuncios

3 comentarios el “Fatima Mernissi, hablemos de feminismo e islam

  1. Lecturafilia
    9 diciembre, 2015

    Justamente ahora estoy leyendo “Sueños en el umbral” de esta autora. Siempre me han interesado mucho los temas que tienen que ver con el Islam, aunque está bien claro que está plagado de mucha literatura y de otros tantos tópicos. Esta novela, de la que llevo 50 páginas leídas, promete ser algo diferente. DEP a la autora, aunque siempre nos quedarán las letras de los que nos dejan.

    Me gusta

  2. Pingback: Cerrando el 2015 | ONG AFRICANDO SOLIDARIDAD CON AFRICA

  3. Pingback: Fatima Mernissi: de la vida a la teoria ⋆ Radio El Gos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 8 diciembre, 2015 por en En blanco y negro, Mernissi, Fatima y etiquetada con .
“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad” Henning Mankell.

“Desde luego había aprendido mucho sobre un pequeño y relativamente poco importante pueblo de África occidental” (El antropólogo inocente– Nigel Barley. 1983)

“A la gente le cuesta menos llorar que cambiar, una regla de psicología que la gente como yo aprendió en la calle siendo niño” (James Baldwin. 1977)

“Cuando se nos muestran escenas de niños muriendo de hambre en África, con un llamado para que hagamos algo para ayudarlos, el mensaje ideológico subyacente es algo como, “¡No pienses, no politices, olvídate de las verdaderas causas de la pobreza, solo actúa, dona dinero, así no tendrás que pensar!” (Vivir en el fin de los tiempos-Slavoj Žižek, 2010)

Contador de visitas

  • 290,090 visitas

Colaboro con:

África no es un páis

Altair

mundo-negro

http://www.wiriko.org/

logoprincipalAFRIBUKU5

Fundación Sur

LOGO-WANAFRICA

Guin guin bali logo_es

Sitios que recomiendo:

alizanza internacional de editores independientes

303826_234206893296987_1206844572_n

biblioteca africana

cabecera

mary

aishlogo_0 (1)

CHEZ-GANGOUEUS-670x239

logo 2398

Literaturas Afrikanas

CR5MJnbo

Creative commons

Licencia de Creative Commons
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons. Eres libre de copiar y publicar mis artículos y fotos, siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, me acredites como autora, cites el medio donde se ha publicado el texto originalmente e incluyas un enlace o, si no es posible, la URL de este blog. Las portadas de los libros y las fotos que no aparezcan bajo mi nombre son propiedad de sus autores.

En Facebook

unnamed

Entradas:Archivo

A %d blogueros les gusta esto: