LitERaFRicAs

Simplemente literatura

Cerrando el 2016

The Africans Bookshop (Addis Ababa, 2016) Foto: SFQ

The Africans Bookshop (Addis Ababa, 2016) Foto: SFQ

Enero

Como todo final y comienzo anual, los medios y revistas especializadas nos inundaban con las listas, pero Minna Salami nos invitaba a conocer una diferente: las voces globales del feminismo en 8 libros imprescindibles que todos deberíamos leer. La literatura africana tiene que tomar las calles afirmaba un combativo Ken Saro-Wiwa, tal y como recordaban en un recopilatorio de frases de escritores, para comenzar el año con ilusión renovada. Y lo cierto es que, a lo largo del año, fuimos descubriendo que las letras africanas del continente se expandían con fuerza. Así que inauguramos sección nueva, un boletín de novedades con las publicaciones del mes.

Febrero

United Bank for Africa distribuía el libro de Nnedi Okorafor “Akata witch” en 9 países africanos. Los de Casa África hablaban con Roukiatou Bâ sobre su trabajo a la hora de digitalizar y preservar el legado de su padre, el escritor y etnólogo maliense Amadou Hampâté Bâ, dejándonos un interesante documento entorno a la “digitalización, crowdsourcing y preservación de la memoria”. Mientras, Safia Elhillo, una poeta sudanesa-americana, ganaba el 2016 Sillerman First Book Prize for African Poets. Y el escritor Ousmane Diarra afirmaba que “El extremismo islámico ya existía en el siglo XIX en Mali”.

Marzo

Este mes las mujeres tuvieron su espacio en Las Palmas de la mano de la “I Jornadas La voz de la mujer, cine y debate”, en la cual participó la escritora Ken Bugul. Lejos de allí, en Makere se celebraba el 50º aniversario de una obra literaria de primera línea: Song of Lawino del ugandés Okot p´Bitek. Tal y como señala Eva Torre, su traductora al castellano (CEDMA, ed.MARremoto, 2011, versión bilingüe), “La canción es una alabanza de las tradiciones Acholi y, en general, de las costumbres africanas, que se veían seriamente amenazadas en esa época de independencias y descolonización”. Mientras, Alain Mabanckou llevaba la literatura africana al College de France y nos sorprendía con su cambio de look. Pero el que más nos hacía abrir la boca era Bernard Dadié que a sus 100 años ganaba otro premio literarioEl mes vino, de todas formas, cargado de premios y nominaciones. Fiston Mujila se hizo con el Etisalat y fue nominado junto con Eduardo Agualusa al The Man Booker International. Y desde Afrofeminas nos daban más razones para leer literatura africana.

Abril

13082584_997132920369522_9065830263442310863_nAmanecíamos con Fatou Keïta y todo parecía rodar. Incluso aparecían listas de autores (africanos) que no deberíamos perder de vista. Pero el delirio llegó con la gran sorpresa del año. El colectivo JALADA lo volvía a hacer y traducía un relato de Ngugi wa Thiong´o a más de treinta lenguas africanas (entre ellas el castellano)Este mismo mes se fallaba el International Prize for Arabic Fiction (IPAF) y aunque estaban nominados el egipcio Mohamed Rabie y el marroquí Tareq Bakari con dos interesantes obras ninguno lo consiguió. El 23 de abril se celebraba un Día del libro muy especial, este 2016 se conmemora el IV Centenario de la muerte de dos genios literarios: CervantesShakespeareAmbos tuvieron, en mayor o menor medida, alguna relación con el continente africano y el día del libro se inundó con esta literatura. Desde Argentina, debatían con todo un Nobel de Literatura (Coetzee) sobre literaturas del sur y nos enterábamos de que Biyavanga Wainana se recuperaba de su derrame cerebral.

Y el mes aún nos deparaba más sorpresas. Barcelona tenía la suerte de contar con la presencia de Mia Couto (su conferencia se tituló “Mi África”) y de Chigozie Obioma, en el CCB.

Mayo

En Albacete se recontaba África, a través de su literatura. Sara Ladipo apostaba por una editorial africana para publicar su segunda novela. “Así que me siento orgulloso de apostar por África y sus editoriales de vanguardia para ofrecer nuevos nombres y nuevas historias que van a enriquecer y ampliar aún más las historias del mundo”, afirmaba convencida. Dos nigerianos ganaban el ” Brunel University African Poetry Prize“, Chekwube O. Danladi y Gbenga Adesina.

Junio

La 13º edición del Festival Mundial de Poesía contó con la presencia de poetas de Argelia, Egipto, Gambia, Uganda, Chad y Sudáfrica. Participaba Juliane Okot Bitek, la hija del mítico escritor, que ha publicado 100 days, el esfuerzo que realizó la escritora al completar un poema para cada uno de los 100 días ruandeses en los que el mundo pudo haberse detenido y no lo hizo. Con ella participaban Koulsy Lamko (Chad), Alhaji Papa Susso (Gambia), Keorapetse Kgositsile (Sudafrica) y el argelino  Archour Fenni.

Julio

Fallecían el escritor nigeriano Elechi Amadi, autor de La concubina y el poeta sudafricano antiapartheid AdamMqombothi02 Small. El Caine de este año nos traía un nombre nuevo, el sudafricano Lidudumalingani Mqombothi con su relato Memories We Lost. La cita anual del Africa Writes, el mayor festival anual de la literatura y el libro africano, volvía a Londres, tal y como nos informaban desde Wiriko.Precisamente sobre festivales literarios africanos (y sobre las críticas que se vierten en torno a ellos) reflexionaba Bwesigye Bwa, a través de su experiencia como gestor en otro festival que se celebra en Uganda, el Writivism, quien los considera un auténtico motor de promoción de la cultura. Y, el teatro, tan olvidado, cobraba protagonismo en Guinea Ecuatorial, nos contaban los de Afribuku, con una representación a cargo de Recadero Silebo Boturu, de una pieza que giraba en torno a la homosexualidad.

Agosto

La literatura marroquí cruzaba el charco de la mano de Leandro Calle, quien junto con Juan Carlos Maldonado alumbraron la “Biblioteca marroquí” que ya cuenta con 7 títulos traducidos.  Volvía el debate del afropolitanismo con la nueva novela de A. Igoni Barret, Blacklass. La activista ruandesa Victoire Ingabire Umuhoza veía su libro-testimonio traducido al castellano este mes: Entre las cuatro paredes de la 1930, escrito en la cárcel y sacado de la misma bajo riguroso secreto

Septiembre

13178051_1007723259310488_2996989044314251472_nNos enterábamos de la marcha de Jumia, el amazón africano. Y de que en 2017 se podrá contemplar una significativa muestra del Fondo Katitambién conocida como la Biblioteca Andalusí de Tombuctú en Toledo y Jerez. Los Clubs de lectura en torno a las letras africanas empezaban a ser más de tres. Chema Caballero dedicó un reportaje al que se reúne mensualmente en Madrid en la galería de moda y arte “Mamah Africa” y al que tengo el honor de coordinar.

Los otros dos clubs son el que coordina Ángeles Jurado en Las Palmas (Casa África) y el de Sandra Guarinos en Albacete (Baobab).

Octubre

De nuevo volvía a ocurrir. El Nobel de Literatura no se venía a casa. Para compensar le daban a dakar-1Ngugi wa Thiongo (del que se publicaban sus memorias de infancia en castellano) un prestigioso premio coreano, el “Pak Kyong-ni Literature Award”. Desde Radio Africa magazine nos alegraban el mes regalándonos la traducción de un relato de Moses Kilolo.  Chimamanda volvía a primera plana por sus críticas al presidente nigeriano y por un breve texto sobre cómo hacer que tu hija crezca en un entorno feminista, publicado en facebook y publicitado como si lo hubiera estado en papel, lo que da una pequeña medida de por dónde discurren buena parte de las letras africanas hoy. Pero este jugoso mes daba para mucho más. Bajo el nombre Les Ateliers de la Pensée (“Los talleres del pensamiento“) se celebró en Dakar y Sant Louis (Senegal) del 28-31 de octubre un encuentro de pensadores y escritores bajo la mano de Felwine Sarr y de Achille Mbembe con la idea de crear una comunidad intelectual que se reúna anualmente. La capital del pensamiento en 2016 tuvo nombre propio, y éste fue africano, sin duda.

Noviembre

Arrancaba el 2 de noviembre la iniciativa #100lecturasafricanas en redes sociales con el objeto de dar a conocer, difundir, animar a la lectura y celebrar la riqueza de unas letras africanas imparables. En el mes en el que se celebraba el día del escritor africano, le concedían el Gouncourt a la escritora marroquí Leila Slimani por Chanson Douce, que la editorial Cabaret Voltaire ha anunciado traducirá para febrero de 2017. Aparecían nuevas editoriales con propuestas innovadoras: Baphala (El hermoso chillido de los cerdos y El peluquero de Harare) o Flores raras (La Bastarda). En Pamplona se abrían las jornadas de “África imprescindible” que en esta ocasión daban especial protagonismo a la literatura, con la puesta en marcha de 3 sesiones de clubs de lecturas africanas y una charla sobre las mismas.

Diciembre

Se acababa el año y desayunábamos con Donato Ndongo que se había acercado hasta Madrid para hablar de su trayectoria personal y literaria. Hizo la crónica Conchi Moya de una sesión, en la que la humanidad y el talento de este escritor sincero y sin pelos en la lengua, convirtió en inolvidable. Pero aún quedaba sitio para más emociones. ¿Es diciembre el mes de los niños y niñas?. Quizás. Desde “Mundo Negro”, Sebastián Ruiz nos proponía un repaso a la literatura dirigida a los más peques. Además, el proyecto Poto Poto lanzaba a través de una campaña de crowdfunding la publicación de su primer afrocuento para niños/as, El viaje de Ilombe. Nosotros ya nos hemos mojado, ¿y tú?.

Se acaba el año y echamos la vista atrás, con algo de nostalgia pero también de optimismo por este presente que estamos ya mismo celebrando. Por si os la perdisteis os dejo la lista que he preparado con los 10 libros que más me gustaron de este año que se va.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 31 diciembre, 2016 por en Especiales.
“La razón por la que escribo tanto sobre África es porque me indigna cómo es vista por el resto del mundo. Cuando la literatura sudamericana llegó a Europa cambió por completo nuestra perspectiva sobre los seres humanos. Pronto sucederá lo mismo con la literatura africana: entonces nos enteraremos de lo que tienen que decir sobre la humanidad” Henning Mankell.

Contador de visitas

  • 223,403 visitas

Colaboro con:

África no es un páis

Altair

mundo-negro

http://www.wiriko.org/

logoprincipalAFRIBUKU5

Fundación Sur

LOGO-WANAFRICA

Guin guin bali logo_es

Sitios que recomiendo:

alizanza internacional de editores independientes

303826_234206893296987_1206844572_n

biblioteca africana

cabecera

mary

aishlogo_0 (1)

CHEZ-GANGOUEUS-670x239

logo 2398

Literaturas Afrikanas

CR5MJnbo

Creative commons

Licencia de Creative Commons
El contenido de esta página está bajo una licencia de Creative Commons. Eres libre de copiar y publicar mis artículos y fotos, siempre y cuando lo hagas sin fines comerciales, me acredites como autora, cites el medio donde se ha publicado el texto originalmente e incluyas un enlace o, si no es posible, la URL de este blog. Las portadas de los libros y las fotos que no aparezcan bajo mi nombre son propiedad de sus autores.

En Facebook

unnamed

Entradas:Archivo

A %d blogueros les gusta esto: